Ayuda Psicológica Idea guardada 6 veces
La valoración media de 3 personas es: Excelente

Comunicación asertiva: ¿qué es y cómo desarrollarla?

Comunicación Asertiva
Blog de Ayuda Psicológica en Línea

La comunicación asertiva es la habilidad básica para gestionar nuestras relaciones interpersonales y desenvolvernos en sociedad.


Las personas tenemos valores, intereses y puntos de vista diferentes, por lo cual los motivos de conflicto están a la orden del día.


El vocablo “Asertividad” proviene del latín “assertum, assérere” que hace referencia a la acción de afirmar o actuar acertadamente.


Por lo tanto, comunicarse asertivamente implica afirmar lo que realmente queremos decir, o acertar en aquello que deseamos expresar.


Una persona que no ha desarrollo esta habilidad o la emplea de manera deficiente empezará sentirse frustrada e insatisfecha.


Está demostrado que la socialización puede ser una fuente de estrés o satisfacción, según nuestra habilidad para comunicarnos.


Comunicarse asertivamente es uno de los ejes de nuestra salud emocional, y un recurso clave en la prevención de la depresión.


Si sientes que constantemente eres manipulado, incomprendido o no tomado en cuenta ¡necesitas desarrollar tu comunicación asertiva!


Aquí conocerás un esquema de entrenamiento que te ayudará enfrentar conflictos, defender tus derechos y expresarte abiertamente.


¿Qué es la comunicación asertiva?


La comunicación asertiva es la capacidad de expresar opiniones, sentimientos y preferencias de manera directa, sincera y apropiada. (Lange y Jakubowski 1976).


Sin embrago, muchas personas tienen conceptos vagos o incluso ideas irracionales sobre lo que implica ser asertivo, por ejemplo:



Nunca generar conflictos.

Adherirse al punto de vista de los demás.

Adaptarse a la forma de ser de otros.

No molestar a la gente.

Siempre ganar las discusiones.

Lograr que otros nos obedezcan.

Socializar y estar siempre acompañados.

Estas ideas demuestran que juzgamos nuestro rendimiento personal muy severamente, y sólo desde una perspectiva de “éxito o fracaso”.


Pero ser asertivos no significa “agradar a todo el mundo”, sino simplemente expresarnos sinceramente y afrontar las consecuencias.


Es decir, la idea de que “debemos ser siempre asertivos” como sinónimo de “ser buenos con los demás” es lo menos asertivo que hay.


Otra idea errónea es la de que “la comunicación asertiva sólo aplica en situaciones conflictivas o desagradables con otras personas”.


Sin embargo, empatizar, transmitir emociones positivas, aprender a dar y recibir elogios también es comunicarse asertivamente.


Para ser más claros, podemos decir que la comunicación asertiva es la habilidad de expresarse respetando los derechos propios y ajenos.



¿Para qué sirve la comunicación asertiva?


La falta de asertividad provoca la sensación de no estar actuando eficientemente y un extraño sentimiento de culpa o inadecuación.


En una palabra: inseguridad, es decir, la comunicación asertiva es la forma de expresión propia de la gente segura de sí misma.


La gran mayoría de personas que padecen inseguridad nunca se plantean a profundidad cómo quieren ser y expresarse realmente.


O si lo llegan a hacer, no tienen la entereza para exponer o defender su postura, dependen de que “algo” o “alguien” los apruebe.


No identifican o definen su “propia forma”, y por lo tanto carecen de una sólida convicción de que su actuar es correcto o positivo.


Es decir, la comunicación asertiva es un elemento indispensable en el desarrollo de la autoestima y la confianza en uno mismo.


Comunicarnos asertivamente resulta crucial en situaciones donde tenemos que expresar nuestros verdaderos deseos, por ejemplo:



Rechazar invitaciones de amigos.

Recibir cumplidos y felicitaciones.

Reclamar o manifestar inconformidad.

Cuestionar a la autoridad.

Negociar.

Defender nuestros intereses.

Manifestar nuestros deseos sexuales.

Mostrar indiferencia o desagrado.

Revelar gustos y preferencias.

Opinar sobre temas polémicos.

Realizar entrevistas de trabajo.

Dirigirnos a un grupo.

Abordar o protagonizar conversaciones.

