Blog de Actitudfem Idea guardada 10 veces
La valoración media de 19 personas es: Muy buena

Tengo 60 años y el cannabis me ayuda a sobrellevar mi enfermedad crónica

Todo empezó por la inquietud de probar una alternativa.

Tengo más de sesenta años y desde hace tiempo sufro de neuropatía diabética. Recientemente, desarrollé ineficiencia renal y uno de los síntomas más molestos de ésta es el prurito, una comezón insaciable que me hacía rascarme las piernas hasta sangrar.

El hijo de una amiga vive en España, donde la mente es más abierta y el cannabis se utiliza de forma regular para aliviar los síntomas de enfermedades como las mías. De ahí me entró la inquietud y empecé a investigar por mi cuenta en internet. Aún me queda mucho por aprender del tema, pero la información que encontré me dio mucha esperanza.

Me animé a sembrar mi propia plantita porque, al ser ilegal, no hay forma de saber cómo se cultiva la que encuentras en las calles, si tiene buena tierra, si está fertilizada o contaminada con pesticidas. Además, para conseguirla tienes que ir con gente que no conoces, con miedo a que te delaten.

La que tengo en mi casa la utilizo para hacer gotas de microdosis y cremas calmantes para mí y algunas personas con enfermedades similares a las mías. Me pone muy contenta poder ayudar, a mi escala, a personas que padecen lo mismo que yo.

 ¿Cómo llegué a estas personas? Con la ayuda de mi doctor de cabecera.

Cuando empecé a usar estos productos se lo comenté a mi doctor por miedo a que interrumpieran o afectaran de alguna forma mi tratamiento. Me dijo: “daño no le va a hacer”. Así que comencé a probarlo y a obtener resultados increíbles. Los dolores en las piernas disminuyeron con las gotitas, y la crema me quitó la comezón por completo.

Por qué decidí plantar mi propia cannabis


Al ver que estos productos estaban funcionando conmigo el doctor decidió compartirlos con otros pacientes que tenían los mismos síntomas y hasta el momento han tenido buenos resultados. Hay que usarlo con responsabilidad, con el propósito de hacer más llevadera la enfermedad.

Es importante aclarar que estos remedios no son curativos, pero parece que sí ayudan a sobrellevar enfermedades como Alzheimer, Fibromialgia, Esclerosis Múltiple, Parkinson y Epilepsia.

Aún hay muchos tabús sobre el cannabis, pero ya existe evidencia de los beneficios para la salud, y al no estar legalizada no se han podido realizar los estudios necesarios para aprender más. Para mí, esta planta ha representado un gran alivio, aunque también son sentimientos encontrados, pues estoy consciente de que mucha gente que ha sufrido por el mal uso y el narcotráfico. Mi deseo sería que pudiera ser legal y se utilizara con responsabilidad.

Si mañana se legalizara el uso del cannabis no sé si me gustaría abrir un negocio formal, pero sé que me gustaría ayudar a más gente a tener una mejor calidad de vida.

Fuente: este post proviene de Blog de Actitudfem, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

El Irlandés

¿Cuál es la historia real de El Irlandés?   El pasado 27 de noviembre se estrenó The Irishman en Netflix, una de las películas más esperadas de todo el año.    Esta cinta  reúne a Al Pacino, Robert De ...

Recomendamos

Relacionado

Salud en Casa Uncategorized análisis sangre ...

Insuficiencia renal, la enfermedad silenciosa

Que no hay dos pacientes iguales, es sabido por todos, cada uno de nosotros somos un ser irrepetible, y mucho mas cuando hablamos de patologías que no dan la cara hasta que la enfermedad esta avanzada. Lo peor es que puede venir enmascarada por múltiples aspectos o síntomas que poco o nada induce a pensar que estamos entrando en una fase de insuficiencia renal, a veces grave o muy grave, como suce ...

Comer por ansiedad: adicción a la comida

Llevo a dieta años, de manera cíclica empiezo una, estoy  un tiempo, la dejo... He probado de todo, muchas veces he conseguido, con mucho sufrimiento y pasando hambre, bajar algo de peso.. pero al poco tiempo lo recuperé, incluso yendo a peor... el dichoso efecto rebote. Lo peor de todo es la ansiedad por comer: pienso todo el rato en comida. Quiero comer más sano, pero si tengo un mal día "c ...