comunidades

Embarazo y parto: ¿cómo influyen en la incontinencia urinaria?

La incontinencia urinaria es un problema que puede afectar tanto a hombres y mujeres, pero es cierto que ellas tienen más probabilidades de padecerla. Si hablamos en cifras concretas, 1 de cada 4 mujeres podrán sufrirla en algún momento de su vida. Estos datos tienen su explicación: la estructura del cuerpo de la mujer y, en concreto, del aparato urinario, hacen que sean más proclives a las pérdidas de orina. 



Además de cómo está estructurado y situado el sistema excretor femenino, hay otras causas que hacen que las mujeres sean más propensas a padecer incontinencia urinaria que los hombres: el embarazo y el parto. Durante esos periodos se producen cambios importantes en el cuerpo de la mujer que inciden directamente en la zona donde se ubica la vejiga y los músculos que ayudan al control de los esfínteres. 

Como desde Depend® no solo queremos ayudarte a sobrellevar las pérdidas de orina de forma discreta y eficaz, sino también queremos ofrecerte la mejor información sobre la incontinencia urinaria, hemos preparado este artículo para que entiendas la relación que existe entre esta y el embarazo y el parto.

Incontinencia urinaria durante el embarazo: ¿por qué se produce?

Un elevado número de mujeres sufre pérdidas de orina durante el embarazo, principalmente durante el tercer trimestre. Esta incontinencia urinaria, que suele ser leve, se produce al hacer esfuerzos tales como toser, estornudar, reír o, incluso, al caminar a un ritmo elevado. 

Que se produzcan estos escapes con esas acciones en esos meses finales del embarazo tiene mucha lógica: el feto y la placenta tienen un tamaño y peso considerables y, por ello, ejercen más presión sobre la vejiga, lo que incide directamente en una menor capacidad de retención de la orina. Pero, además, ese peso debilita el suelo pélvico, el encargado de controlar la micción voluntariamente. Los músculos de la zona están más distendidos y, por tanto, es más fácil que se produzcan escapes de orina. 

La incontinencia urinaria en el embarazo es casi siempre algo transitorio asociado a las circunstancias pero, al parecer, las mujeres que la sufren en el embarazo tienen más probabilidades de experimentarla a posteriori. Por tanto, siempre conviene comentarlo con el ginecólogo y, sobre todo, prevenir su aparición con los siguientes consejos: 

- Ejercitar los músculos del suelo pélvico: es recomendable practicar los ejercicios para este fin en cualquier etapa, no solo durante el embarazo, para mantener en forma la zona. Los más conocidos son los denominados ejercicios de Kegel. 



- Evitar esfuerzos que añadan más presión a la zona baja del abdomen: es aconsejable no dar un trabajo extra al suelo pélvico durante el último trimestre de embarazo. Por ello, hay que evitar cargar peso, saltar o correr.

- No abusar de las bebidas estimulantes: aunque durante todo el embarazo hay que limitar su consumo, mucho más si se tienen pérdidas de orina. Estas bebidas estimulan la vejiga e incrementan las ganas de orinar. Lo mejor siempre es apostar por el consumo de agua y no reducirlo bajo la falsa creencia de que esa puede ser una causa de la incontinencia. Si no se bebe abundante agua pueden darse episodios de cistitis (infección de orina) que afectan a la vejiga.

- Cuidar el peso: no se debe engordar en el embarazo más de lo recomendado (entre 9-12 kg). No solo es beneficioso para el futuro parto, la salud de la madre y del bebé, sino que un mayor peso de la mujer multiplica la carga sobre el suelo pélvico. 
 

Incontinencia urinaria tras el parto: ¿cuál es su causa?

Si el último trimestre del embarazo puede provocar episodios de incontinencia urinaria por debilitamiento de los músculos del suelo pélvico, el proceso del parto, con el estrés que genera en la zona, puede hacer que ese debilitamiento se acentúe y los meses posteriores al alumbramiento la madre podría sufrir pérdidas de orina, en ocasiones, severas.

Las probabilidades de padecer incontinencia urinaria son mayores cuando el parto es vaginal y, más aún, si se tiene que emplear instrumental para ayuda al niño a nacer. Durante este tipo de partos la musculatura baja del abdomen y en torno a la vagina sufre una distensión severa. Las estructuras pélvicas, debido a este estrés, no recuperan su estado normal de forma rápida, de ahí que se genere la incontinencia urinaria en algunos casos. 



Aunque en la mayoría de las mujeres hablamos de un proceso transitorio que se soluciona tras unas semanas de forma espontánea, cuando todos los músculos y estructuras pélvicas recuperan su posición inicial, hay casos donde esa zona puede estar dañada y la incontinencia urinaria alargarse en el tiempo. 

Por ello, para intentar solucionar el problema de incontinencia desde el primer día que se note tras el parto, es aconsejable que la madre lo comente con su ginecólogo, que seguramente le recomendará alguna de las siguientes opciones (siempre a partir de la tercera semana tras el parto, nunca antes):

- Acudir a fisioterapeutas expertos en recuperación de suelo pélvico: están especializados precisamente en ayudar a recuperar la fuerza requerida en la zona baja del abdomen para poder controlar la micción. 

- Realizar gimnasia abdominal hipopresiva: con ella no solo se consigue recuperar la musculatura perineal dañada durante el parto, sino también aliviar la presión abdominal. 

Si la incontinencia urinaria se acrecienta o se alarga en el tiempo tras el parto, mientras se soluciona, la ropa interior absorbente Depend® puede ayudar a que la recién estrenada mamá se sienta más segura y cómoda.


Depend®: discreción, comodidad y confianza

Las braguitas absorbentes de cintura baja son tan parecidas a la ropa interior convencional que garantizan una seguridad total a quienes las usan. Además, su material es tan efectivo, capaz de neutralizar la humedad y los olores, que la sensación de confort es plena. 



Con Depend® se tiene al mejor aliado contra la incontinencia urinaria: una solución práctica que ayuda a incrementar la confianza de las personas que sufren este problema. ¡No dudes en comprobar todo lo que su ropa interior absorbente puede hacer por ti!

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Recomendamos