Salud Estratégica Idea guardada 2 veces
La valoración media de 2 personas es: Excelente

Seis pasos para sanar el intestino poroso

como sanar el intestino poroso

El síndrome del intestino poroso es una condición que cada día afecta a más personas, muchas de ellas sin saberlo.
Por su nombre podrías pensar que el intestino poroso sólo afecta el sistema digestivo, sin embargo, esta condición está relacionada con multitud de problemas de salud. Ya lo decía Hipócrates:
todas las enfermedades empiezan en el intestino.
Síntomas intestino poroso

Personalmente, no tengo claro que todas las enfermedades empiecen en el intestino, pero sí que antes o después todas pasan por él. Desde los problemas de metabolismo lento y autoinmunidad, hasta las sensibilidades alimentarias y los dolores articulares, todas están directa o indirectamente relacionadas con la inflamación en el intestino poroso.
¿Qué es el síndrome del intestino poroso?
Imagina que tu mucosa intestinal, el tejido que recubre tu intestino, es como un colador de cierto diámetro. Tras la digestión, sólo las partículas y moléculas del tamaño correcto pueden pasar hacia el sistema linfático y sanguíneo, dejando las que son demasiado grandes atrás para ser digeridas mejor o excretadas. Esto permite que la nutrientes se vaya absorbiendo a medida que los procesos de gestión van rompiendo en partículas más pequeñas los alimentos. El intestino es una barrera biológica.
¿Qué ocurre si por algún motivo los orificios del “colador” se ven dañados y la integridad de la barrera comprometida? Aparece entonces la permeabilidad intestinal. No, no es un “mito urbano” ni algo que sólo defiendan los “naturópatas.” Hay más de 3000 estudios científicos en pubmed sobre esta condición.
Cuando aumenta la permeabilidad o porosidad, las partículas que antes se quedaban en el intestino empiezan a pasar al torrente sanguíneo provocando una reacción del sistema inmune (1). Algunos ejemplos de esto son bacterias, péptidos (proteínas sin digerir) o toxinas.
¿Qué causa el intestino poroso?
Hay cuatro grandes causas:
1. Mala dieta
2. Estrés crónico (más habitual de lo admitido)
3. Toxinas
4. Desajustes de la flora bacteriana y patógenos
Mucosa intestinal

Lectinas y alimentos que causan intestino poroso
Los componentes del alimento que con mayor frecuencia dañan la mucosa intestinal son las proteínas de los granos y semillas sin remojar o germinar, los conservantes de los productos procesados (porque alteran la flora), la leche homogeneizada y el azúcar procesado.
Los granos de cereales que no han sido remojados y/o germinados contienen considerables cantidades de fitatos y lectinas. Éstas moléculas actúan como defensa ante parásitos como el moho y las bacterias. Esto ayuda mucho a las plantas, pero no necesariamente a los humanos. Cuando las lectinas se adhieren a las células de la mucosa intestinal producen inflamación.
Las lectina se encuentra en muchos alimentos, no sólo en granos. Cuando se consumen pequeñas cantidades no representan un problema. Pero los alimentos que tienen una cantidad mayor de lectinas sí lo son. Alimentos como el trigo, la cebada, el arroz (integral) y la soja contienen lectinas.
Las culturas tradicionales siempre germinaban, fermentaban o al menos ponían en remojo este tipo de alimentos. Personalmente, suelo poner en remojo las semillas y granos que tomo (el arroz blanco lo lavo y ya está). Estos procesos aumentan las “digestibilidad” y reducen la cantidad de fitatos y lectinas. Por cierto, los organismos genéticamente modificados suelen tener un contenido mayor de estas moléculas porque precisamente les confiere mayor resistencia a las plagas.
Por otra parte, los alimentos que contienen gluten (otra proteína) también pueden dañar la mucosa intestinal y causar permeabilidad. Por eso, tradicionalmente el pan se hacía de masa madre, es decir, siguiendo un proceso de fermentación del trigo que reduce considerablemente el gluten. Hoy día, el pan industrial se hace con un proceso más rápido, que aumenta los beneficios, pero daña tu intestino.
Por lo tanto, para sanar el intestino poros recomiendo evitar los granos, sobre todo los que contienen gluten como el trigo. Una vez que el intestino ha mejorado, puedes añadir estos alimentos a tu dieta con moderación, especialmente si los pones a remojo o los germinas.
La leche procesada es otro alimento que, aunque es muy completo, muchas personas no toleran bien, por una falta genética de la enzima lactasa, sensibilidad a la caseína o porque el proceso de pasteurización destruye las enzimas que ayudan a su digestión. Por este motivo, es más recomendable tomar leche cruda o yogur natural.
Finalmente, el azúcar es otra sustancia que puede agravar los problemas intestinales. A nuestras células les encanta esta fuente de energía (dale un pastel a un niño antes de dormir a ver qué pasa…), el problema es que ciertas levaduras y bacterias también medran con este “combustible” y pueden crear exotoxinas que dañan la pared intestinal y desequilibran la flora natural.
Por ello, es mejor evitar el azúcar durante el proceso de sanación intestinal. En su lugar, usa miel como el oso Yogui que es una mezcla de glucosa y fructosa (monosacáridos) y se absorbe rápidamente en el intestino sin alimentar estos patógenos.
Otros factores que causan intestino poroso
Estrés crónico: debilita tu sistema inmune, más concretamente la inmunoglobulina A que es la primera línea de defensa en el intestino. Cuando nuestras defensas bajan, abrimos las puertas a invasores como virus y bacterias que alteran la flor intestinal causando inflamación y permeabilidad. Para reducir el estrés haz deporte sin excesos, duerme más, tómate el trabajo menos en serio y aprecia las cosas buenas que ya tienes. Controla tu preocupación, que no te controle ella a ti…
Toxinas: si vives en una ciudad y tienes un estilo de vida moderno estás en contacto con miles de sustancias que en la era preindustrial no existían. Además de los aditivos en la comida procesada, hay sustancias que también pueden alterar tu flora intestinal. Los peores son seguramente los antibióticos, los pesticidas y el cloro y flúor del agua. Cómprate un buen filtro para el hogar (si es de ósmosis inversa debes añadir minerales traza), y no tomes antibióticos a menos que sea realmente necesario.
Disbiosis: esta condición causa intestino poroso con frecuencia. Se trata de un desequilibrio entre las bacterias “buenas” y “malas” de la flora intestinal. Las cesarías, el abuso de antibióticos, el cloro del agua y la falta de prebióticos y probióticos en la dieta contribuyen a este problema.
Principales síntomas del intestino poroso y su progresión
Una vez que hay permeabilidad en la mucosa intestinal, las proteínas parcialmente digeridas, grasas, bacterias y otros maleantes pueden pasar al torrente sanguíneo causando una reacción del sistema inmunitario. Con el tiempo, esto produce inflamación no sólo en el intestino sino también en otras partes del cuerpo. Es por este hecho que Hipócrates tenía razón y la mayoría de problemas físicos acaban apuntando al intestino.
Progresión Intestino Poroso

Algunos de los síntomas más frecuentes son: hinchazón, aumento de la sensibilidad a alimentos, dolor en articulaciones, jaquecas, problemas de piel como rosácea y eccema, fatiga por mala absorción de nutrientes, autoinmunidad, problemas de tiroides y hormonales, diabetes (por inflamación) y ansiedad (por desequilibro de neurotransmisores).
En intestino poroso y el segundo cerebro
Algo muy interesante a resaltar aquí es la importancia de la salud digestiva en la salud mental. No en vano el intestino es conocido como el segundo cerebro.
En el siguiente gráfico tienes estadísticas interesantes sobre el número de hormonas y neurotransmisores que se producen en el intestino.
El segundo cerebro

Mucha gente con depresión, ansiedad, cambios de humor…etc., debería mejorar su salud intestinal antes de empezar con medicamentos psicológicos agresivos. Los romanos eran gente sabia y ya hace 2000 años decían eso de “men sana in corpore sano.”
No todos los problemas psicológicos están causados por desequilibrios de cuello para abajo, pero muchos más de lo aceptado hasta ahora sí. Los que han sufrido fatiga adrenal o hipotiroidismo, por ejemplo, saben muy bien que las hormonas y neurotransmisores tiene una gran influencia sobre nuestro entusiasmo y actitud mental.
Seis pasos para sanar intestino poroso
La buena noticia es que el intestino poroso no es un problema genético, sino epigenético. Es decir, controlando tus hábitos y estilo de vida puedes crear las circunstancias adecuadas para que el cuerpo pueda sanar y recuperar su equilibrio. La mala es que, muchas veces, esto no es tan sencillo y requiere tiempo y esfuerzo (a veces de meses o incluso años).
Pienso que no hay una única manera de sanar el intestino poroso (ni la mayoría de enfermedades) porque hay distintos enfoques y muchos son muy válidos.
Lo que yo voy a compartir aquí contigo es lo que conozco. Se trata del proceso que miles de personas han usado con éxito para sanar su intestino poroso bajo la guía de un consultor FDN® (Functional Diagnostic Nutrition). El motivo es que es un programa sinérgico que considera los aspectos más importantes para optimizar la salud digestiva. Es el protocolo 5 + 1.
1. Dieta. Hay varias dietas que pueden ser buenas para un protocolo digestivo. Particularmente recomiendo la dieta SCD (specific carbohidrate diet) porque no es muy restrictiva (como la autoinmune paleo), tiene décadas de uso y estudios que la respaldan (2). Ésta puede ser una base general, pero la dieta debe ser algo individual y adecuada a la situación de cada persona.
Además de seguir una dieta adecuada, hay alimentos clave que pueden ayudar mucho a sanar el intestino poroso como el caldo de hueso, el kefir natural (delicioso con fruta y miel), el aceite de coco o el chucrut (y los alimentos fermentados en general).
2. Reducir la inflamación. Para ayudar a regenerar la mucosa intestinal es necesario disminuir la inflamación y aumentar así el flujo de sangre que trae nutrientes al tejido y se lleva las toxinas y desechos. Existen suplementos específicos para este fin, pero todo el mundo se puede beneficiar de usar productos naturales como la curcuma, cuyo poder antiinflamatorio ha sido demostrado en estudios científicos (3). Es además muy importante controlar el estrés para reducir la inflamación (hay que decirlo 1000 veces).
3. Romper la biopelicula. La biopelícula es una capa de proteínas y polisacáridos que sintetizan algunos patógenos para resguardarse mejor. Es una especie de trinchera. Si no la rompes se hace más difícil el poder expulsar a estos organismos del intestino. Hay productos específicos para descomponer esta biopelícula como “Interphase” o “Biofilm Defense.”
4. Mantener la flora intestinal. Hay muchas más bacterias en nuestro cuerpo coexistiendo con nosotros que células humanas. Son nuestros mejores aliados y sin ellas no podríamos sobrevivir. Sin embargo, estamos constantemente atacando su ecosistema con nuestra alimentación y estilo de vida. Para mantener una flora intestinal saludable y evitar las infecciones de patógenos no basta simplemente con evitar los antibióticos (a menos que sea realmente necesario claro) y tomar yogur de vez en cuando. La comida fermentada y los probióticos pueden ser de gran ayuda. Pero no todos los probióticos son iguales; la calidad y composición importan.
5. Eliminar los patógenos. Todos tenemos patógenos en mayor o menor medida. Esto incluye nemátodos. Por eso los pueblos tradicionales tenían un enfoque proactivo y usaban ciertas hierbas con regularidad para mantener a estos organismos bajo control. La famosa Candida albicans no es más que un ejemplo más de los muchos patógenos con los que entramos en contacto con frecuencia. Hay muchos tipos y todos pueden causar disbiosis y otros problemas serios de salud. Productos naturales como el ajo y el aceite de orégano son algunos de las sustancias que se han utilizado tradicionalmente con este fin, pero también hay suplementos específicos.
5+1. Para aumentar la efectividad del protocolo se recomienda además apoyar las funciones del hígado, puesto que es este órgano el que constantemente nos ayuda a detoxificar, sintetizar enzimas y mantener un metabolismo adecuado. El hígado es el “hombre orquesta” del cuerpo y necesita nuestro cariño. Todos los pasos anteriores ayudan al hígado, pero recomiendo además utilizar fitoterapia específica (alcachofa, diente de león, cola de caballo, hibisco…etc.), y si te animas y tienes los medios, saunas de calor infrarrojo y/o enemas de café.
Conclusión
Eres tan fuerte como tu intestino.
Millones de personas sufren en mayor o menor grado el síndrome del intestino poroso. Cuando nuestra permeabilidad intestinal aumenta, abrimos las puertas a moléculas y patógenos que causan gran diversidad de síntomas en el cuerpo. La ciencia oficial está empezando a redescubrir lo que Hipócrates ya sabía hace más de 2000 años, que el intestino está detrás de un sinfín de problemas de salud.
Los mejores protocolos para sanar el intestino poroso deben ir a las causas y tener un enfoque sinérgico que incluya no sólo la dieta, sino también otros aspectos de la salud intestinal.
The post Seis pasos para sanar el intestino poroso appeared first on Salud Estratégica.

Fuente: este post proviene de Salud Estratégica, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

general digestivo

5 señales que indican al síndrome de intestino permeable como responsable de tus problemas de salud

Considerando que enfermedades crónicas como la diabetes, la insuficiencia hepática, así como síntomas comunes, como eczema, ansiedad, fatiga, aumento de peso, hinchazón y dolor del músculo, articulación, pueden ser causadas por el síndrome de intestino permeable, también conocido como permeabilidad intestinal, es imperativo determinar que ocurre en tu organismo. El síndrome de intestino permeable ...

intestino irritable colon ...

Síntomas y causas del síndrome de intestino irritable

¿En que consiste el Sindrome de intestino irritable (SII)? Es un trastorno funcional del intestino del tracto gastrointestinal caracterizado por malestar o dolor abdominal recurrente. Suele ir acompañado de alteraciones en la función intestinal (diarrea, estreñimiento o incluso una combinación de ambos) que puede incluso durar meses o años. ¿Cuales son los síntomas? Las personas que sufren SII pue ...

flora intestinal intestino permeabilidad intestinal ...

8 causas comunes del síndrome de intestino permeable

Como te comenté en el post sobre la permeabilidad intestinal, nuestro intestino es de por sí permeable, de hecho, si no fuera así no podríamos absorber los nutrientes de los alimentos que ingerimos. Sin embargo, los hábitos de vida y nutritivos de hoy día favorecen la inflamación y como te dije en el post se vuelve demasiado permeable, permitiendo el paso de toxinas al torrente sanguíneo. Los háb ...

general sin categoría

Superar el intestino permeable: 5 pasos sencillos

¿Hasta ahora en esta serie, hemos cubierto unas preguntas importantes: ¿Es real el síndrome de intestino permeable? Y, ¿qué es el síndrome de intestino permeable? También discutimos cómo saber si tienes dicho síndrome, que lo provoca y cómo probar que sufres dicha condición. Si no pudiste leer las dos primeras partes de esta serie y quieres ponerte al día, aquí están los enlaces: Parte 1: Síndrom ...

Digestivo

El Síndrome de Intestino Irritable y su hermano gemelo

El Síndrome de Intestino Irritable y el Síndrome de Intestino Permeable son dos síndromes que por lo general se confunde con facilidad. 4 Parte de la serie del síndrome de intestino permeable En las tres primeras partes de esta serie hemos ido profundizando poco a poco sobre el síndrome de intestino permebale: Qué es, cómo saber si se padece y cómo tratarla: ¿Parte 1: Síndrome de intestino permeab ...

síndrome del intestino irritable intestino irritable sintomas dieta adios intestino irritable ...

Síndrome del intestino irritable: síntomas y tratamiento

El síndrome del intestino irritable es un trastorno del sistema digestivo potencialmente debilitante que afecta a millones de personas en algún momento de sus vidas y también se conoce por muchos otros nombres, como el de colon espástico, colon irritable, colitis espástica o intestino irritable. Al no funcionar bien los intestinos, los síntomas pueden ser diarrea o estreñimiento, también dando sig ...

nutrición flora intestinal intestino ...

Permeabilidad intestinal y síndrome del intestino permeable

Permeabilidad intestinal y Síndrome del Intestino Permeable.

El intestino es un órgano clave para nuestra salud. Entre sus funciones están absorción de nutrientes, la producción de enzimas digestivas, de ciertas vitaminas y de anticuerpos con una importante función inmune ya que es la primera línea de defensa contra las infecciones. Además el intestino es el hogar de miles de millones de bacterias beneficiosas (de hecho tienes 10 veces más bacterias en tu s ...

ansiedad buen psicólogo málaga colon irritable ...

Estrés, ansiedad y el síndrome del intestino irritable

El síndrome de intestino irritable o colon irritable es un trastorno de la función gastrointestinal de carácter crónico que produce dolor abdominal, hinchazón y cambios en la motilidad intestinal. La causa de este síndrome es desconocida, aunque sí está claro que existe una fuerte asociación entre esta condición médica y trastornos de ansiedad y del estado de ánimo. Estos factores psicológicos pue ...

Digestivo

Otras 5 causas del síndrome de intestino irritable y su relación con el intestino permeable

En esta quinta parte de la serie del intestino permeable, se completa la exploración de las causas del síndrome del intestino irritable y su relación con intestino permeable. Parte 5 de la serie del síndrome del intestino permeable En las tres primeras partes de esta serie hemos profundizado ampliamente en el intestino permeable: Qué es, cómo probar y cómo tratar. Aquí están los enlaces si deseas ...

colon irritable nutricion consejos ...

Síndrome de intestino irritable. Recomendaciones

El síndrome de intestino irritable o colón irritable es una enfermedad digestiva con variados y dispersos síntomas desde leves a graves e incapacitantes. Puede ocurrir a cualquier edad, aunque comienza por lo general en la adolescencia o principio de edad adulta y es mas frecuente en mujeres que en hombres. Incluye síntomas como dolor abdominal,sensación de plenitud,gases,distensión abdominal,cóli ...