Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Ese freno llamado miedo que nos paraliza

No veo nada. Tengo los ojos abiertos y miro desesperadamente por todas partes buscando algún rastro de luz, pero todo está oscuro. Sigo buscando. A veces podemos encontrar algo de luz que entra por la rendija de alguna ventana o puerta. No pierdo la esperanza. Quizás al cabo de un rato, acostumbrada a la oscuridad, pueda empezar a distinguir algunas sombras. Pasan los segundos. Decido desplazarme hacia adelante muy despacio para no tropezar con ningún objeto. Voy a usar las manos. Es posible que consiga tocar un mueble, la pared, algo que me sirva de guía. No hay nada. Intento avanzar, pero tengo la extraña sensación de seguir siempre en el mismo lugar, sumida en una total oscuridad. Empiezo a ponerme nerviosa y noto como el corazón se me acelera. Tranquila, lo mejor es pedir ayuda. Entonces, como último recurso, decido llamar a alguien. Las palabras no salen de mi boca. Grito, y no hay ningún sonido. Silencio. Me siento sola en un absoluto vacío. Miedo.

Así podemos sentirnos ante una amenaza o peligro: perdidos, sin rumbo, solos y asustados. Tenemos esta sensación, con mayor o menor fuerza, en muchas ocasiones de nuestra vida. El miedo forma parte de nosotros desde que nacemos. Ya desde nuestra edad más temprana tenemos pánico a perder de vista a nuestros padres o cuidadores. Si dejamos de verlos o se alejan, empezamos a gritar como si nos fuera la vida en ello. Es nuestra forma de protegernos a nosotros mismos, el miedo nos hace gritar para protegernos. Está unido a nuestro instinto de supervivencia.

Sentimos temor ante diversos tipos de situaciones. Y es que es lógico, por ejemplo, tener miedo al daño físico. Nadie quiere caerse, quemarse, cortarse, ni tener ningún tipo de accidente. Tampoco es agradable enfrentarse a lo desconocido. Nunca sabemos lo que nos espera tras un cambio de ciudad, el comienzo de un nuevo trabajo o de un nuevo curso. El miedo al fracaso también nos invade frecuentemente. ¿Qué pasa si no consigo aprobar las oposiciones? ¿Cómo hago si no consigo sacar el carnet de conducir? ¿Y si pierdo mi trabajo? No paramos de hacernos cientos de preguntas. Para los más tímidos añadimos el reto de exponerse a los demás: hablar en público, mostrar sus sentimientos a alguien revelando lo más profundo de su alma. Y no olvidemos el temor por el sufrimiento de las personas que amas, ese sentimiento a veces inefable que está siempre presente en nuestras vidas. Es una lista interminable.

No sé muy bien si decir que es un bien o un mal necesario. Es de un poder incalculable, y a veces puede ayudarnos a evitar un mal mayor. No hay duda de que, si está ahí, es para protegernos en ciertas ocasiones. Cuántas veces no habremos dicho: “menos mal que no me lancé, qué alivio, hice bien”. Es evidente que a veces juega un rol protector.

Pero como todo, puede ser bueno en su justa medida. A veces toma demasiada intensidad y nos dejamos dominar. Quedamos paralizados y atrapados como pájaros enjaulados que no pueden volar. Me refiero aquí a situaciones particularmente difíciles o delicadas. Es entonces cuando el miedo se convierte en nuestro mayor enemigo. Puedo oír cómo nos susurra al oído: “no eres capaz, seguro que sale mal, ¿has pensado en las consecuencias?”. Hace uso de toda su fuerza para lanzar sus afilados dardos sin piedad. Y nos hace dudar, llorar, sangrar en lo más invisible de nuestro ser. Nos rompe y destruye nuestra confianza, nuestra autoestima. Y cuando ha terminado, se sienta a nuestro lado dándonos la mano y nos vigila para asegurarse de que seguimos en el mismo lugar, sin dejarnos avanzar. Para reconfortarnos dice: “no te preocupes, estás mejor aquí, quédate conmigo” y se ríe. Le encanta ganar. ¿Y tú? Pues tú no haces nada, sigues en el mismo lugar, no te ha sucedido nada porque sencillamente no has hecho nada, nada para cambiar tu sufrimiento, nada para evolucionar, nada para conseguir tus sueños, absolutamente nada.

Si esto no tiene nada que ver contigo y estás exactamente en la situación en la que deseas estar te doy la enhorabuena, no todos son tan afortunados. Cuidado con el conformismo que, aunque a veces viene bien, no siempre es lo mejor. Que no os vaya a engañar el miedo, es su truco preferido.

Claro que tenemos límites y que hay que ser realistas, hay que tener conocimiento. Pero justamente somos más capaces de lo que pensamos. Y cuando pensamos que ya hemos hecho lo máximo de nuestra capacidad, aún podemos hacer más, porque somos inteligentes, fuertes, perseverantes, tenemos una gran voluntad y calidades innumerables que también forman parte de nuestro instinto de supervivencia y que nos hacen ir mucho más allá. Lo hemos visto en casos extremos de supervivencia y lo hemos justificado convirtiendo en heroínas a algunas personas. Efectivamente esas personas han destacado por su coraje, pero no es algo que sea innato a sólo unos cuántos, todos somos capaces de sacar lo mejor. No fijemos tantos límites, dejemos que puedan cruzarse y permitirnos avanzar. Seamos nosotros quienes paralicemos al miedo, a nuestro ritmo, pero siempre hacia adelante, que no nos impida volar.

