Recetas Quemagrasa Idea guardada 2 veces
La valoración media de 4 personas es: Muy buena

El ejercicio de resistencia maximiza el impacto de las vitaminas C y D sobre el síndrome metabólico

Los investigadores afirman que el consumo de vitamina C y D puede aliviar el síndrome metabólico, pero la combinación de la suplementación y el ejercicio parece aumentar aún más su efectos beneficiosos.

Vitamina C y D y el síndrome metabólico
Los niveles corporales de vitamina C y D se correlacionan de forma inversa con los indicadores del síndrome metabólico y, por ello, a menudo estas dos vitaminas se utilizan como suplementos antioxidantes durante el ejercicio de resistencia.

Los investigadores de la Universidad de Ciencias Médicas de Teherán y la Universidad Politécnica Sulaimani en Irán realizaron un ensayo aleatorizado controlado para evaluar si el consumo de las vitaminas C y D, junto con el ejercicio de resistencia, disminuiría el riesgo de síndrome metabólico.

Efectos de las vitaminas

Reclutaron a 180 participantes masculinos y femeninos de 30-50 años y los asignaron aleatoriamente en 6 grupos: cada participante del grupo de vitamina C tomó 500 mg de un suplemento de vitamina C cada mañana, mientras que aquellos del grupo de vitamina C más AF (actividad física) tomaron la misma dosis a las 7:30h o 15:00h y se sometieron a 30 minutos de ejercicio de resistencia diarios.

Los participantes del grupo de la vitamina D tomaron 2.000 UI de vitamina D cada mañana y aquellos del grupo de vitamina D más AF tomaron la misma dosis siguiendo la misma rutina de suplementación y ejercicio que los del grupo de vitamina C más AF.

Finalmente, hubo dos grupos placebo: uno de ellos participó en los 30 minutos de ejercicio de resistencia diarios y el otro no.

El periodo de intervención fue de 3 meses, durante los cuales los investigadores recogieron datos para el análisis.

Informaron de que la vitamina D tenía una mayor influencia sobre el síndrome metabólico que la vitamina C, según las variaciones de los efectos de los dos suplementos sobre las variables corporales como la glucosa plasmática en ayunas, colesterol total, colesterol LDL y presión sanguínea.

Sin embargo, se descubrió que la vitamina C era más eficaz en la reducción de la circunferencia de la cintura, así como en la reducción de los niveles de triglicéridos y HDL. Aún así, no hubo diferencias significativas en los efectos de la vitamina C y la vitamina D en la circunferencia de la cintura.

Las investigaciones previas respaldaron estos hallazgos, lo que implicó que los cambios en la circunferencia de la cintura solo se apreciaban en individuos con sobrepeso, no en individuos saludables o por debajo del peso normal.

Además, otro estudio señaló que la suplementación diaria con 1.000 UI de vitamina D en mujeres obesas y con sobrepeso resultó en una reducción significativa de la masa grasa corporal, pero no en la circunferencia de la cintura.

Los investigadores añadieron que si bien la suplementación con vitamina D únicamente no tuvo ningún efecto sobre el peso, podría afectar al peso al combinarlo con el ejercicio de resistencia, aunque se necesitaban estudios adicionales para evaluar debidamente esta hipótesis.

Los participantes del grupo de vitamina D más AF también experimentaron una menor presión arterial sistólica pero no se observó lo mismo en aquellos que tomaron vitamina C.

En términos de glucosa plasmática en ayunas, ni la vitamina C ni D llevaron a cambios significativos y los niveles de triglicéridos tampoco tuvieron una interacción significativa con las vitaminas.

Además, la vitamina D tuvo un mayor impacto sobre el colesterol LDL, mientras que la vitamina C tuvo un mayor impacto sobre el colesterol HDL.

Los investigadores escribieron: “los resultados opuestos pueden explicarse por las diferencias en la presencia funcional del colesterol LDL o HDL del cuerpo”.

Más amplio y de mayor duración

Añadieron que las limitaciones principales del estudio eran el pequeño tamaño de la muestra y la corta duración, factores que limitaron la generalizabilidad de los resultados.

En conclusión, escribieron: “los estudios con un mayor tamaño de muestra y un periodo de seguimiento más largo, junto con la medición de los niveles de otras vitaminas, podrían ofrecer más datos significativos sobre los efectos de la suplementación con vitaminas para los pacientes con síndrome metabólico”.

“El consumo de suplementos de vitamina D o C podría mejorar la vida de los pacientes con síndrome metabólico. Sin embargo, la combinación de la actividad física y los suplementos vitamínicos maximizan el efecto, por lo que esta combinación debería recomendarse”.

Referencias

Farag HAM, Hosseinzadeh-Attar MJ, Muhammad BA, Esmaillzadeh A, Bilbeisi AHE. Comparative effects of vitamin D and vitamin C supplementations with and without endurance physical activity on metabolic syndrome patients: a randomized controlled trial. Diabetol Metab Syndr. 2018 Nov 8;10:80.

Vitamina C y D y el síndrome metabólico
Fuente: este post proviene de Recetas Quemagrasa, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Material fisioterapia clínicas

Material fisioterapia clínicas ¿Estás pensando en abrir tu clínica de fisioterapia? Si es así debes tener en cuenta del material fisioterapia que vas a tener que recopilar para poner en marcha tu nego ...

Etiquetas: General

Recomendamos