comunidades

Qué es la Malabsorción

La malabsorción es un trastorno de la digestión causado por la dificultad de asimilar, absorber o digerir los nutrientes que contienen los alimentos. Lo que hace que al no tener nutrientes en el cuerpo, éste se encuentre más debilitado y, por lo tanto, sea más tolerante a las enfermedades.

Imagen 0

Principales causas

Hay muchas enfermedades que pueden causar una malabsorción de los nutrientes de los alimentos. Los problemas en el intestino delgado son una de las causas de esta dolencia. Dentro de este grupo incluimos:

- La celiaqía o la intolerancia a la ingesta del gluten de cereales como la cebada, el trigo o el centeno. Esta intolerancia produce la inflamación de la mucosa del intestino delgado.

- Enfermedad de Crohn. Es una enfermedad que causa la inflamación de algunas partes del tubo digestivo. Normalmente suele afectar al extremo derecho inferior del intestino delgado y al comienzo del intestino grueso, pero puede ocurrir en cualquier tramo.

- La enfermedad de Whipple es considerada una infección rara que impide que el intestino delgado permita el paso de nutrientes al resto de cuerpo. La causa principal de esta en una bacteria conocida como Tropheryma whipplei.

- Infección parasitaria, como Giardia lamblia, una infección del intestino delgado causada por un parásito diminuto.

- Daño por tratamientos de radiación que reducen las células cancerígenas.

- Algunos tipos de cirugías.

- El crecimiento
excesivo de bacterias dentro del intestino delgado.

- La menos común dentro de este grupo puede ser el esprue tropical, una enfermedad rara caracterizada por una atrofia anormal de las vellosidades intestinales y por la inflamación del revestimiento del intestino delgado, lo que provoca la malabsorción. Es común de los países tropicales y no es genética.



El páncreas también juega un papel muy importante a la hora padecer esta enfermedad. Las enzimas producidas por él ayudan a la absorción de nutrientes, pero cuando se da una disminución de estas enzimas se hace más difícil el proceso de absorción. Estas complicaciones pueden ser causadas por:

- La fibriosis quística. Es una enfermedad hereditaria que induce la producción de moco. Este se acumula en el páncreas y en las vías respiratorias, lo que provoca serios problemas digestivos e infecciones en los pulmones.

- Infecciones e inflamaciones en el páncreas que provocan que el cuerpo no pueda digerir la grasa y los nutrientes claves de la alimentación.

- Lesiones o cirugías en la zona.

Además, nos podemos encontrar con otras causas que pueden producir una malabsorción de los nutrientes en las personas. Las más importantes son:

 - Sida o VIH, que provoca el debilitamiento del enfermo.

 - Algunos medicamentos como los antiácidos.

 - Intolerancias a la leche de vaca o la bebida de soja.

 - Enfermedad hepática crónica o atresia biliar.

 - La colestasis se refiere a cualquier afección que reduce u obstruye el flujo de la bilis.

 - Gastrectomía, operación para extirpar parte del estómago o ciertos tratamientos quirúrgicos para combatir la obesidad.

 - Algunos tipos de cáncer.

Síntomas de la malabsorción

La diarrea crónica es uno de los síntomas más comunes. Cuando no se absorben correctamente las grasas en el tubo digestivo, se puede provocar distensión, cólicos, gases, heces voluminosas y grasas (esteatorrea).

La malabsorción puede causar una deficiencia de nutrientes, grasas, proteínas o azúcares en nuestro cuerpo, por lo que una persona con esta enfermedad sufre una gran pérdida de peso, con su correspondiente dificultad para recuperarlo. Además, se produce un retraso en el crecimiento y atrofia muscular.

Este trastorno puede afectar al desarrollo de las personas que lo padecen.

Imagen 1

Posibles complicaciones

La malabsorción puede derivar en otros problemas como:

- Anemia.

- Cálculos biliares. Son depósitos duros que se forman dentro de la vesícula biliar, pueden ser tan pequeños como un grano de arena o tan grandes como una pelota de golf.

- Cálculos renales. Es una masa sólida compuesta de pequeños cristales. Se pueden presentar uno o más cálculos en el riñón o en el uréter.

- Osteoporosis y enfermedad ósea. Es una enfermedad en la que los huesos se vuelven frágiles y por lo tanto propensos a romperse.

- Desnutrición y falta de vitaminas. Es la afección que ocurre cuando tu cuerpo no recibe nutrientes suficientes.

¿Cómo diagnosticar el problema?

Acudir al especialista es fundamental para diagnosticar el problema. El doctor llevará a cabo una valoración médica de la historia y los síntomas del paciente. Posteriormente se harán una serie de pruebas para confirmar el problema. Estas pruebas son para medir la grasa de las heces, además de un examen visual de las mismas y un análisis de sangre del enfermo.

La malabsorción es más difícil de reconocer en personas mayores que en niños, ya que los síntomas, como la pérdida de peso o anemia, pueden confundirse con otras enfermedades.

Una vez que el médico confirma el problema se llevarán a cabo otra serie de pruebas, como la biopsia, pruebas de diagnóstico por imagen o pruebas de función pancreática, para diagnosticar las causas que han llevado a paciente a padecer malabsorción.

Tratamiento

Por lo general la dieta debe ser balanceada y satisfacer las necesidades del cuerpo. La fibra se debe eliminar casi en su totalidad, ya que puede dañar la mucosa del intestino delgado. Por lo tanto, hay ciertos alimentos como el plátano, los frijoles, los vegetales hervidos, la pasta y el pan integral que están contraindicados. Por el contrario, los alimentos ricos en proteínas de alta digestibilidad, como las carnes rojas y blancas, son aconsejables.

La dieta debe tener un bajo contenido de grasa para evitar la esteatorrea. Se aconseja no ingerir alimentos fritos, grasa de origen animal, mayonesa ni dulces.

Muchas de las dolencias o enfermedades que producen una malabsorción tienen un tratamiento específico, como la suspensión de ciertos alimentos que pueden causar el problema, en los casos de celiaquía o intolerancia a la leche de vaca o la bebida de soja.

Se aconsejarán suplementos y probióticos para la mejora de la microbiota intestinal. Además, el paciente debe seguir un tratamiento médico, donde se recetarán antibióticos, antiinflamatorios o procinéticos para acelerar el tránsito intestinal.

Fuente: MEDLINEPLUS, EFEsalud, Manual MSD, Revista Cubana Aliment Nutr

Si tienes cualquier duda escríbenos a nuestro Facebook.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Recomendamos