Psicoadapta blog de psicología Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Qué es el hábito

El hábito es cualquier comportamiento aprendido (no es innato, no nacemos con ningún hábito) mediante la repetición, que se realiza de forma habitual y automática sin apenas pensar en ello. Es un elemento básico del aprendizaje humano. Según los científicos los hábitos, sean positivos o nocivos, se crean porque el cerebro siempre busca la forma de ahorrar esfuerzo, intenta modificar cualquier rutina en un hábito para ahorrar tiempo y energía. Esto tiene el beneficio de que un cerebro eficiente no necesita tanto espacio, por lo que la cabeza es más pequeña y el parto más fácil. Asimismo al automatizar ciertas conductas su realización se hace rápida y certera, y al no tener que concentrarse en cómo caminar, respirar o comer, podemos destinar más tiempo y energía en otras cosas como experimentar e inventar. Si el organismo tuviera que responder a toda la cantidad de estímulos que se da en cualquier situación la conducta sería caótica, por lo que la habituación tiene un valor evolutivo al contribuir a la adaptabilidad del organismo, que responde a los estímulos que para él son más relevantes.

La repetición influye mucho y es una herramienta básica en psicología. En la década de 1950 se creía que se precisaban de 21 días para crear un hábito porque un célebre cirujano plástico, Maxwell Maltz, advirtió de que les llevaba ese tiempo a los pacientes operados acostumbrarse a su nueva apariencia. También vio que en los amputados el síndrome del miembro fantasma desaparecía a los 21 días. Más recientemente la mayoría de los expertos coincidían en que un hábito se creaba en 28 días, pero parece que suelen ser escasos para que las neuronas asimilen la mayoría de las costumbres. Esto se verificó con una investigación sobre el proceso de formación de un hábito que en 2009 hizo Phillippa Lally y su equipo en el University College de Londres.

Qué es el hábito
El estudio titulado “Cómo se forman los hábitos: modelando la formación de hábitos en el mundo real”, publicado en la Revista Europea de Psicología Social, concluía que se requerían 66 días de promedio para crear un hábito que perdure en el tiempo. Se pidió a 96 universitarios que eligieran una conducta saludable y lo repitieran hasta crear un hábito. El tiempo para alcanzar el automatismo del nuevo comportamiento varió de 18 a 254 días. Esta variación tan amplia se justifica porque varían la perseverancia y motivación de las personas y el hábito a conseguir. Por ejemplo, se comprobó que los hábitos relacionados con el ejercicio físico tardaban más en adquirirse que la costumbre de consumir una fruta al día. Si repites algo cada día en la misma situación, se convierte en una reacción automática ante dicha situación, afirmaba Jane Wardle, coautora del estudio. Cuando se ha creado el hábito no hace falta pensar en el comportamiento seleccionado para repetirlo porque se ha hecho automático.

Como explica el neurólogo y bioquímico Joe Dispenza en su libro “Desarrolla tu cerebro”, aprendemos mediante la asociación y memorizamos mediante la repetición. Cuando hacemos algo desconocido o asimilamos un conocimiento nuevo nuestras neuronas se agrupan químicamente para comunicarse, creando nuevas conexiones entre ellas o sinapsis. Y si repetimos esa experiencia nueva a menudo (Ley de la repetición) esas conexiones neuronales se hacen cada vez más fuertes, hasta que las neuronas individuales terminan por liberar una sustancia química (unas moléculas llamadas neurotrofinas) para fijar esas conexiones, y el hábito estará adquirido. Los hábitos como atarse los zapatos, conducir o escribir a máquina son redes neuronales que se han hecho automáticas por la repetición física. Las neuronas se reorganizan continuamente según nuestros pensamientos y aprendizajes. Entonces podemos reestructurar (literalmente) nuestro cerebro simplemente cambiando nuestra forma de pensar o aprendiendo nuevas habilidades. Si decidimos elegir un nuevo hábito y estimulamos repetidamente las nuevas conexiones neuronales, estaremos creando una mentalidad distinta en nosotros, estaremos instaurando una nueva forma de pensar y de experimentar la realidad.

Cambiar de hábitos es un trabajo arduo, especialmente los hábitos del pensamiento. Los pensamientos que frecuentamos a diario sobre cualquier cuestión se convierten en nuestra forma natural de reflexionar, porque demanda bastante menos esfuerzo para el cerebro pensar siempre igual sobre la misma cuestión ya aprendida. Al principio debemos mentalizarnos del esfuerzo necesario que supone tener que concentrarnos en reestructurar nuestros pensamientos automáticos negativos, pero sabiendo que si lo hacemos a menudo y de forma constante (sin permitirnos ninguna excepción) nuestras neuronas empiezan a relacionarse entre ellas, creando conexiones sinápticas más dinámicas y entrecruzadas en nuestro cerebro para preparar a nuestra mente a que asimile lo que hemos trabajado intelectualmente. Así se transmite ese nuevo estado mental a nuestra conciencia. Cuando tenemos la firme decisión de que ha llegado el momento de cambiar nuestra forma de pensar, por ejemplo de que es necesario dejar de pensar recurrentemente en la vergüenza o en el resentimiento que podamos tener hacia otras personas o hacia el mundo, requiere la misma fuerza de voluntad que la decisión de dejar de fumar o de empezar a hacer una vida sana mediante ejercicio físico y una alimentación saludable.

Lo seres humanos tenemos la facultad de renovarnos a nosotros mismos, poseemos el potencial y la aptitud para transformarnos en la persona a la que aspiramos mentalmente, empleando de forma consciente las mismas herramientas con las que elaboramos de forma inconsciente nuestro antiguo Yo. Entre estas herramientas mentales propias del ser humano están la fuerza de la repetición, la activación de nuevas sinapsis mediante el estudio de nuevos conocimientos o viviendo nuevas experiencias, la atención plena en nuestro entorno (mindfulness) que nos permite interrumpir los pensamientos de preocupación recurrentes, o también, por el contrario, el aprender a darnos cuenta de nuestra dependencia al estado emocional que hemos creado. Debemos interiorizar que los seres humanos somos un proceso en constante transformación, somos un fluir de experiencias que enriquecen nuestra percepción del mundo, y a menudo pensamos en la manera de mejorar nuestras habilidades, físicas y sociales, y en cambiar nuestro comportamiento con las personas cercanas. Podemos transformar nuestros pensamientos automáticos con tesón, cada día, para crear nuevos hábitos más positivos para nosotros y así renovar nuestras emociones y conductas.

El filósofo y psicólogo estadounidense William James (1842-1910) escribió en 1890 “Principios de psicología” basándose en dos ideas principales: 1. La formación de hábitos como pilar fundamental sobre el que se edifica el desarrollo físico y mental de las personas, y 2. El concepto del ego dinámico, que abandona la idea de un ego estático para aceptar la corriente de la conciencia. En el encabezamiento del capítulo de los hábitos escribe: Siémbrese una acción y se recogerá un hábito; siémbrese un hábito y se recogerá un carácter; siémbrese un carácter y se recogerá un destino. También decía que Toda nuestra vida no es sino una masa de hábitos (prácticos, emocionales e intelectuales) sistemáticamente organizados para bien o para mal, que nos lleva irresistiblemente hacia nuestro destino, sea este lo que fuere. Para James adquirir un hábito consiste en transformar nuestros automatismos innatos por otros que se adapten mejor a nuestra realidad, haciendo que nuestro sistema nervioso pase a ser nuestro socio en vez de nuestro adversario. Y para conseguirlo debemos repetir el mayor número posible de actividades útiles y provechosas que seamos capaces, y hacerlo lo antes posible para prevenir que se infiltren otras prácticas nocivas que puedan perjudicarnos (como la procrastinación, la postergación indefinida del esfuerzo que requiere cambiar).

