comunidades

Aprender a ver, oír y callar



Si supiéramos ver, oír y callar, sabríamos analizar lo que vemos, entender lo que oímos y reflexionar sobre lo que callamos.
Si supiéramos ver, oír y callar, abriríamos nuestra mente al pensar más y mejor, seríamos más comprensivos, entenderíamos más fácilmente, tomaríamos mejores decisiones, nuestras acciones tendrían un mejor resultado, no juzgaríamos a la ligera, seríamos más prudentes, más humildes, más generosos, amaríamos y perdonaríamos más porque entenderíamos más.

Pero el problema es que no sabemos ver, no sabemos oír, no sabemos callar. Son muchas las excusas: indiferencia, falta de tiempo, egoísmo, confusión con las prioridades e incluso falta de generosidad y amor.

Aprender a ver supone detenerse a observar y a contemplar lo que nuestros ojos enfocan, no parándonos en lo superficial, en ese envoltorio que oculta lo importante, sino procurar ver el interior.
Tenemos unos sentidos que utilizamos sin sentido. Siempre deberíamos ver más allá de lo que vemos o de lo que creemos ver, y así disfrutaríamos más de las cosas bellas y apartaríamos de nosotros toda imagen que distorsione o confunda la realidad.

¿Por qué nuestra mirada parece tener una atracción especial hacia lo que está mal o hacia lo que creemos que está mal? ¿Por qué no procuramos tener una mirada limpia, generosa y comprensiva? Parece que el morbo de lo malo tiene más fuerza que la sorpresa y alegría de lo bueno. ¿Por qué no apartamos nuestra vista de todo aquello que va en contra de los valores, principios o virtudes? Nos detenemos en las grandes o pequeñas pantallas que pretenden absorber nuestro intelecto con imágenes o programas de uno u otro calibre que confunden y distancian de la verdadera vida, que no aportan nada y pretenden hacernos creer cosas como normales que no lo son, desviarnos de la vida con sentido y de esas pequeñas cosas simples que proporcionan la alegría y la felicidad, sin falsos mensajes que distraen y equivocan a unos y otros.

Tenemos que aprender a ver, ver todo lo que nos rodea, entrar en la imagen, entrar en lo que proyecta

abriendo nuestro corazón a lo bueno y desterrando lo malo. Como dice el papa Francisco: Saber mirar al mundo y a los acontecimientos con ternura.

Tenemos que aprender a ver la luz, ver aquello que brilla, ver con comprensión. Tener una amplia visión de los hechos, mirar más allá, descubrir el sentido. Ver para examinarlo todo y quedarnos con lo que brilla, con lo que está bien. Ver sin distraerse para descubrir con una mirada limpia, captar la realidad con los ojos del alma porque hay mucho más de lo que el ojo percibe.




Necesitamos ver en la oscuridad, atravesar lo desconocido. ¿Pero qué gafas necesitamos para ver con claridad? ¿Con qué gafas queremos mirar? ¿Queremos ver el mundo de color o preferimos la penumbra?

Aprender a ver es detenerse y admirar las maravillas del mundo haciendo honor a su belleza y grandiosidad.

Aprender a ver es renunciar a las proyecciones que pretenden de una manera sutil destruir lo mejor de ser humano, convirtiéndolo en marionetas que se dejan mover por hilos que las apartan del verdadero camino.

Aprender a ver es detenerse con las personas y admirar lo que esconden en su interior, entrando en su alma y descubriendo sus dones, dejando a un lado las falsas imágenes que hacen daño a la vista y rompen el corazón enjuiciando, criticando, cuestionando sin conocimiento.

Aprender a ver es ponerle sentimiento a nuestra mirada y transmitir paz, alegría comprensión. Una mirada que abrace y haga sentir protección y cariño. Un ejemplo de esto es el testimonio de un hombre que sintió la mirada directa y cariñosa del Papa Juan Pablo II cuando permanecía rodeado de miles de personas. Sabía que le miraba a él porque sintió su abrazo y su conocida frase: no tengas miedo.

Ver con una mirada de confianza, de aquí me tienes, estoy contigo, te escucho; huyendo de la indiferencia y de las miradas vacías.

Aprender a ver es mirar con emoción, con alegría, con sentimiento, infundiendo confianza, haciendo brillar los ojos.

Pero también tenemos que aprender a oír. Necesitamos apartar de nosotros todo ese ruido del mundo que no nos permite escuchar la música que nos regala el universo en el que vivimos. Escuchar la sinfonía que nos ofrecer la naturaleza; oír el canto de los pájaros, el aire sobre las hojas, el agua de los ríos y los mares, el silencio de la montaña, el sonido del cielo sobre nosotros, la risa de los niños, la sabia experiencia de los mayores y el latido de los corazones de cada uno que se acerca.

Necesitamos escuchar el maravilloso silencio que se esconde en el corazón las personas y apartar las voces descontroladas que inflaman nuestros oídos de odio, crítica, rencor, queja...

Parece que ese ruido que nos invade, busca no oír las palabras profundas de cada persona llenas de bondad y hacer estallar el grito de los demonios que desean manifestarse.

Debemos aprender a oír sin ruido, prestando la máxima atención y escuchando en lo más profundo. Aprender a oír esas historias llenas de humanidad sintiendo aquello que expresa amor y transforma la vida en alegría. Oír incluso el susurro, esa vocecilla que te orienta en tus decisiones.

Todo ello sin quitarle importancia a aprender a callar. Callar ante las voces que procuran romper la confianza, el bien hacer, la generosidad, la humildad o la bondad, escupiendo mentiras, calumnias, acusaciones y críticas con grandes altavoces que no aportan ningún valor ni enseñanza que haga crecer.

Callar todo lo que no vaya a ser más bonito y mejor que nuestro silencio. Debemos aprender a callar siendo enseñanza de prudencia ante los demás, transmitiendo serenidad, paz y confianza. Callar dejando que nuestros sentidos de la vista y el oído, permitan siempre pensar, analizar, discernir sin cuestionar, juzgar y sentenciar.

Callar todo aquello que hace daño. Callar transmitiendo simplemente con nuestro silencio, procurando la reflexión de los que hablan sin medir las palabras y se apartan de la razón, apartando todo lo tóxico.

Callar y amar con la mirada, con la escucha, con la atención, con el sentimiento que sale directamente del alma abriendo nuestro corazón.

Callar aplicando y poniendo en práctica valores y virtudes a nuestros sentidos, para que el latir de nuestro corazón inunde de luz aquellas conversaciones que solo producen oscuridad.
Terminando y volviendo al primer párrafo: si supiéramos ver, oír y callar, sabríamos analizar lo que vemos, entender lo que oímos y reflexionar sobre lo que callamos.

No olvidemos nunca que hemos recibido grandes sentidos para dar un verdadero sentido a la vida. El agradecimiento que debemos mostrar hacia ellos, nos exige utilizarlos poniendo el alma en ellos.

Tal vez te pueda interesar este artículo: El ciego que me enseñó a ver.

Muchas gracias por estar aquí y compartirlo.

"Solo podemos iluminar el mundo si transmitimos luz"
"Solo podemos dejar huella con nuestra acción continua"

Fuente: este post proviene de El podio de los triunfadores, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos

Relacionado

cualidades Desarrollo-Personal Salud ...

¿Cómo aprender de todo lo que nos ocurre?

“Mas sabe el diablo por viejo que por diablo”. Todas las acciones y decisiones que tomamos tienen una consecuencia, muchas veces no lo notamos por su poca relevancia en nuestro día a día. Sin embargo, algunas de ellas tienen reacciones a largo plazo y de las cuales, para ese entonces, ya nos olvidamos de lo que causó eso e ignoramos la posibilidad de aprender algo al respecto y corregi ...

Blog comunicación confianza ...

¡Escucha!

No es lo mismo oír que escuchar. Oír es percibir los sonidos a través de nuestros oídos, sin necesariamente entender lo que estamos oyendo. Pero escuchar, va más allá , es tener  activados otros sentidos para entender lo que estamos se nos está diciendo. Hay una gran diferencia. Estoy segura que la mayor parte de las veces oímos, pero no escuchamos. Escuchar es clave para nuestras relaciones inter ...

