Comiendo Salud Idea guardada 1 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Importa lo que comemos, pero también cuándo lo comemos

Una de las peores costumbres que podemos tener en cuanto a alimentación es la de los picoteos nocturnos. Diversos experiemntos apuntan a que dejar descansar al organismo con un periodo de 10-12 horas sin comer puede reportar grandes beneficios incluso aunque los alimentos que se consuman el resto del día no sean de lo más saludable.

¿Lo vemos?

Seguro que alguna vez has oído hablar de la crononutrición o, lo que es lo mismo, que no sólo importa lo que comamos sino el momento del día en el que lo hagamos. Quizás te resulten familiares alguna de estas situaciones:

Hemos cenado perfectamente pero, mientras recogemos la cocina, picamos un par de cositas que han sobrado aquí y allá...

Algo más tarde, viendo nuestra serie favorita, el cuerpo "nos pide algo dulce" (seguramente porque ya hemos establecido en nuestro cerebro un fuerte vínculo entre tele y picoteo) y caen un par de esos ricos bombones que, curiosamente, tenemos a mano cerca del sillón...

 Antes de acostarnos nos damos cuenta de que hace demasiado tiempo que cenamos (los intermedios han hecho de 40 minutos de serie un metraje superior al de" Dr. Zhivago") y puede que el gusanillo nos impida dormir, así que pensamos que no hay nada de malo en acabar el día con un vaso de leche y un par de galletas (al fin y al cabo, el envoltorio está plagado de "sin" y "0%", no pueden engordar)...

Para colmo, el niño nos da mala noche e intentamos retomar el sueño con una magdalenita y un cortado. A las pocas horas nos tenemos que levantar y esperamos que el barraquito compense la falta de sueño...

Sé que, haciendo honor a mi sangre andaluza, a veces soy algo exagerada pero, ¿a que algunas de estas situaciones sí que se repiten casi cada noche?

  ¿Has calculado alguna vez si estás al menos 10 horas sin comer desde la cena hasta el desayuno?

Pues los últimos estudios han encontrado que, al menos en ratones, dejar un período superior a 10 horas sin comer cada noche reporta grandes beneficios tanto para control y prevención de la obesidad como de enfermedades metabólicas como diabetes e hiperlipemia.

Vamos a verlo: 

El primero de los estudios, Time-Restricted Feeding without Reducing Caloric Intake Prevents Metabolic Diseases in Mice Fed a High-Fat Diet publicado en 2012 en la revista científica Cell Metabolism por un grupo del Salk Institute for Biological Studies de San Diego, puso en evidencia que al restringir a un grupo de ratones los horarios de comida, aún cuando esta comida era rica en grasas,  se producía una mejora en las variables que indican enfermedad metabólica frente a otro grupo de ratones que comieron el mismo tipo de alimentos y la misma cantidad de calorías pero repartidos a demanda a lo largo del día.

En este cuadro vemos esquematizados  los resultados:


Publicado en Cell Metabolism y traducido por C. Abad
El primer grupo de ratones tenía a su disposición comida con alto contenido graso durante todo el día, mientras el segundo sólo tenía acceso al mismo tipo de alimentos durante 8 horas consecutivas cada día (en sus horas de actividad). El experimento duró 18 semanas, ambos grupos consumieron una cantidad equivalente de calorías y ninguno de ellos hizo ejercicio.

Los resultados sorprendieron a los investigadores: mientras en los ratones del primer grupo se dieron los resultados esperados con una alimentación rica en grasas y el aumento de peso fue evidente, además de comenzar a presentar signos de deterioro de su salud y pre diabetes, los ratones del segundo grupo apenas aumentaron de peso y además mejoraron con respecto al grupo 1 no sólo valores más directamente relacionados con la alimentación como la intolerancia a la glucosa (predictora de diabetes), la respuesta a la leptina (hormona reguladora del apetito) y la salud del hígado, sino otros como la inflamación y la coordinación motora.

En el segundo experimento, Time-Restricted Feeding Is a Preventative and Therapeutic Intervention against Diverse Nutritional Challenges se fue aún más allá, al partir de distintos tipos de ratones (previamente obesos o delgados) . Además, no sólo se centraron en la prevención sino también en la intervención terapéutica cuando las enfermedades metabólicas estaban ya instauradas.

Apareció en la misma publicación que el anterior en diciembre de 2014 y también fue realizado por el Instituto Salk para Estudios Biológicos de San Diego.

En este caso, los investigadores idearon 4 tipos de dietas: rica en grasa, rica en fructosa, rica en grasa y fructosa y alimento normal para ratones. Todos los ratones comerían la misma cantidad de calorías de una u otra dieta.

