Psicoadapta blog de psicología Idea guardada 7 veces
La valoración media de 3 personas es: Excelente

Qué es la sombra personal

La sombra, una idea de la Psicología Analítica (también llamada Psicología Profunda) fundada por el psiquiatra suizo Carl Gustav Jung (1875-1961), es un concepto que éste denominó como uno de los arquetipos esenciales del inconsciente personal. El arquetipo se refiere a la existencia de mitos universales repetidos a lo largo de la historia, temas culturales comunes e inconscientes de la humanidad (el denominado inconsciente colectivo); también se refiere a ciertas pautas de comportamiento adquiridos por vivencias individuales básicas. Son arquetipos la sombra, la máscara, el héroe, la bruja, el viejo sabio, el alma o el mal, por ejemplo. Jung afirmaba que la mente humana se compone de diferentes contrapuestos que generan tensión psicológica al oscilar entre la luz y la oscuridad, el bien y el mal, la parte femenina y masculina de cada persona, etcétera, opuestos que siempre se implican mutuamente.

Qué es la sombra personal
La sombra
representa el lado oscuro de nuestra personalidad, donde se esconden los instintos más primitivos de nuestro pasado evolutivo y los aspectos rechazados por nuestra mente consciente y social. Este lado oscuro se manifiesta en nuestros miedos, frustraciones e inseguridades cuando surge la confrontación entre nuestra identificación con ciertos valores que una cultura nos ha impuesto, y ciertas actitudes y rasgos inconscientes de nuestra personalidad que el Yo consciente rechaza por no reconocerlos como propios. La sombra personal es la parte psíquica de nuestra personalidad no asumida por nuestro consciente social predominante. Es el aspecto que consideramos negativo de nuestra personalidad que está contiguo a la conciencia y que no desaparece, se mantiene oculto y al acecho la mayor parte del tiempo, manifestándose cuando hay algún altercado molesto o situación conflictiva con los demás que genera emociones intensas; por ejemplo cuando sentimos una ira excesiva ante un simple reproche de alguna amistad íntima. A menudo tenemos sentimientos que nos resultan inaceptables socialmente y los desterramos de nuestro ego consciente para no sentirlos en nuestra cotidianidad, aunque de vez en cuando podemos percibir esa sombra inconsciente escondida detrás de nuestro rechazo inflexible hacia diferentes cuestiones personales, o detrás de sentimientos sutiles de culpabilidad e inseguridad.

La sombra personal se va desarrollando desde la infancia a partir de nuestras experiencias y aprendizaje social, donde vamos desechando aquellas ideas o conductas que no consideramos adecuadas según las normas morales y el contexto cultural en el que nos hemos educado. Cuando un niño tiene un pensamiento o conducta que cree que es inaceptable para la sociedad en que vive, sentirá un chispazo de ansiedad tan desagradable que termina reprimiendo o adormeciendo esa parte de sí mismo que considera prohibida. Y para rellenar ese vacío el infante crea un falso Yo, cuya función es mitigar el sufrimiento por la pérdida de su integridad original, su totalidad individual. Cada cultura esconde en un rincón oscuro diferentes ideas o cuestiones, como la sexualidad en las sociedades cristianas (la masturbación, el sexo prematrimonial, la homosexualidad, las fantasías sexuales,…), el rechazo a convivir con gente de distinta etnia o religión en ideologías nacionalistas por temor al contagio de la pureza de las tradiciones o de la raza, o tener alimentos tabú en ciertas religiones (comer cualquier tipo de carne para los budistas, carne de vaca para los hinduistas o carne de cerdo para los judíos, por ejemplo). Si a un niño le enseñan que existen “malos pensamientos”, le estarán inculcando un miedo moral hacia su propio universo mental interior, que tratará de anestesiar y extirpar de su experiencia interna. La gran mayoría de los seres humanos cargamos desde la infancia con una gran cantidad de sufrimiento inconsciente que no hemos sabido aliviar.

Todas las personas llevamos dentro un ángel y un demonio, una parte correcta, noble y amable (nuestra máscara social consciente) y otra parte oscura, reprimida y generalmente inexplorada que alberga instintos heredados (como la rabia, la violencia, el odio, la mentira, la vergüenza, los celos, la culpa…) e ideas homicidas, suicidas, sádicas o lujuriosas, por ejemplo. La sombra personal es una parte del inconsciente que conforma nuestro ego (nuestro Yo), esa parte donde hemos ido desechando todo lo que no se acomoda a nuestro ego ideal durante el proceso de desarrollo de nuestra personalidad. El resultado es la reducción progresiva de nuestra identidad, empobreciendo y distorsionando lo que creemos que somos, además de sentirnos perseguidos continuamente por nuestra propia sombra que lucha para hacerse oír ante la conciencia, camuflándose en forma de ansiedad, miedo, vergüenza, culpa o tristeza. Por eso también contiene todo tipo de capacidades potenciales que no hemos desarrollado, cualidades que no hemos manifestado porque las hemos desterrado a las profundidades de nuestra mente y que son parte de nuestra propia humanidad, de nuestra verdadera naturaleza. Solo aceptando la existencia de la sombra podremos descubrir las cualidades que encierra, porque no solo contiene el mal, simplemente es lo opuesto al ego. Lo que hemos reprimido contiene también cualidades buenas como instintos normales, impulsos creadores, sabiduría instintiva y una gran energía que podemos utilizar de forma positiva, porque la sombra está contigua al mundo de los instintos. Ante una situación de peligro inminente para la supervivencia del cuerpo nuestra naturaleza animal toma el mando y actúa de manera inmediata, pasando por encima de nuestro Yo consciente.

La oscuridad está presente en cada individuo. Hitler, Stalin, Pol Pot… no pertenecían a una raza maligna diferente a la nuestra, eran seres humanos como nosotros. Cuando el ser humano no acepta esa parte negativa de su propio psiquismo fruto de haber desarrollado un ego, negando su propia maldad, culpabilidad o sentimiento de inferioridad, necesita proyectarla sobre los demás para después percibir que son los otros los mezquinos, culpables o malvados. El fenómeno de la proyección es un mecanismo mental (emocional y social) inconsciente que consiste en atribuir al mundo externo nuestra propia culpabilidad, ruindad y maldad, y luego sentir que lo negativo procede del exterior (lo que reduce nuestra ansiedad) para después pasar a perseguirlo y aniquilarlo. Con nuestras partes negadas construimos al enemigo, percibiendo en él sólo aquellos aspectos que nos resultan insoportables en nosotros mismos, convirtiéndose así en el espejo de nuestro propio Yo: odiamos a nuestro enemigo en la misma proporción en que odiamos ciertos aspectos de nosotros mismos.

¿Cómo saber cuándo proyectamos, cuándo entramos en el territorio de la sombra?

Cuando alguien, con su actitud o sus ideas, nos afecta emocionalmente y respondemos de forma exagerada en su contra, lo más probable es que estemos proyectando nuestra sombra. Aunque las proyecciones también pueden ser positivas, generalmente lo que advertimos en los demás son esas cualidades que nos resultan más insoportables de nosotros mismos. Entonces para descubrir estas cualidades de nuestra sombra debemos investigar qué actitudes y rasgos nos molestan de los demás y en qué grado nos afectan. Si yo lo que más odio y detesto es la mala educación y la soberbia, por ejemplo, lo más probable es que esté ante cualidades de mi propia sombra personal, aunque me sea extremadamente difícil admitirlo. Por supuesto no todo lo que criticamos es una proyección, pero si actuamos desproporcionadamente ante lo que objetivamente no tiene tanta importancia significa que algo se ha activado en nuestro inconsciente. Si asumimos la responsabilidad de nuestras propias emociones en la generación del proceso de la proyección, podremos cambiar nuestra idea y sentimiento hacia la gente que nos rodea por otra visión más realista.

Como enseña la psicología en general, el diálogo frente a frente entre la conciencia y su sombra es una necesidad terapéutica. La mejor forma de integrar nuestras partes opuestas internas, de dar luz a nuestra sombra personal, es afrontarla y querer conocerla conscientemente, admitir que esas características y atributos negativos que negamos en nosotros realmente residen en la parte oscura de nuestra personalidad, que nuestra sombra contiene los aspectos más primitivos e inadaptados de nuestra naturaleza que hemos rechazado por motivos sociales, culturales y morales. Tener conciencia de nuestra sombra es un difícil reto moral, un conocimiento doloroso de adquirir, que comienza con “querer darse cuenta” de nuestra parte negativa que el ego ha rechazado: nuestra maldad, avaricia, codicia, envidia, celos…, para así hacer conscientes nuestros conflictos inconscientes. Así podremos aprender a adueñarnos de nuestras proyecciones y recobrar toda la energía y fortaleza que oculta nuestra sombra. Cuando descubrimos nuestro lado oscuro empezamos a relacionarnos con nuestro inconsciente (que va dejando de ser un desconocido) y vamos reorganizando nuestra personalidad y expandiendo nuestra identidad.

Hay que prestar atención a nuestros síntomas físicos y a nuestras neurosis para descubrir su lenguaje, sin tratar de interpretarlo y dejando al margen nuestras creencias. Si siento ansiedad debo aceptar que yo soy el único responsable de generarla, que mis pensamientos oscuros son los que causan mi tensión física. Debo ser plenamente consciente de mis temblores, taquicardias y estremecimientos, sentir mis latidos acelerados, mi respirar entrecortado, mi angustia vital. Aceptar que yo soy el único causante de mi malestar. Aceptar mi sombra, por ejemplo la ira, no significa actuar según sus mandatos (peleando, destrozando cosas, gritando…), sino ser consciente de mi rabia para después poder integrarla en mi mundo mental. Para conocer lo más posible mi totalidad individual debo examinar cuáles son mis límites, cuál es mi capacidad para hacer el bien y cuánto mal puedo llegar a realizar, y ser consciente de que ambos, el bien y el mal, forman parte de mi naturaleza.

Si asumo mis demonios internos (mis temores, decepciones, proyecciones y traumas del pasado), los puedo transformar en mis aliados al utilizar su energía psíquica para fines más positivos. Jung decía que no hay luz sin sombra ni totalidad psíquica libre de defectos, por lo que nuestra tarea en la vida no es que seamos perfectos sino completos, aceptándonos plenamente al integrar nuestra sombra en la personalidad para hacerla consciente y poder llegar a un acuerdo con ella, para poder controlar sus manifestaciones. Esta integración nos enriquece al complementarse los impulsos de la sombra con otros aspectos personales conscientes, y quizá podamos llegar a lo que Jung denominó el proceso de individuación, la autorrealización total y profunda de uno mismo.

“Uno no se ilumina imaginando figuras de luz, sino haciendo consciente la oscuridad” -Carl Jung-

Autor: Iñaki Kabato (colaborador de nuestro Blog)

Fuente: este post proviene de Psicoadapta blog de psicología, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Locus de control

Uno de los conceptos más ampliamente propuestos a investigación desde diversas áreas de la psicología es el de locus de control (en latín locus significa ubicación o lugar), que fue formulado por el p ...

Recomendamos

Relacionado

Puzle de la vida Vida Saludable Carl Jung ...

Sanando tu vida con las enseñanzas de Carl Jung

Carl Jung es uno de los médicos psiquiatras y  psicólogos más destacados de la historia, conocido principalmente por su teoría del inconsciente colectivo y arquetipos. Carl Gustav Jung nació en 1875 en una pequeña localidad suiza, fue colega de Freud y poseía un profundo conocimiento sobre mitología, religiones y filosofía. Para Jung, “somos seres espirituales y tener una relación espiritual ...

consejos bienestar y armonia análisis de los sueños ...

La Teoría de la Personalidad de Jung

La Teoría de la Personalidad de Jung Los tres principios sobre los que se construye la psique son : el principio de los opuestos, el de equivalencia y el de entropía. Jung consideraba que la meta máxima de la vida es alcanzar lo que él denomina el self (si mismo), el arquetipo que representa la liberación de la dualidad y la transcendencia de los opuestos. Significa, por ejemplo, que el ser human ...

Desarrollo personal la sombra

La sombra: ¿qué estás rechazando de ti mismo?

Este artículo esta escrito por Manuel Marques autor de Supera tus desafios Una parte de nuestra personalidad se manifiesta a la vista de todos, son los aspectos conscientes y asumidos de nuestra psique; la otra sobrevive en la oscuridad de la inconsciencia, oculta para todos, empezando por nosotros mismos, y solo ocasionalmente se manifiesta tal y como es, generalmente para causar problemas allí d ...

Nuevas entradas

El autoengaño del ego

¿Sabes lo que es el  autoengaño del ego? Hoy te hablaré de él y de qué forma podemos desactivarlo a través de Mindfulness transpersonal.  El autoengaño suelen ser esas mentiras que te dices a ti mismo y que acaban marcando los actos en la vida. Si, porque seguro que alguna vez te has dicho: “el último cigarro y lo dejo” o “la última copa” o “no volveré a ver a esta pe ...

Sacando el guion inconsciente a la luz

Hay que diferenciar entre los procesos fisiológicos automáticos de carácter inconsciente (como el respirar, los latidos cardíacos, la secuencia de movimientos al caminar o al conducir un vehículo) y los procesos psíquicos inconscientes que surgen como resultado de un mecanismo de defensa del ego. Estos son el objeto de nuestro estudio. El proceso que da lugar al inconsciente se puede resumir como ...

crecimiento personal y conciencia estrés ansiedad ...

Bioneuroemoción® como forma de vida, descubre qué es y cómo puede ayudarte

Conocer qué es la bioneuroemoción puede ayudarte a vivir tus molestias físicas con otro punto de vista más conciliador. Sobretodo si te lo cuenta una persona especializada como Patricia Guijarro. Ella misma te contará en su historia como cambió 360º su vida y pudo liberarse de una enfermedad. Creo que ya nunca más volverás a quejarte de encontrarte mal. Ya me lo contarás, ahora… ¡Te de ...

Ansiedad y Estrés Autoayuda Depresión ...

Trabajo del Niño Interno: qué es y ¿te puede beneficiar?

Trabajar con tu niño interior puede ser algo que hayas escuchado en los medios o de cualquier persona. Pero el niño interno es un concepto psicoterapéutico que surgió con Jung, y muchos terapeutas utilizan formas de trabajo con el niño interno como una poderosa herramienta para ayudar a sus clientes. ¿Podrías beneficiarte? 1. ¿Qué es el Trabajo del Niño Interno? Todos fuimos niños una vez. Y el n ...

¿Qué es la Terapia Corporal Integrativa (TCI)?

La Terapia Corporal Integrativa (TCI) es un método psicológico integrativo y original, diseñado por Antonio Pacheco Fuentes, de aplicación individual o grupal, que se inspira en diferentes fuentes de conocimiento procedentes de la filosofía, tradiciones orientales espirituales, psicología, psicoterapia, terapias corporales, partiendo de las cuales, elabora un método terapéutico en el que se integr ...

09 ) AUDIO VIDEOS ALCANZA TUS METAS ACOMPASAR ...

El Poder de la mente subconsciente

Podemos hablar de tres estados de la mente: el consciente, el inconsciente y el subconsciente. Nuestro subconsciente es muy poderoso,  controla el  90% de nuestra capacidad cerebral. La mente subconsciente es la que se encarga de los procesos automáticos del cuerpo y aunque no lo parezca es mucho más importante que la mente consciente. Generalmente tendemos a confundir el subconsciente con el inco ...

Nuevas entradas enfermedad estres ...

El estrés, la mente y la enfermedad

Cada día se considera más real la relación existente entre estrés, la mente y la enfermedad. Podría citar cientos de artículos médicos que lo avalan. Pero más allá de eso, tu sabes que es así. Lo sabes porque cuando sientes estrés tu cuerpo te envía señales. ¿Que tipo de señales son estas? En muchos casos son palpitaciones, arritmias, irritación, sensación de opresión en el pecho. Yo mismo las sen ...