Mi vida sencilla Idea guardada 4 veces
La valoración media de 6 personas es: Excelente

Hygge o el valor de disfrutar de las pequeñas cosas



De un tiempo a esta parte, las fotos de un libro están dando la vuelta al mundo a través de las redes sociales. Sin duda, el «hygge» se ha puesto de moda.

Meses atrás descubrí, en una librería pequeña y con mucho encanto que suelo visitar, un libro que me llamó la atención: Hygge. La receta de la felicidad. Cómo disfrutar más con lo que ya tenemos”. No es ese fotogénico librito de portada beige con dibujos en azul, sino otro, pero con la misma temática al fin y al cabo. El caso es que después de un par de visitas más a la librería en diferentes ocasiones, terminé trayéndome el libro a casa. La última parte del título me enganchó: “disfrutar más con lo que ya tenemos“. Refleja mi filosofía de vida y lo que intento practicar y transmitir constantemente. De hecho, esa fue la idea de partida de “un viaje por lo sencillo”, cuando me senté a escribirlo el año pasado.

Volviendo al libro en cuestión, me conquistó la idea de base, me enamoró el diseño limpio y minimalista de sus páginas y tenía ganas de descubrir qué se escondía detrás de aquella palabra graciosa: «hygge».  Descubrí que es de origen danés, que se trata a la vez de un verbo, un adjetivo y un sustantivo, y que “es, en resumidas cuentas, como se llama en danés a buscar la felicidad en las pequeñas cosas de la vida.” (Más cosas en común con el humilde “viaje por lo sencillo”).

Para muchos daneses -dice la autora-, “el hygge es una meta, una especie de brújula que nos conduce hacia los pequeños momentos que no se compran con dinero, descubriendo la magia en la normalidad.”

La palabra viene del pronórdico “hyggja”, y al parecer, el término no tiene una traducción exacta en ningún idioma. Según dicen, no hay palabra fuera de las fronteras del danés que pueda definir la magnitud del concepto. De hecho, por lo que he descubierto en el libro, de ella se derivan muchísimas expresiones y palabras compuestas. Más de 60, según el diccionario «hygge» que incluye. Cada una recoge una actividad o momento de felicidad sencilla, de esas que tienen a las pequeñas cosas de la vida como protagonistas: tomar un café con una amiga, cenar en casa en familia, quedarte en la cama un rato más por la mañana junto a la persona que quieres, leer un buen libro… Cosas cotidianas que tienen esa capacidad especial de hacernos sentir bien. Si les prestamos atención, claro. (Otra vez esa relación con “un viaje por lo sencillo”…).

“Si tuviéramos que traducir hygge, evocaríamos conceptos como “lo acogedor” o “el bienestar”, pero ningún término se ajusta con precisión porque, en realidad, es mucho más que eso. Es una actitud ante la vida: ser uno mismo, dedicar tiempo a lo que nos proporciona felicidad y disfrutar de las pequeñas cosas que nos aportan calidez.”

Según lo que se explica en el libro, la esencia del «hygge» no es que sea danesa, sino algo universal. Todo el mundo, en cualquier lugar, puede practicarlo. “El «Hygge» es universal y accesible a cualquiera. Es intrínseco a la propia condición humana, no exclusivamente danés…”

Lo que ellos han hecho y que al parecer es lo que le otorga más fuerza y significado a la vivencia, es tener una palabra que defina el concepto de forma amplia y abarque todas las posibles formas de practicar esta experiencia.  “No es que el concepto de «hygge» no esté presente en otras culturas, pero el hecho de que exista una palabra te hace tomar conciencia de ello. De golpe empiezas a darte cuenta de todo lo «hyggelig» que hay en tu día a día”.

Y aquí está lo importante del asunto, desde mi punto de vista. Quizás lo que nos falta a nosotros para incorporar más este tipo de vivencias en nuestro día a día es encontrar la palabra apropiada. Una que lo defina ampliamente y que nos ayude a tomar conciencia de que todas esas pequeñas cosas nos rodean y que, prestándoles la atención necesaria, tienen la capacidad de hacernos sentir mejor y ser más felices.

Porque no es que nosotros no hagamos este tipo de cosas sencillas y especiales, por supuesto que las hacemos. Pero tal vez nos falta encontrar la palabra apropiada para definirlo, empezar a llamarlo por su nombre y hacer que se haga cada vez más grande, más habitual. Que poco a poco vaya impregnándonos y haciéndonos tomar conciencia de que las cosas pequeñas son en realidad grandes. Y que tienen una capacidad intrínseca de hacernos felices.

El español es un idioma muy amplio y rico, y una parte de mí se niega a aceptar que no exista una palabra capaz de definir esos momentos sencillos que tanto nos llenan. Podemos adoptar esa bonita palabra danesa: «hygge». Es divertida, extravagante, extranjera, novedosa y llama la atención. O podemos tomar prestada alguna de cualquier otro idioma. Pero si tengo que elegir una palabra, yo me quedo en nuestro diccionario y me iría a lo sencillo. Elegiría “disfrutar”.

Creo que resume muy bien lo que los daneses viven cuando practican el «hygge». Al fin y al cabo lo que hacen es disfrutar de una cena con amigos, disfrutar viendo una película, disfrutar de una buena taza de té o de un libro, disfrutar jugando con los hijos, disfrutar de un domingo perezoso en casa…

Quizás no sea la palabra perfecta. Pero creo que sería un buen comienzo.

Si incluimos más esta palabra en nuestro vocabulario, en nuestro día a día, estoy segura de que nos sentiríamos mucho mejor, más optimistas y más felices. 

En mi opinión sí que tenemos una palabra que puede servirnos, el problema es que la usamos poco. Porque… ¿cuántas veces has pronunciado o escuchado hoy la palabra “disfrutar”?

Quien sabe, a lo mejor, con el tiempo y el uso vamos ampliando su significado o creando nuevas palabras relacionadas. Tal vez consigamos hacer grande su sustantivo o logremos crear un adjetivo nuevo a partir de ella.

A lo mejor no es que nos falte la palabra. A lo mejor, lo que nos falta es, simplemente, usarla más para tomar conciencia de ella…

The post appeared first on mi vida sencilla.

Fuente: este post proviene de Mi vida sencilla, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: social

Recomendamos

Relacionado

PSICOPOSITIVISMO Felicidad

HYGGE, FELICIDAD A LA DANESA

Lo llaman Hygge y es un concepto 100% danés: se dice que éste hace a los hogares más cálidos y a la gente más feliz. ¿Qué és? El significado es algo entre acogedor y cómodo, y para los daneses eso significa pasar tiempo con la familia y los amigos, encender velas al atardecer y beber una taza de café o una bebida caliente. Los daneses buscan siempre la calidez en sus hogares, describen la palabra ...

Consejos Dnamarca hygge estilo de vida hygge ...

Hygge, el estilo de vida que nos hace ser más felices

Hygge, el secreto de la felicidad. Dinamarca es sin duda uno de los países más felices del mundo.  Al menos eso es lo que se deduce de los Informes Mundiales de Felicidad realizados desde 2013 hasta 2017. Meik Wiking, director ejecutivo del instituto Happiness Research (búsqueda de la felicidad) y autor del libro Hygge. La felicidad de las pequeñas cosas, nos cuenta las claves que él mismo descubr ...

disfrutar mindfulness pequeñas cosas ...

Disfrutar de las pequeñas cosas de la vida

Las pequeñas cosas de la vida. Para sentirse feliz es importante saber disfrutar de la pequeñas cosas de la vida. A menudo las personas buscan en los grandes placeres, las posesiones, el dinero, el éxito en los negocios o personales la felicidad. Y aunque esos logros pueden ser gratificantes, no necesariamente nos aportan esa felicidad interior que tanto ansía el ser humano. Si observamos ejempl ...

bienestar cultura entretenimiento ...

La receta de la felicidad: Hygge en verano

El pasado día 21 de junio entramos en el verano en el que estaremos hasta el 20 de septiembre, es decir, esta estación del año comienza con el solsticio de verano y termina con el equinoccio de otoño, dando el relevo a la siguiente estación del año. La primavera invitaba a salir al exterior y disfrutar del hygge al aire libre y el verano lo sigue haciendo. El verano comienza a lo grande, con e ...

bienestar cultura hygge ...

La receta de la felicidad: presencia

Ya estamos en el último lunes de Julio, día en el que hablamos sobre el hygge, este término danés que recoge la felicidad y el bienestar y que para mí es disfrutar de las pequeñas cosas. El mes pasado hablamos sobre el primer punto del Manifiesto Hygge, Ambiente y hoy hablaremos sobre el segundo punto de este manifiesto, Presencia. En el anterior post hablamos sobre lo importante que es crear ...

asertividad el club de las cosas pequeñas reflexiones

El club de las cosas pequeñas: decir 'no'

Decir que "no". Me cuesta la vida. Así os lo digo. Para lo que sea, a quien sea, cuando sea. Y me he visto muchas veces, en situaciones un poco difíciles, o que no me eran muy agradabes, por no decirlo. imagen de French by Design "sólo diciendo no te puedes concentrar en las cosas realmente importantes" Pero ya me pasa un poco menos...bueno, al menos lo intento. Intento ser ...

Valores Crecimiento personal Emprendedores ...

Las cosas pequeñas de la vida determinan las grandes

Muchas y variadas fueron mis actividades de esta última semana, pero quiero destacar algunas que me dejaron una huella importante: La lectura de unos capítulos del libro de Rick Warren, "Una vida con propósito". También fui invitado a una reunión de trabajo y aportación de ideas en el programa de emprendedores de la Fundación Créate. Además, coincidió con una conferencia que dio Marcos ...

bienestar cultura hygge ...

La receta de la felicidad: Unión

Ya estamos en el último lunes de mayo, día en el que hablamos sobre el hygge, ese término danés que recoge la felicidad y el bienestar y, que para mí, es disfrutar de las pequeñas cosas. Seguimos con los puntos fundamentales en los que se basa el Manifiesto Hygge, en este mes hablaremos sobre el noveno: Unión. Es importante que construyamos relaciones e historias. Seguro que más de una vez alguie ...

living 2.0 amistad blog ...

El valor de una mirada

Pasan los años, pasan las modas, y vamos dejando de lado las cosas más esenciales de la vida. Ahora todo debemos hablarlo mediante el móvil, estar conectados 24 horas al día, contestar las cosas al momento, ya no vale el ‘estoy ocupado/a’ porque eso puede generar una polémica (e incluso rupturas). Hoy en día, con las redes sociales se ha conseguido que debemos estar disponibles siempre, contestar ...

psicología creatividad ideas ...

El gran valor de las ideas inútiles

Foto por nkzs De entrada me gustaría decirte que en mi concepto no existen las ideas inútiles. Así que si en algún momento pensaste que tuviste algo que pudo parecerse a una idea que no servía para nada, lamento informarte que actuaste de manera desagradecida contigo mismo. Cualquier idea que tengas es el resultado de un proceso de razonamiento que involucra múltiples variables y tu creatividad de ...