comunidades

Cuentos para pensar (IV) La grulla y el cangrejo

Te presentamos 3 cuentos para pensar en la naturaleza de las cosas y de las personas, sencillos, cortos y buenos para que los niños también piensen.

Estos cuentos para pensar son breves, especialmente los dos primeros. El tercero, La grulla y el cangrejo, me gusta más que los otros dos porque acaba bien y hay justicia.

En los tres se habla de la naturaleza de cada ser, que permanece. Los cuentos más famosos son los de Jorge Bucay, pero hay otros incluso mejores, clásicos. Seguro que alguna vez habías oído el primero de ellos. Espero que te gusten, compartas y comentes.

La rana y el escorpión

En cierta ocasión se encontraba un escorpión en la rivera de un pequeño río que quería cruzar pero le era imposible. Cuando el escorpión vio a una rana, pensó que gracias a ella podría pasar a la otra orilla, de modo que muy educadamente le pidió ayuda.

Por favor, rana, ¿me podrías llevar sobre tu lomo, ya que tú puedes cruzar el río sin ahogarte?

—Si lo hago, me clavarás tu aguijón —dijo la rana, consciente del peligro de los escorpiones.

—No, no lo haré porque me habrás ayudado —argumentó el escorpión—. Te aseguro que si me transportas, te daré lo que me pidas.

La rana dudaba, pero aceptó. Sucedió entonces que cuando estaban a mitad de camino, al escorpión le salpicó el agua y se asustó. Su reacción fue clavar el aguijón en la rana, que quedó paralizada y empezó a hundirse.

—¡Ahora, los dos moriremos! ¿Por qué has hecho esto?

Y el escorpión contestó:

—Está en mi naturaleza.

El mono que quería salvar un pez

Una vez vi a un mono sacar un pez del agua y llevarlo a lo alto de un árbol. Le pregunté:

—¿Qué es lo que estás haciendo?

—Lo estoy salvando de morir ahogado —contestó el mono.

Este es uno de los cuentos para pensar más cortos que se pueden encontrar, pero es que alargarlo solo lo haría peor.

La grulla y el cangrejo

Un buen día, una grulla no sabía cómo podría coger los peces de un lago, tan vieja y achacosa estaba. Resolvió que tendría que engañar a los peces y otras criaturas del lago, empezando por aquella a la que consideraba menos lista: el cangrejo.

—Amigo mío —le dijo la grulla—, traigo malas noticias. Unos hombres planean venir a desaguar el lago y no quedará ni una gota. Moriréis todos irremediablemente, ¡pobres desgraciados!

El cangrejo se lo comunicó al resto de peces y criaturas, que se reunieron para buscar una solución, pero no daban con ella. Era el momento que esperaba la grulla.

—Amigos, tengo una idea. No muy lejos de aquí hay un estanque, más grande que este. Os llevaré a todos, de uno en uno, en mi pico. Entended que necesito comer, así que me comeré a uno o dos de tanto en tanto, pero os salvaré.

Los peces necesitaban una garantía, por lo que decidieron que una vieja carpa acompañara a la grulla a ese lugar prometido, comprobara que existía y volviera. La grulla tomó a la carpa en su pico con sumo cuidado, la llevó al estanque y luego de vuelta. Los peces creyeron que las intenciones de la grulla eran buenas.

Pero no lo eran. Ella había planeado llevar a sus víctimas a otro lugar y comérselas una a una.

Cuando iban a empezar los viajes y un pez estaba a punto de ponerse en el pico de la grulla, el cangrejo dijo:

—Debería ser yo el primero en viajar. Yo fui quien os comunicó la noticia.

La grulla pensó que lo que quería el cangrejo era salvarse el primero y se rio de él por dentro.

—¡Adelante! Ponte en mi pico para ir más cómodo.

—No me atrevo, señora grulla. ¿Y si resbalo y me caigo? Pero tengo unas buenas pinzas que nunca me han fallado. Déjeme que me abrace a su cuello e iré más seguro —tanto da, pensó la malvada grulla, no hay nada que temer porque los cangrejos no son muy listos.

Hicieron como pidió el cangrejo. Cuando llegaron a un árbol, este preguntó:

—¿Dónde está el estanque?

—¿Qué estanque? La verdad es que pienso devoraros a todos.

Ni más ni menos que lo que ya presumía —añadió el cangrejo.

Y lo dijo mientras clavaba sus pinzas en el cuello de la pérfida grulla, que cayó muerta al suelo.

Los malvados y los ladinos son víctimas de sus propias artimañas.

Significado de estos cuentos para pensar

Te invitamos a que nos des tu opinión en los comentarios, sobre el mensaje esencial de los mismos o sobre detalles que creas que son importantes y pueden pasar inadvertidos.

Hemos tenido otros cuentos para reflexionar, budistas, tibetanos, etc. que también te gustarán:

Ver la parte 1 El agua clara

Ver la parte 2 El Valor de las cosas

Ver la parte 3 El desafío

Te puede interesar:

Libros de Yoga que todo yogui debería leer

Iyengar Yoga

Hatha Yoga

Consejos del Dalai Lama para meditar

¿Te han gustado estos dos cuentos para pensar? ¿Qué crees que significan? Coméntanoslo a todos a través de Facebook, Twitter o Pinterest! ¡Muchas gracias! Namaste.

.

Fuente: este post proviene de WideMat Blog de Yoga, Pilates y Mindfulness, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos