comunidades

Girar de lado a lado para liberar la espalda

Siéntate cómodamente, en el borde de una silla, con los pies bien apoyados en el suelo. Siente el largo de tu columna y la sensación de volumen que percibes en las costillas de un lado y del otro y de adelante hacia atrás.

Pasa tu brazo derecho cruzándolo por delante de tu pecho, de manera que la mano derecha pase por debajo de la axila izquierda, en dirección al omoplato izquierdo. Coloca la mano izquierda en el codo derecho. Estos movimientos poco habituales requieren poner atención y notar los detalles. Los movimientos habituales se realizan casi siempre en “automático”. Los movimientos no habituales incitan a un “despertar” que agudiza la auto-conciencia y permite un mayor aprendizaje.

Gira con tu pecho y cabeza hacia la izquierda y con ayuda de la mano izquierda lleva el codo derecho más a la izquierda, para ayudar al giro. Al mismo tiempo, al llevar tu mano derecha, ésta se desliza un poco mas sobre el omoplato y las costillas del lado izquierdo. Gira tu cabeza en la misma dirección, es decir a la izquierda y observa que hacen tus ojos.

Recuerda hacer todos los movimientos lentos, suaves y sin forzar.

Regresa al centro cada vez y después de varios movimientos descansa.

De nuevo gira a la izquierda, igual que antes pero esta vez, lleva la cabeza en dirección contraria, es decir, cuando tu pecho y brazos vayan a la izquierda, gira la cabeza y ojos a la derecha. Hazlo varias veces.

Lleva todo junto en la misma dirección hacia la izquierda igual que que en el punto 3. Lo sientes ¿más suave?, ¿más amplio?

Regrese al centro y descansa un momento. Puedes hacer los descansos que consideres necesarios.

Cambia los brazos, de modo que el brazo izquierdo cruce por delante de tu pecho, la mano izquierda pasa por debajo de la axila derecha, colocando la mano en contacto con el omoplato derecho, con la mano derecha coge el codo izquierdo.

Gira a la derecha y con ayuda de tu mano derecha lleva el codo izquierdo a la derecha, deslizando un poco mas tu mano izquierda sobre el omoplato y costillas del lado derecho. Hazlo varias veces, regresa al centro y descansa.

De nuevo gira hacia la derecha y al mismo tiempo mueve la cabeza y ojos a la izquierda. Cada vez busca que el movimiento sea más simultáneo. regresa al centro.

Gira de nuevo con todo a la derecha, observa si giras mas ampliamente y si tu mano izquierda se desliza más hacia atrás sobre el costado derecho.

Regresa todo al centro y descansa, puedes apoyarte en el respaldo de la silla. Percibe el largo de tu columna y la sensación en las costillas de ambos lados.

Siéntate de nuevo en el borde de la silla. Pasa de nuevo tu brazo derecho por delante de tu pecho pero ahora, la mano derecha apóyala sobre el hombro izquierdo. Con tu mano izquierda coge el codo derecho y llévalo hacia arriba en dirección a tu cabeza y hacia abajo en dirección al suelo, observa qué hace la cabeza y los ojos. Qué sucede con tu columna?

Cambia los brazos y haz lo mismo varias veces.

De nuevo brazo derecho por delante de tu pecho, mano derecha alrededor de hombro izquierdo. La mano izquierda toma el codo derecho y lo llevas hacia arriba en dirección a la cabeza, luego a la derecha, hacia abajo y la izquierda para realizar un círculo con el codo derecho en dirección de las manecillas del reloj. Permite que las costillas y  la cabeza acompañen el movimiento. hazlo varias veces y descansa.

En esta misma configuración lleva todo en la dirección opuesta para hacer un circulo a la izquierda. Siente si el movimiento es más suave o más amplio. Para en el centro y descansa.

Gira de nuevo con todo una vez más a la izquierda y percibe si el giro es más fácil, lo realizas con más comodidad y quizá el es más amplio. Regrese al centro y descansa.

Cambia los brazos; cruza el brazo izquierdo sobre el pecho, coloca la mano izquierda en el hombro derecho, con tu mano derecha coge el codo izquierdo y haz círculos con él llevándolo hacia arriba, a la izquierda, abajo y a la derecha. Siente cómo percibes ahora este movimiento, cómo se involucran las costillas y cómo participa tu cabeza.

Ahora haz un círculo en la dirección opuesta hacia la derecha. Siente si el movimiento es más suave o más amplio. Para en el centro y descansa.

Gira todo a la derecha. Cómo es ahora.

Ponte de pie lentamente y observa y siente lo largo de tu columna y lo amplio de tu pecho, de un lado al otro y de adelante – atrás. ¿Más amplio? ¿Cómo siente la respiración ahora?

Con tus brazos a los lados, gira de un lado al otro y observa la suavidad y amplitud del giro.

Camina sintiendo el volumen del pecho y abdomen, el largo de la columna y la forma de respirar.

Disfruta de tus nuevas sensaciones y si te gustó comparte!

Recuerda leer, las pautas a seguir, antes de empezar cualquier lección.

