Saludterapia Idea guardada 1 veces
La valoración media de 3 personas es: Excelente

¿Qué es el hambre de reconocimiento?

¿Qué es el hambre de reconocimiento?


Os propongo un ejercicio. Imaginaros que un día os levantáis y cuando le decís buenos días a vuestra pareja, ésta no sólo no os contesta sino que ni tan solo os mira. Podéis pensar que tiene un mal día y no darle importancia, pero vuestros hijos tampoco os dicen nada y os trata como si fuerais invisibles. Y lo mismo sucede con el vecino con el que os cruzáis en la escalera y con los compañeros de la oficina. Es como si nadie os viera, todo el mundo os ignora. ¿Cómo os sentiríais?

Puedo imaginarme la respuesta, os sentiríais fatal porque las personas somos seres sociales y necesitamos el contacto y la interrelación con los demás. De hecho, incluso las personas que sufren un secuestro largo establecen un vínculo emocional con sus secuestradores, el conocido síndrome de estocolmo porque psicológicamente soportamos peor la ignorancia o el aislamiento que el posible maltrato.

El psicólogo Abraham Maslow en su pirámide de las necesidades, desarrolla una teoría psicológica sobre la motivación y las necesidades del ser humano que nos ayuda a entender por qué actuamos de la manera en que lo hacemos. Maslow afirma que nuestras decisiones y acciones tienen como finalidad cubrir estas necesidades.

Necesidades deficitarias

Si el alimento es imprescindible para garantizar nuestras necesidades fisiológicas y garantizar nuestra supervivencia física, el reconocimiento es indispensable para asegurar nuestro bienestar emocional y nuestra salud psicológica.

Maslow establece una jerarquía entre las distintas necesidades: las necesidades deficitarias (fisiológicas, de seguridad, de afiliación y de reconocimiento) y del desarrollo del ser, la llamada autorrealización. Las deficitarias están relacionadas con una carencia, algo que la persona necesita para sentirse satisfecho, seguro y protegido y, por tanto, hará lo que sea para cubrirlas. La autorrealización, en cambio, no parte de una carencia, porque la persona ya tiene cubiertas las necesidades básicas y, por tanto, se siente bien consigo mismo. Es entonces, cuando siente el deseo de crecer y evolucionar para desarrollar todo su potencial e incluso hacer algo altruista por los demás, como ser voluntario en una ONG.

Pirámide de Maslow


Como he comentado, las necesidades deficitarias parten de una carencia, de algo que la persona necesita para su bienestar físico o psicológico. Por ello, el Análisis Transaccional incorpora el concepto de “hambre”. Si no tengo el alimento necesario para saciar mi hambre fisiológica, sentiré un gran malestar o incluso dolor, lo que me movilizará a hacer todo lo posible para procurarme el alimento que sacie esa hambre.

De igual manera, si siento que mi seguridad está amenazada, tendré una gran hambre de protección y hará todo cuanto esté en mi mano para sentirme seguro. Es por ese motivo que procuramos tener un trabajo que nos permita tener los suficientes ingresos para vivir, una casa en la que vivir, seguros de salud, vida, de hogar, etc. que cubran cualquier riesgo que pueda suponer una amenaza para nuestra seguridad.

El reconocimiento como necesidad deficitaria

El reconocimiento es entendido como la necesidad de estima; es decir, la manera en que nos valoramos nosotros mismos y también cómo nos valoran los demás.

Una vez la persona tiene cubiertas las necesidades más básicas; es decir, tiene asegurado el alimento, un techo y se siente seguro y protegido, por tanto, aquellas que tienen relación con aspectos físicos, buscamos satisfacer nuestras necesidades emocionales.

El reconocimiento por parte de los demás, fortalece nuestra autoestima, haciéndonos sentir más seguros y capaces, aumentando así nuestro bienestar y nuestra felicidad. Que las personas que nos rodean nos den un feedback positivo y reconozcan nuestros logros, lo que hacemos por ellos y, en definitiva, nuestra propia persona, hace que nos sintamos personas valiosas dentro de la sociedad en tanto que contribuimos con nuestras acciones al bien común.

Es importante recordar que el autoconcepto que tenemos de nosotros mismos se ve influido por cómo nos tratan los demás y las opiniones que tienen acerca de nuestra persona.

Por tanto, si tenemos reconocimiento nos sentiremos satisfechos con nosotros mismos y si no obtenemos reconocimiento nos sentiremos inseguros, apareciendo problemas de inferioridad y baja autoestima.

Reconocimiento positivo y reconocimiento negativo

Como ya he comentado, todos necesitamos ser reconocidos y valorados por los demás. Es una necesidad deficitaria y, por tanto, haremos todo lo posible por satisfacerla.

