Crear Salud Idea guardada 6 veces
La valoración media de 26 personas es: Excelente

Consejos para pasar una Navidad saludable

La llegada de la Navidad puede descontrolar algunos aspectos de nuestra vida cotidiana como pueden ser la alimentación, el sueño, la actividad diaria, etc. Pero no te preocupes, esto es muy normal, ya que en Navidad solemos pasar más tiempo en familia y con seres queridos, por lo que tendemos a hacer comidas más copiosas, hacer menos deporte, dedicarnos menos tiempo a nosotros mismos…

Las reuniones familiares, las copas con los amigos, ir de compras o las cenas de empresa son situaciones que nos dan buenos momentos, pero también es cierto que pueden influir en nuestra rutina diaria afectando al estado físico e incluso al anímico. 

Para evitar eso, en este post queremos mostrarte una serie de consejos para que logres no romper con tus hábitos saludables y afrontes las vacaciones navideñas de la forma más sana y equilibrada posible. ¡Toma nota!



Fuente: Pixabay/ kaboompics

Pautas para pasar unas vacaciones navideñas más saludables

La alimentación es fundamental 


Si no quieres que tu alimentación se vea afectada por la llegada de las fiestas, puedes optar por elegir menús saludables. Puedes encontrar infinidad de recetas apetitosas y beneficiosas para la salud, llenas de vitaminas y grasas buenas y con pocas calorías. En concreto, las frutas y verduras pueden ser grandes aliados para realizar tus menús navideños, así que inclúyelas en tus recetas para cuidar tu alimentación.

Por otro lado, simplemente evita comer en exceso. Los atracones pueden provocarte problemas de indigestión e incluso ganar unos kilos de más. Si quieres evitarlo, prueba a tomar alimentos que no sean muy pesados y calóricos y opta más por frutas, infusiones… Si, por el contrario, no puedes evitar comer demasiado, intenta compensar las comidas copiosas con otras más ligeras, sobre todo en las cenas.

No olvides la actividad física


En vacaciones solemos tener más tiempo libre, por lo que es la etapa perfecta para ser más activos y realizar actividades en familia. Ir de ruta o de excursión a la montaña, caminar por la playa… son actividades perfectas para quemar las calorías de más que ingerimos en las comilonas navideñas.


La meditación puede ayudarte


No solo es importante cuidar la alimentación, sino que nuestro estado anímico y mental también es fundamental para estar sanos, y como hemos mencionado, el cambio en la rutina y el estrés navideño puede afectarnos. Por eso es beneficioso practicar el mindfulness, junto con técnicas de relajación, para mantener nuestros pensamientos en positivo. Dedicarte tiempo a ti mismo durante un rato cada día y meditar te evitará agobios y te ayudará a la hora de enfrentarte a situaciones estresantes. 

Por ejemplo, prueba a sentarte en el suelo, siempre encima de algo cómodo como una esterilla o un cojín. Permanece ahí un rato en posición recta y relajada, centrando la atención en tu propia respiración.

Dormir es importante


Las reuniones sociales pueden propiciar el hábito pasajero de acostarte más tarde de lo común y, por tanto, reducir tus horas de sueño. Recuerda que es importante descansar, por lo que intenta dormir lo suficiente para que tu cuerpo pueda recuperarse.

Fuente: Pixabay/ Free-Photos

Cuidado con el alcohol y otras sustancias


El alcohol es una sustancia muy común en las reuniones sociales, pero no olvides que es perjudicial para la salud, por lo que, si lo consumes, hazlo de forma responsable. No es malo que probemos alguna copa de vino estando en compañía y en un entorno alegre, pero hay que ser conscientes de la cantidad de alcohol que ingerimos. Te recomendamos tomar bebidas alcohólicas de poca graduación como el vino o la cerveza, aunque siempre será más saludable optar por bebidas que no contengan nada de alcohol.

Y, por supuesto, si bebes no conduzcas ni realices actividades que puedan poner en riesgo tu salud. De igual forma que ingerimos más alcohol, es probable que si eres fumador aumentes la cantidad de cigarrillos, así que intenta reducirlos y si es posible eliminarlos.

Por otro lado, no olvides beber abundante agua para hidratarte bien, tanto si ingieres alcohol como si no, ya que el agua es fundamental para que el organismo pueda desempeñar todas sus funciones correctamente. 

Cuida tu autoestima


Como hemos mencionado antes, el bienestar psicológico es imprescindible para estar sano, por lo que debes cuidar tu autoestima. Con esto nos referimos a que des valor a aquellos logros que hayas alcanzado a lo largo del año.

En Navidad, y con la llegada del fin del año, solemos pensar más en aquello que queremos cambiar o mejorar de cara al próximo año. Sin embargo, ver que nuestros retos u objetivos no han sido alcanzados puede afectar a nuestro estado de ánimo.

Por eso te proponemos que hagas una lista con aquellas cosas que has logrado durante el año, por muy pequeñas que sean, y seguro que te animas a seguir mejorando.

Disfruta y reparte cariño


La Navidad es la época por excelencia para dar cariño a nuestros seres queridos, y eso puede ser muy reconfortante para ti. Dar y recibir amor es uno de los puntos clave para sentirnos a gusto con la gente que nos rodea. Por tanto, no te prives de mostrar tus sentimientos hacia los demás.

Fuente: Pixabay/ Free-Photos

Protégete de los rayos del sol


Aunque pueda parecerte extraño, en invierno los rayos del sol también pueden afectar a la salud de la piel. Este riesgo aumenta sobre todo en entornos montañosos, por lo que si decides ir a esquiar debes proteger tu piel contra los rayos ultravioleta, utilizando cremas adecuadas para ello. Asimismo, no te olvides de hidratar piel y labios, ya que suelen resecarse en los días fríos, incluso provocando heridas.

En definitiva, siguiendo estos sencillos consejos lograrás que la Navidad sea mucho más saludable sin dejar de pasarlo bien acompañado de todos tus amigos y seres queridos. Recuerda que es una temporada de disfrute y no debe convertirse en lo contrario. Asimismo, a pesar de ser un periodo de vacaciones en el que puedes relajarte, no debes olvidar tu salud, tanto física como mental. Haciendo estos pequeños cambios lograrás no perjudicar ni tu salud, ni la de aquellos que te rodean.

Y RECUERDA: cuidar de nuestra salud debe ser una máxima durante todo el año. Así, la base para ello a veces se encuentra precisamente en cambiar nuestros hábitos, tal y como propone el método Crear Salud. Necesitamos nutrirnos adecuadamente y activarnos haciendo cosas que aporten a nuestro bienestar integral.

Pero, además, a veces olvidamos lo importante que es cuidar de nuestra mente, y para ello existen herramientas como la app Siente – que puedes descargarte aquí  que pueden ser grandes aliadas en tu camino a una vida saludable. Su metodología es sencilla de usar, pues incluye el mindfulness y la psicología positiva para mejorar tu bienestar, reducir el estrés y, de paso, ser más feliz.

   

 
Fuente: este post proviene de Crear Salud, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos