Blog de Patricia Pamos Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Preeclampsia (II)

Diagnóstico, tratamiento y riesgos para el embarazo

Embarazada
La Preeclampsia (PEC) se trata del “incremento de la presión arterial acompañada de edema, proteinuria o ambas que ocurre después de la 20ª semana de gestación”, explica la Doctora  Belén de la Torriente, Ginecóloga especialista en Reproducción Humana Asistida y Directora Médica de la Clínica Mencía. Comentamos aquí cómo se diagnostica, el tratamiento a seguir y los riesgos que entraña para el embarazo.


Diagnóstico y tratamiento

“Muchas sustancias bioquímicas, principalmente de orígen placentario y endotelial, aumentan en preeclampsia. Sin embargo, su valor predictivo para descubrir a mujeres susceptibles antes de la presentación clínica es pobre”, explica la ginecóloga. “Una población en peligro puede ser apuntada para la intervención con el uso de ultrasonido Doppler para medir el flujo de sangre en la arteria uterina en el segundo trimestre. Esta prueba biofísica es actualmente la mejor predicción de PEC. Valores predictivos positivos son similares tanto en grupos de riesgo altos como en bajos, entonces el 20% de mujeres con un resultado de Doppler anormal desarrollará PEC”.

A menos que la presión arterial materna alcance o supere los niveles de 100 mmHg de presión distólica, no será necesario un tratamiento farmacológico, aunque será imprescindible un seguimiento médico continuo. La experta aconseja “la restricción de la actividad física en el transcurso del embarazo porque favorece la disminución de la presión arterial, promueve la diuresis y disminuye la posibilidades de parto prematuro”. En caso de necesitar tratamiento con fármacos, “la única droga probadamente útil a éste respecto es la Alfa Metil Dopa en dosis de 500-2000 mg/día. No altera el monitoreo fetal y no se han descripto casos de teratogénesis”, explica.


Riesgos para el embarazo

“El desarrollo de Preeclampsia y otros problemas de la placenta, pueden generar un aporte insuficiente de oxígeno para el bebé y como consecuencia se puede retardar y afectar el desarrollo de su sistema cardiovascular, metabólico y endocrino”, explica Belén de la Torriente. “También se observaron alteraciones en el desarrollo de sistemas corporales claves, y esto puede causarle al recién nacido, problemas cardiovasculares futuros o incrementar su riesgo de padecer enfermedades”, explica. “El estudio muestra cómo los cambios en la cantidad de oxígeno pueden influir en el desarrollo fetal, tanto en el corto como el largo plazo, y ser causante de una enfermedad cardíaca temprana”.

Médico



Cuándo provocar el parto

La Preeclampsia desaparece con el parto. Por tal razón, “si la enfermedad es leve y la mujer está a pocas semanas de su fecha probable de parto, el médico inducirá la labor de parto”, aclara la ginecóloga. Sin embargo, si se desarrolla PEC “antes de que pueda dar a luz a su bebé sin ningún peligro, el médico recomendará reposo absoluto en casa o en el hospital, pudiendo recibir medicamentos antihipertensivos para mantener bajo control su presión arterial”.

Es importante que el médico siga de cerca el caso a través de exámenes médicos para ver si ésta no empeorando. “Si su condición empeora o el bebé muestra señales de complicaciones, entonces se inducirá inmediatamente la labor de parto. Es importante comprender que la única cura para la preeclampsia es el parto”. La Doctora aclara que, si la madre o el médico “deciden esperar para permitir que el bebé madure, deberá asumir el riesgo de complicaciones adicionales en su intento por ayudar a su bebé”.

Cuando se traten de casos severos, “el médico inducirá la labor de parto independientemente de su fecha probable, ya que los riesgos de Preeclampsia (insuficiencia renal, sangrado severo y eclamsia) superan los riesgos de un parto prematuro”, explica la ginecóloga. “También puede administrarle sulfato de magnesio vía intravenosa para prevenir las convulsiones eclámpticas”. Si la mujer tiene eclampsia, será necesario un parto inmediato.

Embarazada


La Doctora explica que el médico le administrará sulfato de magnesio vía intravenosa para controlar las convulsiones y medicamentos antihipertensivos para bajar su presión arterial. Después del parto, aclara, “el médico le dará un seguimiento continuo y podrá mantenerla con medicamentos anticonvulsivos por uno o más días. En casi todas las mujeres, los síntomas de preeclampsia disminuyen uno o dos días después del parto y desaparecen completamente en una semana".

Las mujeres con enfermedades graves pueden ir a su casa con medicamentos para la presión arterial en las primeras semanas después del parto. Si su presión arterial no ha vuelto a la normalidad en su chequeo de las seis semanas, el médico verificará si no existe otro problema, como trastornos en el hígado, sangre o riñones.

Preeclampsia (I): Causas, factores de riesgo, síntomas y pruebas diagnósticas

Agradecimientos: Doctora  Belén de la Torriente, Ginecóloga especialista en Reproducción Humana Asistida y Directora Médica de la Clínica Mencía.

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Recomendamos

Relacionado

pareja realciones sexuales relaciones sexuales durante el embarazo ...

Sexo durante el embarazo

Disfruta de la experiencia en pareja

De la mano de un experto, te explicamos por qué es importante mantener relaciones sexuales durante el embarazo, las causas que pueden hacer que no sea aconsejable, así como las posturas más recomendadas para la comodidad de la embarazada.

insuficiencia renal problemas renales salud renal ...

Insuficiencia renal crónica

Consejos para prevenir, retrasar y mejorar su evolución

Te apuntamos en qué consiste la Insuficiencia Renal Crónica, a qué otros procesos médicos esta asociada y, por supuesto, varios consejos para retrasar la evolución de la patología.