Vida Soy Idea guardada 40 veces
La valoración media de 18 personas es: Excelente

Lista por orden alfabético de remedios naturales con plantas para curar distintas dolencias


AMPOLLAS: Son el resultado de las largas caminatas y el tributo que hay que pagar muy a menudo por unos zapatos nuevos.

Tomar algunas hojas hermosas de repollo, limpiarlas con agua fría y cocerlas en medio litro de leche. Dejar enfriar y aplicar la pasta así obtenida sobre la parte afectada. La ampolla debe reabsorberse sin que la epidermis caiga, dejando en vivo la dermis.

remedios-caseros-plantas


ANGINAS: Se curan esencialmente por medio de gargarismos, y hay que hacer notar que las preparaciones que indicamos son recomendables también en casos de pérdida de la voz.

Exprimir un limón entero en un vaso de agua tibia, azucarar ligeramente y utilizar como gargarismo.

Jean Palaiseul aconseja también aplicar sobre la garganta compresas de jugo de limón salado.

Hacer hervir durante una decena de minutos tres o cuatro higos secos en medio litro de leche. Utilizar como gargarismo. Hacer hervir un buen pellizco de hojas de salvia secas en medio litro de agua. Filtrar y utilizar como gargarismo.

ÁNTRAX, FURÚNCULOS Y PANADIZOS: Estos grandes botones deben madurar a fin de que el absceso pueda vaciarse. Varias cataplasmas naturales pueden ayudar a ello.

Tomar algunas hojas de repollo, lavarlas cuidadosamente; quitar la nervadura central, luego aplastarlas con el rodillo de pastelero de modo que puedan soltar su jugo. Hacer un emplaste, que se aplicará sobre el botón.

Es Jean Palaiseul quien da este medio de apresurar la maduración de estas grandes erupciones extremadamente dolorosas: «Hacer cocer bajo las cenizas, durante quince a veinte minutos, un blanco de puerro envuelto en papel mojado o en una hoja de repollo; aplastarlo con manteca de cerdo no salada y aplicarlo como cataplasma, que deberá renovarse varias veces al día».

ASMA: Esta afección de las vías respiratorias debe, evidentemente, ser objeto de un tratamiento médico. Sin embargo, puede obtenerse una sensible mejoría fumando, como si fuera tabaco, hojas de salvia secas y ligeramente picadas.

CAÍDA DEL CABELLO: Es una de las preocupaciones principales de los hombres una vez pasada la treintena. Algunos se lo toman a risa… falsa la mayor parte de las veces; otros se arruinan comprando lociones de una eficacia que lo es todo menos efectiva. Las dos preparaciones que siguen tienen sobre todo la ventaja de ser perfectamente naturales, de poder ser confeccionadas en casa y, finalmente, de poseer una acción que, si bien no es espectacular, no deja de ser real a condición de que el tratamiento dure el tiempo suficiente.

Aplastar la carne de algunas nueces hasta obtener una especie de pasta con la cual se untará el cuero cabelludo en el momento de acostarse, eliminándola por la mañana con un lavado del cabello. (Si se desea no manchar la almohada, o no molestar a la persona que duerme con uno, es preferible envolverse la cabeza tras la aplicación.)

Hacer hervir un puñado de tomillo fresco en un litro de agua, filtrar, y utilizar como loción.

CALLOS: Son dolorosos y molestos. Todos aquellos que los sufren no piensan más que en una cosa: librarse de ellos. Desgraciadamente, no siempre les resulta fácil acudir al pedicuro. Sin embargo, no deben desesperarse por ello, ya que, una vez más, pueden hallar en la despensa algo con lo que aliviarse e incluso curarse.

Cortar una rodaja de ajo lo suficientemente gruesa pero del tamaño del callo. Aplicarla por la noche y sujetarla con un pequeño vendaje. Quitarla en el momento de volver a colocarse los zapatos. La operación debe repetirse hasta la caída del callo.

Hacer macerar durante veinticuatro horas varias hojas de puerro en vinagre de vino, y aplicarlas sobre el callo, que se extirpará luego muy delicadamente con un instrumento no cortante y cuidadosamente desinfectado.