Para fomentar nuestro autoconcepto y nuestra valía y sentirnos felices, necesitamos el reconocimiento positivo de las personas que nos rodean mediante elogios a nuestros logros, que muestren interés por nuestra persona, por cómo nos sentimos y lo que necesitamos, que nos aprecian y que se encuentran a gusto en nuestra compañía. Cuando esto sucede, nos sentimos valorados y aceptados por nuestro entorno, lo que nos genera sentimiento de pertenencia y bienestar emocional.

Si no obtenemos reconocimiento positivo o no en la medida que lo necesitamos, estaremos, como explica el Análisis Transaccional, ante una situación de escasez y de hambre de reconocimiento. Es entonces cuando buscaremos el reconocimiento negativo porque, como ya he explicado, las personas preferimos que nos traten mal a que nos ignoren por completo.

Niño llamando a la atención de sus padres con un comportamiento errático
Sé que puede resultar chocante. Por eso, os pondré un ejemplo para ilustrarlo. Recuerdo un caso en que unos padres trajeron al su hijo a terapia por su mal comportamiento. Había pasado de ser un niño modélico a portarse fatal tanto en casa como en el colegio, Sacaba malas notas, se metía en peleas con sus compañeros y desafiaba a sus padres, provocandoles para que le riñeran. Sus padres no lo entendían porque su hijo tenía todo lo que quería, le compraban todos los caprichos que pedía y aún así su comportamiento era cada vez peor. ¿Qué había sucedido? A lo largo de las sesiones se puso de manifiesto que sus padres trabajaban mucho y además tenían una intensa vida social, con lo que el niño siempre estaba con actividades extraescolares y canguros. Es decir, los padres no pasaban tiempo con su hijo, no jugaban con él ni se interesaban por cómo le iba en el colegio y con sus amigos. El niño no obtenía reconocimiento positivo, por tanto, tenía un mal comportamiento porque así llamaba la atención de sus padres. “MIentras me riñen o castigan, me miran y están pendientes de mí”, me confesó el niño un día.

Cuando los padres fueron conscientes del orígen del mal comportamiento de su hijo y empezaron a pasar tiempo de calidad con el niño, éste volvió a tener un comportamiento normal y a sentirse valorado por sus padres y feliz.

A falta de reconocimiento positivo, preferimos reconocimiento negativo.

En todas las relaciones personales necesitamos reconocimiento positivo. En las organizaciones, cuando los trabajadores no se sienten valorados por sus superiores, o sus compañeros inician juegos psicológicos y provocan malentendidos y conflictos para obtener reconocimiento negativo.

Por tanto, si queremos que nuestras relaciones, tanto en nuestra vida personal como en nuestra faceta profesional, sean sanas, satisfactorias y enriquecedoras, tenemos que dar reconocimiento positivo.

Tips para fomentar el reconocimiento positivo


Ser educado, saludar a la persona, pregúntale qué tal el fin de semana, pedir las cosas con amabilidad.

Establecer contacto visual y cuidar nuestro lenguaje corporal.

Interesarnos de manera sincera por la otra persona. Por ejemplo, si sabemos que tiene un familiar enfermo, interesarnos por cómo se encuentra.

Si sabemos que está pasando por un al momento, ofrecerle nuestro apoyo y nuestra ayuda.

Respetar sus opiniones y sentimientos, teniendo conversaciones asertivas en las que estén presentes la escucha activa, el respeto y el diálogo.

Dar las gracias cuando nos hacen un favor.

Pasar tiempo de calidad con la otra persona.

Alegrarnos y felicitarla por sus logros.

No hacer críticas destructivas. Podemos dar nuestra opinión pero siempre desde el respeto y sin humillar ni menospreciar a la otra persona.

Valorar a la otra persona y decirle que es importante para nosotros. Muchas veces damos por supuesto que la otra persona sabe que la queremos y no lo decimos y, quizás ella necesite oirlo. Por tanto, no escatimemos las muestras de afecto y de cariño, sobre todo, si se trata de nuestra pareja, familiares y amigos íntimos.
Si damos reconocimiento positivo, estamos retroalimentando la autoestima y seguridad en si misma de la otra persona, al mismo tiempo que reforzamos nuestra relación y evitamos posibles conflictos derivados de la falta de reconocimiento.

Nota: El artículo ha sido publicado originalmente en Saludterapia.

Fuente: este post proviene de Saludterapia, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

La coenzima Q10

Muchas personas en su vida diaria son sometidas al estrés oxidativo provocado por la mala alimentación, el ejercicio físico intenso, el estrés excesivo, la contaminación ambiental, el tabaquismo, las ...

Biodescodificar el sobrepeso

El inconsciente no entiende de real o simbólico. Solo interpreta según la información que tenemos almacenada, según los programas y creencias, según sea la cultura o nuestro lugar de origen o vivencia ...

Etiquetas:

Recomendamos

Relacionado

Autoayuda

Conciencia emocional: 5 claves del reconocimiento de emociones

Blog de Ayuda Psicológica en Línea Hablar de conciencia emocional es hablar de uno mismo, de nuestros sentimientos y del reconocimiento de emociones ajenas. A veces parece que existe una barrera que nos impide hacerlo, y es que la falta de conciencia emocional es más común de lo que se cree. La conciencia emocional es la capacidad de identificar las emociones (propias y ajenas), comprender su sig ...

Terapias

Terapia humanista

Es un enfoque que puede pernear o influenciar a diversidad de técnicas de psicoterapia. La palabra clave de esta orientación es “humanista”, obviamente relativo a “humano”; para manifestar la idea de la definición de esta perspectiva como un enfoque que observa y aborda al paciente desde su condición integral de ser humano. Se define al humano como un ser emocional, social y físico, por lo que se ...

activa toma responsabilidad beneficios de la meditación ...

Consumo consciente: el poder de decidir

El mundo en el que vivimos nos lleva a acoger unos hábitos de consumo bastante descontrolados e inconscientes. Por ello, es importante esforzarse para llevar a cabo un consumo consciente y responsable. Realmente, esto que muchas veces lo pasamos por alto, es importante para mantener el bienestar tanto emocional como financiero. En este artículo profundizaremos acerca de este tipo de consumo y te d ...

general artículo autoconocimiento ...

¿Qué es la Inteligencia emocional?

Fuente: Dalton 2 Según Pilar Farelo, en nuestro día a día, la Inteligencia Emocional viene a ser como los remos a una piragua cuando está produciendo una bajada en aguas rápidas. La Inteligencia Racional sería la piragua, preparada para flotar y navegar por donde las aguas le lleven. La Inteligencia Emocional son los remos que evitan los golpes y, más importante aún, permite decidir por dónde r ...

Alma/Espíritu Amor Destacados ...

El poder del abrazo

Actualización del artículo de 15 Ene de 2013 El abrazo es fundamental El afecto y el cariño, es una de las necesidades fundamentales del ser humano, tanto como el agua que bebemos o el aire que respiramos. El contacto físico entre las personas, además de que puede ser muy agradable, es imprescindible para nuestro bienestar. Lo podemos considerar uno de los remedios naturales más efectivos a nuest ...

Consejos para Adelgazar Programación Neuro-Lingüística (PNL) adelgazar con pnl ...

¿Qué es el hambre emocional?

Muchas veces sin saber exactamente porque,  comemos sin hambre física, es lo que se llama  hambre emocional,  y es cuando hemos asociado determinados patrones de conducta al acto de comer. Por ejemplo, atiborrarnos de pasteles sí estamos deprimidos, o no saber parar de comer cuando llegamos cansados por la noche a casa. El hambre emocional está compuesto por  patrones de conducta asociados a emoci ...

psicología convivencia la culpa ...

¿Qué es el chantaje emocional?

El chantaje emocional es cualquier forma de presión o amenaza de sufrimiento moral o afectivo que una persona puede ejercer sobre otra con el fin de obligarle a actuar de determinada manera. Cuando nos hacen chantaje emocional y cedemos, nos sentimos insatisfechos con nosotros mismos. Pero si no aceptamos, si no nos doblegamos ante el chantajista, entonces nos invade el sentimiento de culpabilidad ...

Bienestar Coaching bienestar emocional ...

Somos seres sociales

¡Hola! Toda persona está compuesta por diferentes dimensiones (mental, emocional, física…). Conocer y desarrollar estas dimensiones es fundamental para el bienestar emocional y social. Ver sistema persona. Una de estas dimensiones, como comentaba, es la SOCIAL y, como seres sociales que somos, es IMPOSIBLE NO COMUNICARNOS (Watzlawick).  Ya, Aristóteles (384- 322 a.C.) subrayó el papel social ...

autoestima inteligencia emocional

¿Por qué la inteligencia emocional cambia tu vida?

La inteligencia emocional puede marcar un punto de inflexión en tu vida porque el talento es un valor social. 1. Todo ser humano tiene un talento Daniel Goleman es un referente en inteligencia emocional, gracias a sus estudios y a su influencia social, nace un nuevo modelo de éxito en donde el valor del éxito no depende tanto de la lógica matemática como lógica determinista, sino del talento human ...

general nutrición otras terapias ...

Hambre Emocional

¿Qué tipo de hambre tienes cuando comes? ¿Comes cuando estás nervios@, aburrid@, no sabes qué hacer? ¿Qué relación tienes con la comida? He leido un interesante artículo donde se expone qué pasa cuándo comemos sin hambre, cuando el apetito que sentimos es emocional. “El Apetito Emocional es, literalmente, comer cuando no tienes hambre físico, sino hambre de una emoción o una experiencia. Es ...