Blog de Psicomaster Idea guardada 2 veces
La valoración media de 2 personas es: Excelente

Imagen corporal... espejito, espejito

¿Por qué cuando me siento bien y atractivo me da la sensación de que todos me ven así y mi entorno reacciona diferente que cuando salgo sintiendo inseguridad?

Tendemos a pensar que nuestra imagen tiene que ver con lo que ven los demás desde fuera, y no con cómo nos sentimos por dentro respecto nuestro físico.   Lo que ven los demás no sólo es lo que medimos y pesamos sino la actitud que tenemos.   Si nos sentimos atractivos actuaremos con seguridad y confianza por lo que seremos interesantes y atractivos para las personas con las que nos relacionemos.   Si nos sentimos mal con nosotros mismos proyectaremos la imagen contraria y los demás reaccionarán a nuestra actitud.

La imagen corporal es la representación del cuerpo que cada individuo construye en su mente.  Esta definición deja espacio para la distorsión de esta representación a través de nuestras emociones, inseguridades, experiencias e interpretaciones de lo que ocurre a nuestro alrededor. Por eso la imagen que tenemos de nuestro propio cuerpo puede estar distorsionada,  alejarse mucho de la realidad. Según sea esta representación mental desarrollaré emociones y actitudes hacia mi propio cuerpo que determinarán mi comportamiento hacia los demás (y de él dependerán los resultados favorables o no).

¿Qué componentes tiene la imagen corporal? (Thomson 1990):

Componente de percepción: precisión con la que se percibe el tamaño del cuerpo y de sus distintas partes. Esta percepción se encuentra especialmente distorsionada en personas con trastornos alimentarios (que también presentan con especial intensidad otras características de las que veremos a continuación).

Componente subjetivo: se refiere a las emociones, actitudes y pensamientos que tengo sobre mi propio cuerpo y me llevan a la satisfacción o insatisfacción corporal (es independiente de los datos objetivos).

Componente conductual: qué acciones ejecuto en relación a mi cuerpo y cómo lo percibo (lo escondo, lo enseño, evito situaciones en que lo ven los demás…) Tener una buena o mala imagen corporal, como veis,  tiene un alto impacto en cómo pienso, siento y actúo, así como en la respuesta que tienen los demás. Tiene más  que ver con el espejo “interno” en el que me miro.  Se construye desde la infancia y adolescencia  y va cambiando a lo largo del tiempo. Esta construcción tan temprana hace que se perciba como un rasgo de identidad que se da por hecho y se percibe como inalterable.  No lo es.  Vamos a ver qué pensamientos y creencias dificultan el cambio.

Anticipaciones y creencias irracionales sobre mi propio físico

Los pensamientos que tengo sobre mi apariencia física pueden no estar ajustados a la realidad, a lo largo del tiempo y a través de mis experiencias puedo ir desarrollando creencias irracionales sobre mi aspecto.

Cuando esto ocurre y, por ejemplo, concluyo que “con estas caderas nadie me va a querer”, o “a quién le voy a gustar ahora que soy calvo”, interpretaré los acontecimientos que ocurran dando por hecho que esta afirmación es una realidad.   Si una persona del sexo opuesto no acepta salir conmigo, recordaré la creencia que tengo sobre mi apariencia, atribuiré este rechazo a mi aspecto y continuaré teniendo emociones negativas respecto a mi físico.   Me comportaré de esta forma con lo cual es posible que vuelva a encontrarme con resultados negativos y vaya fortaleciendo esas creencias sobre mí.

Existe un fenómeno psicológico llamado profecía autocumplida.  Consiste en la asociación de una situación concreta (conocer alguien del sexo opuesto por ejemplo) y ansiedad.  Hago esta asociación al imaginar la situación y repetirla una y otra vez en mi cabeza para intentar planificar qué hacer y cómo comportarme.  Si antes de llegar a la situación ya he anticipado que va a tener un resultado negativo y va a ser debido a mi apariencia física, al llegar el momento me comportaré con tal ansiedad e incomodidad que seguramente ese resultado negativo se haga realidad.  Así concluiré que cuando anticipo algo desagradable se cumple, dándole validez a futuras predicciones de fracaso.

Romper este ciclo es importante, no sólo por el hecho de que me hace daño sino porque me impide encontrar soluciones a lo que realmente está sucediendo (quizá me sería útil aprender ciertas herramientas sociales para hablar con el sexo opuesto, quizá no he escuchado a la otra persona porque sólo pensaba en esconder mis defectos, quizá me he comportado de forma extraña por la ansiedad que estaba experimentando…), todas estas conductas se cambian y se aprenden si soy capaz de identificar lo que ocurre y atribuirlo a sus causas reales.

Pensamientos distorsionados sobre la apariencia

Todo o nada.   Si tiendo a tener un pensamiento polarizado entre totalmente bien o totalmente mal, sin términos intermedios, al no verme en la absoluta perfección (algo inalcanzable) me veré en el polo opuesto.  “Tengo celulitis.  Soy horrible”

Ideal imposible y comparación injusta. Comparación de uno mismo con un ideal que no existe.  Muchas veces ese ideal es producto de la publicidad o se seleccionan las partes del físico de otra persona que ensalzan los defectos propios.  Por ejemplo “soy bajito” al ver a alguien alto, “tengo poco pelo” al ver a alguien con cabello frondoso, “estoy fofo” al ver un anuncio de un modelo atlético…  Esta comparación está sesgada ya que tengo un acceso parcial a ese supuesto ideal (o bien porque sólo veo su físico, porque es una presentación ficticia o incluso manipulada…), y sólo comparo las partes que no me gustan de mi aspecto. Cash, uno de los autores que ha descrito los errores de pensamiento más típicos respecto a la apariencia, hizo un experimento que consistía en estudiar a dos grupos de sujetos: unos miraban revistas con imágenes de modelos y otros con imágenes de personas normales.  Tras esta experiencia, los pertenecientes al primer grupo se evaluaron a sí mismos mucho peor que los del segundo grupo.

Si sólo me comparo con las personas que me resultan más atractivas que yo, mi visión  no será realista, estará distorsionada y dañará mi autoconcepto.

Atención selectiva. Tendencia a centrarme en los aspectos de mi apariencia que no me gustan y exagerar su relevancia como si fuera lo que describiera la
Imagen corporal...espejito,espejito
práctica totalidad de mi físico.  “Tendré los ojos grandes y verdes pero no quedan bien con mis orejas de soplillo”.  Parte de este pensamiento irracional también supone ignorar los aspectos favorables del físico, como no me hacen sentir mal, no les doy relevancia.

Si busco, encuentro. Al decidir que parezco una persona vieja, fea, fofa… o el adjetivo que me atribuya,  busco más pruebas de este mismo defecto.  Y al buscar, encuentro (o creo encontrar) más arrugas, más michelines… y con ellos más malestar.

Los demás ven lo que yo veo. Asunción de que mi visión de mí mismo es realista por lo que los demás al mirarme ven los mismos defectos que a mí me están obsesionando.   Creo saber lo que piensan los demás sin preguntarles. “Me mira porque piensa que tengo mucha barriga, se ha dado cuenta”.

Equiparar mi aspecto con mis emociones. Si me siento feo es que soy feo.  Confundo la interpretación con la certeza y rechazo las pruebas que me sugieran lo contrario “me ha dicho que le gusto para reírse de mí o conseguir algo, soy feo y lo sé”.

Lo que no puedo hacer con este aspecto. Limito mi comportamiento y recorto experiencias de mi vida por el pensamiento de que no puedo realizarlas debido a mi aspecto físico.  “Yo no me puedo permitir llevar minifalda”, “no voy a ir a una fiesta en una piscina”, “me gusta esa persona, no podemos ir a la playa”…  Cuanto más escondo mis supuestos defectos más aversivos me resultan.

El malestar como disparador. Al sentirme mal por motivos ajenos a mi aspecto, es probable que se disparen mis interpretaciones irracionales sobre el mismo.  Tras un mal día o una discusión con un amigo mi estado de ánimo baja y soy especialmente agresivo hacia mí y la valoración de mi físico Estos pensamientos desajustados y poco realistas se llaman distorsiones cognitivas, nos llevan a tener emociones negativas y bajan nuestra autoestima.  Todo ello cambia la manera en que nos comportamos y cómo nos acercamos a situaciones y personas nuevas.