El objetivo de la comunicación asertiva es expresarse honestamente y puede aplicarse en conversaciones complejas o diálogos comunes.


practicar la comunicación asertiva



Fases de la Comunicación Asertiva


Para Albert Ellis (creador de la Terapia Racional Emotiva), la idea de que “podemos ser asertivos siempre” es un pensamiento irracional.


Nadie es perfecto, los seres humanos somos falibles y como tal, estamos expuestos a un aprendizaje basado en el ensayo y el error.


Por lo tanto, aprender a comunicarnos asertivamente consta de un proceso de 4 fases, que describe de la siguiente manera:



Analizar mi reacción a los desafíos.

Reconocer mis derechos asertivos.

Distinguir entre conducta asertiva y no asertiva.

Practicar la comunicación asertiva.

Es decir, para A. Ellis la comunicación asertiva implica un proceso continuo de modificación y readaptación de nuestra conducta.



Entrenamiento de la Comunicación Asertiva


Nadie nos enseña a comunicarnos asertivamente, y cuando llega el momento de plantearnos el reto no sabemos cómo o por dónde empezar.


La guía que presentamos está basada en la Terapia Racional Emotiva de Albert Ellis, que es una de las más eficaces para este fin.


Como irás notando el esquema de entrenamiento se sustenta en las 4 fases de la comunicación asertiva que mencionamos antes.


Recomendamos abordarla en orden sucesivo, pero si crees que hay aspectos que debes trabajar más, puedes enfocarte en ellos primero.



1. Analizar mi Reacción


Todos los comunicadores expertos saben muy bien que la calve para comunicarse asertivamente comienza por evaluar nuestra forma de pensar.


Ya que nuestros pensamientos determinan en gran medida nuestro comportamiento y manera de reaccionar ante ciertos eventos.


Así que, el primer paso que recomendamos para mejorar las habilidades asertivas consiste en analizar a fondo la forma en que reaccionamos.


Análisis que no debes hacer de forma escueta, sino ejercitando al máximo tu capacidad analítica para obtener buenos resultados.


Así que, sin más vamos a ello, te plantearé una serie de situaciones en las que debes analizar a profundidad tu manera de reaccionar.


Cómo reaccionas cuando



Tienes que presentarte inesperadamente a ti mismo o a otra persona.

Se comunican contigo sin usar palabras y no puedes entender.

Recibes un regalo o cumplido que no te gusta o no te sienta bien.

Tienes que defender un argumento u opinión ante una mayoría.

Tienes que hacer una pregunta atrevida (o responder ante ella).

Una vez que hayas identificado tu forma de reaccionar en estas situaciones, vuelve a analizarlas y pregúntate: ¿Por qué reacciono así?


Es muy importante que anotes tus razones a manera de lista, ya que más adelante nos servirán para identificar tu estilo de comunicación.


¿Qué tal tus respuestas?, ¿Te resulta fácil expresarte en situaciones así?, ¿Te gusta tu forma de reaccionar?, ¿Tienes una estrategia para enfrentarlas?…


2. Conocer mis Derechos Asertivos


La mayoría de personas con problemas para expresarse tienen un concepto distorsionado de sus derechos o los ignoran por completo.


Generalmente su actuación se ve limitada por el temor a ser muy agresivos, exigentes o a transgredir los derechos de otros.


Su falta de claridad, les hace tomar una actitud de empatía extrema, como mecanismo de defensa para evitar conflictos con los demás.


Podría decirse que son personas “muy comprensivas”, pero ser empático (ponerse en el lugar del otro) no es una actitud positiva “per se”.


Tomar una actitud 100% empática para cada persona y situación implica que tarde o temprano otros avasallen nuestros derechos.


En ocasiones debemos ocupar nuestros propios zapatos y los de nadie más, pero es difícil si no se tiene una conciencia de autorrespeto.


En el polo opuesto tenemos a personas que, al desconocer los derechos personales, desarrollan un miedo inconsciente a mostrar debilidad.


Por lo tanto, siempre están involucrados en riñas y desacuerdos, tomando una actitud hostil o de agresividad casi permanente.


Con el fin de identificar tus creencias respecto a los derechos asertivos, te recomendamos analizar las siguientes situaciones:


A qué crees que tienes derecho cuando



Se te acusa de un error que no cometiste.

Acudes a una entrevista para obtener empleo.

Compras un producto defectuoso o en mal estado.

