Saludterapia Idea guardada 3 veces
La valoración media de 2 personas es: Excelente

Adaptarse... o morir en el intento

adaptarse o morir en el intento
Cuando Charles Darwin publicó en 1.859 su libro “El Origen de las Especies”, las teorías evolutivas consiguieron explicar muchos aspectos de la vida en la Tierra. Hasta entonces las ideas preponderantes sobre el tema se basaban en tradiciones antiquísimas, que no hacían justicia a los hechos. Desde entonces, está generalmente aceptado que unas especies descienden de otras, como respuesta a una necesidad evolutiva.

Pero, en la sociedad del siglo XIX, aún se creía en ese dicho que hace referencia a “la supervivencia del más fuerte”; los fuertes sobreviven y los débiles se extinguen. Pero, investigaciones posteriores han demostrado que esta afirmación no es cierta. Sobreviven aquellos que mejor se adaptan a los cambios que suceden en el entorno. De hecho, se han constatado varias extinciones masivas, provocadas por alteraciones bruscas del medio ambiente (choques de meteoritos contra la tierra, emisiones volcánicas masivas, etc.). Nuestra propia especie surgió como resultado de la respuesta evolutiva a las circunstancias que rodearon a la última gran glaciación.

El factor "azar" en la evolución

Por suerte o por desgracia, la adaptación no suele venir de una forma consciente y voluntaria de los sujetos que sobreviven, sino más bien, de una suerte de casualidades bastante imprevisibles. El hecho de que algunos animales hubieran desarrollado la capacidad para construir madrigueras y huir de sus predadores, les sirvió también para salvarse de ciertas desgracias naturales (incendios, volcanes,..). Los animales que vivían en los fondos marinos, no sufrieron las consecuencias de las extinciones masivas, debido a que su ubicación les protegió de los gases tóxicos. Los dinosaurios, que habían dominado la tierra durante cientos de millones de años, desaparecieron sin embargo, casi en su totalidad cuando un meteorito cayó en la península del Yucatán. Se salvaron los que evolucionaron en aves, los de pequeño tamaño y pocos más.

Por tanto, puedo afirmar que la supervivencia del más adaptado, respondía más a una suerte de casualidades que a otra cosa. Las especies evolucionaban “al azar”, y aquellas cuyos cambios evolutivos resultaban en una mejor adaptabilidad a las condiciones reinantes en ese momento sobrevivían y los que no lo conseguían desaparecían.

El hombre y su capacidad para alterar el entorno

Así fueron las cosas, hasta que aparecimos los animales dotados de una mayor inteligencia. La especie humana ha sobrevivido gracias a su capacidad para alterar su entorno y aprovecharse de él. Los hombres primitivos construyeron herramientas complejas que les permitieron cazar animales más grandes, se vistieron con sus pieles para protegerse del frío, desarrollaron la agricultura y la ganadería para asegurarse el sustento.

Más tarde nos agrupamos en aldeas, pueblos y ciudades, dentro de los cuales, pudimos mantenernos a salvo de los peligros exteriores. Desarrollamos infinidad de métodos terapéuticos (algunos más acertados que otros) para preservar nuestra salud y vencer a la enfermedad, etc. Nuestra ventaja evolutiva ha sido nuestra capacidad para alterar el entorno a nuestras necesidades. No pretendo entrar aquí a discutir sobre el uso que estamos haciendo de ella, porque no quiero abrir un debate que se aleja mucho de las ideas que inspiran este artículo.

Cambios bruscos y muy rápidos

El hecho es que, el ser humano del siglo XXI ha terminado viviendo en una sociedad que le abruma, que cambia a velocidades muy elevadas y que le hace muy difícil adaptarse a ella. La misma sociedad que nos ha hecho crecer y prosperar como especie, se está volviendo en nuestra contra.

Esos cambios tan bruscos nos colocan ante decisiones complejas y que requieren de nosotros un esfuerzo adaptativo cada vez mayor, que está provocando la aparición de nuevas enfermedades, como el estrés, la fibromialgia, las alergias, el cáncer, la depresión (solo por citar algunas), que afectan de manera creciente, a nuestra salud.

El factor emocional

Nosotros, como terapeutas “alternativos”, que nos hemos formado en la terapéutica no oficial, o como usuarios de las mismas, ya sabemos que la mayoría de nuestras enfermedades, y sobre todo de estas de nuevo cuño, tienen un origen, o cuanto menos, una influencia emocional.

La terapéutica alopática trata solo el síntoma, y no la enfermedad en sí misma. Nosotros debemos ver el desequilibrio global del organismo que acompaña a la falta de salud y tratarlo como tal. Evidentemente, también debemos tratar la sintomatología que acompaña a ese desequilibrio, pero contemplándolo como parte de una estrategia holística.

Nuestras emociones nos enferman, porque somos incapaces de asimilarlas convenientemente. De hecho, el número de estímulos emocionales al que nos vemos sometidos a diario, se ha multiplicado exponencialmente en los últimos decenios; y cada vez nos cuesta más adaptarnos a ellos. Nos sentimos abrumados, y como consecuencia, aparcamos todo esos conflictos emocionales en las capas más profundas de nuestro ser. Nos sentimos abrumados, sobrepasados, perdidos...

Ante este problema, cada vez más difícil surgen las terapias emocionales, de muy diversos tipos (desde el coaching a la sanación emocional), para ayudarnos a gestionar adecuadamente nuestras emociones.

La palabra clave, para solucionar esos conflictos emocionales internos es "Gestión". La RAE, en su tercera acepción define la gestión como el manejo o conducción de una situación problemática. Y es a esta definición a la que quiero hacer referencia. Necesitamos aprender a gestionar nuestros problemas emocionales, para disfrutar de una vida plena, más sana y feliz. Una persona agobiada o preocupada por sus conflictos emocionales no puede estar sana, ni ser feliz. La resolución de los mismos, llevada a cabo desde una correcta gestión emocional debe convertirse en uno de nuestros objetivos vitales.

A modo de pequeña ayuda, y dado que la extensión de un artículo no me permite profundizar en el tema todo lo que quisiera, os voy a dejar unas sencillas indicaciones, para ayudaros. (De hecho he dedicado mis tres primeros libros publicados a esta cuestión, y aún quedan más en el tintero).

¿Cómo podéis aprender a gestionar mejor vuestras emociones?

Siguiendo estos sencillos pasos:

El primero debe ser la observación consciente de todo lo que nos afecta: Sin este paso previo, no seremos capaces de avanzar en el proceso. Debemos estar atentos y observar. Así conseguiremos obtener la información necesaria, para el siguiente paso. Ver qué nos afecta, cómo nos hace sentir, qué consecuencias provoca...

El análisis: Una vez conseguida la información, debemos procesarla y buscar tanto las causas visibles como las ocultas.

El plan de acción: Una vez conocidas las causas de nuestro malestar emocional, debemos elaborar un plan con medidas correctoras, para solucionarlo.

La revisión de los resultados y el aprendizaje subsiguiente: Una vez realizadas las acciones de nuestro plan, debemos revisar los resultados. ¿Ha funcionado mi plan? ¿He conseguido resolver ese conflicto emocional? ¿Por qué? Tras esta revisión, sabremos si se ha resuelto o no el problema. Si la resolución ha sido parcial, deberíamos recomenzar el proceso, pero con la ventaja añadida del aprendizaje obtenido.
Aprende a gestionar emociones en 4 pasos


Ya sé que estas pequeñas guías no son la panacea, pero he comprobado que son muy eficaces. Espero que os sirvan de ayuda.

Mucha suerte en el camino.
 

Fuente: este post proviene de Saludterapia, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Radiestesia terapéutica y el Reiki

La Radiestesia es una técnica que permite, mediante el uso de materiales sencillos (péndulos, varillas) detectar la energía de los campos energéticos próximos. Un uso muy conocido por todos son los Za ...

La trampa del pensamiento positivo

Todos hemos oído que atraemos aquello que pensamos, que visualizando podemos lograr todos nuestros objetivos, que si no conseguimos aquello que deseamos es porque tenemos un pensamiento negativo y nos ...

¿Qué es el hambre de reconocimiento?

Os propongo un ejercicio. Imaginaros que un día os levantáis y cuando le decís buenos días a vuestra pareja, ésta no sólo no os contesta sino que ni tan solo os mira. Podéis pensar que tiene un mal dí ...

Etiquetas:

Recomendamos

Relacionado

Deporte Running correr. ...

Cómo empezar a correr ¡y no morir en el intento!

Por fin te has decidido: ¡vas a empezar a correr! Ahora, con la decisión ya tomada, se te plantean muchas incógnitas: ¿Qué ropa me pongo? ¿Qué zapatillas me compro? ¿Necesito pulsómetro? ¿Tengo que ir cada día a correr? En este post vamos a intentar solucionar todas esas posibles dudas que se te crean antes de dejar el sofá y empezar a moverte. Ropa: Escoge ropa muy cómoda que no te apriete ni te ...

consejos de belleza

Viajar con la menstruación sin morir en el intento

Hace unos días me tocó sobrevivir a la menstruación mientras pasaba por un momento agridulce durante un largo viaje y es por eso que hoy te voy a compartir cómo viajar con la menstruación sin morir en el intento. Cuando planeé irme de Venezuela no pude elegir la fecha del vuelo sino que tuve que adaptarme por lo que no pude dejar por fuera a la visita roja mensual sino que tuve que aceptar el hec ...

general mindtextos combatir el estrés ...

Cómo combatir el estrés y no morir en el intento

Si hablamos de cómo combatir el estrés y no morir en el intento, hablamos del mal que en este siglo XXI recién iniciado, se está convirtiendo en una peligrosa plaga que ataca, no solo nuestra autoestima, sino las bases sólidas de nuestro bienestar. Pero ¿se puede combatir el estrés y no morir en el intento?. En la revista ?Integral? correspondiente al mes de mayo de 2014, venía una interesante ent ...

aletorresblog alimentos aprende a comer ...

Cómo comer mejor sin morir en el intento

Investiga, conócete, prueba, pero no le endoses a un ingrediente o alimento la responsabilidad de tu salud Nadie nace aprendiendo Me costó mucho trabajo entender y aceptar que -como adultos, claro- somos los responsables de nuestra salud. Que ni el gobierno, ni los sueldos, ni el tiempo, ni el trabajo, ni la flojera o lo que sea, tenían la "culpa" de que yo pudiera enfermar o estar mal ...

hábitos saludables alimentación saludable dieta vegetariana ...

Cómo hacerse vegetariano y no morir en el intento

Se estima que en España aproximadamente un millón de personas son vegetarianas, una tendencia que ha ido en aumento en los últimos años. De hecho, no es extraño ya que estudios recientes indican que el consumo excesivo de carne puede encontrarse en la base de numerosas enfermedades, sobre todo si se apuesta por la carne procesada. No obstante, realizar el cambio, dejar de comer carne, no es tan se ...

Actividad Fí­sica Consejos sobre salud actividad ...

¿Cómo vencer al SEDENTARISMO y no morir en el intento?

El sedentarismo no es algo que se debe tomar a la ligera, ya que genera muchos problemas de salud. La buena noticia es que es sumamente fácil de vencer y ni siquiera te costará mucho trabajo, tan sólo voluntad, actitud y ganas de mejorar tu salud. Si realizas diariamente por lo menos media hora de actividad física con intensidad moderada, obtendrás grandes beneficios de salud y te sentirás con ene ...

consejos de salud deporte dietas y nutrición ...

¿Cómo empezar a correr sin morir en el intento?

Seguro que muchas de ustedes estarán en la misma situación que yo, que quieren empezar a hacer ejercicio y no saben ni por dónde comenzar. Es difícil tomar la decisión de querer una vida un poco más saludable y no nos damos cuenta que eso que hacemos por nosotras en muchos años lo vamos a agradecer. Todo el esfuerzo y dedicación que pongamos al final se verá reflejado en nuestro cuerpo y mente. ...

pareja amor novio ...

Cómo encontrar pareja y no morir en el intento

Aquí te dejo algunas ideas que te ayudarán a encontrar pareja: Haga contactos tanto como sea posible. Cambia tu entorno y trata de conocer gente nueva. Puedes inscribirte en un curso que te interese, ir a un gimnasio, club u ONG donde podrás conocer gente nueva. Basta de actitudes negativas: frases como "nunca encontraré una pareja o todos los hombres/mujeres son iguales", este tipo de ...

chicles chicles energéticos l.a.fuel ...

Cómo estudiar, trabajar y hacer deporte sin morir en el intento...

¡¡Hola bomboncines!! Cómo no todo en esta vida es cosmética y maquillaje, a veces también interesa que se nos hable de otro tipo de cosas muy necesarias en nuestro día a día. Y cómo a mi me gustan mucho este tipo de entradas, os voy a contar mis pequeños trucos para sobrevivir al día a día y a mi rutina. Pues sí, mi día a día últimamente se ha convertido en una locura. He pasado de ir a trabajar ...

consejos

MISSION: IMPOSSIBLE o ¡Cómo ser BLOGGER y no morir en el intento!

En buena hora se me ocurrió a mí introducirme en esto de la escritura virtual...Lo cierto es que lleva muchisisísimo tiempo poner en orden las ideas geniales que se me ocurren ( es broma, lo siento, era inevitable ;-D). Aunque lo que sí es cierto es que se me pueden ocurrir post en los lugares más insospechados... conduciendo, en el súper, cocinando, escribiendo sobre otra cosa, trabajando o lo m ...