Si te sientes identificado o identificada con estas creencias ya sabrás lo mal que te hacen sentir.

¿Cómo puedo modificar mi imagen corporal?

Lo que se suele hacer es intentar modificar el físico: ropa que disimule, maquillaje, dietas… Como ya hemos visto la imagen que tenemos de nuestro propio cuerpo va más allá de la realidad y los kg.

Lo primero, es necesario identificar los pensamientos distorsionados sobre mi aspecto (espero que la descripción que hemos hecho te ayude en este punto).

Ajustar a la realidad esos pensamientos. En otras palabras aprender a pensar de otra forma, transformar las interpretaciones en pensamientos más realistas y racionales de forma que gradualmente vayan sustituyendo a esas distorsiones. Esto se hace mediante la reestructuración cognitiva (una técnica muy utilizada en los tratamientos psicológicos) y mediante pruebas de realidad.

Entender y gestionar las emociones asociadas a esos pensamientos y retirarles el poder de decidir por mí (como me siento mal… no salgo, no voy al viaje, no me pongo esa ropa, no conozco gente nueva…).

Esto me permitirá analizar las situaciones cuyos resultados atribuyo al físico. ¿Para qué? Para descubrir cuál ha sido el problema real y poder desarrollar herramientas que me ayuden a enfrentarme a ellas de otra forma: habilidades sociales, control de la ansiedad, control de los pensamientos intrusivos…

Activación conductual y exposición a situaciones temidas. En otras palabras, ir recuperando espacios de mi vida que he ido restringiendo por mi aspecto físico.  Esto se hace de forma gradual (hacerme una coleta si no me gustan mis orejas, maquillarme menos, llevar pantalón corto, ir a la piscina, conocer gente nueva…) y en conjunto con el resto de pasos para que resulten retos alcanzables. Hay parte de este proceso para la cual resulta de mucha ayuda recurrir a un tratamiento psicológico que vaya guiando esos cambios y proporcionando las herramientas necesarias.  Hasta que uno se decida a dar este paso es importante entender que no todo lo que pienso de mí es cierto, plantearme qué diría a un amigo en mi situación, observar a los demás (qué físico tienen y qué éxito en las áreas laboral, de pareja, social…), preguntar a los demás cómo me ven, intentar fijarme también en los datos que me favorecen… empezar el camino para relacionarme de otra forma con mi entorno, mi realidad y mi aspecto físico.  Tomar las riendas de mis pensamientos y emociones en lugar de ir a dónde me lleven sin control es una de las sensaciones más gratificantes y que más me acerca al bienestar y la autoestima.   Puede resultar un camino largo pero también interesante y hoy es un día tan bueno como cualquier otro para empezar a recorrerlo.

Autora Luisa Pilar Modroño (Psicóloga Especialista de Psicomaster)
 

Fuente: este post proviene de Blog de Psicomaster, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Qué es y qué hace un psicólogo

Seguramente muchos de vosotros os estéis preguntando qué hace un psicólogo y realmente en qué me puede ayudar. Y es que todos en algún momento de nuestra vida necesitamos la ayuda de alguien externo q ...

Recomendamos

Relacionado

bienestar 3 cuerpos alimentar el cuerpo ...

Tienes 3 cuerpos: físico, emocional y mental

Hoy comparto contigo un artículo invitado de una de mis compañeras de formación, la coach personal, experta en nutrición emocional y hábitos saludables y Escritora, May Morón. Una mujer llena de alegría, vitalidad, optimismo y que sabe transmitirlo a los demás. Su especialización es ayudarte a bajar de peso a través del coaching y otras herramientas de crecimiento personal. Puedes saber más de ell ...

psicología cambios motivación ...

Motivación, qué hacer para conseguirla

En primero de psicología, en un ejercicio de la asignatura de Psicología Social, nos pedían que preguntáramos a unas cuantas personas de nuestro entorno esta pregunta: ¿quién es Aida? (En este caso pongo mi nombre). Tenías que preguntar quién eras a las personas de tu entorno más cercano y a esta pregunta respondieron muchas cosas. Una de las respuestas que recuerdo es la de mi padre que dijo, e ...

pánico ansiedad miedo al miedo ...

MIEDO AGUDO: ¿QUÉ ES EL TRASTORNO DE ATAQUES DE PÁNICO?

Hace poco, estaba dando un curso para médicos y enfermeras y me pidieron que les hablase de los ataques de pánico, un problema muy habitual en las consultas de los psicólogos. En casi todas las charlas que doy sobre miedos, me preguntan sobre esto, así que vamos a hablar un poco aquí del problema. Yo, de hecho, estudié mi especialidad con el italiano Giorgio Nardone, el máximo especialista en est ...

¿qué es? conflictos entre deseo y sentimiento disonancia cognitiva

¿Qué es la disonancia cognitiva?

En psicología el término disonancia cognitiva hace referencia al malestar psicológico o tensión interna que percibimos cuando una creencia personal se ve cuestionada por una nueva información incompatible o contradictoria, o cuando nuestras creencias entran en conflicto con nuestro comportamiento. Cuando percibimos la incompatibilidad de dos ideas simultáneas sobre un mismo aspecto tendemos a igno ...

conocimiento entrenamiento

Levantar pesas rápido o lento, ¿qué es mejor?

Levantar pesas rápido o lento… ¿qué es mejor? ¿Sabes lo que significan estos números: 3-1-3-0? No… no tiene nada que ver con los números de LOST. Estos números son muy famosos dentro de la mayoría de gimnasios y muy utilizados por la mayoría de “gurús” del fitness. Significan el tiempo que debes pasar en cada fase de un ejercicio de levantamiento de pesas. Como ejemplo, ...

pareja sexo salud ...

Masturbación

Cotilleando en twitter, un mundo demasiado rápido y moderno para mi, prefiero quedarme en mi web, en mis blogs, con mi antiguo msn, ya desaparecido, pero a pesar de ello, ayer cotilleando por twitter, vi un enlace a la pagina “Sabias un dato” y la verdad, me llamo la atención, el post en cuestión se llama “Diez ventajas de masturbarse” el cual, como en otras ocasiones he re ...

positividad

10 ejercicios diarios para ser más feliz

Está claro que todos en esta vida lo que más deseamos es disfrutarla al máximo y ser muy muy felices. Pero a veces, sin darnos cuenta, dejamos que el exterior sea el que tiene el control sobre nuestra propia felicidad. Qué si me ha ocurrido esto o aquello. Que si esto no me ha salido bien. Que si no tengo ese bolso, coche, abrigo o lo que sea que quería… La realidad es que nuestra felicida ...

crecimiento personal equilibrio emocional liberación emocional

Liberación emocional

LIBERACIÓN EMOCIONAL Talleres de liberación: Aclaración Importante “No, a mí no me da ir a contarle lo que me pasa a otra persona”. “¿Liberar lo que siento adelante de alguien, o de un grupo de gente que no conozco? No... No me animo a hacer eso”. Es común escuchar este tipo de frases. Y no resulta difícil comprenderlas, por el contrario. Por este mismo motivo hay personas ...

cuerpo-mente-espiritu desarrollo personal lifestyle ...

¿Practicas la meditación según tu tipo de personalidad?

“Si puedes respirar, puedes meditar”. Si estas leyendo este artículo, es porque tienes interés en aprender a meditar o conocer más sobre ese tema tan profundo y actual. O tal vez sientes cierta dificultad de empezar y algo te frena. Entonces estas en el sitio correcto. Te invito que preparas una taza de té o algo que te apetece tomar en este momento. Sientate en tu sitio favorito, dond ...

Pon tu mente a trabajar en tu bienestar

En el artículo anterior estuve hablando sobre cómo funciona teóricamente nuestra mente cuando atraemos algo, nos demos cuenta de ello o no, desde la perspectiva de la Ley de la atracción y el Principio del mentalismo. Hoy os traigo algunos ejercicios para poner en práctica el control de nuestra mente en lugar de permitir, como normalmente hacemos, que se cree un caos de pensamientos aleatorios mez ...