Puedes dejar un comentario si te ha parecido un lección interesante o compartir en tus redes sociales para que más personas se beneficien de los movimientos inteligentes del Método Feldenkrais.

Sígueme en las redes sociales para estar informad@ de las novedades sobre el bienestar cuerpo-mente y cómo mejorar tu calidad de vida.



Fuente: este post proviene de Blog de Esther Niego, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Todas las actividades que realizamos diariamente requieren tener una columna flexible. Esta secuencia corta y simple, de movimientos del Método Feldenkrais, aumentará la rotación en toda la columna y ...

Recomendamos

Relacionado

Blog

El yoga para Dolor de espalda es muy recomendado, el día de hoy te presento seis ejercicios de yoga especialmente estudiados para cuando hay dolor de espalda, acompáñame¡¡ Durante la mayor parte de nuestra vida damos por hecho que nuestra espalda está sana y la descuidamos, pero casi todos en algún momento experimentamos un dolor de espalda que nos recuerda que también necesitan amor y atención. A ...

Clases Gratuitas Cuello Espalda ...

Dedicar un momento a observar cómo te sientes, marca el comienzo del cambio. Ahora, túmbate sobre la espalda, flexiona las rodillas y coloca los pies bien apoyados en el suelo. Observa un momento cómo sientes la respiración, ¿hacia dónde va tu atención cuando te colocas así? Abrazate, colocando los brazos sobre el pecho, el brazo derecho hacia la izquierda, el izquierdo hacia la derecha y ayúdate ...

Ejercicios abdomen abdominales sexys

Molino con pesas rusas Este ejercicio se enfoca en los oblicuos o abdominales laterales Párate con tus pies separados a la distancia de las caderas y sosteniendo una pesa rusa en tu mano izquierda. Ahora trae el peso hasta tu hombro izquierdo y presiona por sobre la cabeza (como está mostrado en (a)). Mientras rotas tu pecho a la izquierda, necesitas mirar tu pesa rusa a medida que alcanzas tu pie ...

consejos de salud deporte dolores comunes ...

¿La Ciática, qué es?, es ese molesto dolor en la parte inferior de la espalda, nalga, nalgas, parte posterior del muslo y/o pantorrilla. Fatiga, entumecimiento o pérdida de sensación en las piernas y/o pies. Hormigueo, ardor o pinchazos. Debilidad en las rodillas que hace que se doblen cuando te levantas. Rigidez en los tobillos que impide que apoyes los talones al caminar. Molestias en el tendón ...

Brazos Cabeza Clases Colectivas ...

Todas las actividades que realizamos diariamente requieren tener una columna flexible. Esta secuencia corta y simple, de movimientos del Método Feldenkrais, aumentará la rotación en toda la columna y hará que tus movimientos sean más fáciles y más agradables. Siéntate en una silla o taburete, con los pies apoyados en el suelo y las manos apoyadas en los muslos. Gira lentamente hacia la derecha. Si ...

ABDOMINALES

Un entrenamiento de pie para abdominales más sexy. Levántate del piso y trabaja más tu núcleo con estos ejercicios de abdominales de pie. Los ejercicios de abdominales de pie ofrecen muchos beneficios adicionales: involucrarás más músculos a la vez, mejorarás tú soporte postural y quemarás más calorías que la mayoría de los ejercicios de piso tradicionales. Además, no necesitas ningún equipo ni mu ...

El estiramiento es un acto que hacemos por inercia al despertar, en muchos casos desconocemos lo saludable que puede llegar hacer y lo importante que es para el crecimiento, debido a que contribuye a muchos beneficios los cuales pasamos por alto,  por estos motivos los doctores recomiendan “estirarse al despertar”. Es bien conocido que la inactividad física afecta al cuerpo causando tensión en los ...

Brazos Cuello Feldenkrais Online ...

Giros de brazo Este ejercicio ayuda a liberar la rigidez y tensión en los hombros además de aliviar el dolor en el cuello y la espalda alta. Durante el movimiento presta atención a tu respiración, mantenla constante durante todo el ejercicio. Acuéstate sobre una colchoneta con los brazos apoyados en el suelo. También puedes realizarlo sobre la cama aunque es menos efectivo. Dobla las rodillas y ap ...

Espalda Método Feldenkrais Talleres ...

Acuéstate sobre el suelo y realiza esta secuencia de movimientos para liberar la tensión y molestias en la espalda baja. Dobla las rodillas y llévalas hacia ti de manera que tus pies queden colgando por encima del suelo. Con cuidado, lleva las rodillas hacia ti un poco y luego regresa de nuevo a su posición inicial. Haz esto unas cuantas veces y descansa durante unas cuantas respiraciones. Comienz ...

general adelgazar deporte ...

EJERCICIOS PARA TONIFICAR TU CUERPO HERRAMIENTAS: una cuerda para saltar y una barra de 10 libras (4.5 kilos aprox.). RUTINA: tres repeticiones de estos movimientos, tres veces a la semana (alternando los días). AGARRAR EL VUELO Trabajas: glúteos, pantorrillas. Empieza en una sentadilla con las piernas más abiertas que el ancho de las caderas, los pies hacia fuera y los dedos de las manos tocand ...