Idea guardada 20 veces
La valoración media de 48 personas es: Excelente

Mindfulness para gestionar el estrés y cuidarte


Mindfulness (atención plena) para gestionar el estrés y cuidarte. Con motivo de la charla que voy a impartir el viernes 27 de octubre en el Centro Mandala, voy a compartir contigo algunas ideas para inspirarte y empieces con tu transformación personal.

Antes de empezar tengo unas preguntas para ti…

¿Qué tal llevas el estrés hoy? Intenso, moderado o no tienes estrés en estos momentos.

¿Qué tal tus pensamientos…Hay más tendencia a los positivos o más tendencia a los negativos?

¿Cómo te cuidas diariamente?

Importancia de parar

1. Descansar

Parar y descansar de la intensa actividad que tenemos todos los días, es saludable y necesario para reponer fuerzas y tomar mejores decisiones.

2. Respirar

Parar un momento para respirar de forma consciente y tranquila, también ayuda a oxigenar tu cerebro y relajarte.

3. Observar

Parar del ajetreo diario y durante unos minutos y observar: un paisaje, el cielo, tus plantas, tu perro o incluso una foto que tengas colgada en la pared, es otra manera de relajarse y estar presente en el ahora.

4. Pensamientos

Parar los pensamientos negativos es más que necesario para dar paso a pensamientos potenciadores de acción positiva, motivación y empoderamiento personal.

5. Centrarte

Parar el piloto automático de tu mente para centrarte en ti: en tu cuerpo, en tus emociones y en tus sentimientos, es clave para tu bienestar interior y para relacionarte mejor con otras personas.

El siglo de la sobresaturación de información

Vivimos en el siglo de las prisas,  la ansiedad por lo inmediato, sobresaturación de información que altera la  atención.  Y un millón de estímulos que roban nuestro valioso tiempo.

Según la Organización Mundial de la Salud, el estrés intenso y prolongado en el tiempo es perjudicial para nuestra salud y bienestar en general. Además es causante de enfermedades crónicas y graves.

El siglo XXI es el siglo de las distracciones, la ansiedad, la rapidez y la falta de atención. Es el siglo de las redes sociales, Whatsapp, las super nuevas tecnologías de los móviles, tablet, el internet de las cosas,  la realidad virtual aumentada y mucho más.

Y con tantas prisas, estrés, movimientos e incertidumbres del siglo XXI, las emociones también se revolucionan (subidas y bajadas), por lo que si no las sabes gestionar y regular influyen en tu forma de vivir y de relacionarte contigo y con el entorno.

Te suenan alguna de estas frases estresantes:

- ¡Uy! estoy muy ocupada y ahora no te puedo atender…

- Estoy con mil actividades a la vez, no me centro y se me corta la respiración por la ansiedad…

- Me están hablando y no presto atención por estar mandando mensajes a dos amigas…

- Tengo tantos mensajes en el móvil y en Facebook que me agobian y siento ansiedad…

- No logro concentrarme porque tengo mil cosas en la mente…

- Hago las cosas sin pensar. No pienso las cosas y me pasa factura a la hora de comunicarme con los demás…

- Tengo tanto lío diario que todo me altera. Me irrito y enfado con facilidad…

- Me pongo de los nervios, por buscar mi perfección y la de mis hijos…
 
Consecuencias de la falta de atención hacia ti misma

Cuando no te atiendes y permites que el estrés te apodere de tu vida. Tu cuerpo, tus emociones y pensamientos se saturan y aparecen miles de malestares y luego problemas más serios.

Merodean con más intensidad los pensamientos limitantes, pensamientos negativos y exceso de preocupación que forman una espiral de mal rollo contigo misma y con el entorno.

Hay una inadecuada gestión de las emociones: ansiedad, exceso de irritabilidad, enfado, poca tolerancia a la frustración e incluso aparece la temida depresión.

El cuerpo y la salud se deterioran.  No le das importancia a tu salud y lamentablemente, se debilita.

Descuidas tus relaciones sociales. El estrés puede influir en tu capacidad para atender, escuchar y expresar afecto a los demás.
 
¿Qué  puedo hacer para atenderme ?

“La atención es un músculo que se debe entrenar”
Daniel Goleman


Hay salida y es posible empezar a transformar tu vida poco a poco si te lo propones.

Empieza por 3 pasos sencillos…

1. Primero:  Darte cuenta

Tomar conciencia de cómo estás en estos momentos (cuerpo, emociones y pensamientos).

Cómo me encuentro en estos momentos (aquí y ahora).

2. Segundo: Para un rato

Reflexiona para encontrar soluciones. Para durante un rato para decidir qué hacer y cómo cambiar aquello que te causa estrés y que causa que no te prestes atención.

3. TerceroTomar acción

Te mereces atenderte y sobre todas las cosas, quererte un montón.

Empieza desde ahora a cultivar la atención para cuidar: tus emociones, sentimientos y pensamientos.

¿Qué es Mindfulness?

Hoy en día muchos profesionales de la salud, psicólogos, coach y también a nivel de empresas, utilizan el Mindfulness como herramienta de apoyo para mejorar la calidad de vida de las personas, trabajadores y la sociedad. Incluso ya se está realizando Mindfulness en los colegios y las universidades.

