Salud

Libro Estilo de Vida Saludable Idea guardada 25 veces
La valoración media de 24 personas es: Excelente

La prevención del infarto de miocardio

Libro Estilo de Vida Saludable de la Dra Paloma Pérez del Pozo

El infarto de miocardio es la principal causa de muerte en España, en el año 2006 se produjeron 22.028 fallecimientos y ha descendido la cifra a 14.908 en el año 2016, aun así sigue siendo la primera causa de muerte en España.

El infarto de miocardio aparece por un riego sanguíneo insuficiente del músculo cardiaco debido a la obstrucción de una arteria y  produce  una necrosis del músculo cardiaco.

El infarto de miocardio se produce porque las arterias coronarias se estrechan, el oxígeno no llega al miocardio que primero deja de funcionar y contraerse y luego se necrosa.

Sus síntomas son dolor opresivo muy intenso en la zona esternal que algunas veces se irradia a la mandíbula, cuello, espalda, brazo izquierdo y derecho, asociándose a sudor frío y a mareos.

Otras veces causa dolor en la parte alta del abdomen, dificultad para respirar, ganas de vomitar y pérdida de conocimiento.



Imagen de pixabay.

Las consecuencias desfavorables del infarto de miocardio son:

Insuficiencia cardiaca y congestión pulmonar.

Arritmias cardiacas como extrasístoles, fibrilaciones y bloqueos ventriculares que se pueden controlar con un marcapasos o dispositivo cardiaco. Si el infarto de miocardio es pequeño se puede controlar actuando sobre los factores de riesgo para evitar que se desencadene otra vez y produzca una muerte súbita.

Se pueden prevenir un infarto de miocardio cuidando y evitando los factores de riesgo que lo provocan que son:

La obesidad.

Una alimentación inadecuada rica en grasas saturadas, sal y azúcar y pobre en frutas y verduras.

El sedentarismo o falta de ejercicio físico.

El tabaquismo.

El estrés.

El insomnio.

La falta de control de las cifras de glucosa, colesterol sanguíneos altos e hipertensión arterial.

  Otra manera importante de prevenirlo es otorgando una correcta atención médica al paciente cuando aparecen los síntomas del síndrome pre-infarto que se provoca por una disminución del riego sanguíneo coronario que desencadena una isquemia del músculo cardiaco y un mal funcionamiento que desencadena los siguientes síntomas: dolor en el pecho o malestar, dolor fuerte en los brazos, cuello, mandíbula, hombro o espalda. Nauseas, fatiga o mareos. Ansiedad y dificultad para respirar.


PLAN DE ALIMENTACIÓN PARA PREVENIR EL INFARTO DE MIOCARDIO:– La fibra es un componente dietético importante para la prevención del infarto de miocardio porque reduce los niveles de colesterol sanguíneos y favorece su absorción por las paredes intestinales y su posterior eliminación por vía fecal. De las 3 principales fuentes de fibra total la del cereal es la que tiene mayor impacto en la disminución del riesgo total de infarto.
La avena, la cebada y el salvado de trigo son grandes aliados del corazón porque reducen el nivel de colesterol LDL o malo en sangre y  la aterosclerosis coronaria.

El centeno promueve la elasticidad de las arterias coronarias y facilita la circulación sanguínea en ambas arterias. Verduras antioxidantes que neutralizan el efecto negativo de los radicales libres sobre las células cardiacas degenerándolas y sobre el colesterol malo impidiendo que se deposite y se formen placas de ateroma en las arterias. También son recomendables las verduras ricas en potasio porque controlan la tensión arterial y eliminan líquidos y en ácido fólico que reducen los niveles de homocisteína que es la proteína que lesiona las paredes de las arterias facilitando la circulación y evitando la aparición de trombos.

Espinacas: contienen potasio, ácido fólico, luteína y fibra.

Las coles y sus derivados como brócoli, coliflor, repollo, lombarda y coles de Bruselas que contienen ácido fólico que contrarresta la acción coagulante de la homocisteína.

Zanahoria rica en betacaroteno que es un potente antioxidante que ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares.

Alcachofa que es depurativa y antioxidante y mejora la circulación sanguínea de las coronarias.

Espárragos ricos en vitamina B3 que reducen los niveles de colesterol malo y contienen ácido fólico con propiedades antitrombóticas.

Ajo que facilita la circulación y disminuye la hipertensión arterial gracias a la aliina.

Cebolla que evita la aterosclerosis, mejora la circulación coronaria y sus aceites esenciales ejercen un efecto antiespasmódico sobre la circulación coronaria.

Tomate rico en licopeno que es un potente antioxidante que neutraliza la acción de los radicales libres sobre las células musculares y vasculares del corazón.

Calabaza que es rica en antioxidantes y en potasio que controla la tensión arterial. Frutas ricas en antioxidantes:

Bayas: fresas, grosellas, frambuesas y arándanos.

Kiwi, naranjas, mandarinas y pomelo, ricos en vitamina C.

Mango: potente antioxidante que aporta las vitaminas A, C y E que benefician al corazón.

Plátanos debido a su riqueza en potasio.

Melocotones y albaricoques por su riqueza en potasio y provitamina A o betacarotenos. Aceite de oliva que aporta a nuestro cuerpo ácidos grasos monoinsaturados, disminuye los niveles de colesterol malo e incrementa los niveles de HDL o colesterol bueno.

Nueces que son ricas en ácidos grasos omega 3 y 6 y aportan fibra, zinc y hierro.

Salmón, trucha y pescado azul  que son ricos en ácidos grasos omega 3 y ayudan a bajar la tensión arterial y evitan la formación de coágulos y trombos.

Legumbres: son ricas en fibras solubles que absorben el exceso de colesterol plasmático y en sustancias antioxidantes que neutralizan el efecto oxidativo de los radicales libres sobre las células coronarias. Las legumbres más ricas en antioxidantes son las alubias pintas.

Los alimentos que debemos evitar:

Grasas saturadas: presentes en las carnes grasas de cerdo, cordero, embutidos: chorizo, salchichón, salchichas, morcillas, jamones y quesos curados.

Grasas trans que se hallan en la mantequilla, margarina, aceites vegetales, bollos y galletas.

Azucares: que se hallan en toda clase de dulces, bollería, pastelería, cereales, salsas y postres de supermercados.

Sal y alimentos ricos en sal como embutidos, quesos muy curados, pastillas de caldo y sopas de sobre, etc… Bibliografía:

Alimenta tu bienestar, dieta para prevenir enfermedades cardiovasculares: https://www.alimentatubienestar.es/dieta-para-prevenir-enfermedades-cardiovasculares/

El infarto de miocardio. Fundación española del corazón: http://www.fundaciondelcorazon.com/informacion-para-pacientes/enfermedades-cardiovasculares/infarto.html

Cuídate plus, el infarto de miocardio:

https://cuidateplus.marca.com/enfermedades/enfermedades-vasculares-y-del-corazon/infarto-miocardio.html

Web consultas. El infarto de miocardio:

https://www.webconsultas.com/categoria/salud-al-dia/infarto-de-miocardio

El infarto de miocardio, onmeda.es

https://www.onmeda.es/enfermedades/infarto_miocardio.html

¿Cuáles son los síntomas de un síndrome pre-infarto? Mejor con salud:

https://mejorconsalud.com/cuales-son-los-sintomas-de-un-pre-infarto/

Si te ha gustado esta entrada, suscríbete al blog y recibe la próxima en tu email!

   

Fuente: este post proviene de Libro Estilo de Vida Saludable , donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos