Autorrealizarte Idea guardada 23 veces
La valoración media de 13 personas es: Excelente

Creencias que te impiden cambiar y ser quien tú deseas

Este es un post invitado de Jesús Matos un extraordinario psicólogo creador del blog En Equilibrio Mental que nos explica cómo nuestra mente nos limita.

Creencias limitantes


Hasta los años 60, la psicología científica no se interesó por la influencia que los pensamientos ejercen en nuestra vida. Pero la llegada de la psicología cognitiva revolucionó todo el saber científico de esta disciplina. Desde entonces la ciencia ha evolucionado notablemente y ha confirmado lo que ya sabíamos. Hay una relación directa entre la conducta, las emociones y los pensamientos.

Las vivencias que tenemos desde niños van marcando nuestra forma de pensar. Poco a poco se generan esquemas cognitivos o formas de ver la realidad que ejercen una influencia brutal sobre nuestra vida.

La personalidad se va gestando sobre una serie de creencias internas y nuestra forma de ver el mundo se apoya en dichas creencias.

Por ejemplo, si hace 500 años le hubiésemos dicho a un campesino que iba a ser posible comunicarse con alguien a más de mil kilómetros en tiempo real, hubiese dicho que era cosa de brujería.

Precisamente porque en su sistema de creencias no cabía un desarrollo tecnológico tan poderoso como el que tenemos en el momento actual.

Por ello, tenemos que asumir que toda la información que nuestros sentidos recogen del mundo exterior, es filtrada por nuestras creencias, y dependiendo de esa percepción, surgen las emociones y nuestras conductas.

Por ejemplo, si creo que montar mi propia empresa es imposible, ante una oportunidad que me brinde la vida, seguramente no actuaré. Mientras que si me he formado en emprendimiento web, email marketing e ingresos pasivos, veré esta oportunidad con otros ojos.

De nuestras creencias surgen los pensamientos automáticos, que básicamente es lo que se nos pasa por la cabeza en una situación determinada. Es la punta del iceberg, lo que tenemos en la consciencia. Las creencias, por otro lado, estarían por debajo del agua: aunque invisibles en un primer momento, ejercen una gran influencia.

Para cambiar nuestras creencias primero debemos detectar qué pensamientos automáticos negativos aparecen en nuestra consciencia, modificarlos por otros alternativos que nos ayuden a adaptarnos mejor y probar nuestra nueva forma de pensar en el mundo real. Conforme vayamos actuando de esta manera, nuestras creencias centrales se irán modificando.

2. Tipos de creencias Irracionales

Albert Ellis describió once creencias irracionales, aunque en publicaciones posteriores las redujo a sólo tres. Me parece muy ilustrativo que vayamos comentando cada una de ellas.

Necesito amor y aprobación de cuantos me rodean o tengo que ser amado y tener la aprobación de todas las personas importantes que me rodean.
Cuando nos movemos con esta creencia, ponemos en manos de los demás nuestro propio bienestar. Es tanta la presión que evitamos dar un paso en falso por miedo a fallar a alguien. Es absolutamente imposible caerle bien a todo el mundo. Es muy improbable que todos tus conocidos aprueben en cada momento lo que haces. Por lo que no merece la pena preocuparse por ello. Tenemos el deber de dedicar nuestro tiempo a lo que nos haga felices.

Para ser valioso debo conseguir todo lo que me propongoo si soy una persona valiosa, tengo que ser siempre competente, suficiente y capaz para conseguir todo lo que me propongo.
Todos cometemos errores alguna vez. Es más: los más grandes no son aquellos que nunca fallan, sino son precisamente los que más han fallado. Cometer muchos errores te da la experiencia necesaria para ser un experto. De los errores se aprende, y no pasa absolutamente nada por errar de vez en cuando.

Los malos deben ser castigados por sus malas acciones.
Es una creencia muy rígida. Las personas no se dividen en malas y buenas. Cada uno tenemos unas circunstancias vitales diferentes y tratar de reducir la realidad a malo o bueno supone una presión insoportable.

Es horrible y catastrófico que las cosas no salgan, no sean o no vayan como yo deseo o quiero.
El mundo es incertidumbre, especialmente cuando quieres dar un cambio a tu vida. Saltar al vacío implica no controlar lo que ocurre. Pero aunque te quedes en tu zona de confort, la sensación de control es una ilusión. A todos nos pueden despedir hoy mismo, a todos nos puede entrar una enfermedad grave o puede caer un meteorito en nuestro jardín en media hora. No estamos a salvo, por lo que catastrofizar cada situación que no se desarrolla como esperamos supone vivir en constante tensión.

Las desgracias humanas se originan por causas externas y no puedo hacer nada o casi nada para evitar o controlar la pena y el sufrimiento que me producen.
Esta creencia hace que bajemos los brazos ante la adversidad y nos ahoguemos en un mar de problemas. Las circunstancias vitales solamente representan un 10% de la totalidad del bienestar de una persona. Es algo casi anecdótico. Podemos hacer muchísimo más de lo que creemos por gestionar nuestras emociones.

Debo pensar constantemente que puede ocurrir lo peor.
Estar preparado para la adversidad está bien, pero estar constantemente preocupado por las desgracias posibles que nos pueden caer encima es agobiante. Tendemos a confundir lo posible con lo probable. Evidentemente es posible que me atropelle un autobús ahora mismo, pero es altamente improbable, por lo que dedicar recursos a esta preocupación es gastar energía en vano. No puedes controlarlo todo

Es más fácil evitar que enfrentarse a las responsabilidades y los problemas de la vida.
Creencias limitantes


A corto plazo puede suponer un alivio evitar una situación desagradable. Pero la táctica del avestruz (meter la cabeza debajo de la tierra cuando hay peligro) a lo único que ayuda es a empeorar los problemas. Afrontar de forma activa las situaciones difíciles no solamente maximiza las probabilidades de resolución, sino que ayuda a aumentar la autoestima. A percibirme como competente.

Hay que tener a alguien más fuerte en quién confiar.
Cuando pensamos esto, de nuevo, ponemos nuestro bienestar en manos ajenas. Es muy buena idea contar con apoyo para manejar las situaciones difíciles, pero de ahí a necesitar hay un mundo. ¿Qué ocurre si nos encontramos solos? Nuestro bienestar se viene abajo.

Mi pasado es determinante de mi presente y de mi futuro.
El pasado ejerce una influencia evidente en nuestro presente, pero no lo decide. Que yo haya pasado por situaciones difíciles durante mi vida no implica que en el futuro vaya a ser así. Cada día aprendo cosas nuevas y está en mi mano seguir mejorando la colección de recursos para resistir las embestidas de la vida. Tenemos que aprender a aceptar las situaciones vividas e intentar sobreponernos a ellas con tesón.

Debo preocuparme constantemente de los problemas de los demás.
Estar preocupado constantemente por los problemas de los demás supone dejar nuestra vida de lado para invertir el 100% de nuestro tiempo en intentar solucionar la vida a la gente que me rodea. Está muy bien mostrarse amable y ayudar a los otros, incluso es un factor determinante para la felicidad, pero si quiero desarrollarme tengo que aprender a gestionar mis propios problemas.

Cada problema tiene una solución acertada, y es catastrófico no encontrarla
Lo perfecto es enemigo de lo bueno, decía un profesor mío. Intentar solucionar cada problema de forma perfecta me lleva a no solucionar nada. Cuando quiero hacer un cambio drástico de vida, es muy importante entender que surgirán un montón de situaciones difíciles que tendré que intentar solucionar lo mejor que pueda. Lo importante es avanzar, no quedarse quieto y no pretender hacerlo todo a la perfección.

Creencias limitantes
3. Detección de pensamientos automáticos negativos

Como decíamos en la introducción, las creencias son la base del iceberg, pero lo que nosotros vemos es solamente la punta, básicamente representada por el pensamiento que tenemos ante una situación concreta.

