comunidades

10 hechos sobre la salud pélvica, fortalezas que no sabías que tenías

El dolor y la pérdida de la función pueden ser angustiantes y con frecuencia tienen un gran impacto en tu calidad de vida. Es un proceso más delicado e incómodo cuando es en la pelvis. Hay muchos mitos en Internet, pero basamos nuestra información en la mejor investigación.



1. ¡Nunca es normal tener pérdidas!


¡Pérdidas cuando saltas!, ¡te ríes!, ¡corres!, ¡toses! Hay ayuda para ello. El fortalecimiento específico de los músculos pélvicos y/o la reeducación de la vejiga pueden ayudarte a volver a la vida seco y seguro.

2. Kegels, ¿están a la altura de lo que se dice?


Un músculo sano es uno que es fuerte cuando tinene que serlo y puede relajarse cuando no se le necesita. Como cualquier músculo, el suelo pélvico puede debilitarse y decondicionarse si está inactivo, sedentario o se puede tensar si estás estresado y te resulta difícil relajarte. Ambas situaciones pueden estar relacionadas con una pérdida de la función de la vejiga y/o del intestino. Cuando los músculos pélvicos están débiles, fortalecerlos es una buena idea. Se harán más fuertes con un programa bien diseñado. Si el suelo pélvico está tenso y contraído, pero se ha olvidado de cómo relajarse, aprender a relajarse es lo primero, y luego fortalecimiento y control.


3. La respiración importa


A veces, el control del diafragma (tu músculo respiratorio) se confunde un poco cuando intentamos controlar el suelo pélvico. Existen diferentes teorías sobre cómo respirar, pero la verdad es que la respiración relajada, independiente del suelo pélvico, es saludable.


4. Tu dolor pélvico no es por un mal alineamiento


Éstas son viejas creencias que no están basadas en evidencia. Para que la columna vertebral o la pelvis se “salga” de su sitio o se disloque se tendría que dar un trauma severo. Tus músculos pueden tensarse y hacer que te sientas “torcido”. Esto es común pero no peligroso. Relajar estos músculos normaliza esta sensación. Tus estructuras son realmente fuertes y la evidencia dice que no se salen de su sitio.

5. ¡No hay una postura perfecta!


La mejor evidencia dice que la variabilidad postural es saludable. Eso significa que moverte adquiriendo muchas posturas diferentes es bueno para ti y tu pelvis. Por lo tanto, es seguro cuando te sientas para relajarte, te encorvas, cruzar las piernas o te levantas como prefieras. También es seguro usar tacones altos y vaqueros ajustados si lo deseas. Solo asegúrate de tomar descansos regulares de tu sedentarismo y mantente físicamente activo.


6. ¡Hacer ejercicio es seguro!


¡Mantente activo y aumenta tu ritmo cardíaco de una manera que se sienta bien! El ejercicio de cualquier tipo no es necesariamente malo para tu suelo pélvico, vida sexual o zona baja de la espalda. Si descubres que ciertos movimientos o actividades agravan tus síntomas, intenta reajustarlos y relajarte, y si tiene dudas, consulta a un profesional cualificado como un fisioterapeuta, ¡pero siempre sigue moviéndote!


7. El nervio pudendo puede no ser la causa de tu dolor pélvico


El nervio pudendo es culpado por muchos dolores pélvicos persistentes, sin haber sido diagnosticado específicamente. El dolor pélvico es complejo y aparece a menudo cuando las cosas se desequilibran en nuestras vidas o en momentos de grandes cambios. Por ejemplo, está vinculado a muchas cosas como un historial de trauma, estrés, ánimo bajo, falta de sueño, fatiga, inactividad y sobreactividad. Esto puede llevar a cambios complejos en el sistema nervioso que hacen que nuestras estructuras se sientan más sensibles. El nervio pudendo también puede volverse sensible en estos momentos, pero esto no significa que esté dañado y necesite cirugía, inyecciones o técnicas dolorosas. Las mejores formas de controlar el dolor están relacionadas con el control de las áreas básicas de un estilo de vida saludable, como el estrés, la tensión, el estado de ánimo, el sueño y los niveles de actividad.

8. El tejido conectivo probablemente tampoco es el problema


La fascia, o el tejido conectivo que rodea al músculo, a veces es señalado como la causa de la rigidez. Es más probable que sea que los músculos están rígidos, ¡y ésta es una buena noticia! La rigidez muscular generalizada puede causar sensación de tensión en el suelo pélvico. Es cierto que para sentirte bien necesitas ser flexible, fluido y seguro. Un buen masaje general de un fisioterapeuta ayuda con la movilidad, el baile o incluso una caminata puede ayudar a restaurar tu movilidad. Elije opciones que te hagan sentir bien, ¡no hay necesidad de sufrir en tus esfuerzos hacia la mejoría!

9. Puedes recuperar tu vida


Es posible que hayas escuchado que, una vez que hayas tenido dolor pélvico, nunca podrás volver a tener relaciones sexuales placenteras, tener hijos, andar en bicicleta o hacer ejercicio sin dolor. Mientras aprendes a controlar tu dolor, algunas actividades pueden causar una molestia temporal. La clave es no preocuparte demasiado por ello. El dolor no significa que estés causando un daño. El equipo de profesionales de la salud puede trabajar contigo para minimizar estos momentos de incomodidad. Recuperar tu vida es lo más importante que puedes hacer para aliviar el dolor.


10. El embarazo es normal y saludable, no lo temas


Algunas molestias durante el embarazo son normales, pero no debe ser angustioso o incapacitante. No hay evidencia de que estar embarazada o tener un parto natural sea peligroso para la espalda o la pelvis, incluso cuando duele. El embarazo no “arruina” el suelo pélvico, causa prolapso más tarde en tu vida o causa dolor que no desaparecerá. Ser activa durante el embarazo es importante y protector. Tanto el Colegio Americano de Medicina Deportiva como el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos recomiendan que las mujeres embarazadas que ya hacen ejercicio con regularidad deben seguir haciéndolo, y las que no lo hacen deben comenzar un programa de ejercicios. El ejercicio durante el embarazo podría disminuir el riesgo de diabetes gestacional y preeclampsia, y podría disminuir la duración del parto y el riesgo de cesárea. El embarazo es un montón de cosas, ¡pero una de ellas no es una sentencia de disfunción de por vida o pérdida de las cosas que más te gustan!

Este artículo ha sido escrito por Sandy HiltonChrista Trumbull y Peter O´Sullivan, para lafisioterapia.net

Fuente: este post proviene de La Fisioterapia.net, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos