Vivienda Saludable Idea guardada 16 veces
La valoración media de 14 personas es: Excelente

Protege la piel y el cabello del sol este verano

El sol es vida, es vitamina D, es fuente de energía, motivo de alegría, el mejor amigo del verano... Pero ¡alto!, no nos despistemos: el sol también puede tener efectos muy negativos en nuestra piel y nuestro cabello: estéticos en general, puramente cutáneos y otros mucho más graves (como el cáncer de piel) que debemos evitar no exponiéndonos en extremo a sus rayos. Hoy os vamos a contar cuáles son esos trucos para cuidar de nuestra piel y cabello en los días en los que el sol es más agresivo.

¿Empezamos?


 

Nuestro cabello: mucho más que pelo


El cabello es esa parte de nuestro cuerpo que sufre de forma silenciosa a causa de la exposición al sol y de la que no somos conscientes hasta que es demasiado tarde. Por ello, debemos prevenir antes que curar.

- Si vas a ir a la playa, utiliza previamente un spray protector para el cabello, ya que los rayos continuados del sol sobre la cutícula así como sobre toda la melena, pueden ser realmente dañinos.

- Durante los paseos por la orilla del mar, cubrirte el pelo con un sombrero, gorra o parecido será más que bienvenido para prevenir cualquier mal.

-¿Eres de los que se dan un chapuzón a cada rato porque no resisten el calor? Intenta enjuagarte el cabello siempre con agua fría y limpia; nada de salir del mar y directa a la toalla sin haberlo aclarado previamente. La sal o el cloro (si estás en una piscina en vez de en la playa) estropean el pelo más de lo que imaginas.



- Si llevas horquillas, diadema o gomas de pelo, retíralas antes de meterte en el agua, pues tienden a oxidarse muy rápido debido al contacto con el agua y esos restos quedan repartidos por el cabello.

- Cuando vuelvas a casa y toque lavarse el pelo en profundidad, te recomendamos nutrirlo e hidratarlo para compensar los excesos del sol sobre él. Aplica tu mascarilla cinco minutos más de lo que sueles hacerlo cualquier otro día.

- Usa un spray regenerador de puntas, la parte más dañada en estos meses de arena, sol y playa.
 

¿Y qué ocurre con la piel?


Seguro que al leer esta frase a vosotros también os ha venido a la mente vuestra infancia y las sabias expresiones de nuestras madres y abuelas: ''la piel tiene memoria''. Dermatólogos expertos corroboran estas 4 palabras que bien parecen, a priori, una expresión más. A medida que pasan los años, se experimentan una serie de procesos en la parte interna o no visible de nuestra piel, que a la larga pueden contribuir al desarrollo de enfermedades.

Por supuesto, nos estamos refiriendo a pasar demasiado tiempo recibiendo rayos ultravioleta y en las principales horas dañinas del día: de 12 de mediodía a 16 de la tarde. El nefasto resultado de esta mala praxis continuada en el tiempo son: melasmas, cloasmas y otras afecciones más graves, como el cáncer de piel.



Pero no queremos ser alarmistas o asustarte antes de tiempo, basta con que sigas estos consejos para prevenir y que tomes el sol 'con cabeza':

- Aplica el protector solar un rato antes de tumbarte a pleno sol. Aplicarlo en casa y de manera pormenorizada. Céntrate en las partes del cuerpo más sensibles (pecho, cara, cuello...).

- No olvides aquellas partes del cuerpo donde es más difícil acceder si te aplicas el protector a ti mismo. Nos referimos a codos, nuca, espalda o parte trasera de los muslos. ¡Cada zona del cuerpo, por escondida que esté, tiene que estar protegida!

- Exfolia tu piel especialmente en verano que es cuando más tiende a estropearse, envejecer o a fomentar que aparezcan manchas, arrugas o estrías.

- Hidrata más que nunca también en esta época. Si eres de piel seca, hidrata el doble o el triple de lo que sueles hacer en cualquier otra época del año.

- Bebe mucha agua y evita las bebidas azucaradas, pues estas últimas hacen que retengamos líquidos y contribuyen la piel sufra en verano.

Como ves, salud y estética van casi siempre de la mano. No dudes en prevenir para no tener que curar y completa la información, como siempre, en el blog de Vivienda saludable.

¡Feliz verano!
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Recomendamos