 Para cada una de ellas asignaron dos grupos de ratones: los que podrían comer a demanda durante las 24 horas del día y los que tendrían horarios restringidos. Entre estos últimos también existían diferencias, ya que  tendrían que ayunar períodos de 9, 12 o 15 horas (en sus horas de descanso).

Para añadir más variables, a algunos de los ratones de horarios restringidos los dejaron comer a voluntad  los fines de semana (lo cual puede asemejarse a un típico comportamiento humano) y a algunos de los que podían comer a demanda los cambiaron durante unos días al grupo de horarios restringidos (vaya lío de dietas y ratones ¿verdad?).
comer sin control

Publicado en Cell Metabolism y traducido por C. Abad


Después de las 38 semanas que duró el experimento se observó que todos los ratones que habían comido a demanda las 24 horas del día, incluso los que se alimentaron con comida normal de roedores, presentaban obesidad y signos de enfermedad metabólica. Por otra parte, los que no podían comer durante cualquiera de los períodos establecidos (9,12 o 15 horas), permanecieron delgados y saludables, incluso aquellos a los que se les permitía comer "a su antojo" los fines de semana.

Es más, los ratones que comían a demanda y durante unos días pasaban al horario restringido, perdían algo del peso que habían ganado y el efecto positivo de esta forma de alimentarse los siguió protegiendo del desarrollo de enfermedades metabólicas durante varias semanas en las que se les permitió comer a demanda (desórdenes similares a los que cometemos los humanos en épocas de vacaciones).

Por ello, una de las conclusiones a las que llegaron los investigadores fue que "el restringir las horas del día en las que se come no sólo previene sino que revierte la obesidad" e incluso afirmaron que "las horas a las que comemos afectan más a los ritmos circadianos de nuestro organismo que el ciclo día- noche", de forma que una manera inadecuada de comer en cuanto a los momentos en que lo hacemos trastornan nuestro reloj interno, y la importancia de ello radica en que este reloj controla la manifestación de muchos genes implicados en el desarrollo de enfermedades metabólicas. Entre los trastornos que presentaron mejoría se encontraron la diabetes tipo II, la esteatosis hepática y la hipercolesterolemia concluyendo el equipo de investigadores que "la dieta con horarios restringidos no solo estabilizaba sino que controlaba la progresión de enfermedades metabólicas preexistentes en los ratones".

Ahora falta que se repitan los estudios con humanos y el problema para reproducir fielmente el experimento es  que no se puede tener a un grupo de personas encerradas durante varios meses para controlar lo que comen y en qué horarios lo hacen. Simplemente se darían pautas a cada grupo según el tipo de alimentación que debieran llevar y cada cual haría su vida normal (lo cual implica poner en juego un gran número de variables que serían distintas para cada individuo) acudiendo periódicamente a ciertos controles.

Aún sin haber sido aún corroborado en humanos,  creo que es de lo más probable que los resultados sean extrapolables y que también a nosotros nos beneficie un período de 10-12 horas (durante el descanso nocturno) sin ingerir alimentos. 

Eso sí, es importante considerar la forma en que deberíamos hacerlo: es más lógico cenar temprano, un par de horas antes de irnos a descansar y, a la mañana siguiente, al poco tiempo de despertar, desayunar para activar nuestro metabolismo y prepararnos para la actividad diaria. Sin embargo, no sería tan positivo hacer lo contrario: cenar tarde, acostarnos con el estómago lleno y luego dejar pasar varias horas de la mañana sin haber ingerido ningún alimento. Parece lógico ¿verdad?




Si no tienes patologías que lo desaconsejen, ¿por qué no intentas dejar en tu día esta ventana de 10 horas sin comer coincidiendo con el descanso nocturno? Esta noche anota la hora en la que tomas tu último bocado del día y mañana, cuando vayas a empezar a desayunar, comprueba cuántas horas han pasado. ¿Has llegado a 10?












Leer el artículo completo

Fuente: este post proviene de Comiendo Salud, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

No cariño, eso no debes comerlo

Vaya, estaréis pensando, eso de que nos llames "cariño" no nos consuela a la hora de renunciar a esos caprichos que nos apetecen pero no son del todo buenos para la salud... Pero no.... hoy ...

Recomendamos

Relacionado

consejos 1_alimentación-nutrición/eliminación/respiración 5.3- miscelánea : lo +in ...

Somos lo que comemos.

¿Somos lo que comemos?; ¿De verdad que lo somos?, entonces yo estoy rellena de chocolate?¡ HUMMMM;Qué rica! Ahora en serio, la alimentación es un tema que nos preocupa a tod@s. Es cierto que culturalmente, al menos en las civilizaciones occidentales, las mujeres portamos la imagen de que somos las responsables de preocuparnos de la alimentación familiar. Los tópicos son muy buenos para hacer ch ...

general calidad de vida ecoideas y provida ...

Veganismo.... SOMOS LO QUE COMEMOS

Somos lo que comemos, una frase bien conocida pero en muchas ocasiones ignorada. Nuestro organismo siempre necesita alimento, energía, combustible. De dónde provenga esta energía determinará su calidad. Si el origen de esta energía es el sufrimiento no creo que cause bienestar a nuestro organismo, es de ahí de dónde vienen los productos de origen animal. Creo que no hace falta comentar el ...

general adelgazar agua para adelgazar ...

¿Cuándo y cómo beber agua para adelgazar?

No es ningún secreto que el agua es vital para mantener un buen estado de salud, y un cuerpo sano es un cuerpo sin sobrepeso. Esta científicamente comprobado que las personas que no se hidratan suficiente presentan problemas relacionados con el sobrepeso como: - Retención de líquidos - Problemas digestivos - Metabolismo lento - Metabolismo ineficiente Para tener una buena hidratación no se trata ...

consejos adelgazar adelgazar o perder peso ...

Cuándo comer y cuándo no comer, horarios

Cuándo comer y cuando no comer, ese es el tema que hoy tratamos, muy importante porque como en cualquier dieta se nos establecen unos horarios, si estamos intentando bajar de peso sin dieta solo con pequeños trucos establecer unas horas para las comidas será fundamental para adelgazar. Como ya sabéis nuestro cuerpo es complejo y con la sensación de hambre muchas veces no nos transmite que necesit ...

vida sana y fitness embarazo obesidad

Hacer ejercicio durante el embarazo protege a los hijos de la obesidad

Si no existen razones que justifiquen el reposo de la mujer durante el embarazo, el ejercicio es muy saludable para la madre. Y también para el bebé. En este sentido, un estudio en ratones publicado en abril de 2019 realizado por investigadores de la Universidad Estatal de Washington, sugiere que el ejercicio de las madres embarazadas de peso normal aumenta la grasa parda y la salud metabólica de ...

consejos bienestar

Que no se nos olvide controlar lo que comemos

¡Hola chic@s! Desde que empece a publicar este blog os he hablado muchísimas veces de la importancia de controlar lo que comemos, pero ahora que apenas hace tres días que entro la primavera y que parece que el buen tiempo nos invita más a cuidarnos, vamos a dar un repaso para que no se nos olvide controlar lo que comemos. Hemos entrado en una época que es una delicia ir al mercado (o plaza) los oj ...

comer fuera de casa estudio Madrid ...

¿Sabemos lo que comemos fuera de casa? – Parte I

En ocasiones comemos fuera de casa en restaurantes, o incluso algunas personas en su día a día, dejamos de lado el tupper y aprovechamos los cheques de comida que nos dan en el trabajo para comer en los locales de la zona, pero ¿sabemos lo que comemos? La respuesta es sencilla, muchas veces no, y abusamos de alimentos que se alejan de la dieta mediterránea o lo que es una dieta sana y equilibrada ...

2 REGLAS CUANDO COMEMOS CARBOHIDRATOS

Tener un estilo de vida y una dieta saludable conllevan una palabra clave: Balance o moderación. Para mantener nuestro cuerpo saludable, y lleno de energía necesitamos “cargarlo” (¿te acuerdas cuando eras niño (a) y tu mamá te decía que comer era como echarle gasolina la carro?). Una buena manera de llenar nuestro cuerpo para sentirnos bien es poner atención a lo que comemos y al mismo tiempo dis ...

Vida sana y fitness eficacia reloj circadiano

¿A qué hora es mejor hacer deporte para lograr el máximo rendimiento?

Una nueva investigación de abril de 2019 confirma que el reloj circadiano es un factor importante en la forma en que el cuerpo responde al esfuerzo físico. Basarse solo en esto no basta para decir cuándo es el mejor momento para ir a correr. Pero, al menos en el laboratorio, el ejercicio nocturno parece ser más productivo. Dos artículos publicados en la revista Cell Metabolism en abril de 2019 con ...

consejos estudios científicos ciencia ...

¿Por qué por la noche comemos más que durante el día?

Fuente de la imagen: stock.adobe.com Comer en abundancia cuando cae la noche es cosa de nuestras hormonas. Nuestro metabolismo tiene horarios que vienen marcados por las hormonas. Y, según un estudio de la Universidad Brigham Young en Utah (EE.UU.) que fue publicado en la revista científica Brain Imaging and Behavior, por la noche participan los mecanismos que nos animan a comer más. Convirtiéndo ...