Salud

Yaiza Leal Idea guardada 2 veces
La valoración media de 4 personas es: Excelente

Lo siento, el tiempo no cura nada

¿De verdad crees que el tiempo lo cura todo?

Sé que es un dicho. Pero no tiene sentido que lo sigamos utilizando.

Quiero echar a bajo este mito y contarte lo único que sí que te cura.

¿Me acompañas?

¿De verdad? ¿El tiempo lo cura todo? ¡Cuéntame cómo!


A veces, cuando la gente sufre, les decimos o nos dicen:

Vah, no le des importancia, ¡Ya se te pasará!
No pienses en eso.
Olvídalo.
O el famoso, El tiempo lo cura todo.

Vale, pues dime cómo, ¿No?

Porque por lo que entiendo de psicología humana nuestra mente no olvida ni un solo detalle registrado. Y cuanto más quieres dejar de pensar en algo, ¡más lo haces!

Así que entiendo que tus amigos puedan decirte con su buena intención algo de esto para animarte. Pero no puedo hacerlo yo.

El tiempo en realidad no existe. Es un invento humano.

¿Quieres saber lo único que existe?

El cambio constante. Así que lo único que puede salvarte de tu situación es que la transformes. Y por su puesto, que te transformes tú con ella.


Lo único que puede salvarte de tu situación es que la transformes.
Clic para tuitear



Con perdón de la expresión:

¿No conoces a ningún viejo o vieja con un humor de perros? Sí a un cascarrabias. 

Este es el mayor ejemplo de que no porque pase el tiempo nosotros cambiamos con él.

Recuerda, el tiempo no existe, solo existe tu transformación.

Hay un peligro: No conocerte

No hago este artículo para crear debate.

Entre tú y yo. Los debates me aburren.

Los considero simplemente como una transición para llegar a tomar una buena medida de intervención.

No como un pasa-tiempos.

Para eso ya está la TV.

En fin, el objetivo de este artículo es avisarte de que corres un peligro.


Si piensas que el tiempo lo curará todo, tal vez, nunca te conozcas ni entiendas una lección importante.
Clic para tuitear



De cierta manera, es una forma de evitar algo incómodo, y sobretodo, muy doloroso.

Como probablemente no puedas hacer nada para remediar la situación, suplicas para poder olvidara. Pero de esta manera, tan solo estás construyendo los barrotes de tu cárcel mental.

Vamos a investigar qué otras opciones hay para poder liberarte.

¿Cómo puedo curarme efectivamente?

Como te he comentado, la única vía de liberación, no es que pase el tiempo, es que te transformes.

Esto quiere decir, con unas palabras muy bonitas, que a nivel práctico quién tiene que cambiar eres tú.

No quiere decir que estés haciendo algo mal.

Quiere decir que debes…

Cambiar tu punto de vista.

Aprender a aceptar las circunstancias actuales.

Valorar lo que sí va bien.

Dejar de hacer algo.

Empezar a hacer otra cosa.

Ser más comprensivo o comprensiva con las personas implicadas.

También serlo contigo, y permitirte sentir.

Si hace falta, pide ayuda.
Todos estos puntos anteriores, son los transformadores auténticos, que te llevarán del Punto A – Doloroso, al Punto B –  Agradable.

No quiere decir que tengas que aplicar todos los puntos, solo los que tú necesitas en esta situación actual en la que estás.

Como para especificar lo que haría falta en tu caso, debería realizar una sesión contigo, voy a darte las recomendaciones paso a paso para saber cómo transformarte en tu situación.

Empezamos.

Cambia tu punto de vista

Es importante comprender que nuestras ideas, al final, son solo eso, ideas.

Son volátiles. Cambiantes.

Un día nos despertamos y pensamos una cosa.

De repente nos cuentan algo y cambiamos completamente de opinión.

¿Te ha pasado?

Por este motivo es importante no apegarse a las ideas. Tampoco a los sentimientos. Sí a tus valores, aquellas cosas que realmente son importantes para ti.

No a lo que habías imaginado que vivirías. 

Que harían los demás.

O que no harían.

No puedes controlar a los demás, y nunca acabamos de conocer a alguien. Incluyéndonos a nosotros mismos, así que procura no juzgar.


No juzgues. Nunca acabamos de conocer a alguien, incluyéndonos a nosotros mismos.
Clic para tuitear



Aprende a aceptar las circunstancias actuales

Si cambias tu punto de vista, probablemente va a ser mucho más sencillo aceptar la situación actual.

Pregúntate:

¿Qué te cuesta aceptar de esta situación?

¿Qué es lo que no quieres soltar?

¿Por qué?

¿A caso te pertenece, o debes dejarlo ir?

Date tu tiempo para responder.

Las buenas preguntas te abren puertas inesperables.

Y una de las más buenas que puedes hacerte es la siguiente:

¿Qué puedes aprender de esta situación?

