Hipercifosis Dorsal. ¿Qué es? Causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento o corrección por medio del Yoga.


La hipercifosis consiste en el aumento de la concavidad anterior de la columna dorsal. En la mayoría de los casos, se produce por la adopción prolongada de posturas inadecuadas  o a vicios posturales, en otros casos, se debe a la falta de tonicidad y potencia en la musculatura paravertebral.

La hipercifosis puede ocurrir a cualquier edad, aunque es rara en el momento del nacimiento. En algunos  adolescentes, la deformación hipercifótica tiene que ver con una anomalía en el proceso de osificación de las vértebras dorsales, conocida como enfermedad de Scheuermann. En los adultos, la cifosis puede ser causada por: enfermedades degenerativas de la columna (como la artritis o degeneración de discos), fracturas causadas por osteoporosis (fracturas osteoporóticas por compresión), lesión (traumatismo), deslizamiento de una vértebra hacia adelante sobre otra (espondilolistesis), enfermedades endocrinas, trastornos del tejido conectivo, infección (como tuberculosis), distrofia muscular, neurofibromatosis, enfermedad de Paget, polio, escoliosis, espina bífida, tumores, etc.

Síntomas de la hipercifosis dorsal
La curvatura de la columna produce un arqueamiento o redondeo de la espalda, llevando a que se presente una postura jorobada o agachada. En consecuencia, la persona puede experimentar:

Dificultad para respirar (en los casos graves)

Fatiga

Dolor de espalda leve

Apariencia redondeada de la espalda

Sensibilidad y rigidez en la columna

La debilidad de la musculatura que suele provocar la hipercifosis puede causar contracturas musculares y dolores.  La variación de la forma en sí misma no tiene importancia y, en general, no causa dolores sino sólo un aspecto estético desagradable.
Diagnóstico de la hipercifosis dorsal
Habitualmente, la hipercifosis puede observarse directamente. Una radiografía permite confirmar y determinar sus causas. A veces, con este último objetivo es necesario hacer una gammagrafía ósea.
Tratamiento de la hipercifosis dorsal
La corrección de los vicios posturales y el ejercicio adecuado, adaptado por el médico al caso específico de cada paciente, suele ser suficiente para corregir la hipercifosis y prevenir o tratar los dolores que puedan existir.
Excepcionalmente, algunos médicos recomiendan un corsé en casos especialmente deformantes o progresivos de la enfermedad de Scheuermann detectados antes de que termine el crecimiento. En esos casos, es necesario evitar la atrofia muscular que conlleva el uso constante del corsé, por lo que hay que quitarlo con la periodicidad que prescriba el médico para que paciente haga ejercicios o natación.
Práctica del YOGA para su corrección y prevención
La simple observación de una persona con hipercifosis, da la sensación de que es alguien introvertido, dentro de sí mismo, “escondido”. Puede ser que esto se verifique en muchos casos. Para el yoga, inconscientemente el estado y la forma del cuerpo  responden al estado de la mente. Puede que la historia propia haya hecho que la persona se esconda y tema abrirse y fluir.
Esta actitud afecta a Anahata Chakra: el chakra del corazón, del amor, del entregarse. Son personas que desconfían y que no se muestran. En gral, no son capaces de dejarse llevar con confianza y que temen lo que la vida les pueda deparar.
La ejercitación regular de algunas asanas de yoga puede ayudar a la corrección y prevención de la hipercifosis.
Secuencia de asanas.
ATENCIÓN: Es necesario recordar que antes de comenzar la secuencia de asanas, es necesario hacer primero una relajación, y un calentamiento del cuerpo  con las posturas como la del Gato-Vaca, por ejemplo. También se pueden incluir algunas rondas del Saludo al Sol.
Luego del pre-calentamiento corporal,  se puede comenzar con la serie de posturas.
1. Ponerse de pie y desde la postura de la montaña o tadasana, flexionar las dos piernas lo máximo posible, llevando el coxis hacia abajo, como queriendo sentarse (postura de la silla) Colocar las manos en puño a los lados del tronco e, inspirando, extender los brazos hacia arriba y mantener varias respiraciones.
                               

 
2. Extender las dos piernas, colocar el tronco paralelo al suelo y llevar los brazos al lateral y luego, detrás de la espalda, separados. Mantener. ( Postura de la Gaviota o Bhega Kriya )

 
3. Tornar a la postura de la montaña y, desde ésta,  colocar los brazos en Nâmaste, es decir, con las manos unidas en espalda a la altura de los omóplatos. Una vez en esta posición inclinar el tronco hacia delante y mantener varias respiraciones. Volver a la postura a Tadasana.

 
4. Inspirando, flexionar las dos piernas, llevar las manos unidas frente al pecho y trasladar  el pie derecho hacia atrás. La pierna de delante, la izquierda, continúa flexionada. Exhalando, estirar los brazos con las manos juntas apuntando hacia el suelo,  e inspirando, llevarlos hacia arriba por encima de la cabeza. Mantener unas respiraciones. Inspirando, bajar los brazos y recoger la pierna que está atrás(postura del guerrero). Repetir con la otra pierna. Exhala e incorporarse en la postura de la montaña.

 
5. Sentarse sobre los talones, dejarse caer hacia adelante y apoyar la cabeza en el suelo. Descansar en la postura del embrión. Mantener varias respiraciones.

 
6. Desde la posición de embrión, apoyar las palmas de las manos y las rodillas en el suelo. Levantar la cadera hacia arriba para ir a la postura de perro boca abajo.  Extender las manos y meter la cabeza los brazos, llevando la mirada hacia el ombligo o hacia los pies.

 
7. Desde la postura de perro boca arriba, inspirar y llevar las caderas hacia abajo y la cabeza hacia arriba, de manera que quedar apoyado sobre los pies y las manos, manteniendo el resto del cuerpo en el aire.

 
8. Apoyar  las piernas, la cadera y el pecho en el suelo, bocabajo.  Extender los brazos y llevar las manos detrás de la espalda, entrecruzar los dedos, con las palmas mirando hacia dentro (en dirección a la cabeza) y levantar el rostro y parte del busto, mirando al frente (Postura de la Cobra).

 
9. Flexionar  la pierna derecha, e intenta coger el pie con la mano derecha. Soltar y flexionar la izquierda e intentar coger el pie. Descansar una respiración. Flexionar ambas piernas e intenta cogerlas con las manos. Elevar el torso y las piernas, de forma que se apoye solo con el vientre (Postura del arco).

 
10. Llevar la cadera a los talones y extender los brazos. Descansar en la postura del embrión.

 
11. Desde la postura del embrión, incorporar el tronco y llevar los brazos por detrás de la cabeza, apoyándolos  en el suelo.  Extender las piernas juntas hacia adelante. Inspirar y estirar todo el cuerpo, sintiendo que el estiramiento comienza en el vientre; exhalar y relajar todos los músculos. (postura de bastón)Volver a inspirar y a estirar profundamente las extremidades, exhalar y soltar. Repetir tres veces.

 
12. Apoyar la espalda  en el suelo.  Llevar las piernas flexionadas sobre el abdomen y posar la planta de los pies en el suelo con pies a la anchura de las caderas. Colocar los brazos en forma de candelabro. Realizar respiraciones completas (contando hasta cinco en cada exhalación y en cada exhalación) en esta posición.

 
13. Extender las piernas  y colocar los brazos a cada lado del cuerpo con las palmas hacia arriba. Descansar en la postura del cadáver o savasana por 10 minutos.

Últimas recomendaciones para la hipercifosis dorsal
La curvatura hipercifótica se acentúa con el tiempo, por lo que, en los casos donde no es congénita, la prevención es una estrategia a seguir para retrasarla y, en la medida de lo posible, evitarla. Aquí algunas sugerencias:

Adoptar las posturas correctas desde la infancia, al sentarse, al dormir, al ponerse delante del ordenador o al levantarse.

Consultar al médico cuál es la actividad física más recomendada en función de la causa de aparición de cifosis. También se puede optar por un programa de ejercicios específicos, supervisados por el fisioterapeuta.

Además de las posturas de yoga recomendadas anteriormente, entre los ejercicios correctivos se incluyen aquellos que se basan en extender, con la espalda rígida y recta –apoyada sobre una pared, por ejemplo-, las extremidades superiores, realizar elevaciones y rotaciones de los hombros. Los ejercicios para fortalecer los músculos del abdomen y la zona dorsal también son un buen aliado para cuidar la columna vertebral.

Imagen de Sabrina Visconti


Sabrina Visconti

Fuente: este post proviene de Blog de Fisio-online, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas:

Recomendamos

Relacionado

ESCOLIOSIS Y YOGA: Síntomas. Diagnóstico. ¿Cómo ayuda la práctica del Yoga? Recomendaciones prácticas.(1ra parte)

La columna vertebral es una estructura armónica. Observada de perfil presenta curvas anteriores y posteriores fisiológicas (lordosis cervical, cifosis dorsal y lordosis lumbar). La escoliosis (en griego: skoliosis condición torcida, de skolios, "torcida") es un problema de salud en el que la columna vertebral de una persona se curva de lado a lado. En su forma típica  como una "S&qu ...

yoga pelvis ejercicios pélvicos ...

3 posturas de yoga ideales para cuidar la salud de la pelvis

Cuidar la salud de la pelvis es importante, esta es una zona de la anatomía que se ubica en la parte inferior del tronco. La misma está constituida por huesos pélvicos de conexión y el saco. Puede decirse que la pelvis es similar a una especie de aro de huesos y es la cavidad en donde se hallan algunos órganos internos. Asimismo, conjunto a los huesos de la pelvis, el torso se conecta con las pie ...

belleza deporte dolores comunes ...

Los mejores ejercicios de yoga para abrir el pecho y mantener la espalda erguida

Ya sea debido al trabajo o a que siempre estamos viendo la pantalla del móvil, cada día estamos más encorvados y eso le trae muchos efectos negativos a la espalda, al cuello y a tu imagen personal. Con estos ejercicios fortalecerás los músculos de la espalda y podrás mantener la espalda derecha más fácilmente. Si deseas profundizar en el conocimiento de las asanas y poder realizar sesiones de yog ...

consejos de salud dolores comunes enfermedades óseas y musculares ...

Fibromialgia: tratamiento con yoga y meditación

El Yoga como tratamiento para la fibromialgia reduce el dolor en un 24%, la fatiga en un 30% y la depresión en un 42%, haciendo los ejercicios Testimonios Much@s habéis hecho comentarios sobre un familiar o vosotros mismos que padece fibromialgia y nos preguntáis si el Yoga puede ofrecer alguna solución. De todos ellos, solo hemos elegido 3 porque creemos que son representativos de buena parte de ...

ponte en forma yoga chaturanga dandasana ...

Chaturanga dandasana o postura del bastón de 4 miembros

¿Cómo hacer la Chaturanga Dandasana correctamente y paso a paso tal como la hacía Iyengar? Te aporta grandes beneficios y quemarás mucha grasa. Significado La Chaturanga Dandasana es una postura cuyo significado es: - Chatur: cuatro. - Anga: miembros. - Danda: bastón o palo. - Asana: postura. Verás que desde que levantas el cuerpo al principio de la ejecución de la postura solo cuatro partes de ...

Enfermedades cervical Curva cervical ...

Discopatía cervical

La discopatía cervical es el proceso degenerativo por el que pasan los discos ubicados en la columna cervical. La mayor movilidad de nuestra columna se produce entre la quinta, sexta y séptima vértebra. Es por esto que la discopatía cervical ocurre en esta región. El dolor de cuello y dolor de brazo radiante, son síntomas característicos de la discopatía cervical. Se desarrolla cuando uno o más de ...

Controlar el peso a través del Yoga.

La obesidad, el sobrepeso o la delgadez excesiva pueden acarrear problemas de salud serios. Estar en sobrepeso es tan peligroso como estar bajo peso. Por este motivo, es importante mantener nuestro peso ideal, es decir, el  peso saludable que debemos tener de acuerdo a nuestra edad, sexo, actividad cotidiana, etc. Para calcularlo,  podemos usar el Índice de Masa Corporal (IMC). Lo calculamos media ...

Hatha Yoga Yoga en casa

Yoga en casa Semana 13 La mejor inversión

Yoga en casa Semana 13 te habla de la mejor inversión que puedes hacer en tu vida, la que te guiará por un camino poco transitado hacia la Felicidad. Espero que hayas entrado aquí sin pensar que la inversión del título es una postura de Yoga en la que te sostienes con la cabeza. Yoga en casa Semana 13 consiste en invertir tu tiempo y tu esfuerzo en tu Felicidad. Sí, así es, tanto como eso. Porque ...

Tratamiento de la cifosis dorsal. Ejercicios, estiramientos y recomendaciones del fisioterapeuta.

En este vídeo se muestra una rutina de ejercicios, auto-masajes y estiramientos para el tratamiento de la cifosis dorsal (chepa, giba, joroba...) Esta rutina realizada con constancia puede ayudar a suavizar esta deformación, frenar su avance y reducir los síntomas o consecuencias de la misma. ¿Qué es la cifosis dorsal? La cifosis dorsal es una desviación de la correcta alineación de la columna dor ...

acupresión chi conciencia ...

MAKKO HO: ESTIRAMIENTOS DE LOS MERIDIANOS DE ENERGÍA

Hoy te traigo esta serie de ejercicios para que practiques cada día. Son muy breves y fáciles de realizar y te ayudarán a mejorar notablemente tu elasticidad y armonía. Notarás que al principio algunos te resultarán más fáciles de llevar a cabo que otros. Es normal, eso se debe al estado de los meridianos comprometidos en ese estiramiento en particular. Pero no te desanimes! la constancia y tus g ...