Para poner un ejemplo, imaginemos que yo tengo la creencia irracional Cada problema tiene una solución acertada, y es catastrófico no encontrarla. Esta creencia podría manifestarse cuando estoy escribiendo un nuevo libro en forma del siguiente pensamiento Todavía no está perfecto, lo que he releído, me gusta mucho pero no es suficiente

Ese pensamiento me podría llevar a no acabar nunca el libro, sino entrar en una constante espiral de revisiones y frustración por no publicarlo jamás.

Todos tenemos creencias irracionales, en mayor o menor medida, pero la detección de los pensamientos ayuda enormemente a conocernos mejor. Sin este ejercicio de autoconocimiento es imposible cambiar nada.

El diagnóstico es imprescindible para el tratamiento.

Para ello, es muy útil llevar a cabo un registro en el cual apuntaremos cada vez que sintamos ansiedad, tristeza o ira, lo que se nos pasa por la cabeza.

Puede tener el siguiente formato:

Situación: Con quién estás, dónde te encuentras, la hora del día etc.

Pensamiento: Lo que se te pasa por la cabeza en ese momento

Emoción: Apuntar la emoción que sientes y su intensidad.

Cuando lleves un par de semanas registrando, te será muy fácil identificar las situaciones que te generan emociones negativas y las creencias irracionales que te están limitando.

El siguiente paso es cambiar esos pensamientos por otros que nos ayuden en vez de perjudicarnos.

4. Discusión cognitiva de los pensamientos y búsqueda de pensamientos alternativos

Una vez detectados los pensamientos tenemos que validar si se adecúan a la realidad o son pensamientos automáticos negativos basados en creencias irracionales. Para ello, los vamos a pasar por tres filtros. Si no cumpliesen alguno de los filtros, deberíamos cambiarlos por un pensamiento alternativo.

El primer filtro es el de la objetividad del pensamiento. Es decir, lo que estoy pensando se basa en hechos reales tangibles o por lo contrario, se basa en suposiciones. ¿Tenemos pruebas de que lo que estoy pensando es verdad?

Por ejemplo, si ante un auditorio lleno de personas esperando a escuchar mi conferencia pienso Seguro que me trabo al hablar y se ríen estoy haciendo una suposición, puesto que no tengo absolutamente ninguna evidencia de que esto sea así, ya que todavía no he dado la charla.

El segundo filtro sería el criterio de la intensidad de la emoción. Es decir, ¿la emoción que siento está justificada en esta situación?

En el ejemplo anterior, probablemente me encontraría muy nervioso ante la idea de equivocarme y hasta podría sentir vergüenza. La emoción no está justificada ya que aún no he salido a hablar.

El tercer filtro se refiere a la utilidad de dicho pensamiento. ¿De qué me vale pensar así? ¿Me ayuda a crecer como persona o me limita? Dado que no vemos la realidad como realmente es, por lo menos quedémonos con una visión que nos beneficie para nuestros objetivos. (Realista… Ojo…)

Siguiendo con el pensamiento de antes, claramente tiene poca utilidad para mi crecimiento personal. Estoy dando por hecho algo que primero, no tendría ninguna importancia, y después, estoy asumiendo que todos se reirían de mí.

Filtrar los pensamientos
Una vez analizado el pensamiento y visto que no pasa alguno de los filtros, nos tocaría buscar uno que estuviese basado en la evidencia, generase una emoción adaptativa y nos fuese útil.

Para ayudarnos en esta tarea es muy útil hacernos las siguientes preguntas.

¿He tenido alguna experiencia que demuestre que ese pensamiento NO SIEMPRE ES ASÍ?

¿Qué hubiera pensado alguien a quien yo admiro ante la misma situación?

¿Qué hubiera dicho esa persona si se hubiera enterado que estoy pensando así?

Cuando me pasaba esto antes ¿cuál era mi pensamiento?

¿Qué he aprendido de otras situaciones semejantes que podría ayudarme ahora?

¿Cómo veré esto dentro de 5 años?

¿Hay algo positivo en mí, o en la situación, que me esté saltando?

¿Me estoy culpando de algo que no es absolutamente controlable por mí?
Por ejemplo, en el ejemplo anterior, un pensamiento alternativo podría ser el siguiente.