COMEZÓN: No hay nada más crispante que estas irritaciones cutáneas que sobrevienen sin razón aparente y que impulsan irresistiblemente a rascarse, a veces hasta llegar a hacerse sangre. Pueden ser calmadas rápidamente mediante la aplicación de compresas embebidas en una decocción de achicoria silvestre (10 gramos aproximadamente por cada litro de agua).

CONTUSIONES: ¿Qué niño, incluso el más juicioso, no vuelve algún día a casa luciendo un hermoso chichón o una moradura de buen tamaño? El mejor medio de secar sus lágrimas sigue siendo el aliviarle rápidamente. He aquí dos recetas tan sencillas como eficaces.

Triturar unas hojas de almendro frescas y hacer con ellas una cataplasma.

Hacer un emplasto con hojas frescas de angélica.

DOLOR DE MUELAS: Una higiene precaria, una nutrición mal equilibrada, el resultado es que la gran mayoría de nuestros contemporáneos sufre de las muelas y, desgraciadamente. muy pocos de entre ellos se animan a acudir al dentista. Por supuesto, es un error, ya que un diente que duele es obligatoriamente un diente enfermo. Sea como sea, mientras se aguarda la intervención del especialista, algunos pequeños trucos pueden permitir calmar el dolor sin tener que acudir a ciertos analgésicos químicos potentes que, para conseguir el mismo resultado, atacan al sistema nervioso, lesionan las mucosas gástricas o perturban el ritmo cardíaco.

Tomar sin tragarlo un sorbo de aguardiente fuerte, 50° como mínimo, y bañar con él el diente enfermo. El efecto es rápido, pero muy limitado en el tiempo.

Hacer hervir 5 o 6 higos en medio litro de leche durante algunos minutos. Utilizar como baño bucal.

Echar en medio litro de agua hirviendo un pellizco de hojas y de flores de morera secas. Utilizar como baño bucal para combatir la infección.

Empapar un algodón con jugo de perejil y colocarlo en el oído correspondiente al lado donde se encuentra el diente que nos hace sufrir.

ESGUINCES: Este pequeño accidente, banal pero doloroso, no debe ser tomado nunca a la ligera, y conviene en cada ocasión hacerlo verificar por un médico, a fin de comprobar que no haya una lesión más grave ocultándose bajo su aparente benignidad. Cuando se haya constatado que no existe ningún traumatismo profundo, las cataplasmas de perejil son tan eficaces como cualquier otro bálsamo, ungüento o pomada vendidos en farmacia.

Hacer cocer un manojo de perejil en medio litro de vino. Dejar enfriar, luego componer una cataplasma con las hojas de la planta. Renovar tres a cuatro veces al día.

GRIPE: Lo esencial, desde las primeras manifestaciones del mal, es transpirar abundantemente a fin de eliminar las toxinas lo más rápidamente posible para expulsar la fiebre, que de hecho es una reacción de defensa del organismo. Es conveniente pues beber en abundancia preparaciones muy calientes, generalmente a base de limón, que es reconocido como un poderoso febrífugo.

Durante el día, limón exprimido caliente muy azucarado, o ponches compuestos del siguiente modo: el jugo de un limón, una cucharada sopera de ron, agua hirviendo, azúcar o miel a voluntad.

Por la noche, antes de meterse en la cama: un limón exprimido rebajado con una taza grande de café hirviendo muy azucarado.

HEMATOMAS: Algunas personas tienen la piel muy frágil, y el menor golpe las señala con una moradura no siempre de buen efecto. Otras no son sensibles más que a golpes más violentos, pero, en ambos casos, el dolor es comparable y el resultado estético igual de desastroso. Una divertida tradición pretende que un bistec (bife) de ternera aplicado inmediatamente sobre el «punto de impacto» calma el dolor e impide la formación de un hematoma. El remedio quizá sea eficaz, pero no deja de ser caro, por lo que nosotros preferimos dos cataplasmas preparadas a partir de una simple manzana.

Rallar una manzana cruda con su piel; aplicar en el lugar del golpe, ya sea envolviéndola en una gasa ligera, ya sea directamente sobre la epidermis.

Hacer cocer una manzana al horno, pelarla, y aplicar la pulpa sobre el punto del choque.

