Idea guardada 5 veces
La valoración media de 7 personas es: Excelente

Ejercicios vaginales: ¿por qué son tan beneficiosos?

Entre los principales beneficios que podemos lograr mediante la práctica de ejercicios vaginales se destacan la prevención del prolapso uterino y la incontinencia urinaria, facilitar el trabajo de parto y la recuperación posterior, así como mejorar la vida sexual.

Ejercicios vaginales para fortalecer los músculos del suelo pélvico

El suelo pélvico es una red de músculos, ligamentos y tejidos que forman la base de apoyo para los órganos de la pelvis (el útero, la vagina, la uretra y el recto). Los músculos debilitados del suelo pélvico son la principal causa de aflojamiento vaginal.

Los ejercicios de Kegel

Aprende a hacer ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos localizados en el suelo pélvico. Tus músculos se vuelven más fuertes y elásticos cuando haces estos ejercicios correctamente y con regularidad. Puedes hacer estos ejercicios en cualquier lugar, en cualquier momento sin que nadie se dé cuenta porque no requieren un movimiento visible. Básicamente podemos describirlos en cuatro fases: contracción y elevación de la musculatura, mantenimiento de la posición, retorno a la posición inicial y relajación.

Experimentarás placer sexual más intenso, ayudarás a prevenir molestias como la incontinencia y el prolapso vaginal.

Estimulación eléctrica

Para las mujeres que tienen los músculos del suelo pélvico muy débiles o dañados, su ginecólogo podría recomendar la estimulación eléctrica como una forma de ejercitar la vagina. Para este tipo de ejercicio es necesario colocar una sonda que genera corriente eléctrica dentro de la vagina.

La estimulación eléctrica se realiza cada uno a cuatro días y dura aproximadamente 20 minutos por sesión. El tratamiento puede durar unas semanas o más dependiendo de la condición de los músculos. La corriente eléctrica estimula los músculos, haciendo que se contraigan y se relajen para que puedan volverse más fuertes.

Sentadillas para los músculos del suelo pélvico

Desde la posición de pie, debes bajar haciendo una sentadilla, mientras traes los puños (con o sin peso) hacia tu pecho. Aprieta los músculos pélvicos a medida que bajas y relájalos mientras vuelves a la posición inicial. Inhala cuando estás de pie y exhala a medida que bajas. Repite varias veces, o hasta que te sientas cansada.

Este ejercicio es eficaz en el fortalecimiento de los músculos del suelo pélvico. Hacerlo de manera consistente ayudará a prevenir posibles complicaciones.

.

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Hernia durante el embarazo

Muchas mujeres desarrollan hernia durante el embarazo debido al aumento de la presión en la región abdominal causada por el crecimiento del bebé. La hernia ocurre cuando en la capa muscular de la pare ...

Moco cervical amarillo: 9 causas y tratamientos

Las mujeres son conscientes de la presencia del moco cervical, desde sus años de adolescencia hasta la edad de la menopausia. Este moco es producido por las glándulas de la vagina y por el cuello uter ...

Enfermedad inflamatoria pélvica

Recibir el diagnóstico de enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) puede resultar un poco confuso y frustrante. En este artículo vamos a resumir todo lo que necesitas saber sobre dicha condición, sus cau ...

Recomendamos