William James definió el concepto de plasticidad como propiedad de una estructura lo suficientemente débil como para ceder el paso a una influencia, pero lo suficientemente fuerte como para no ceder toda a la vez. La plasticidad del cerebro, o neuroplasticidad, se refiere a que nuestro cerebro cambia físicamente cuando vivimos una experiencia nueva, que hace que el flujo sanguíneo y las corrientes nerviosas que penetran en el cerebro van dejando huella y alterando su funcionamiento. Aunque en la infancia el tejido cerebral tiene mayor capacidad de plasticidad, ésta ocurre de forma constante durante toda la vida, incluso cuando soñamos, porque recibimos continuamente una multitud de estímulos ambientales a los que reaccionamos con acciones que van modificando nuestro cerebro (a no ser que vivamos en un entorno cerrado, solitario y muy rutinario). Se puede comparar con el nacimiento de un río surgido en las alturas, que va evolucionando poco a poco por donde encuentra la mínima resistencia y va profundizando su cauce con el tiempo. Una vez que empezamos a idear un proyecto de cambio trazamos una red nerviosa que progresará y se fortalecerá mediante la práctica repetida, haciéndose cada vez más fácil con cada éxito conseguido y demandando cada vez menos esfuerzo mental.

Somos libres para decidir los cambios que deseamos introducir en nuestra corriente de conciencia. Tenemos la facultad de elegir a qué prestamos atención, a sentir y percibir de un modo diferente, a pensar y actuar de manera más positiva. Practicando nuevas habilidades mantenemos nuestro cerebro activo para que continúe aprendiendo a aprender; también con el ensayo mental, porque el pensamiento pone en marcha los mismos circuitos neuronales que la práctica real. Mediante nuestra voluntad podemos perseguir lo que anhelamos de la vida, aquellos objetivos que nos apasionan junto a los valores con los que nos identificamos para encontrar un sentido a nuestro esfuerzo.

No te permitas ninguna excepción hasta que el nuevo hábito esté realmente implantado en tu vida. Cada recaída es como dejar caer un ovillo que estás tratando de enrollar; un simple descuido logra deshacer muchas de las vueltas que pasaste horas liando. La continuidad del entrenamiento es la clave que hace que el sistema nervioso funcione de forma infalible. (William James: “Hábito” –incluido en el capítulo IV de “Principios de psicología” de 1890-)

Autor: Iñaki Kabato (colaborador de nuestro Blog)

Fuente: este post proviene de Psicoadapta blog de psicología, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Locus de control

Uno de los conceptos más ampliamente propuestos a investigación desde diversas áreas de la psicología es el de locus de control (en latín locus significa ubicación o lugar), que fue formulado por el p ...

Etiquetas: ¿Qué es?hábitos

Recomendamos

Relacionado

Emociones y sentimientos

Cómo cambiar un hábito en 66 días (pero... ¿no eran 21?)

La semana pasada, un magnífico alumno y mejor persona de una promoción de futuros profesionales del coaching, nos remitió a través de esa infernal herramienta llamada whatsapp, un artículo de la revista Muy Interesante donde a través de un estudio del University College de Londres, se indica que podemos conseguir un hábito en 66 días. ¿Qué te parece? ¿Muchos?¿No eran 21 días para cambiar hábitos? ...

Aprendizaje Cerebro Método Feldenkrais ...

Aprender, Recordar y Olvidar

Crean un circuito, que imita a las neuronas, que aprende y desaprende. Científicos de la Universidad de Harvard han desarrollado los primeros circuitos que imitan el comportamiento de las neuronas. El sistema reproduce la capacidad de las sinapsis de reforzarse y debilitarse con el tiempo, de aprender, olvidar o almacenar recuerdos. Toda persona que haya aprendido algo voluntariamente alguna vez s ...

cambio ESTILO DE VIDA HÁBITOS ...