Tu opinión discrepa con la mayoría.

Te piden dinero prestado y puedes, pero no quieres prestarlo.

Eres señalado por tu forma de hablar (vestir, pensar, etc.)

Una figura de autoridad comete un error que te afecta.

Tu pareja, familia o amigos toman decisiones por ti.

Si estas situaciones te generan conflicto o no tienes claro cómo actuar ante ellas, debes empezar a analizarlas bajo esta óptica.


Para facilitarnos la tarea A. Ellis describió los 4 Derechos Fundamentales de la Comunicación Asertiva que son la base del autorrespeto.


Tengo derecho a:



Expresar mis creencias, deseos y sentimientos.

Elegir cuándo y en qué ocupar mi tiempo.

Tomar decisiones sobre mi cuerpo.

Utilizar mis pertenencias, bienes y dinero libremente.

Darse a la tarea de analizar e interiorizar los derechos asertivos es un requisito para desarrollar la comunicación asertiva.


Infografía Derechos Asertivos



La Congruencia


Hay personas que están muy conscientes de sus reacciones y derechos personales, pero aun así no se atreven a actuar en consecuencia.


Para ellos comunicarse asertivamente es todo un acto de heroísmo, ya que la costumbre los ha encerrado en una zona de confort.


A toda acción corresponde una reacción, y una de las mayores trabas de la comunicación asertiva es el temor a la reacción de los demás.


Comunicarse asertivamente implica ser congruentes con nuestras palabras, y si no estás dispuesto a ello no puedes ser asertivo.


Piensa por un momento en una situación en la que te sea difícil ser asertivo


¿Cómo crees que reaccionen los demás cuando empieces a comunicar lo que realmente deseas?






Así es, puede que a muchos no les venga nada bien tu nueva forma de reaccionar, sobre todo a quienes solían sacarte algún provecho.


Comunicarse asertivamente no es únicamente declarar tus derechos y expresar tus sentimientos, sino enfrentar las consecuencias de ello.


Es decir, el proceso de la comunicación no se remite únicamente a nuestra expresión verbal, ¡también comunicamos con nuestra conducta!


La comunicación no verbal: gestos, actitudes y comportamientos que preceden a nuestro discurso comunican incluso más que las palabras.


Y aquí entra en juego la congruencia como factor clave de la comunicación asertiva, debemos ser consistentes con nuestro discurso.


Para poner en práctica la congruencia primero debemos identificarla, y para ello basta con hacernos una sencilla pregunta:


¿Cómo puedo afrontar las posibles consecuencias de expresarme honestamente en la situación “X”?…






¿Qué tal tu respuesta? pues bien, cualquier otra conducta que no se corresponda a tu respuesta es tu comportamiento no congruente.


La Responsabilidad


Hacernos responsables por la forma en que nos expresamos es otra línea que divide la comunicación asertiva de aquella que no lo es.


Albert Ellis nos describe 3 Aspectos de la Responsabilidad que caracterizan a la comunicación asertiva:



Asumir responsabilidad por las propias acciones.

No asumir responsabilidad por las reacciones ajenas.

Interesarse por la reacción de los demás.

Una persona asertiva únicamente toma responsabilidad por las acciones que ella misma ha provocado, pero nunca por las reacciones de otros.


Por consecuencia lógica, la forma de comunicarse de otras personas o sus reacciones es responsabilidad de ellos mismos y de nadie más.


Es decir, las personas asertivas se hacen responsables de sus actos, sin que esto implique hacerse responsables de la reacción de otros.


La comunicación asertiva no se define por las reacciones de los demás ante nuestros dichos, sino por la forma en que los expresamos.


Sin embargo, el no ser responsables por la conducta de otros no significa que en ciertos casos no podamos mostrar empatía o compasión.


3. Identificar la Conducta No Asertiva


El siguiente paso para dominar la comunicación asertiva consiste en aprender a diferenciar la conducta asertiva de la conducta no asertiva.


En este sentido, existen 3 posibles formas de expresarnos que se conocen como Estilos de Comunicación: Asertivo, Pasivo y Agresivo.


Estilo Pasivo


Los comunicadores pasivos son personas que difícilmente expresan sus verdaderas intenciones, y algunos evitan hacerlo a toda costa.


Creen que no deben expresarse, no lo merecen o les da mucha vergüenza, así que le dan “mil vueltas a las cosas” y nunca “van al grano”.


