comunidades

Sobre la gestión emocional simplificada y la libertad última

Creo que hasta ahora a muchas personas, muchas veces, se nos olvida que nuestras emociones tienen algún tipo de función. Que están ahí para llevarnos más tarde o temprano a darnos cuenta de algo que está más allá de nosotros y que a la vez somos nosotros mismos.

Parece que muchas veces, cuando nos encontramos tristes, ansiosos o enfadados (y somos conscientes de ello), nos sentimos mal porque pensamos que no deberíamos estarnos sintiéndonos así,  y eso nos lleva a la culpa o al enfado hacia nosotros mismos o hacia los demás.

Si estoy triste, mejor esconderme no vaya a ser que alguien me vea llorar y le asuste, si estoy enfadado mejor tragármelo y poner buena cara no vaya a ser que piensen que soy una mala persona. Si siento miedo, que se vaya por favor que no quiero sentirlo!!! Y tenemos miedo tan a menudo que no nos damos cuenta de ello. El miedo es el opuesto del amor. Y sin embargo, está ahí también, en nuestra experiencia como seres humanos.

Sin embargo, a medida que avanzo en mi práctica regular de meditación y en la observación interior, voy experimentando en mí misma algunas de las verdades que propugnan muchos maestros, personas que han profundizado mucho ya en sí mismas y que ayudan a los demás a "recordar", si es que así lo quieren.

Escucharles me ayuda a recordar y ver que el camino que ellos han recorrido les ha aportado grandes dosis de paz y felicidad, porque ellos lo han integrado tanto que ya lo transmiten desde su ser más profundo. Muchas veces es posible sentir de manera tangible en su rostro la paz y felicidad que sienten y que son.

Pero es mi propia práctica la que me hace ver que eso que les lleva ahí, a mí también me lleva cada vez más, al mismo sitio que a ellos, es decir, a la paz, a la felicidad y a la alegría.



Por lo que voy viviendo en mi experiencia, cuando me abro en meditación a sentir todo el mundo de sensaciones, emociones y pensamientos que siento, vivo y pienso, voy encontrando que aparentemente al menos, muchas veces estas sensaciones, pensamientos o emociones pueden venir a mí aparentemente sin una causa o un origen aparente.

Aparentemente no la tienen, o quizás yo no se los encuentro en ese momento.

En realidad no se trata buscar la causa ni el por qué. Es muchísimo más simple que todo eso. Es tan simple que lo ignoramos y lo pasamos por alto. Tan sólo se trata de sentiry permitir.

Yo solo necesito, al menos por ahora, pararme un momento, dejar el mundo y mis pensamientos a un lado y estar muy atenta a lo que está pasando en mi interior, a las sensaciones físicas que estoy sintiendo en mi cuerpo.

Si siento dolor, si siento miedo, si siento enfado?me abro a sentirlo. En eso radica mi libertad última. Puede que el dolor, la tristeza, la ansiedad estén ahí?pues como ya están, mi libertad última consiste en acoger todos estos estados con amor, dándoles permiso de ser, y sin aferrarme a ellos?viviéndolos hasta que pasen y quieran irse, sin juzgarlos como malos o buenos, simplemente dejándoles ser.

Puesto que ya están ahí, en mi presente, ¿por qué rechazarlos o luchar contra ellos? ¿Cuántas veces lo he intentado ya y no me ha servido?

Así que puedo sencillamente pararme y observarles desde un paso más atrás, como un espectador que va a ver una película al cine, dejando de creerme que yo soy ellos.

Se trata de darle la libertad a lo que quiera que sea que esté, de estar, de sentir lo que siento, sin enfadarme con ello ni rechazarlo. Y permitirlo completamente. Permitir que la sensación física que esos estados me producen, pueda llenar mi cuerpo y expandirse todo lo que quiera, a la vez que yo la observo sin juzgarla y con confianza. Sabiendo que todo eso- aunque produzca dolor- tiene una función aunque yo no la pueda comprender mentalmente. Confío en lo que está ocurriendo y dejo de juzgarlo como bueno o malo.