He dado muchas conferencias en público, a veces me he trabado, pero nadie se ha reído. Además, si se ríen, no tiene ninguna influencia en mi vida, lo peor que me puede pasar es que me ponga colorado.

Una vez cambiado el pensamiento tenemos que validarlo en nuestra vida real

5. Validación de los nuevos pensamientos en mi nueva realidad

Para saber si nuestra nueva interpretación es la correcta, tenemos que probar nuestro nuevo pensamiento en el mundo real. Es decir, comprobar de forma tangible si estamos en lo cierto o no.

Para ello programaremos pequeños experimentos en nuestro día a día con el fin de arrojar evidencia sobre nuestra nueva interpretación.

Para que te hagas una idea, siguiendo el ejemplo anterior, teníamos un pensamiento inicial que era Seguro que me trabo al hablar y se ríen.

Lo pasamos por los filtros y vimos que no pasaba ninguno. Lo sustituimos por el pensamiento He dado muchas conferencias en público, a veces me he trabado, pero nadie se ha reído. Además, si se ríen, no tiene ninguna influencia en mi vida, lo peor que me puede pasar es que me ponga colorado.

El experimento que yo haría sería trabarme a posta en la conferencia y comprobar la reacción del público.

Lo más probable es que nadie se inmutase. Puede que me pusiese colorado, pero casi seguro que nadie se reiría (A todos nos ha pasado en alguna ocasión).

Creencias limitantes
Sería un primer paso para cambiar la creencia irracional de Debo pensar constantemente que puede ocurrir lo peor.

Si persistes haciendo este tipo de tareas, poco a poco cambiarás tus creencias y tu visión del mundo. Te desencadenarás de la cárcel del pensamiento.

6. Conclusiones y un regalo

El ser humano no percibe el mundo tal y como es, sino que los acontecimientos pasan por el filtro de los sentidos y el filtro de las creencias.

La manifestación última de las creencias se da en los pensamientos. Es decir, cómo interpretamos una situación determinada.

Mediante el registro periódico de estos pensamientos podemos llegar a conocer nuestras creencias irracionales. Es el primer paso para cambiarlas.

El segundo paso es cambiar los pensamientos automáticos negativos por pensamientos alternativos. Así nos preparamos para la acción.

Por último, validamos el pensamiento alternativo en el mundo real mediante una serie de pequeños experimentos.

Si somos persistentes, y seguimos realizando estos ejercicios, poco a poco cambiaremos nuestras creencias limitantes.

Si te ha gustado la técnica que te he descrito, puedes registrarte en el curso gratuito que acompaña el ebook 19 señales de que eres una persona feliz, descubrirás éste y otros secretos para mejorar tu bienestar.

Espero que te haya gustado.

Un abrazo fuerte

Sobre Jesús Matos:

Licenciado en Psicología, máster en Psicología Clínica y máster en Psicología legal y forense, ve una media de 60 pacientes a la semana.

Compagina su trabajo como psicólogo clínico con la docencia y escribe En Equilibrio Mental, un blog donde aporta contenidos que pueden servir a otras personas a mejorar su vida y a aprender el camino de la Felicidad

Puedes seguirlo en Facebook y en Twitter

La entrada Creencias que te impiden cambiar y ser quien tú deseas aparece primero en Autorrealizarte.

Fuente: este post proviene de Autorrealizarte, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

Variables que influyen en el deporte

Tipos de pensamientos irracionales que deberías saber antes de discutir 

La entrada Tipos de pensamientos irracionales que deberías saber antes de discutir es propiedad de . Seguro que si has leído últimamente algunos libros de autoayuda habrás visto que muchos hablan de pensamientos irracionales y también de los tipos de pensamientos irracionales que hay, pero ¿te pareció suficiente lo que te decían? Voy a intentar explicarte los tipos de pensamientos irracionales más ...

Blog Depresión y Ansiedad

Poner a prueba tus creencias

Después de una ausencia voluntaria, regresamos con los artículos que espero de alguna forma influyan para bien en tu bienestar. Alguna vez hablamos de pensamientos irracionales, los cuales influyen en el desarrollo de más pensamientos negativos y por lo tanto, en emociones y conductas negativas. El primer paso es identificar las creencias negativas, que casi siempre se asocian a condenar y general ...

general autoayuda consejos para superarte ...

