comunidades

Aprende cómo lidiar con el síndrome Postvacacional

La vuelta al trabajo despues de las vacaciones

familia en la playa
Cómo lidiar con el síndrome postvacacional no es tarea fácil. La vuelta de vacaciones siempre resulta difícil. Volver a la rutina tras esa etapa de relax en la playa, en el porche de nuestra casa de campo o de apasionadas aventuras en ciudades desconocidas, puede convertirse en mucho más que una simple reticencia perezosa. Es un estado que hace que quienes lo padezcan sean incapaces de reencontrarse con las obligaciones de sus puestos de trabajo en condiciones óptimas.

 

Actualmente, aprender a cómo lidiar con el síndrome postvacacional es un problema que está dando mucho que hablar. En España, donde los horarios laborales son especialmente largos y hay muy poca conciliación entre el tiempo dedicado al trabajo y el que pasamos con la familia, este trastorno se está volviendo peligrosamente común.

 

 

Problemas psicológicos y de autoestima

chica con manos en la cabeza
Estrés, malestar psíquico e incluso depresión son algunos de los síntomas que podemos experimentar tras incorporarnos al ámbito laboral. Según Raquel Sánchez Martín, especialista en psicología clínica cognitivo-conductual, el síndrome postvacacional "se debe a una sintomatología de estrés que viene desencadenada por las grandes expectativas que se depositan en las vacaciones y que muchas veces no se ven cumplidas".

Este hecho hace que se pueda producir una sobrecarga emocional que conlleva un estado de ansiedad o de depresión. Pero si los síntomas son muy fuertes o si se prolongan demasiado en el tiempo, esto puede ser la señal de que algo no va bien. Es algo que muchas empresas están empezando a tener muy en cuenta, ya que la productividad de sus empleados disminuye. "Tener un buen clima de trabajo e incorporarnos paulatinamente a nuestras ocupaciones es la mejor forma de evitar caer en una depresión", nos comenta Sánchez.  

Somos diferentes y no siempre actuamos de la misma manera ante un problema emocional. Los horarios laborales, la intensidad de nuestro trabajo y el puesto que desempeñemos influyen en el posible desarrollo de este trastorno. Raquel Sánchez advierte de que "mientras algunas personas suelen incorporarse sin demasiados esfuerzos a sus puestos de trabajo, para otras puede ser realmente costoso. Son personas a las que les cuesta coger el ritmo y que pueden sentirse anímicamente mal". El porcentaje de personas afectadas puede rondar el 35% de los trabajadores, pero suele ser mayor en aquellas ocupaciones donde la actividad es muy intensa y para aquellos que están descontentos con su trabajo.

 

chica con ordenador
niño estudiando

 

Un estado conocido por muchos

Una persona bajo este tipo de estrés puede ver mermadas sensiblemente sus capacidades sociales. "Se produce un cansancio excesivo ante la imposibilidad de reincorporarse a un ritmo normal, y hace que nos podamos sentir deprimidos o irritados", explica la psicóloga. Pero además de afectarnos al desempeñar nuestra labor diaria, este estrés añadido al que nos podemos ver sometidos hace que nuestras relaciones sociales se puedan ver debilitadas y que influya considerablemente en nuestra calidad de vida.  

En los casos más graves, incluso se puede hablar de verdaderos trastornos psicológicos, depresiones severas o problemas de ansiedad que no nos dejan vivir con salud y que pueden desencadenar afecciones físicas que pongan en riesgo, no sólo nuestro estado mental, sino el buen funcionamiento de nuestro sistema circulatorio o nuestra capacidad respiratoria. En estos casos debemos consultar a un especialista. Raquel Sánchez advierte de que "los síntomas se suelen solucionar en una o dos semanas, pero si se prolongan más de un mes, se puede tratar de una cuestión grave que debe ser solucionada". La doctora recomienda ponerse en manos de un experto que "llevará una terapia cognitivo-conductual que nos ayudará a enfrentarnos a nuestra situación y a buscar alternativas personales al trabajo, para poder hacer así más llevadero el ritmo de vida". Es decir, la solución se halla en buscar un equilibrio personal en el que tengan cabida tanto nuestro trabajo como nuestros ratos de ocio o el tiempo que pasamos con nuestra familia.

