Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

Relaciones íntimas durante el embarazo

Las nuevas y hermosas madres, en un momento están en plena paz, tranquilidad  y bien felices, y en cuestión de milésimas de segundo lloran sin consuelo y al pasar el poco tiempo, su genio es verdaderamente insoportable.

Estos cambios de animo son situaciones normales de las mujeres que esperan un bebé sin importar si son primerizas , pues se producen en ellas “cambios hormonales importantes, debido a que aumentan los niveles de Progesterona, que tienen efectos directos sobre el sistema nervioso central, alterando neurotransmisores como la Dopamina, que pueden ocasionar cambios en el estado de ánimo”.

Esto hace que las gestantes, principalmente en los primeros meses, sean susceptibles al llanto. Además, se preguntan si podrán sobrellevar con éxito el embarazo y si su bebé se estará desarrollando saludablemente, lo cual les genera angustias adicionales.

En ese sentido, se recomienda que las madres acudan puntualmente y sin excepción a los controles prenatales; pues así, “el Gineco-Obstetra podrá tranquilizarla respondiendo sus preguntas y explicándole que muchos de sus síntomas son normales”.

Precisamente, por repentinas e inesperadas, estas variaciones en el carácter pueden hacer que la mujer se sienta culpable y en algunos casos, caen en depresión.

Sin embargo, “deben aceptar que estos cambios son una situación normal en la experiencia del embarazo y que están actuando tal y como se espera (y como sus hormonas la obligan)”.

Lo aconsejable es no transformarse en un ojo crítico para sí mismas, pues de esa manera lo único que hacen es mirarse para culparse por todo. Por esto mismo, es necesario que eviten los “debería”: debería estar más flaca, debería ser más tolerante, etc.

También hay una gran necesidad de atención por parte de otros, lo cual suele manifestarse a través de los antojos. “Aquí, la pareja juega un rol fundamental para el bienestar emocional de la madre, apoyándola emocionalmente sin juzgarla ni criticarla”.

Una de las mejores terapias es hablar y comentar las preocupaciones y emociones con la pareja, la familia, los amigos y el médico, pues esto les brinda a ellas una importante sensación de respaldo y apoyo.

Cambios según el trimestre:

“Cada trimestre se caracteriza por estados de animo específicos. Pero estos pueden variar dependiendo de la edad, personalidad, experiencias anteriores y otros factores".

Primer trimestre. Es común que disminuya el deseo sexual y se torne más sensible, cansada y desinteresada por temas que no se relacionen con su estado. Estos cambios son más pronunciados en las primeras 12 semanas de embarazo, luego disminuyen muy gradualmente, mientras el cuerpo se adapta a los cambios hormonales y la mujer logra manejar mejor sus preocupaciones.

Segundo trimestre. La futura madre recupera el buen estado físico y el estado de ánimo; deja de preocuparse tanto por el peso y el cuidado del cuerpo.

Aparece la ansiedad por sentir al bebé y por la normalidad del embarazo. Se acerca más a la pareja, retoma intensamente la vida sexual y se concentra en el proyecto de ser mamá (decora la alcoba para el bebé y le compra ropa, entre otras cosas).

Tercer trimestre. Comienza a pensar en el parto y aparecen algunos temores sobre él. Cerca de la fecha del nacimiento del bebé hay mucha ansiedad y una mezcla de ganas y miedo de ser mamá.

10 Consejos para las mujeres para durante y después del parto
:

1. Continuar con sus actividades cotidianas y combinarlas con su rol de madre.

2. Buscar a alguien de confianza que cuide a su hijo, mientras realiza sus actividades habituales. 

3. Acompañar a su bebé de manera serena y relajada. 

4. No descuidar a su pareja ni suspender la vida sexual, en caso extremo suspender el acto sexual si el médico lo recomienda. 

5. No abandonar su apariencia física

6. Si se siente angustiada por el cambio de vida, debe buscar apoyo.

7. Hablar con amigas que tienen hijos para rodearse de gente con experiencia.

8. Establecer horarios de visitas para su familia y la de su esposo. Así evita roces.

9. Si tiene más hijos, dedicarles tiempo suficiente.

10. Sentirse satisfecha consigo misma y su entorno.

Las Buenas finanzas y la gestación del bebé.

De todos los consejos mencionados anteriormente, hay que profundizar el como las finanzas de pareja afectan también inclusive antes de que la mujer quede embarazada, hay que procurar la estabilidad económica de la pajera para que este no sea un factor que desencadene discusiones o preocupaciones y que el bebe se geste bajo estrés dentro de su liquido anmiotico, si la pareja tiene compromisos con bancos, deudas con varios entes o pagan hipoteca, una de las tantas formas es de solucionarlo buscando ayuda externa de algún Asesor Financiero que reúna todas sus deudas y pueda agrupar todo en un solo pago mensual, así puede tener la mente mas clara y concentrada para atender mas a la mujer en su embarazo

Beneficios que Trae El Sexo Durante El Embarazo:



Vínculos Afectivos:

La embarazada debe estar sobre aviso y cuidar su ánimo, ya que desde el primer trimestre, el líquido amniótico en el que crece el bebé adquiere el “sabor” del estado anímico de la madre.Tanto si está tranquila como preocupada, alegre o triste, el feto responde adaptándose continuamente. En su ánimo y en su estructura. Así la naturaleza logra que esté adaptado al entorno en el que nacerá.

En un ambiente armonioso y afectuoso el feto desarrolla una corteza frontal más grande (ahí reside el raciocinio) en relación al tamaño de la parte de atrás, el “cerebro de reptil”, donde se activan los reflejos inconscientes. Esto le ayudará a vivir más desde el amor y la comprensión, en vez de desde el miedo y la ansiedad. Y también estimula su inteligencia.