Me parece oír una voz: “¿Estás seguro de que estás en la situación en la que deseas estar?. Tengo los ojos abiertos y, sin embargo, estoy en la oscuridad. Sé que puede suceder. Voy a gritar. Se oye una voz. Es la mía. Sonrío. Valor. Confianza. Todo irá bien.

Fuente: este post proviene de El blog de la alimentación y cuidados naturales, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

El miedo a nacer a algo nuevo

El ser humano cuando nace procede de una dimensión más lumínica, más pura, más amorosa. Sólo tenéis que abrazar a un bebé para sentirlo e inevitablemente se producirá un choque de dos dimensiones, de la luz a la oscuridad, de la conciencia a la inconsciencia, de lo ligero a lo denso. Por esta razón, el nacimiento de un bebé se define “dar a luz”. Los niños generan más conciencia en la ...

general #muerteonuevavida aprendizaje ...

¿Por qué el miedo a la muerte?

A continuación reproduzco un extracto de mi libro “La muerte. Camino a la nueva Vida”.  Una visión diferente y esperanzadora de la vida y la muerte. Con los ojos cerrados se aumenta la percepción del resto de los sentidos: el oído, el olfato, el tacto? Somos más sensibles al entorno y nuestra percepción, la constatación de los hechos, cambia. En la oscuridad puede hallarse una increíbl ...

¿Y tú de qué tienes miedo?

Todas las personas tenemos miedos, es una cualidad del ser humano. Ese miedo puede ayudarnos en ciertos momentos de nuestra vida, siempre y cuando no dejemos que nos paralice y nos impida avanzar, que no le demos el poder. ¿Quien no ha oido alguna vez "los valientes no tienen miedo"? ¡Mentira! Todos tenemos miedos, si no seriamos máquinas. La diferencia entre el valiente y el cobarde, es ...

aceptación compasión confianza ...

Los tipos de miedo que existen

El miedo es una respuesta natural ante el peligro que se caracteriza por una sensación de angustia. El peligro que provoca puede ser imaginario o real, y no siempre tiene el mismo origen ni se manifiesta de la misma manera. Por eso podemos hablar de que existen diferentes tipos. La sensación de miedo puede ser debida a lo que está sucediendo en ese momento o, quizá, por algo que pasó o que pensamo ...

antiarrugas cosmética hidratantes

Utiliza tu crema antiarrugas por la noche, mejorarás su eficacia

La rotación de la Tierra alrededor del Sol provoca ciclos de luz y oscuridad, cambios de la temperatura ambiental que tienen una duración de 24 horas. En los organismos, la evolución ha provocado que muchos de los procesos biológicos estén coordinados con estos ciclos periódicos de luz-oscuridad, para que nos adaptemos a las circunstancias de la mejor forma posible. Estos ciclos biológicos se cono ...

Enfoques terapéuticos como superar el miedo decidir ...

¿Cómo superar el miedo a decidir?

“Cada paso nuevo encierra el peligro de fracasar, y ésta es una de las razones por las que se teme a la libertad.” Erich Fromm ¿Cuántas veces has evitado tomar una decisión por  miedo al fracaso, al qué dirán, al ridículo…? ¿Cuántas veces has perdido la oportunidad de algo mejor o de probar algo nuevo? Todas esas veces que no te has decido por aquello que querías en ese momento ...

¿Por qué tenemos miedo?

Esta pregunta, muy común hoy en día, se debe al creciente número de personas con temores crecientes. El miedo es un sentimiento que acompaña a la conciencia de un peligro o amenaza. Gracias a esta sensación, el cerebro reacciona instantáneamente dando las órdenes necesarias al cuerpo físico para que pueda afrontar la situación que representa un peligro, una amenaza. El cerebro primero envía un men ...

general ansiedad ansiedad en situaciones sociales ansiedad en situaciones sociales ...

El miedo a la gente

En un momento dado todos sentimos ansiedad. Durante una reunión difícil en el trabajo, después de un examen médico o tal vez cuando nuestro equipo pierde por un gol y faltan sólo cinco minutos para que el juego termine, podemos sudar frío, temblar y nuestro corazón puede tamborearnos en el pecho. Cuando esta ansiedad alcanza un grado exagerado y tal condición afecta nuestro entorno familiar, labor ...

energía inseguridades psicología ...

Energía, siempre la energía

O por un ruido o porque Juan tiene que ir al aseo, lo primero que hace es encender la luz de su mesa de noche y tratando de no desvelarse se levanta y, quizá, encienda una segunda luz: la de la habitación, luego el pasillo, hasta llegar a su destino. Esta es una opción, ¿no? Otra es la de Pedro: encender la luz de la mesa de noche, o no, y luego a tientas en la oscuridad llegar a destino sin encen ...

enfermedades miedo

EL MIEDO ES PEOR QUE TU DIAGNOSTICO

Te voy a describir un típico ejemplo que podría haber sido el laberinto de entrada hacia tu dolor crónico. Han pasado unos días después de tu lesión y sin rastro de mejoría en tu espalda, eso que tu médico te dijo que en unos días estaría solucionado. Empiezas a preocuparte, el miedo empieza a sembrar sus semillas pensando que no haya nada grave en tu espalda. Vuelves a tu médico donde finalmente ...