HEMORRAGIAS NASALES: Se desencadenan sin el menor aviso y sin que se sepa exactamente por qué, a menos por supuesto que sean consecuencia de un golpe, en cuyo caso es importante acudir a un médico para que verifique que no hay ningún hueso fracturado. Se pueden parar de una forma casi radical por varios procedimientos:

Introducir en la fosa nasal correspondiente un pequeño tampón de algodón embebido en jugo de limón;

Proceder del mismo modo con jugo de ortiga;

Aplastar algunas hojas de tomillo o de serpol secos y aspirarlas como si fueran rapé.

HERIDAS: No se trata de dar aquí los medios de cicatrizar las heridas importantes, que deben ser tratadas obligatoriamente por un médico. Se trata de rozaduras o pequeños cortes, cuya curación puede apresurarse al tiempo que se impide la infección sin tener que verse obligado por ello a abusar de algunos desinfectantes.

Lavar la herida con una decocción obtenida haciendo hervir 25 gramos de centaurea menor en un litro de agua.

Aplicar una cataplasma de hojas de repollo preparada del mismo modo que para los ántrax. «Atención, escribe Alain Rollat, recomendando este tratamiento, la acción de las hojas de repollo sobre una herida abierta, rápida, se manifiesta al principio por una aparente agravación del mal; la herida “duele” más debido a que la cataplasma atrae más toxinas». Última precaución: cambiar la hoja de repollo desde el momento mismo en que empiece a ennegrecerse.

Hacer hervir un puñado de consuelda mayor en un litro de agua. Filtrar y aplicar en compresa sobre la herida.

Machacar algunas hojas frescas de zarza y frotar con ellas la rozadura para detener la hemorragia.

Picar unas hojas grandes de salicaria fresca y hacer con ellas una cataplasma que facilitará la cicatrización.

Hacer hervir una treintena de gramos de tomillo en un litro de agua. Aplicar en compresa sobre las heridas.

remedios-caseros-plantas-L-PaNPbt


HERPES: Las preparaciones capaces de resolver esta desagradable afección son numerosas. Hemos tenido pues que efectuar una selección, y las que indicamos, si bien no son las más fáciles de realizar, los ingredientes necesarios obligan a visitar al herbolario, sí se hallan entre las más eficaces.

Aplicar una cataplasma de hojas frescas de bardana.

Hacer hervir un puñado de hojas o de fragmentos de corteza de abedul en un litro de agua. Filtrar y aplicar en compresa.

Hacer hervir una veintena de gramos de dulcamara en un litro de agua. Colar y utilizar como una loción.

Hacer una decocción utilizando 100 gramos de plantaina para un litro de agua. Utilizar como una loción.

Preparar una infusión utilizando en cantidad igual las flores y las hojas frescas de la salvia (50 gramos aproximadamente por litro de agua). Utilizar ya sea en loción, ya sea en compresa.

Echar en un litro de agua hirviendo 50 gramos de corteza de saúco. Aplicar como una loción o sobre compresas.

HÍGADO (CRISIS DE): La mayor parte de las veces son provocadas por excesos en la mesa o libaciones inconsideradas. De modo que no deben ser confundidas con la ictericia y otras formas de hepatitis, verdaderas enfermedades cuyo tratamiento es responsabilidad exclusiva del médico. Siendo frecuentes estas indisposiciones, cada familia posee su o sus «recetas» para solucionarlas. No vamos pues a enumerarlas todas aquí. Nos limitaremos en consecuencia a algunas preparaciones sencillas cuyo efecto es innegable.

Echar sobre un limón sin pelar, cortado a rodajas, un litro de agua hirviendo; dejar en infusión; azucarar si es posible con miel. Beber tibio. Este tratamiento puede ser seguido durante varios días sin inconvenientes a condición de que se tome la precaución de preparar la infusión diariamente.

Hacer una decocción con el tallo leñoso de un alcaucil y las primeras hojas que la protegen. Dejar enfriar y beber a razón de un buen litro diario.

Hacer macerar durante unos quince días el tallo, las hojas y las raíces de un alcaucil en medio litro de aguardiente. Colar y conservar el líquido así obtenido en un lugar fresco al abrigo de la luz. A cada crisis, administrar a razón de seis a diez gotas, varias veces al día, en una taza de té o de infusión de menta.

Hacer una infusión con un puñado de boldo (de venta en todas las herboristerías) en un litro de agua. Azucarar abundantemente la infusión con miel muy aromatizada o mezclarla con otras tisanas para combatir el amargor de la planta.

Hacer una infusión con un pellizco de menta seca en una taza de agua hirviendo. Beber muy azucarada tras cada comida.

La infusión de flores de «pie de gato» (de venta en herboristerías) descongestiona la glándula hepática y regulariza las secreciones biliares. Es pues recomendable, a razón de aproximadamente un litro diario, en los casos de crisis agudas.

Hacer hervir 100 gramos de cardillo fresco, con las raíces, en un litro de agua, durante 5 minutos; dejar en infusión durante aproximadamente un cuarto de hora; colar, beber a razón de dos o tres tazas entre las comidas.

HIPO: No hay nada más desagradable que hipar sin poder detenerse. En la mayor parte de los casos, el vaso de agua bebido sin respirar o el taparse la nariz hasta casi la asfixia se muestran fastidiosamente inútiles. Se puede entonces comer una almendra, cuidando de masticarla muy prolongadamente.

INFLAMACIÓN DEL OÍDO: Ocurre a veces que nos duele el oído, sin que por ello se trate de una otitis o de una afección grave de este tipo. Se puede entonces calmar muy fácilmente el dolor aplastando algunas hojas frescas de albahaca para recoger el jugo e introducir este en el oído enfermo. Sin embargo, hay que evitar el no dar importancia a esta advertencia de la naturaleza y, una vez pasada la sensación de dolor, es conveniente verificar con un médico que no se trata del síntoma de una enfermedad más importante si no tan sólo de un simple accidente.

INSOMNIO: Como con las crisis de hígado, las preparaciones que permiten combatir el insomnio son impresionantes en número. Ello es debido a que la mayor parte de las plantas medicinales, así como un gran número de verduras, poseen virtudes calmantes. Cada cual es pues libre de preferir tal o cual receta de las que indicamos, o cualquier otra, en función de su gusto particular o de sus tradiciones familiares. Dicho esto, el mejor medio de enfrentarse a este temible enemigo de nuestro reposo es, en primer lugar, no alimentarlo, privándolo de algunos auxiliares tales como la mayor parte de los «excitantes». Se evitará pues tomar café por la tarde, o té, o abusar de algunos alcoholes fuertes, en dosis masivas «atontan», pero un vasito de coñac nunca ha ayudado a nadie a encontrar el sueño, o atiborrarse con platos picantes. En cambio, hemos visto que una ensalada de lechuga ligeramente sazonada con limón relajaba al tiempo que calmaba los ardores eróticos. Constituye pues un plato ideal para rematar una cena. Quedan, por supuesto, los insomnios rebeldes, que es preferible tratar por medio de plantas más que con todos los calmantes, tranquilizantes y somníferos de los que tienen tendencia a abusar muchos de nuestros ciudadanos agobiados.

Hacer una infusión, en las mismas proporciones que el té, con un pellizco de aspérula olorosa (en herboristerías) en una taza grande de agua hirviendo; azucarar, con miel si es posible, y beber al acostarse.

Hacer hervir una lechuga a fuego suave en medio litro de agua durante una veintena de minutos. Tomar un gran bol de la decocción así obtenida en el momento de acostarse.

Machacar una lechuga en un mortero para extraer su jugo; beberlo puro o mezclado con alguna otra tisana antes de meterse en la cama.

Echar de 40 a 50 gramos de flores de mejorana secas en medio litro de agua hirviendo; dejar en infusión durante unos diez minutos. Beber una taza grande antes de irse a dormir.

Hacer macerar una cincuentena de gramos de mejorana fresca en un litro de buen vino de Burdeos. Tras esperar unos quince días, filtrar el líquido. Beber un vaso de jerez antes de irse a la cama.

Pulverizar unas flores de mejorana secas hasta obtener un polvo fino. Mezclar con miel o confitura. Tomar una cucharada sopera antes de acostarse.

La pasionaria, según Leclerc, «presenta la gran ventaja de provocar un sueño parecido al normal y no arrastrar consigo ningún efecto de depresión nerviosa, ninguna obnubilación de los sentidos ni de la mente». Se utiliza en una decocción ligera obtenida haciendo calentar a fuego suave 50 gramos de hojas y de flores secas en medio litro de agua. Dejar hervir la preparación, luego aguardar unos diez minutos antes de bebería, preferentemente en el momento de acostarse.

Un pellizco de flores de tila, frescas o secas, echado en una taza de agua hirviendo, relaja al tiempo que ayuda a encontrar el sueño.

Hacer macerar 10 gramos aproximadamente de raíz de valeriana en una taza de agua fría durante medio día. Colar y beber, caliente o fría, una hora al menos antes de irse a la cama.

LUMBAGO: Lo dobla a uno en dos en el momento más inesperado, y hace sufrir horriblemente. He aquí dos remedios sencillos para terminar de una manera efectiva con él.

Hacer hervir dos hojas de repollo, previamente lavadas, en leche, y dejar reducir hasta que la preparación tenga el aspecto de una compota. Utilizar la pasta así obtenida mientras aún quema y hacer una cataplasma, que se aplicará a los ríñones. Meterse en la cama y conservar el emplasto durante unas doce horas.

Hacer cocer al horno un manojo de puerros enteros. Machacarlos y mezclarlos con manteca de cerdo. Aplicar en cataplasma durante medio día.

MAL ALIENTO: El mal aliento no solo es molesto para aquellos que se nos acercan. Es también signo de un desarreglo más profundo que puede ser de origen gástrico, hepático o dental. No se puede pues, para hacerlo desaparecer, contentarse con masticar efluvios, sino que, por el contrario, hay que buscar y curar, una vez disimulado, el mal que lo provoca.

Mal aliento provocado por algunos alimentos (ajo, cebolla, etc.): Maurice Mességué aconseja masticar una ramita de perejil o algunos granos de café. Estos dos remedios pueden ser también útiles cuando el olor desagradable es provocado por el mal funcionamiento de un órgano o una caries dental, pero su efecto es muy limitado en el tiempo.

remedios-caseros-para-la-ansiedad4


MAREOS EN LOS VIAJES: ¿Quién no se ha visto afectado por este famoso mal de los transportes, que se manifiesta la mayor parte de las veces en coche, pero en algunas ocasiones también en avión? Para evitarlos, la cantante Mick Micheyí, que es también una notable magnetizadora, recomienda sujetarse en la piel del estómago, con ayuda de un trozo de tela adhesiva, un manojo pequeño de hojas de perejil.

MIGRAÑAS: Este era el recurso de las hermosas marquesas, que lo utilizaban y abusaban de él para librarse de los cortejadores inoportunos. Actualmente ya no es una excusa, puesto que todo el mundo sabe que bastan algunos comprimidos para hacerlas desaparecer. Pero nuestro ritmo de vida hace que las migrañas sean cada vez más frecuentes, y en consecuencia se necesitan más y más pastillas para calmarlas. Lo cual nos conduce a envenenarnos poco a poco, mientras que algunas sencillas tisanas serían muchas veces tanto o más eficaces.

Preparar una infusión echando una cucharada de café de granos de anís en una taza de agua hirviendo. Embeber con ello dos compresas. Tenderse de espaldas y relajarse aplicándose las compresas sobre cada sien.

Hacer una infusión, en una taza de agua hirviendo, con 5 gramos de hojas y flores de calaminta. Beber tras las comidas.

Machacar algunas cerezas hermosas y bien maduras. Hacer con ellas un emplasto, que se aplicará sobre la frente, mientras se permanece tendido.

Machacar una rodaja de limón bastante gruesa, y mezclarla con una taza de café. Beber el resultado.

Preparar una compresa con el jugo de un limón ligeramente salado, y aplicarla sobre la frente.

Cortar dos buenas rodajas de limón. Aplicarlas sobre las sienes y mantenerlas durante un cuarto de hora.

Hacer una infusión con un litro de agua y 30 gramos de hojas o de flores de melisa. Beber fresca. Esta poción presenta además la ventaja de ayudar a las digestiones difíciles, que a veces pueden ser causa de migrañas.

Hacer una infusión con 10 gramos de hojas de naranjo y flores de azahar en medio litro de agua. Beber caliente o fría.

Tomar sobre un terrón de azúcar algunas gotas de agua de azahar.

Cortar dos buenas rodajas de patata y aplicarlas sobre las sienes del mismo modo que las rodajas de limón.

Hacer una infusión con un pellizco de romero en una taza de agua. Beber caliente o tibia.

Hacer una infusión con 15 gramos de tomillo en un litro de agua. Beber aromatizándola con un alcohol ligero o, mejor, con algunas gotas de agua de azahar.

OBJETOS TRAGADOS: Es el terror de las madres cuyos niños se lo llevan todo a la boca. Por supuesto, si el objeto en cuestión es de un cierto tamaño, es preferible prevenir inmediatamente al médico, como también si es particularmente cortante o acerado. Si no, no hay de qué alarmarse. Basta simplemente con proporcionarle al imprudente los medios de envolver el cuerpo extraño de modo que pueda atravesar todo el organismo sin crear ninguna lesión y ser evacuado por las vías naturales. Estos pueden ser:

 tallos de espárragos, cuyas fibras leñosas se enrollarán alrededor del intrusopequeños copos de algodón embebidos en aceitehojas de puerroPICADURAS DE INSECTOS: ¿Qué niño, o qué adulto, recorriendo el campo durante un fin de semana, no ha sido víctima de un pequeño animal volador o reptador que le ha dejado, a menudo durante varias horas, el recuerdo de un agudo dolor? Sin embargo, estas pequeñas picaduras no deberían estropear nunca un día de descanso, puesto que es muy fácil calmar rápidamente el dolor que provocan.

Cortar un limón en dos y friccionar vigorosamente el enrojecimiento que señala el lugar de la picadura. La sensación de ardor desaparece instantáneamente.

Friccionar, como para las quemaduras, la región dolorida con una mezcla de clara de huevo y aceite de oliva.

Machacar algunas hojas de perejil y embadurnar con ellas la picadura. Se pueden emplear también hojas machacadas como cataplasma.

Cortar una cabeza de puerro en dos y frotar con ella el lugar donde ha penetrado el aguijón.

Echar sobre el lugar dolorido algunas gotas de jugo de ajedrea.

Se da por descontado que todos estos pequeños trucos son válidos tan solo en el caso en que el paciente ha sido víctima de una sola, o como máximo de unas pocas picaduras. No hay que olvidar que los insectos son portadores de veneno, y que este, inyectado en fuertes dosis, puede ser peligroso. En caso de ataque por un enjambre, es absolutamente necesario acudir a un médico. Además, si se trata de picaduras de abeja, estos diferentes remedios no podrán aportar alivio más que a condición de que antes de aplicarlos se haya tomado la precaución de retirar el aguijón, si es que se ha quedado clavado en la capas superficiales de la piel.

PICOR EN LOS OJOS: Este picor puede ser debido al cansancio, al humo, incluso a la falta de humedad en el aire. Puede calmarse muy rápidamente gracias a una loción, obtenida a base de hacer una infusión de algunas hojas de aciano en medio vaso de agua; aplicar en compresas tibias.

QUEMADURAS: Son el tributo de todos los cocineros, y también de los jóvenes imprudentes. Afortunadamente, a excepción de la azucena, que no se encuentra más que en las floristerías, cerca de la cocina está todo lo necesario para calmar rápidamente el dolor.

Hacer macerar unos pétalos de azucena en aceite de oliva o alcohol. Empapar un algodón con esta preparación y untar con ella la quemadura.

Partir en dos una patata y aplicarla sobre la parte dolorida.

Mezclar dos cucharadas de aceite de oliva con una clara de huevo y aplicar sobre la piel.

REUMATISMOS: Las crisis agudas deben, por supuesto, ser objeto de un tratamiento médico a menudo de larga duración. Pero los ataques más benignos pueden ser muy bien curados en casa, sin ayuda de nadie.

Hacer una decocción de camomila. Empapar con ella unas compresas y aplicarlas tibias sobre la parte dolorida.

Tomar las hojas grandes de una repollo. Quitar el nervio central, luego machacarlas ligeramente con ayuda de un rodillo de pastelero. Calentarlas sobre una fuente de calor, un radiador, por ejemplo, y aplicarlas, en varias capas, sobre la articulación afectada. Mantener en su sitio mediante un vendaje.

Picar cinco puñados grandes de salvia fresca. Mezclar la pasta obtenida con 500 gramos de mantequilla. Hacer hervir durante unos quince minutos a fuego suave. Colar. Dejar enfriar la preparación, que puede conservarse luego en un tarro de cerámica. Apenas aparezcan los primeros dolores, masajear la región afectada haciendo penetrar el ungüento.