 

Los niños no están exentos de padecer, en mayor o menor medida, este tipo de trastornos. Los largos meses de verano en los que tanto han disfrutado, dan paso a la vuelta al colegio y a tener que volver a sus responsabilidades diarias, a madrugar y a estudiar. Lo mejor es hacerles ver esta reincorporación como algo bueno, que sepan que van a volver a estar con sus compañeros y que tengan una concepción divertida de los primeros días de clase. Los pedagogos y profesores se encargan de que este retorno no sea demasiado traumático haciendo entretenidas charlas sobre las vacaciones de cada niño, para que puedan aprender unos de otros.

 

hombre preocupado
hombres trabajando
 

Afrontarlo todo con tranquilidad

Si para los más pequeños es posible una reincorporación más suave a la rutina que les supone el ir al colegio, en el caso de los adultos, es más difícil. "Evidentemente, las empresas no pueden dar un periodo de adaptación a sus trabajadores, pero pueden hacer que la vuelta sea más agradable", incide la especialista. Sánchez asegura que no se le puede restar importancia a los problemas psicológicos: "a largo plazo, la menor capacidad de una persona que está bajo presión y estrés puede influir negativamente en la productividad de una empresa". Se podría considerar que este trastorno se puede convertir en un riesgo laboral que terminaría en baja temporal y haría perder dinero tanto al paciente como a la propia empresa.  

Para evitar que nuestro ánimo a la vuelta de las vacaciones se desplome, es muy importante empezar tranquilamente y no querer recuperar el tiempo perdido en las vacaciones y todo el trabajo acumulado en una sola semana. Raquel Sánchez aconseja seleccionar las horas de descanso e "incorporarnos poco a poco y plantearnos expectativas a corto plazo para que no sintamos que nuestra vida es un círculo vicioso que se centra en el trabajo". Teniendo esto en cuenta, podemos planear alguna escapada con los amigos un fin de semana o algún viaje corto. Otro de los aspectos que preocupa es el tema de los horarios. Durante las vacaciones solemos comer a distintas horas y acostarnos más tarde, por lo que es muy importante recuperar el ritmo normal antes de que puedan aparecer problemas relacionados con el sueño o con nuestra nutrición.

 

La adaptación puede ser más o menos costosa, pero pensar en nuestra angustia personal como algo pasajero que podemos contrarrestar, nos ayudará a reubicarnos. No obstante, si creemos que vivimos una situación muy delicada y no podemos hacerle frente, no debemos dudar en pedir ayuda, empezando por nuestros allegados y acudiendo a un especialista si fuera necesario. Sufrir un poco de estrés es normal, pero si éste fuera excesivo podría desencadenar un riesgo más grave. Ante todo tranquilidad y relajación para evitar sentirnos saturados.

 

 

Agradecimientos: Raquel Sánchez Martín, especialista en psicología clínica cognitivo-conductual de la clínica Alhama psicólogos.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Recomendamos

Relacionado

Consejos sobre salud síndrome postvacacional

El síndrome postvacacional es especialmente posible en aquellos que idealizan la Navidad como la mejor etapa del año. Personas para las que es realmente difícil romper con la rutina de celebraciones navideñas, regalos y descanso, para aterrizar de lleno en la rutina del trabajo y gestiones de oficina. Sin embargo, el inicio del nuevo año también trae consigo esa agradable sensación de novedad de t ...

consejos para parejas síndrome postvacacional

El síndrome postvacacional se vive de una forma individual en tanto que cada quien sufre sus propias sensaciones desagradables y emociones incómodas. Sin embargo, a través de la empatía, el síndrome postvacacional también se puede vivir en equipo. ¿Cómo puedes convertir el síndrome postvacacional en una oportunidad de pareja para superar este obstáculo y convertirlo en un reto que superar juntos? ...

síndrome postvacacional desempleados depresión ...

El final de las vacaciones y la vuelta a la rutina pasa factura a muchas personas generando lo que se conoce como Síndrome Postvacacional. Aunque no está catalogado como enfermedad en sí, en casos concretos donde sus síntomas se acentúan puede desembocar en una depresión. El Síndrome Postvacacional se suele extender una o dos semanas tras el fin de las vacaciones y se puede describir como un males ...

psicología sindrome postvacacional vacaciones ...

Hoy, 31 de agosto, se acaban las vacaciones para un gran número de españoles. Volver a la rutina tras este periodo no es nada fácil. Madrugar, el trabajo o el estrés, volverá a ser el pan nuestro de cada día. Los expertos dicen que la mayoría de los españoles necesitarán una semana para volver a acostumbrarse a ritmo de la vida diaria. Es aquí donde entra en juego el temido concepto de la depresió ...

¿Has vuelto de vacaciones y te sientes agotado y sin energía? ¿Te cuesta hacer frente a tus actividades diarias? ¿Se te hace una montaña volver al trabajo? Estás padeciendo lo que los profesionales denominamos síndrome o depresión postvacacional, un proceso que se produce cuando nos cuesta adaptarnos a la rutina diaria y a nuestro trabajo después del periodo de vacaciones, provocándonos una serie ...

mucho más consejos depresión postvacacional ...

¡¡¡Ya estoy de vuelta!!! Ohhhh… para la mayoría de nosotros se acabaron las vacaciones, toca volver al trabajo y a la rutina cotidiana. Y, como todos los años, en estas semanas vuelve a ponerse de moda un concepto de sobra conocido por estas fechas: la depresión postvacacional! Se calcula que un 30% de los trabajadores sufre o va a sufrir un síndrome o depresión postvacacional durante las pr ...

Dietas y Nutrición Educación para la Salud Escuela para padres ...

Ya nos conocemos bien y sabes que en Integra Salud Talavera nos gusta prevenir antes que lamentar. La vuelta a la rutina no es fácil y queremos ayudarte a que el final de las vacaciones sea un buen comienzo. Aquí te dejamos algunos tips que consideramos útiles: – Minimiza los efectos del síndrome postvacacional en niños Como en los adultos, el volver de las vacaciones a la rutina en poco tie ...

lunes síndrome del lunes consejos para superar el lunes ...

A veces cada lunes sentimos como si volvieramos a repetir el síndrome postvacacional: tristeza, desánimo, irritabilidad, cansancio... se trata del Síndrome del Lunes. Varios estudios a cerca de este Síndrome han demostrado que el Lunes es el día más aburrido para los trabajadores, el menos productivo de la semana junto con el viernes e incluso es el día en el que más accidentes de tráfico se prese ...

bienestar

¡Hola Chic@s! Los días pasan, el verano se termina y con él las vacaciones, hemos de retomar nuestra vida, nuestra rutina diaria y con ella nuestra vuelta al trabajo. La vuelta al trabajo suele ser algo difícil, pues retomar de nuevo el horario laboral (a veces unos horarios disparatados), volver a retomar una disciplina qué en época vacacional olvidamos completamente, a veces nos resulta un poqui ...

consejos síntomas síndrome postvacacional ...

Hace unos días hablábamos de cómo el síndrome postvacacional afectaba de manera particular a las personas desempleadas. Hoy, retomamos el tema para intentar dar algunos consejos que ayudan a combatir los síntomas de este síndrome, que se han podido ver intensificados desde ayer en mucho hogares españoles con el regreso de los niños al colegio, es decir, con la total vuelta a la rutina. Los síntoma ...