Una huella imborrable. Cada vez hay más indicios de que nuestra personalidad empieza a formarse a partir de lo vivido en la etapa prenatal, un periodo que deja su huella. Es uno de los mitos más comunes sobre el embarazo, pero mantener relaciones sexuales mientras se está embarazada no es peligroso ni hace ningún mal al bebé. Salvo indicación médica debido a alguna complicación, lejos de ser perjudicial, practicar sexo en el embarazo es beneficioso tanto para la pareja como para el bebé.

El embarazo puede transformar la vida sexual, en muchos casos a mejor intensificando el deseo. Las hormonas están en plena ebullición y las emociones, a flor de piel, así que el sexo puede convertirse en una experiencia muy satisfactoria durante estos meses. Toma buena nota de estos nueve beneficios de practicar sexo en el embarazo.

Unión afectiva con la pareja. Las relaciones sexuales contribuyen a fortalecer ese vínculo afectivo que os ha llevado a desear formar una familia juntos, a agrandarla, según sea el caso. La pareja vive un momento muy especial. Son meses de complicidad, de ilusión y los últimos que seréis sólo dos personas. Aprovechad la intimidad, los momentos de tranquilidad y el disfrute de estar juntos.

Mejores orgasmos. Debido a la acción de las hormonas del embarazo, el flujo sanguíneo de la madre aumenta casi un 50 por ciento. Especialmente la región pélvica recibe un mayor riesgo de sangre haciendo que las relaciones sexuales sean más placenteras y los orgasmos más intensos. Incluso hay mujeres que nunca antes habían experimentado un orgasmo, y lo hacen por primera vez en el embarazo.

Favorece el sueño. El sexo es un potente relajante muscular, lo que contribuye a mejorar el sueño y favorecer un mejor descanso, algo que en el embarazo puede ser misión imposible, especialmente en las últimas semanas de gestación.

Mejora el estado de ánimo. Es también el mejor remedio contra las preocupaciones y el mal humor. El orgasmo produce la liberación de endorfinas, sustancias químicas naturales del cuerpo que nos hacen sentir bien y mejoran nuestro estado de ánimo.

Placentero para el bebé. No sólo la pareja disfruta de las relaciones sexuales, también lo es también para el bebe. Después de que la madre tiene un orgasmo, se produce una inmensa liberación de endorfinas, que llegan por el cordón umbilical hasta el feto, proporcionándole sensación de placer.

El sexo reduce el dolor de las contracciones. Tener sexo durante el embarazo activa receptores en el cerebro que ayudan a calmar los dolores de las contracciones. Se recomienda mantener relaciones para disminuir los intensos dolores que preceden al parto, aunque no practicarlo una vez que se hayan roto aguas, por el riesgo de infección.

Ayuda a desencadenar el parto. Es una de las más conocidas fórmulas natural para desencadenar el parto. Esto se debe a que el esperma contiene prostaglandinas, las hormonas que se utilizan precisamente para inducir el parto.

Además, durante los últimos meses de gestación, el sexo ayuda a la madre a prepararse para el parto debido a que la oxitocina producida durante el orgasmo femenino provoca contracciones en el útero. Mantener relaciones hacia el final de embarazo puede contribuir a desencadenar el trabajo de parto cuando este no llega.

Mejora la recuperación después del parto.

Mantener relaciones sexuales durante el embarazo tiene efectos positivos incluso después del parto. En la pelvis hay un grupo de músculos en forma de hamaca que se encargan de sostener la vejiga, el útero y el recto. Ejercitarlos a través de la práctica sexual contribuye a fortalecerlos de cara al parto y facilita la recuperación postparto.

Bebés más seguros y tranquilos. El sexo es positivo para la preparación de la madre para el parto, también asegura que hace bien al bebé y que las embarazadas que tienen actividad sexual tienen bebés más seguros, tranquilos y felices. Es uno de los mitos más comunes sobre el embarazo, pero mantener relaciones sexuales mientras se está embarazada no es peligroso ni hace ningún mal al bebé. Salvo indicación médica debido a alguna complicación, lejos de ser perjudicial, practicar sexo en el embarazo es beneficioso tanto para la pareja como para el bebé.

El embarazo puede transformar la vida sexual, en muchos casos a mejor intensificando el deseo. Las hormonas están en plena ebullición y las emociones, a flor de piel, así que el sexo puede convertirse en una experiencia muy satisfactoria durante estos meses. Toma buena nota de estos nueve beneficios de practicar sexo en el embarazo.
 

Unión afectiva con la pareja. Las relaciones sexuales contribuyen a fortalecer ese vínculo afectivo que os ha llevado a desear formar una familia juntos, a agrandarla, según sea el caso.

La pareja vive un momento muy especial. Son meses de complicidad, de ilusión y los últimos que seréis sólo dos personas. Aprovechad la intimidad, los momentos de tranquilidad y el disfrute de estar juntos.

Mejores orgasmos. Debido a la acción de las hormonas del embarazo, el flujo sanguíneo de la madre aumenta casi un 50 por ciento. Especialmente la región pélvica recibe un mayor riesgo de sangre haciendo que las relaciones sexuales sean más placenteras y los orgasmos más intensos.

Incluso hay mujeres que nunca antes habían experimentado un orgasmo, y lo hacen por primera vez en el embarazo.

Favorece el sueño. El sexo es un potente relajante muscular, lo que contribuye a mejorar el sueño y favorecer un mejor descanso, algo que en el embarazo puede ser misión imposible, especialmente en las últimas semanas de gestación.

 

¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Recomendamos