Como es obvio, esta manía de no expresarse abiertamente es una carga cuando llega el momento de defender sus derechos.


Ante todo, evitan situaciones conflictivas y la confrontación con otras personas, por lo que siempre buscan la manera de “estar a salvo”.


Pocas veces consiguen lo que quieren, o lo hacen con mucha dificultad, y padecen de sentimientos de temor, resignación o culpa.


Su personalidad generalmente es tímida, distante o sumisa, calculan al extremo sus decisiones y tienden a ser demasiado amables.


Su herramienta de comunicación predilecta es lenguaje indirecto: ignorar, triangular u omitir información, el chantaje y el sarcasmo.


Esta inseguridad provoca que la gente a su alrededor no les tenga confianza, los subestime o se aproveche de ellos muy fácilmente.


Su expresión no verbal se caracteriza por una postura encorvada, movimientos lentos y predecibles, miran hacia abajo y son poco expresivos.


Estilo comunicación pasiva



Estilo Agresivo


El comunicador agresivo se caracteriza principalmente por la actitud autoritaria y amenazante que predomina en sus mensajes.


Al contrario del comunicador pasivo expresa sus deseos de manera directa, pero sin tomar en cuenta los derechos de los demás.


Para ellos la gente se divide en “ganadores” y “perdedores”, creencia que los lleva a intentar cualquier cosa con tal de “salir victoriosos”.


Por supuesto, esta actitud de desconsideración hacia otros los mantiene inmersos en una dinámica de conflictos, peleas o discusiones.


Generalmente el comunicador agresivo logra conseguir lo que desea, pero la mayoría de sus resultados suelen ser muy mediocres.


Controlan a la gente mediante gritos o amenazas, y sus directivas son aceptadas con reticencia y no con una motivación genuina.


Al comunicador agresivo no le faltan “saboteadores”, y con bastante frecuencia experimenta sentimientos de ira, frustración y rencor.


Tiene un carácter fuerte y explosivo, casi no piensa en las consecuencias de sus acciones y puede llegar a ser muy grosero.


Su herramienta de comunicación preferida es la intimidación, que pone en práctica amenazando o burlándose de las demás personas.


Su expresión no verbal es reconocible por una postura rígida e inclinada hacia adelante, invadiendo el espacio personal de su interlocutor.


Estilo comunicación agresiva



Estilo Asertivo


El comunicador asertivo está muy consciente de sus derechos personales, y los hace valer para sí mismo y para otras personas.


No tiene miedo a decir lo que piensa, pero nunca intenta imponer sus ideas o convicciones. Se expresa abierta y libremente.


Concibe las relaciones humanas como un péndulo, que inevitablemente le devolverán el trato que él mismo haya impulsado.


Por lo tanto, prefiere alimentar sus relaciones expresándose honestamente, antes que instigar o adular para lograr sus objetivos.


Tiene un especial interés en involucrar a otros en sus logros, lo que le hace maximizar sus resultados y ser un excelente colaborador.


Constantemente experimenta sentimientos de entusiasmo y satisfacción, los cuales comparte y transmite espontáneamente.


Posee una personalidad desinhibida, sensata y empoderada, es equilibrado en sus reacciones y jamás rehúye de los desafíos.


Su recurso comunicativo es el lenguaje directo, disfruta compartiendo con otros su forma de pensar, sentimientos y deseos.


En cuanto su expresión no verbal tiene una postura relajada y serena, sus movimientos son acompasados y establece contacto visual.


Estilo comunicación asertiva



Ejemplos de Comunicación Asertiva


Con el objetivo de ejemplificar la comunicación asertiva de manera más realista, analizemos un incidente de la vida cotidiana:


Un amigo del trabajo te invita a salir por la noche, pero tuviste un día difícil, estás cansado y sólo quieres llegar a casa y dormir.


Para rechazar su invitación, tu reacción “si o si” terminará por encajar en alguno de los 3 estilos de comunicación:



Agresiva: “¿No te das cuenta que estoy harto? ¡Piérdete, no quiero saber de nadie!”

Pasiva: “Pufff, la verdad es que ya tengo planes” (cuando esto no es cierto)

Asertiva: “Gracias, pero no quiero ir, estoy muerto de cansancio”

Si has analizado tus reacciones y conoces tus derechos personales no tendrás problema para mostrarte asertivo en una situación así.


Demos por hecho que rechazas la invitación asertivamente, pero ahora viene la contraparte ¿Cómo reaccionará tu amigo al rechazo?


Un rechazo asertivo “pasa la bola” al otro, de tal forma que ahora él “tiene que jugar con ella” y de la misma forma tendrá 3 opciones:



Agresiva: “Lo sabía, ¿para qué gasto mi tiempo en ti? ¡por eso siempre estás solo!”

Pasiva: “Me sabe tan mal, pensé que eras mi amigo” (chantaje emocional)

Asertiva: “No te preocupes, te ves fatal, descansa, que podemos salir otro día”


La Batalla del Ego


En el ejemplo anterior, si tu amigo reacciona de manera asertiva no hay más que hablar, se despiden y sería el fin de la conversación.


Pero si es agresivo, debes recordar que ¡él es responsable de sus reacciones, no tú!, y tienes derecho a ocupar tu tiempo como prefieras.


Generalmente cuando una persona se torna agresiva la técnica más útil (y sutil) es terminar la interacción señalando su conducta no asertiva.


Por ejemplo, podrías decir algo como:



“Me sorprende tu reacción, espero que no lo digas en serio”

“Creo que has perdido el control, mejor hablamos luego”

“Cuando te desubicas dices cosas que no sientes”

“¿Quieres cruzar ese límite? Piénsalo y me lo dices después”

Y acto seguido retirarte de la escena, como dijera Buda “La única forma de salir airosos de una discusión es no estando presentes”.


Se trata de ahorrarse objeciones, o lo que llamamos “batalla de egos”, un bucle de “dimes y diretes” que nos llevan a ninguna parte.


Al señalar su conducta agresiva y retirarnos el agresor no tiene oportunidad de réplica, lo que genera un poderoso efecto psicológico en él.


Este mecanismo tiene por objeto darle la oportunidad a la persona agresiva de “enfriar su cabeza” y acomodar mejor sus ideas o intenciones.


“¡El que se enoja pierde!”, la mayoría de las veces la persona cae en cuenta de su error, algunos incluso piden disculpas después. ¡Ponlo a prueba!


La persona asertiva tiene claro que la idea de “ganar una discusión” es una ilusión, en ella todos pierden, ya sea respeto o tranquilidad.


Frase Einstein Discutir



El Chantaje Emocional


El chantaje emocional es la forma más común de comunicación no asertiva, y se caracteriza por la culpa o vergüenza que genera.


Su objetivo es manipular con argumentos “aparentemente razonables” que ocultan la verdadera actitud autoritaria de quien lo expresa.


Una especie de “camuflaje verbal” que toma distintas formas y colores, entre los tipos más tóxicos están el sarcasmo y la victimización.


En el ejemplo anterior, podemos identificarlo muy bien cuando ante la negativa, tu amigo reacciona diciéndote: “pensé que eras mi amigo”


La mejor forma de lidiar con el chantaje emocional es “desmantelarlo”, de tal forma que evidenciemos la intención oculta del mensaje.


En un caso así podríamos responder algo como:



“¿Me da la impresión de que quieres manipularme?”

“¿Éstas utilizando el cariño que te tengo para obligarme a salir?”

“¿Acaso lo estás diciendo sólo para salirte con la tuya?”

Nuevamente tu interlocutor tendrá la oportunidad de elegir cómo reaccionar: asertiva, pasiva, o agresivamente…


Cuando la gente escucha una respuesta así, la mayoría se torna asertiva, rectifica su posición y pide disculpas (sobre todo si hay más gente).


O bien, se sorprende y reacciona violentamente, dejando su verdadera actitud agresiva al descubierto, y en este caso ya sabes que hacer.


Al evidenciar el chantaje, será poco probable que tu interlocutor lo intente de nuevo, puesto que se dará cuenta que no funciona contigo.


Además, rayaría en el absurdo, manifestando su malicia y falta de comprensión por segunda vez, ¡pero en esta vida hay de todo!


Si es el caso, podemos repetir la dosis o darle el mismo tratamiento que al estilo agresivo, puesto que su hostilidad será más que evidente.


Infografía Estilos Comunicación



La Calibración Conductual


A veces sucede que la gente se comunica de forma agresiva o pasiva, porque no puede o no sabe cómo comunicarse de otra manera.


Por lo tanto, lo hacen de manera inconsciente y automática, y en realidad no tienen alguna intención de herirnos o manipularnos.


Podrás notarlo por la forma en que reaccionan a la comunicación asertiva, algunos quedan muy apenados y otros totalmente fuera de lugar.


Como habrás notado, el 3er aspecto de la responsabilidad en la comunicación asertiva es: “Interesarse por la reacción de los demás.”


Estoy seguro de que al leerlo te dio curiosidad, o al menos te dejó con algunas dudas, vale, pues aplica precisamente para estos casos.


Comunicarnos asertivamente implica no tomar responsabilidad de la reacción ajena, pero no significa que evitemos ser empáticos.


Por ejemplo, si cuando rechazas asertivamente la invitación de tu amigo, lo notas profundamente abatido o desencajado.


En este caso, puedes acercarte a él y decirle algo como: “¿Todo bien? Parece que estás muy desconcertado porque te dije que no”.


Con esto estableces un lazo de empatía, demostrándole a tu interlocutor que, aunque rechazas la invitación no lo estás rechazando a él.


Calibración conductual es observar el efecto de la comunicación asertiva en los demás, y es crucial cuando se trata de amigos, familia o trabajo.


Sin embargo, debemos ser muy cautos, hay muy buenos actores que pueden darnos “gato por liebre”, de ahí que le llamemos “calibración”.



Practicar la Comunicación Asertiva


El viejo adagio que dice “¿cómo se aprende a nadar? ¡pues metiéndote al agua!” aplica totalmente cuando se trata de comunicación asertiva.


Nunca podrás comunicarte asertivamente si no empiezas a practicar, los cursos y ejercicios de simulación son excelentes herramientas.


Sin embargo, la comunicación asertiva se aprende con más celeridad “metiéndose al agua”, en vivo y directo en situaciones reales.


Existen cientos de técnicas de comunicación asertiva, pero los mejores “hacks” son los que uno mismo “se inventa” a base de práctica.


No tengas miedo a equivocarte, como ya vimos no hay nada más “anti-asertivo” que querer ser asertivos siempre y en todo lugar.


La asertividad es un aprendizaje que requiere mucha práctica y paciencia, pero no significa que debamos obsesionarnos con ella.


El mejor síntoma de que estamos desarrollando la comunicación asertiva, es cuando surge de manera espontánea, como un reflejo.


Pero para llegar a estos niveles, debemos cometer antes muchos errores, y aprender a evaluar las situaciones con “ojo crítico”.


El mismo Albert Ellis admite que el desarrollo de la comunicación asertiva es un proceso de ensayo y error ¡Equivocarte es un requisito!


Créeme, por mucha práctica que tengas, en algún momento volverás a errar, sin embrago, practicar esta habilidad vale su peso en oro.


Ahora bien, si tus habilidades asertivas son prácticamente nulas, al grado de afectar tu calidad de vida ¡no dudes en pedir ayuda profesional!


A veces no queda otra opción que la guía de un experto, sin embargo, siempre será un aprendizaje que mejorará tu vida de forma notable.


Espero que la guía sobre comunicación asertiva te haya sido útil. Ya sabes que si tienes dudas o inquietudes estamos para ayudarte. ¡Hasta la próxima!

REFERENCIAS: Ellis, A., & Grieger, R. (1990). Handbook of Rational-emotive Therapy. New York: Desclée De Brouwer. || Cotler, S., & Guerra, J. (1976). Assertion Training: Humanistic-Behavioral Guide to Self-Dignity. Champaing, III.: Research Press. || Goldstein, A. P. y otros. (1989.) Habilidades sociales y autocontrol en la adolescencia. Barcelona, Ed. Martinez Roca.

Consulta la publicación original: "" de Ayuda Psicológica en Línea.

Fuente: este post proviene de Ayuda Psicológica, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Autoayuda

Recomendamos

Relacionado

Blog Coaching Inteligencia Emocional ...

Cómo ser una persona asertiva

Durante años fui una persona con muy poca asertividad. Era más bien pasiva: me costaba decir no, expresar abiertamente mis opiniones, me escondía y sufría de baja autoestima, lógicamente sin saberlo. Cuando empecé mi labor de introspección, vi que tenía grandes lagunas en mi personalidad, mucho por mejorar. De hecho a día de hoy aun no puedo decir que sea al 100% una persona asertiva, pero gracias ...

Autoayuda

Los derechos asertivos: ¿qué son y en qué consisten?

Blog de Ayuda Psicológica en Línea Los derechos asertivos son la base del autorrespeto y el factor clave de la comunicación asertiva, sin ellos es imposible defender nuestra dignidad o intereses. Hacerlos valer es algo tan básico, que muchas veces los subestimamos o ignoramos, permitiendo que otras personas pasen por encima de ellos. Además, desde que somos niños se nos inculca una mentalidad ba ...

general podcast comunicación ...

Comunicación Asertiva #AsiSomosRadio Fabiana y Fabiola entrevistan al Psicólogo Víctor Saavedra

En esta entrevista en @asisomosradio con Fabiana y Fabiola Sulbarán conversamos acerca de algunas pautas para mantener comunicaciones asertivas. Hoy con nosotras @cambioesaccion con el gran tema #Asísomos con @fsulbaran07 y @fabisulbaran by Paladaresmundo on Mixcloud Luego de una conversación amena y buena música, Fabiana y Fabiola me pidieron 4 conclusiones breves para mantener comunicaciones ...

Uncategorized como ser mas asertivo featured ...

¿Cómo ser más asertivo y no morir en intento?

Seguro que has oído mil veces hablar de asertividad, y si no has oído la palabra exacta, al menos alguna vez alguien te habrá venido con el cuento de la importancia de expresar lo que piensas de manera adecuada, mantener el respeto, no herir a los demás, pero tampoco tragar con todo y ceder siempre. Seguramente también hayas oído acerca de los estilos de comunicación en algún programa de radio, li ...

general video comunicación ...

Comunicación asertiva para la sexualidad. Entrevista a Víctor Saavedra Psicólogo

Esta entrevista al psicólogo Víctor Saavedra fue realizada en el programa: Así somos Radio conducido por Fabiana y Fabiola Sulbarán en Capital 90.3 FM. El tema eje de la conversasión fue la comunicación asertiva para la sexualidad entre padres e hijos. No te pierdas esta breve, fresca y divertida entrevista en el formato reality del programa Así Somos. The post Comunicación asertiva para la sexual ...

Inteligencia emocional y coaching

Breve guía para la mejora de tu asertividad

Recientemente en un curso en el que participaba y en el transcurso de una bonita discusión surgió la palabra asertividad como un lejano objeto de deseo de las personas que allí se encontraban. Seguro que has vivido alguna situación en tu vida en la que por ejemplo querías haber dicho no a algo, y no lo hiciste, aunque sabías que deberías haber dicho lo que pensabas realmente ¿o aquella otra en la ...

general podcast comunicación ...

Comunicación Asertiva #AsiSomosRadio Fabiana y Fabiola entrevistan al Psicólogo Víctor Saavedra

En esta entrevista en @asisomosradio con Fabiana y Fabiola Sulbarán conversamos acerca de algunas pautas para mantener comunicaciones asertivas. Hoy con nosotras @cambioesaccion con el gran tema #Asísomos con @fsulbaran07 y @fabisulbaran by Paladaresmundo on Mixcloud Luego de una conversación amena y buena música, Fabiana y Fabiola me pidieron 4 conclusiones breves para mantener comunicaciones ...

psicología

LA ASERTIVIDAD

¿que es la asertividad? Son conductas y pensamientos que nos permiten defender los derechos de cada uno sin agredir ni ser agredido, es saber decir NO y ser uno mismo en todas las acciones y opiniones que llevamos a cabo, la gente que no es asertiva suele ser o pasiva o agresiva como medio de defensa ante la imposiblidad de ser asertivo, el pasivo prefiere abstenerse y retirarse a decir ...

comunicacion asertiva aprender a comunicarse hablar ...

QUIERO QUE ME ESCUCHEN Y ME ENTIENDAN: LA COMUNICACIÓN ASERTIVA

La Comunicación Asertiva, es una forma de expresión consciente, clara, directa y equilibrada, cuya finalidad es comunicar nuestras ideas y/o sentimientos sin herir o perjudicar. Se trata de comunicarse desde un estado de Autoconfianza, y no desde la emocionalidad del momento. La asertividad impide que seamos manipulados, que digamos todo lo que queríamos decir, y esto aumentará nuestra autoestima, ...