Pensamientos negativos que nos impiden avanzar ¿Cómo eliminarlos?

Cuando no cumplimos las metas que nos hemos propuesto, comenzamos a ver ese proyecto como un fracaso, una decepción, como algo negativo en nuestra vida que nos hace daño. Solo nos enfocamos en que nuestras expectativas no fueron cubiertas, no vemos nada más que eso. Esta situación comienza a generar en nosotros pensamientos negativos que  permiten avanzar, que nos dejan anclados a una sola y única ...

psicología ser feliz pensamientos negativos ...

Cómo cambiar el pensamiento para que sea más beneficioso para uno mismo

Qué difícil es cambiar esos pensamientos que tenemos tan rutinarios, que aparecen de la nada y sabemos que no nos hacen bien, ¿verdad? Existen diferentes herramientas para aprender a gestionar nuestras emociones a través del cuerpo, de la acción, de la comunicación y de la mente. Hoy quiero centrarme en una estrategia de cambio de pensamiento para gestionar nuestras emociones y ayudar a “con ...

psicología enfoques terapéuticos herramientas ...

Modificando pensamientos negativos

No sé si alguna vez te ha pasado que te has dicho a ti mismo algo como: “¡Ah, qué tonto, se me ha olvidado comprar el gel de baño, para una cosa que me pidieron, compro de todo menos esto!” o “Soy un inútil, no hago nada bien.” Es tan común que no nos damos cuenta cómo a veces nos vemos arrastrados por esos pensamientos que esconden información tan negativa para nosotros. P ...

creencias limitantes qué son las creencias limitantes

Creencias limitantes

No puedo. En casa siempre fuimos negados para eso. No sé. Nunca entendí estas cuestiones. Es que a mí esto no se me da bien. Ya estoy grande para cambiar. ¿Cuán a menudo dices estas frases? ¿Te suenan familiares? A menudo en la consulta me encuentro con estas frases y no sólo las escucho pronunciar como quien dice “qué bonito día”, sino que además se escucha el sufrimiento de quien la ...

Autoayuda coaching pensamiento negativo

Los pensamientos negativos pueden llegar a enfermar

Todos tenemos pensamientos negativos cada día. Pero por suerte, con mucha frecuencia, se compensan con el efecto contrario del optimismo. Sin embargo, también podemos vivir una etapa de caer en el círculo negativo de la decepción crónica. En una situación de este tipo, intenta poner conciencia a este tipo de situación para no dejarte vencer por la negatividad. De hecho, el pensamiento negativo nos ...

psicología salud integral salud mental ...

5 pasos para eliminar pensamientos negativos

Eliminar los pensamientos negativos puede parecer una tarea desalentadora para muchos lectores, pero los beneficios son bien notorios, vale la pena el tiempo y esfuerzo. Este artículo incluye 5 pasos para eliminar pensamientos negativos y las imágenes que se reproducen como un bucle en tu cabeza. Aquellos que usan el pensamiento positivo, también llamado auto-sugestión, saben que no es tan fácil p ...

Consejos de Psicologia felicidad pensamiento negativo

Cómo Alejar de Tu Mente los Pensamientos Pesimistas

El pensamiento tiene una gran influencia sobre el estado de ánimo. Algunos pensamientos pueden ser totalmente involuntarios, surgen con una intensidad muy importante en la mente de la persona de una forma automática. Pueden ser pensamientos negativos del tipo : “Todo me sale mal”, “no valgo lo suficiente”, “nunca seré feliz”. Este tipo de pensamiento consolida u ...

consejos alejar pensamientos negativos cancelar negativos ...

Dile NO a los Pensamientos Negativos

La mente humana produce alrededor de 60,000 pensamientos diarios y que, en su gran mayoría, éstos son negativos. De esto se puede deducir claramente que  "No son los Pensamientos los que se manifiestan, sino las Creencias".  Sólo los pensamientos más dominantes o repetitivos son los que se manifiestan, especialmente aquellos que tienen una carga emocional grande y un sentimiento de convi ...