Créeme, no hay nada en esta vida para jorobar, todo tiene un propósito, un aprendizaje en la vida.

Valora lo que sí va bien

Seguramente estás en un momento difícil. No lo cuestiono.

Pero sí te pregunto, ¿Qué va bien en tu vida en estos momentos?

¿Qué puedes valorar?

Como mínimo, que estás respirando, que estas vivo.

Anota unas 25 cosas más en un papel 

Deja de hacer algo

¿Hay algo que estés haciendo que te multiplique o alargue el sufrimiento?

Porque oye, se trata que dejes de ser tú, tu peor enemigo.

¡No te lo pongas más difícil!

Así que anota todo aquello: Acciones, lugares, personas, comentarios… O lo que sea, que sabes… porque tu voz interior te lo dice, que no te hace ningún bien.

¡Échale valor!

Empieza a hacer otra cosa

Aquí se trata de identificar justo lo contrario que acabas de revisar en la pregunta anterior.

¿Qué cosas te ayudarían ahora mismo a mejorar tus circunstancias actuales?

Piensa en acciones a medio-largo plazo. Ya que a veces, cuando está en un mal momento se piensa en liberadores espontáneos que no son más que parches.

Te pongo un ejemplo:

Tengo ansiedad, voy a fumar.

Tal vez, otra opción más beneficiosa será:

Tengo ansiedad, voy a aprender algún ejercicio de relajación.

Por mucho que sea más incómodo, tengas que invertir más tiempo e incluso dinero. Pero estamos hablando de que quieres sentirte mejor, ¿no?

Se más comprensivo o comprensiva con las personas implicadas

A menudo, una de las cosas que más duele es no comprender por qué se han hecho las cosas de cierta manera.

Sobretodo, comprender a las personas que de cierto modo te han hecho daño, puede resultar muy, muy difícil.

Sin embargo, hay una regla.


Cuanto más te cuesta entender a alguien, más hace falta que le entiendas.
Clic para tuitear



Y aunque te parezca loco que pueda ser beneficioso para ti comprender por qué tal persona te ha hecho la vida imposible, sorprendentemente te aliviará.

Esto pasa porque entonces comprendes, que por muy mala intención que haya, todo dolor se realiza desde el sufrimiento, así que caerás en la cuenta de que la otra persona aún es más víctima que tú.

También contigo, y permitirte sentir

Obviamente que no se trata de entender solo a los demás, y que tú te aguantes.

Se trata de poder interpretar las cosas con una perspectiva global e integradora.

Comprendiendo todas y cada una de las partes.

Separando, lo que es tú responsabilidad y depende de ti. Y lo que no lo es.

En este punto es importante que no te juzgues a ti.

Y que en caso que aparezca la culpa, la trabajes inmediatamente para que en vez de condenarte, comprendas qué mejorar en esos casos.

Sea como sea, van a aflorar sentimientos. Es importante que te permitas sentir, y expresar de la manera que te sientas más cómodo o cómoda.

Dar paso a tus emociones te facilitará la recuperación, que vuelvas antes a tu equilibrio y plenitud.

Si hace falta, pide ayuda

Estamos revisando muchos puntos que no son sencillos de aplicar.

Así que si sientes en algún momento que no sabes por donde tirar.

Si lo estás haciendo bien o no.

O sientes que te estancas y no avanzas. Pide ayuda.

Todos la necesitamos en distintos momentos de nuestras vidas. Sencillamente recuerda que tú también eres humano.

Así que invierte en ti, y haz lo que haga falta para estar bien.

¿Estás listo para coger la iniciativa?

¿Has sentido ansiedad en algún momento de tu trayectoria profesional?

La ansiedad es una alarma que debemos parar a interpretar.

Para ello he diseñado este sencillo Test de Ansiedad Profesional para que puedas dar el primer paso, detectar en qué punto estás ahora.

Te espero dentro.



Recuerda que todos los consejos que te traigo todas las semanas requieren de práctica y de tu compromiso para llevarlos a cabo.

Convertir todos estos hábitos en un comportamiento fácil y automático requiere su tiempo. Es a través de tu constancia que conseguirás hacerlo.

Así que ahora te toca a ti. Cuéntame en los comentarios como lo llevas y si te ha resultado útil este artículo.

Y si te ha gustdo, dale a me gusta y compártelo para poder ayudar a otras personas a encontrar la solución a aquello que le atormenta.

También puedes recibir directamente en tu email herramientas para sentirte bien y expandir tu potencial.

Encontrarás:

Consejos exclusivos. Que no encontrarás ni en el blog, ni en el podcast, o en mi canal de YouTube.

Ejercicios y retos para acompañarte en tu crecimiento personal a lo largo del año.

Ofertas exclusivas de mis cursos, libros y eventos.

Webinares gratuitos a lo largo del año donde podrás preguntarme lo que quieras.
Déjate acompañar.

¡Fortalece tu compromiso de cambio ahora!



¡Recuerda! Todo empieza en ti.

¡Nos vemos la próxima semana!

Fuente: este post proviene de Yaiza Leal, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Lo siento, el tiempo no cura nada

¿De verdad crees que el tiempo lo cura todo? Sé que es un dicho. Pero no tiene sentido que lo sigamos utilizando. Quiero echar a bajo este mito y contarte lo único que sí que te cura. ¿Me acompañas? ¿ ...

Recomendamos

Relacionado

Opinión Tu cuerpo curacion ...

El fisio no cura, lo siento

¿Cuántas veces habéis oído “voy a mi fisio para que me arregle”? Lo lamento mucho, pero eso no es posible, el fisioterapeuta es sólo el guía que te llevará a aprender como ayudar a tu cuerpo a seguir el camino adecuado para recuperarse de una lesión. Fíjate, tu cuerpo es una máquina tan tremendamente increíble, que la mayoría de las veces no necesita ni siquiera ayuda alguna para recup ...

psicología conflictos y trastornos trastorno bipolar ...

Lo siento: soy ciclotímico

¿Tienes cambios de humor? ¿Tan pronto te sientes eufórico como abatido? ¿Te cuesta controlarte y explotas ante cualquier contrariedad? Si es así, es posible que seas ciclotímico. La ciclotimia o trastorno ciclotímico puede definirse como un trastorno del estado de ánimo que nos puede llevar de la depresión leve a la euforia, sin causa aparente. En realidad, puede decirse que es una forma leve de t ...

general educación integral

Cómo superar tu golpe más duro

Selfie tomado por accidente en el hospital… En el último mes he estado dos veces en la sala de emergencias, he tomado más fármacos que en los últimos diez años y he llorado como un niño varias veces. Si te animas, te cuento mi historia y lo que he aprendido. Aquélla era una tarde más con el plan perfecto: llevar a mi hijo Liam de 5 años a jugar a un parque infantil mientras yo leía la última ...

Salud y bienestar Autolidereazgo El monje que vendió su Ferrari ...

¿Dices que no hay Gobierno? Lo siento, mi vida la gobierno yo

Así que dices que no hay gobierno… lo siento, pero mi vida la gobierno yo. Las claves para vivir tu vida como tú quieres, dirigiéndola tú. No hay Gobierno en España, no hacen más que repetírnoslo. Encima, es posible que esta situación se alargue varios meses más. Pero cada ser humano es quien tiene que tomar las decisiones fundamentales en su vida, no unas personas que se reúnen en la capital. Haz ...

Blog Coaching cambio de creencias ...

Por qué dar consejos no sirve de nada

Tal vez esto suene un poco a tirar piedras contra mi propio tejado. Es verdad que como Coach no suelo dar consejos a mis clientes, pues no es ésta mi labor. Pero en los artículos que escribo, suelo proponer ideas, trucos o “consejos” para el que los quiera considerar, como por ejemplo en este post para conseguir resiliencia. Y no es que un buen consejo no ayude en un momento de dificultad o de dud ...

consejos aftas aftas y emociones ...

No Puedo Decir lo Que Siento : Aftas

El afta es una lesión superficial en la mucosa bucal (boca) (a veces en la mucosa genital) caracterizada por una pequeña protuberancia blanca. Aparece porque reacciono fácilmente (sensibilidad) a mi entorno, a las "vibraciones", al ambiente de una situación. Sufro silenciosamente con la boca cerrada. Es también el signo de que tengo dificultades en coger raíz y que no consigo expresarme, ...

psicología complejos comunicación ...

El lenguaje corporal: lo que decimos cuando no decimos nada.

Hablábamos en el artículo anterior de lo fundamental de saber escuchar para comunicarnos correctamente con los otros, y mencionábamos la importancia de saber interpretar el lenguaje no verbal: los gestos. Cuando decimos de alguien que es muy intuitivo, en realidad a lo que nos estamos refiriendo es a su capacidad para percibir las claves no verbales de otra persona y compararlas con lo que dice ve ...

asma cronica enfermedades

Se cura el asma?

El asma es una de las enfermedades crónicas más frecuente, es una inflamación a una respuesta exagerada que tienen algunas personas en las vías respiratorias. Los bronquis se hinchan y se estrechan provocando dificultad para respirar, opresión en el pecho y tos. Tendrá cura el asma? En el siguiente vídeo, el Dr. Roberto E. Osorio Escamilla, médico alergólogo nos amplía el tema. Recuerda siempre vi ...

Erótica Mujer Pareja ...

No siento deseo: cuando la falta de libido aparece

Una afirmación tan tajante como frecuente. El deseo, una abstracción que tanto anhelamos y perseguimos y que, como si se tratara de una mariposa, aletea y escapa cada vez que intentamos capturarlo. Son muchas las mujeres que nos hacen llegar esta demanda desde una situación de agobio y preocupación. Con lo que yo he sido, nos dicen algunas. Últimamente es como si fuera una planta, ni siento ni pad ...