Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Aprender a decir que no

A todos nos ha pasado alguna vez, a unos más que a otros, pero todos hemos caído en alguna ocasión en la fragilidad de doblegarnos en cierto modo a la voluntad de otra persona: un compañero que nunca va a clase y viene días antes del examen a pedirte los apuntes explicando sus infortunios y agradeciéndote tu generosidad como si le fuera la vida en ello de la forma más antinatural posible; la dichosa vecina del quinto que desesperada te pide una barra de pan como si fueras la panadería porque tiene invitados importantes y te deja casi sin existencias; o tu jefe que a última hora te pide unos minutillos extra de tu tiempo que se transforman en horas para terminar un proyecto. Situaciones las hay a cientos, de mayor o menor importancia, y siempre que aceptamos encontramos alguna justificación válida.

¿Por qué nos resulta tan difícil decir que no? Debería ser algo sencillo. Si lo que nos piden nos pone en dificultad o en una situación poco favorable, simplemente tendríamos que decir que no. Y sin embargo nos cuesta. En realidad, es humano porque quizás nos pongamos en la situación del otro y nos dé pena. También puede que algunos no se atrevan por el miedo al qué dirán, por compromiso o por aliviar la conciencia. Pero en cualquier caso esto trae sus consecuencias, algunas que todos conocemos como el abuso repetido de servicios, y otras de las que quizás somos menos conscientes como la repercusión más o menos importante que puede acabar teniendo en nuestra salud si el abuso se convierte en crónico. Y es que aceptando favores que no nos hacen bien a nosotros, en realidad, estamos actuando contra nuestra voluntad, nos perjudica mentalmente y no es sano. El cúmulo de este tipo de acciones acaba jugando en contra nuestra, manifestándose a veces en forma de molestias e incluso enfermedades sin que nos demos cuenta.

Tengo que decir que creo profundamente en el efecto de nuestras acciones, nuestras palabras, y nuestros sentimientos sobre la salud general. Es cierto que no hay prueba científica, aunque sí tengo la certeza de que hay cada vez más médicos que estudian este tipo de relación.

¿Cómo aprender a decir que no? Es algo que aprendemos o debería aprenderse naturalmente desde la infancia. La primera gran crisis en la que nos negamos a casi todo aparece entre los 2 y los 4 años. Una etapa dura para los padres, pero es una forma que tiene la naturaleza de irnos preparando al enfrentamiento con la vida. Hay que dejar que los niños vivan esa etapa, que no quiere decir dejarles hacer lo que quieran, pero es una etapa que tienen que vivir y nosotros con ellos, como adultos, con paciencia y con diálogo. También tenemos una crisis en la adolescencia, nos rebelamos y nos negamos a aceptar muchas cosas. Es otra gran etapa de aprendizaje y es natural rebelarse para formar su propia identidad. Son etapas importantes, y si están ahí es porque el cuerpo sabe que es necesario. Estos son momentos importantes de nuestra vida en los que aprendemos a decir que no. Por supuesto, no son los únicos y estamos en constante aprendizaje.

¿Y si sigo sin saber decir que no en la edad adulta? Esa es la razón de este artículo. Teniendo consciencia de la importancia que puede tener responder con una negativa en el momento adecuado, deseo animar a practicar ese ejercicio a quienes puedan necesitarlo. Nunca es tarde, se puede empezar por cosas muy pequeñas. Cada uno tiene suficiente criterio y responsabilidad para identificar esas situaciones. No es fácil, pero es preferible no ir contra uno mismo. Y de hecho, actuar así, ayuda a sentirse mejor y, en consecuencia, a que los demás también se sientan mejor contigo.

Fuente: este post proviene de El blog de la alimentación y cuidados naturales, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Non classé

Recomendamos

Relacionado

yo aprender a decir no confiar ...

Aprender a decir NO.

No, una de mis palabras favoritas es el No. La noto muy sincera y llena de significado.Cuando una persona me contesta con un No a alguna propuesta, le creo y confío en ella para siempre. Alguna vez leí un artículo sobre como aprender a decir que no, estaba lleno de tips pero no me sirvieron. En aquel entonces no era buena diciendo ‘no’. Yo creo firmemente que si no quieres o no puedes ...

alimentación consciente alimentación saludable autoestima ...

Saber decir 'NO'

¿Alguna vez has dicho Sí, cuando en realidad quieres decir no? A simple vista podemos pensar que detrás de todo esto existe una gran generosidad, pero la realidad es que las personas que siempre dicen si, suele ser por que tienen miedo a sentirse rechazadas sí dicen NO. Puede ser que te estén ofreciendo comida que en realidad no te apetece o que estés ya satisfech@, y tú aunque sabes que te va a ...

Desde Mi Rincón

Cómo aprender a decir no

¡Hola Chic@s! ¿Alguna vez alguien te ha pedido algo y has dicho “sí” cuando estas pensando “no”? esto ¿te resulta familiar?, nos ha pasado a todas, sin saber cómo nos dejamos enredar y al final cargamos con algo que ni nos va ni nos viene, haciendo cosas que corresponden a otros y encima enfadadas con nosotras mismas, por habernos dejado enredar Son muchas las personas que intentan aprovecharse de ...

Autoestima Consejos de Psicologia aprender a decir no ...

Consejos para aprender a decir 'NO'

NO! Es una palabra de lo más sencilla, pero cuanto nos cuesta DECIR NO ante determinadas situaciones. En este post te damos algunos tips para que aprendas a decir NO Es un monosílabo sencillo, está compuesto de tan solo dos letras, pero cuanto nos cuesta decirlo. ¿Verdad? El decir no, te hace sentir culpable, pero muchas veces, el no poder decir no, te pone en situaciones incomodas en las que no q ...

medicina preventiva psicología aprender a decir no ...

Aprender a Decir No

Un No pronunciado con la más profunda convicción es mejor y más grande que un Sí pronunciado sólo con el propósito de complacer o lo que es peor, de evitar un problema. (Mahatma Gandhi) Cómo decir no (Pinterest) No digas No Inmediatamente, sin pensar Date tiempo para organizar tus ideas, la mayoría de las cosas no urge tanto como parece. Confía en tus instintos Presta atención a tu intuición, prob ...

Cómo aprender a decir 'NO' a los demás

A lo largo de los años he podido constatar que uno de los obstáculos que más preocupan a las personas (aunque para los que sabemos gestionarlo, no tiene ninguna importancia) es saber decir “NO” a nuestro entorno: amigos, compañeros de trabajo, familia, pareja, hijos... Quizás, aunque ese no sea un problema para ti, en alguna ocasión te has visto en la tesitura de tener que acudir a una ...

psicología habilidades sociales saber decir no ...

9 trucos para aprender a decir NO

¿Cómo decir que no sin sentirse culpable? ¿Cómo decir que no sin ofender? ¿Cómo decir que no sin lastimar? Son preguntas típicas que la mayoría de las personas se hacen. ¿Por qué una palabra tan simple y corta nos resulta tan difícil de pronunciar? La respuesta es muy sencilla. Búsqueda de aceptación, aprobación y aprecio. En un post anterior te mostré 5 señales del por qué ser demasiado complacie ...

psicología complejos inteligencia emocional ...

Cómo aprender a decir “no lo sé”

Todos conocemos a personas sabelotodo, que siempre quieren tener la razón, dar la última palabra. Aún sin que nosotros seamos de ese tipo de personas, también es verdad que a menudo nos cuesta reconocer todo lo contrario: que no sabemos. Si,como dicen, admitir ignorancia es un signo de sabiduría ¿por qué nos cuesta tanto hacerlo? Algunas razones 1º.- Porque ya desde pequeños en el colegio, en cas ...

Actividad Física y Salud Artículos de Deportes

Aprender a decir 'NO' cuando tu cuerpo no puede más

Aprender a decir no cuando tu cuerpo no puede, es una de las mayores virtudes que cualquier deportista pueda tener y más cuando de cuidar su salud física y mental se trata. Ante todo supongamos dos colores: el amarillo para la palabra sí, y el negro para la palabra no. Muchas personas piensan que la vida solo se basa en esos dos matices, pero lo cierto es que nunca será del todo claro o del todo o ...