comunidades

Estas enfermedades y síndromes son más comunes de lo que parece

Síndrome de Münchhausen, trastorno mental que lleva al que lo padece a experimentar todo tipo de síntomas de enfermedades, llegando incluso a inducir lesiones tanto en sí mismo como en personas a su cargo. ¿Lo habías oído alguna vez? Se trata de una de las muchas enfermedades categorizadas a día de hoy como ‘raras’. Sin embargo, que no hayas oído hablar de ciertas enfermedades no significa que sean tan poco comunes como esta, y hoy te traemos algunos ejemplos para demostrarlo. 

¿Alguna vez, hablando con amigos de síntomas o dolencias, alguien ha respondido “a mí también me pasa eso”? Eso es porque, en realidad, hay muchos trastornos y síndromes que, aunque parecen raros, en realidad son más comunes de lo que creemos. 


Impétigo

Llagas enrojecidas en cara, brazos y piernas pueden ser síntoma de padecer impétigo, una infección de la piel, producida, sobre todo, por la bacteria estafilococo. Es más común en bebés y niños pequeños y el contagio se puede producir por contacto directo con la lesión o por secreciones nasales. Así, se trata de una afección más habitual en los meses de verano, por el calor y la humedad. 
 

Síndrome de las piernas inquietas

Conocido también como enfermedad de Willis-Ekbom, se trata de una dolencia neurológica, que provoca hormigueos, calambres e, incluso, dolores en las piernas principalmente durante los momentos de reposo. La forma de calmar sus síntomas es ponerse en movimiento, por lo que afecta directamente al descanso y las horas de sueño de las personas que lo padecen. Es común encontrar varios casos en una misma familia y está relacionado con el funcionamiento de la dopamina, encargada de regular el movimiento. 


Síndrome de la butaca de cine


Más que una enfermedad en sí, se trata de un dolor o malestar que se produce en la parte anterior de las rodillas, después de haber pasado un tiempo andando o sentado en la misma posición (por ejemplo, viendo una película en el cine…). Se dice que alrededor del 25% de la población la padece y se debe a una disfunción en la articulación. 
 

Fluorosis dental

Cuando se están formando los dientes, una exposición al flúor excesiva puede dar lugar a la aparición de la fluorosis, una dolencia que afecta al esmalte, creando pequeñas manchas y puntos en la dentadura. 



 

Hipoplasia dental

En relación a la anterior encontramos la hipoplasia, también conocida como dientes de Turner. Es una afección dental cada vez más común en los primeros años de la infancia y se debe a una mineralización deficiente del esmalte. ¿La consecuencia? Pequeñas manchas blancas en los casos más leves (fluorosis), y surcos y manchas amarillas y marrones en los casos más complejos, llegando incluso a deformar los dientes si se pierde por completo el esmalte. 


Síndrome del pulgar de Blackberry

Se trata de una de las ‘enfermedades nuevas’ que surgen con la llegada de las nuevas tecnologías y, en concreto, de los smartphones, y que, sin embargo, ya sufren muchísimas personas. Se trata de un tipo de artrosis en la mano fruto de la postura que adoptamos a la hora de utilizar nuestros teléfonos móviles y los teclados qwerty, sujetando el aparato con el resto de dedos y manejándolo con los pulgares. El resultado es un dolor que comienza en el pulgar y se extiende por toda la mano, la muñeca, pudiendo llegar al codo e, incluso, al hombro. 



 

Síndrome de Gilbert

Se denomina síndrome de Gilbert a la alteración de los niveles de bilirrubina indirecta en sangre,  que se presentan más elevados de lo habitual. Es un trastorno hereditario que, por lo general, es benigno y asintomático, por lo que no requiere tratamiento ni medidas específicas. Aunque es menos común que otros tratados en este artículo, lo cierto es que, al no mostrar síntomas en la mayoría de los casos, muchas personas lo padecen sin saberlo. 

Queilitis

Se trata de una enfermedad dermatológica que se manifiesta en la comisura de los labios, donde aparecen heridas e inflamaciones. La causa suele ser la acumulación de saliva, fruto de situaciones como el uso de ortodoncia, consumo excesivo de azúcar, la diabetes, una mala higiene dental, la psoriasis, labios secos e, incluso, reacciones alérgicas a la pasta de dientes. 

Esperamos que esta información te haya resultado interesante, y no dudes en visitar la página web de Terránea para encontrar el mejor seguro para tu salud. 

 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Recomendamos