SABAÑONES Y GRIETAS: Son provocados por el frío. La mayor parte de las veces son los labios los que resultan más afectados, en primer lugar porque su piel es muy frágil, en segundo porque están húmedos muy a menudo. Pero las grietas pueden atacar igualmente a los dedos de las manos y de los pies, los cuales duelen entonces terriblemente.

Tomar arcilla seca y reducida a polvo. Mojarla con aceite de oliva hasta que recupere la consistencia de la pasta de modelar. Aplicar en cataplasma sobre las extremidades afectadas.

Hacer hervir 20 gramos de brotes de álamo en 100 gramos de manteca de cerdo durante una media hora. Dejar enfriar. Aplicar la pomada así obtenida sobre las partes enfermas. Este bálsamo, que es particularmente adecuado para los labios y las comisuras de la boca, puede también ser empleado como preventivo en lugar de otras preparaciones que se venden en farmacias. Su eficacia, además, es claramente superior a la del lápiz labial.

Tomar un buen pellizco de flores de caléndula secas, echarlas en agua hirviendo y dejarlas allí durante un buen cuarto de hora. Filtrar y hacer un masaje con el líquido.

TOS (ACCESOS DE): Hay fumadores impenitentes que, mientras se ponen a toser encienden otro cigarrillo. El milagro reside en que generalmente, después de algunas chupadas, su tos cesa. Se trata sin duda de lo que se llama curar el mal por el mal, aunque tal ejemplo no sería recomendado por nadie. Es preferible recurrir a la receta, además deliciosa, que indica Jean Palaiseul en Nos grand-méres savaient: «Cortar en rodajas dos o tres manzanas grandes no peladas en un litro de agua fría; añadir algunos trozos de regaliz, y hacer hervir durante un cuarto de hora; filtrar, beber a discreción, sin azucarar».

VERRUGAS: ¡Cuántos tratamientos costosos y más o menos dolorosos, cuando no se trata de auténticas operaciones quirúrgicas, para librarse de estas pequeñas excrecencias carnosas indeseadas! ¿Pero por qué ir a buscar tan lejos lo que la naturaleza nos pone al alcance de la mano?

La celidonia, por ejemplo, que crece al borde de los caminos y en las viejas paredes, y cuyo amarillento jugo que rezuma cuando se corta su tallo quema las verrugas en tan sólo unos días.

Los guisantes (arvejas) también, cuyas vainas contienen en su interior un jugo que las ataca.

Las patatas, finalmente, que una vez ralladas y aplicadas en cataplasma dan el mismo resultado.

gr_883231_6872940_629168


 Publicaciones relacionadas

  La relación entre el aluminio y el alzheimer Propiedades de las especias y condimentos por orden alfabético  Propiedades del ajo y cómo tomarlo  Ajenjo, sus propiedades y cómo utlizarlo  27 recetas de afrodisíacos naturales. Remedios naturales con plantas 

 
Fuente: este post proviene de Vida Soy, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Remedios naturales con plantas: Aloe vera

Afecciones de la piel eczemas, micosis: Friccionar repetidamente durante el día las partes sensibles con gel de aloe vera puro. Ampollas Prevención: aplicar una crema de aloe vera o de gel puro de álo ...

Remedios naturales para el reuma

El reuma consiste en diversas enfermedades inflamatorias de las articulaciones, no causadas por agentes microbianos. La característica principal del reuma es el fuerte dolor que genera, el endurecimie ...

Remedios naturales para la migraña

La migraña consiste en un dolor de cabeza muy intenso que, por lo general, puede ir acompañado de otros síntomas, como un intenso dolor en las sienes, náuseas, vómitos y dificultades para fijar la vis ...

Jugo antioxidante y jugo de uvas

Compartir Hoy os traemos dos recetas muy ricas y muy saludables. Os vamos a enseñar cómo hacer un jugo antioxidante y uno de jugo de uvas, en los dos, los ingredientes que damos son para cuatro person ...

Recomendamos

Relacionado

medicina natural alimentos y nutrición belleza ...

¿Qué infusión se puede tomar en cada caso?

¿Las infusiones pueden ayudar a curarnos? Sí, pero no cualquier infusión. Depende de la dolencia necesitaremos tomar una u otra. Los amantes del té, por supuesto, ya tendrán conocimiento de algunos de los famosos “remedios de la abuela” empleados en cada tipo de dolencia y enfermedad, pero es un mundo muy extenso, tanto que aún para los más expertos en la materia sigue habiendo mucho p ...

medicina natural plantas medicinales remedios naturales ...

Remedios para la tos,resfriado,mucosidad...

Remedios para la tos,resfriado,mucosidad... TISANA PARA EL RESFRIADO: -1 rama de canela -4 hojas de eucalipto -4 clavos de olor -medio litro de agua -zumo de limón Llevar a ebullición el medio litro de agua,la canela,las hojas de eucalipto y los clavos de olor,apagar y dejar reposar tapado 10 minutos.Filtrar.Tomar 3-4 tazas al dia añadiendo el zumo de medio limon y una cucharadita de miel (de manu ...

trucos y consejos caseros remedios naturales

Iniciación en la preparación casera de Remedios Naturales II

Recetas de Cocina sin Tonterías Ya hemos visto en la entrada anterior los materiales, utensilios básicos e ingredientes fundamentales en la preparación casera de remedios naturales, en esta entrada vamos a analizar las plantas con propiedades medicinales de uso corriente. En muchos casos puede usarse la planta seca o bien fresca, si se emplea fresca, la dosis a añadir a la tisana o jarabe, será ma ...

consejos dolor de estómago hierbabuena ...

Remedios caseros con hierbabuena para el estómago

Los remedios caseros con hierbabuena pueden utilizarse con varios fines distintos. No obstante, hoy vamos a centrarnos en el uso de este ingrediente natural para aliviar los dolores de estómago. Y es que los remedios caseros con hierbabuena son fantásticos para combatir los gases, los calambres intestinales y otras muchas dolencias que afectan a nuestro estómago y que nos impiden gozar del máximo ...

sexo afrodisiaco pareja ...

Remedios naturales para mejorar las relaciones sexuales

Besos desesperados, cuerpos encendidos dispuestos a libar de esa miel. Corazones calientes se tornan aún mas enrojecidos de tanto vibrar y amar. Tanta pasión, tanta entrega por días y días. Infinita felicidad y deseo permanente. De repente por distintos motivos propios o ajenos, los días pasan y la rutina envuelve con su manto gris y pesado. Una telaraña que atrapa y enreda. Casi sin querer alguna ...

enfermedades fitoterapia consejos

Remedios naturales para el reuma

El reuma consiste en diversas enfermedades inflamatorias de las articulaciones, no causadas por agentes microbianos. La característica principal del reuma es el fuerte dolor que genera, el endurecimiento de las articulaciones y los músculos de las áreas adyacentes y el incremento de la sensibilidad articular. Así, el reuma produce una limitación de movimientos e, incluso, puede producir espasmos m ...

remedios caseros artritis depurativo ...

Infusión de zarzaparrilla para combatir el ácido úrico

ZARZAPARRILLA PLANTAS MEDICINALES RECETA DE REMEDIOS CASEROS Infusión de zarzaparrilla La infusión de zarzaparrilla es un remedio casero altamente depurativa, favorece la eliminación de orina, urea y ácido úrico y está recomendada para las personas que padecen reuma, artritis y gota. Sin embargo, debe evitarse en caso de tener anemia. Ingredientes para 1 persona - 40 gramos de raíz y rizoma de za ...

enfermedades digestivas meteorismo aerofagia ...

Tratar enfermedades digestivas frecuentes con homeopatia

Existen tres trastornos digestivos frecuentes que a menudo confundimos,pues su característica más importante es la distensión o hinchazón abdominal. Se trata de la aerofagia,la flatulencia y el meteorismo. Y en esta ocasión repasamos como curar con homeopatía estas enfermedades digestivas. Para diferenciar aerofagia,flatulencia y meteorismo La aerofagia resulta cuando tragamos aire al masticar ,al ...

aliementos sanos comida sana microgreens ...

Remedios naturales con plantas - El poder de los microvegetales

Culto Al Cuerpo trae el reto de ""Remedios naturales con plantas"" Que organiza facilisimo, en esta ocasión hablaremos de los microvegetales. Cuando hablamos de verduras verdes podemos empezar desde la raíz. Las cosas buenas vienen desde abajo y es el caso de los microvegetales. Los microvegetales son vegetales de hoja verde cosechados en su etapa mas temprana, se recolecta ju ...