Mito: "Para crear un hábito se necesitan 21 días"

#MitoNutricional FALSO ¿ QUÉ ES UN HÁBITO ? - Un hábito es una actividad que realizas de manera habitual, rutinaria y automática. Es una herramienta que utiliza tu cerebro para ahorrar tiempo y energía que gastamos decidiendo que hacer a cada segundo, se establece cuando realizamos algo de manera repetidamente hasta que tu mente lo aprende y lo lleva a cabo de manera automática. - Es una her ...

método feldenkrais neurociencia neuroplasticidad ...

Feldenkrais y neuroplasticidad

La neuroplasticidad también conocida como plasticidad cerebral, se refiere a la capacidad del cerebro para adaptarse y cambiar como resultado de la conducta y la experiencia. Es un proceso mediante el cual las neuronas consiguen aumentar sus conexiones con otras neuronas y éstas hacerlas estables como consecuencia de la experiencia, el aprendizaje y la estimulación sensorial y cognitiva. A medida ...

Psicología Positiva y Felicidad adquisición habitos buen psicólogo Málaga ...

Consejos para conseguir cambiar nuestros hábitos

Consejos para conseguir cambiar nuestros hábitos Existen momentos de nuestras vidas en los que nuestros hábitos dejan de sernos útiles. Puede deberse a un cambio de meta u objetivos: tener una vida más sana, llevar el estudio a diario, etc. Sea cual sea la razón, nunca es fácil realizar estos cambios. ¿Qué es un hábito? ¿Cómo se adquiere? Un hábito es una acción que se repite de forma automática ...

psicología cómo eliminar vicios malos hábitos ...

Cómo cambiar un mal hábito

El PODER DE LOS HÁBITOS POR CHARLES DUHIGG Por: DOCYEYO. Médico Nutricionista - Este excelente vídeo nos explica el proceso de los hábitos. 1. Generar hábitos es una herramienta de nuestra mente para poder gastar menos energía y más alerta. 2. Los hábitos se generaron al visualizar un objetivo, darle una acción y generar una recompensa. 3. El problema del ser humano es que en su complejidad psicol ...

activa toma responsabilidad causas malos hábitos ...

Reto: elimina un mal hábito diario y te probarás a ti mismo

Un mal hábito es un patrón de comportamiento que afecta a nuestra vida de forma negativa. Es un comportamiento que se va repitiendo día tras día, de ahí que sea difícil dejarlo. Existen muchos tipos de malos hábitos, y algunos puede que no los reconozcas como tales, como por ejemplo, cotillear en exceso o la procrastinación. Claro está, la solución a los malos hábitos es no dejar que se desarrolle ...

Tercera Edad cerebro funcionamiento

Mantener el cerebro joven es posible

Afortunadamente existen algunos consejos que te ayudarán a mantener tu cerebro joven y en óptimo funcionamiento. Te invitamos a leer la siguiente entrada en la que te contaremos los beneficios de tener un cerebro vital. Los expertos en la materia consideran que mantener el cerebro joven y vital es muy importante. Si tenemos un cerebro joven y vital podremos disfrutar de una buena memoria y sentir ...

memoria estrés ejercicio físico ...

6 consejos para potenciar tu memoria

En general nos preocupamos más por ejercitar nuestros músculos que de nuestro cerebro pero, ¿sabías que con la edad se deteriora tu memoria si sólo la tienes para hacer siempre las mismas rutinas? Aunque el cerebro es un órgano se irá atrofiando paulatínamente igual que un músculo si no lo pones en funcionamiento.Tu memoria irá cayendo en picado por eso se ha de ejercitar durante toda tu vida o d ...

Autoayuda Interesante Psicólogo Online ...

Cómo cambiar un hábito fácilmente, es decir, sin recurrir a la fuerza de voluntad

Cambiar un hábito es algo bastante deseable de vez en cuando por todos. Normalmente, el pensamiento nos lleva a la «idea de esfuerzo», lo que muchas veces desemboca en el abandono del objetivo. ¿Será posible cambiar un hábito sin fuerza de voluntad? Después de una temporada de indulgencia, nos proponemos estar más en forma, divertirnos más o madurar, gastar menos, y en general, mejorar p ...