En términos sencillos, consiste  en prestar atención a tu cuerpo, tus sensaciones, tus emociones y pensamientos.  Prestar atención al momento presente (tu aquí y ahora), aceptándolo, sintiéndolo y experimentándolo.

Cuando te prestas atención  y  dedicas un tiempo para estar contigo en silencio, eres capaz de despejar la mente, aceptar y comprender tus emociones, sentirte con más vitalidad en general, mirar desde otra perspectiva las cosas y reflexionar sobre tu vida.

Se trata de enfocarte en ti para profundizar en tu interior y calmar y armonizar tus emociones, para transformar los pensamientos negativos en pensamientos más constructivos y positivos para tu día a día.

Mindfulness como concepto psicológico es la concentración de la atención y la conciencia. Se popularizó en Occidente por parte de Jon Kabat-Zin (médico y profesor de medicina en la Massachusetts University Medical School).

El  Mindfulness tiene su origen en corrientes orientales de meditación budista.  Jon Kabat hizo prácticas de zen y yoga. Además estudió con diversos maestros budistas. A través de años de exploración y estudio, integró parte de estas enseñanzas con la  ciencia de Occidente, creando la técnica de reducción del estrés basada en la atención plena (Mindfulness).

Jon Kabat-Zin es el fundador Center for Mindfulness in Medicine, Health Care and Society en la Escuela de Medicina de la Universidad de Massachusetts.

La práctica del Mindfulness como herramienta de apoyo para tu bienestar

Desde mi  punto de vista y enfocado en la psicología, consiste en un conjunto de herramientas y ejercicios que te van a ayudar a:

- Conectar con tu capacidad de atención (cuerpo, pensamientos y emociones) en el aquí y ahora.

- Conectar tus autocuidados para regular el estrés y tus emociones.

- Mejorar la concentración, liberar la mente de pensamientos rumiantes y capacidad para meditar y reflexionar sobre tu momento presente.

- Mejorar la relación contigo misma y la empatía hacia los seres humanos que te rodean.

No es compleja la práctica del Mindfulness. Depende de si conectas o no con esta práctica. Es cuestión de probar, sentir y reflexionar sobre la experiencia vivida. Aplicar el Mindfulness a tu vida es un compromiso contigo misma/o. Si necesitas asesoría, conoce mis servicios de asesoría psicológica.

6 recomendaciones para gestionar el estrés y cuidarte con Mindfulness



1   Prestarte atención incondicionalmente

No dejes para mañana lo que puedas hacer por ti, hoy mismo. Es decir, no pases de ti.

Palabras claves:  me presto atención en el presente y me escucho para cuidarme más y mejor.

2  Escucha tu cuerpo diariamente.

Tu cuerpo no está separado de tu cabeza y tampoco de tus emociones. Tu mapa corporal reacciona, siente y se emociona.

Palabras claves:  escucho mi cuerpo, lo respeto, lo cuido y me permito disfrutar del presente.

3   Me presto atención a través de la respiración.

La respiración es vida y también es el canal para conectar con la calma y la relajación.

Palabras claves:  atención plena a tu respiración pausada y profunda  para sentirte más relajada y calmada emocionalmente.

4 Explorar los 5 sentidos.

Se trata de conectar con tus sentidos en el presente: el olfato, el gusto, la vista, el oído y el tacto.

Trata de experimentar diferentes sensaciones con los 5 sentidos pero desde la tranquilidad y con la finalidad de conectar con tu capacidad para sentir y emocionarte.

Palabras claves: presto atención a mis cinco sentidos y exploro: sabores, olores, sonidos, paisajes y masajes.

5 Limpieza de pensamientos limitantes.

Se trata de hacer un alto en tu camino y trabajar con tus pensamientos.

Presta atención a los pensamientos que te empoderan y te hacen sentir más motivada. Resetea progresivamente la mente.  Si no puedes sola, busca ayuda profesional.

Palabras claves: cultiva más pensamientos positivos y de empoderamiento en tu vida y desintoxícate de los pensamientos negativos, rumiantes y limitantes.

6. Escucho a mis emociones.

Darte cuenta en el presente de tus emociones: tristeza, enfado, alegría, miedos, etc. va a ayudarte a potenciar tu inteligencia emocional. Aprender de tus emociones es fundamental para tu desarrollo personal.

Palabra clave:  escucha tus emociones y elabora progresivamente un plan de acción para que los estímulos del entorno, no minen o desequilibren tus emociones.

¿cómo me siento?  ¿cómo estoy manejando mis emociones hoy? ¿Qué me afecta y qué estrategias emocionales tengo para superarlo?

Y muchos más en la charla “libérate del estrés y cultiva tus pensamientos positivos con Mindfulness”  Además habrá un regalo sorpresa para quienes asistan :o) 

Cuento contigo y nos vemos el viernes 27 de octubre :o)

  Fuente de las Foto: Shutterstock

Shutterstock.com/benjavisa%20ruangvaree

Shutterstock.com/mehendra

 

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Optimismo inteligente en tiempos de pesimismo

Hoy hablamos de optimismo inteligente en tiempos de pesimismo, miedos e incertidumbre.  Muchos piensas que ser optimista es vivir un mundo de fantasías o vivir en otro planeta y se equivocan. La perso ...

Recomendamos