Curiosidades de psicologia Psicologia Niños - Psicologia Adolescentes

¡Mi Hijo Odia Llevar Audífono!, pero… Esto Sí que es una Madre Creativa

Los audífonos en los niños Los niños con problemas de audición no solo deben afrontar el hecho de no poder oír con la misma claridad que otros chicos de su edad, sino que deben pasar por un periodo de adaptación y socialización más duro que el resto de sus compañeros. Hoy en día la tecnología ha avanzado mucho, y gracias al uso de audífonos muchos niños son capaces de volver a oír de forma nítida ...

Aprendizaje Artículos on line Método Feldenkrais ...

Aprende a aprender

Manual de ayuda para obtener los mejores resultados de las clases de Toma de Conciencia a través del Movimiento (TCM). Por Moshé Feldenkrais, Doctor en Ciencias. HAZLO MUY DESPACIO No pretendo enseñar, sino facilitar el aprendizaje según tu nivel de comprensión y acción. El tiempo es el instrumento más importante para el aprendizaje. Posibilitar a cualquiera, sin excepción, a aprender debería ac ...

Aprendizaje Artículos on line Método Feldenkrais ...

Aprender a aprender

Aprender a aprender – Una visión general del Método Feldenkrais®  por Dennis Leri.  El siguiente artículo apareció en la edición de otoño de 1993 de la revista Gnosis. En lugar de “reparar” el cuerpo, Moshé Feldenkrais enseñó cómo ampliar sus capacidades y sus gamas de opciones. Voy a ser vuestro último maestro. No porque vaya a ser el mejor que jamás hayáis encontrado, sino porq ...

MindTextos claves para ser feliz cómo ser feliz ...

Consejos para ser feliz. 25 lecciones para aprender a vivir felices

Si hablamos de consejos para ser feliz, nadie mejor para hacerlo de la mejor forma posible, que Christophe André. En este nuevo libro vas a encontrar 25 lecciones que son 25 consejos para ser feliz. Consejos para ser feliz mirando cuadros. “El arte de la felicidad. 25 lecciones para aprender a vivir felices” Christophe André y la Editorial Kairós En “El arte de la felicidad. 25 lecciones para apre ...

consejos bienestar y armonia aprender a leer el aura ...

Cómo Aprender a Leer el Aura

Aprender a Leer el Aura En el primer siglo de nuestra era, la comunidad esenia solía utilizar la lectura del aura como un método de diagnóstico. Sus sanadores desarrollaban la visión interna que funcionaba como una especie de escáner natural. Mediante la lectura del aura podían identificarse  los órganos enfermos o detectar cuándo el organismo estaba siendo devitalizado, lo que permitía tomar med ...

general bibliomind aprender a meditar ...

Aprender a meditar de forma sencilla y divertida

Si lo que quieres es aprender a meditar y comprender que es eso de meditar, acabas de dar con la clave entrando en este espacio desde el que pretendo que quienes se acerquen a él, sepan que meditar no es "dejar la mente en blanco" sino aprender a estar en el mundo de otra forma. Y como lo que quieres es aprender a meditar, lo mejor es que te sumerjas en esta auténtica guía de la meditaci ...

psicología actividades emociones ...

¿Por qué aprender a hacer malabares?

Foto por Penywise Siempre me han parecido interesantes los malabares; la precisión física y mental que debe tener una persona para poder hacer estos movimientos con tanta maestría que parecen simples para cualquiera, es de admirar. Hace poco mi hija me entregó unas pelotas y me pidió que hiciera lo que hacía el señor de la televisión, malabares con 3 pelotas; en ese momento, además de arrepentirme ...

general bibliomind bricomindfulness ...

Aprender a meditar en casa con zafu y zafutón

Si, ha llegado la hora de aprender a meditar en casa utilizando dos elementos indispensables para adoptar una excelente postura que no dañe tu espalda ni ponga en peligro tu salud física. Aprender a meditar en casa haciendo uso de un cojín de meditación que se llama zafu, y una colchoneta apropiada que se llama zafutón, te aseguro que será un buen descubrimiento. Te lo muestro en este post para qu ...