Pongo toda mi atención en sentir la sensación en mi cuerpo?y al estar completamente presente, tarde o temprano, se acaba disipando y acaba por disolverse.

Normalmente yo siento esa disolución como una apertura en mi corazón, o en todo mi cuerpo.  Algo se suelta y la paz y la alegría que hay en ese gesto de abrirme completamente a permitir lo que estoy sintiendo, me embarga.

Y si lo que siento es amor, alegría y felicidad también les doy el permiso de estar. Y de que se expandan...hasta el infinito.

Y puedo ver la paz que hay detrás de todas las cosas.
Y puedo ver la paz que yo soy, y que es lo único que siempre queda detrás de todo. Y lo sé sin ningún tipo de duda. No porque nadie me lo haya contado, sino porque lo experimento, que la Paz, la Alegría y la Felicidad es mi verdadera naturaleza. 
Esta es la función última de todas las emociones. Llevarnos a ese sitio. Y nuestra libertad última es nuestra decisión de elegir o no sentir lo que ya está ocurriendo en el único instante en el que está teniendo lugar nuestra vida, en lugar de seguir rechazándolo.

Fuente: este post proviene de Blog de Presencia, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

¿Te ha ocurrido alguna vez, querer ponerte a meditar y no encontrar el momento para hacerlo? ¿O querer ponerte pero terminar haciendo otras mil cosas antes que eso? A mí sí. Qué curioso. La cuestión e ...

La paz más absoluta que existe consiste en no querer cambiar ni un ápice de mi experiencia presente, de lo que ocurre dentro y fuera de ti, sino sencillamente en sentirlo y observarlo y permitirlo COM ...

Todo, absolutamente todo lo que nos rodea es una proyección nuestra. Todo nace en nuestro interior. Cuando profundizo en la observación de mi misma, me doy cuenta de que todo nace de mí. ¿Os ha ocurri ...

A veces, la vida te pone en determinadas situaciones que te duelen y que no entiendes por qué están sucediendo. Te obliga a mirar tu sombra, a abajarte de tu pedestal y a agachar la cabeza con humilda ...

Etiquetas: general

Recomendamos

Relacionado

Reflexiones libertad emocional meditacion ...

Se impone la necesidad de conquistar la mente para alcanzar la libertad emocional. Si bien es comprensible que como seres sociables que somos nos gusta relacionarnos y ser reconocidos, vivir permanentemente a expensas de la opinión o aprobación de los demás, puede ser demoledor. En estos días atrás también publiqué un post titulado “Yonquis del Móvil” que también puedo asociar con el t ...

consejos bienestar y armonia dejar ir de david hawkins ...

El Estado de Libertad Interior ¿En qué se convierten la vida cuando uno se entrega continuamente? ¿Qué es posible? En el estado de entrega, somos independientes del mundo exterior como fuente de satisfacción porque la fuente de la felicidad ha sido encontrada en nosotros. La felicidad es compartida con los demás para que, en las relaciones, la persona entregada sea de apoyo, simpática, estimulant ...

confianza siente aceptación ...

La estabilidad emocional es un factor de la personalidad que tiene una influencia muy estrecha con la felicidad. El mundo de las emociones es algo muy complejo, sobre todo en nuestra sociedad actual en la que cada vez reflexionamos y nos atendemos menos. El vaivén de las emociones requiere de una buena gestión, la cual nadie nos ha enseñado. No se trata de no experimentar las emociones que nos res ...

consejos bienestar y armonia libertad ...

Cada historia personal, cada vocación tiene sus propios condicionamientos. La libertad se da siempre dentro de ciertos límites que nos vienen impuestos. Ciertamente nuestro momento histórico ha supuesto un reconocimiento de la libertad como no se había conocido nunca antes. Pero la libertad seguirá siendo siempre libertad limitada y condicionada. Eso hace que la libertad esté siempre resituándose ...

Inteligencia Emocional Psicología Salud

Vivimos en un momento socio-cultural en el que todo es Inteligencia Emocional: que si las empresas dan más importancia a la Inteligencia Emocional que al Cociente Intelectual, que si quieres ser feliz y triunfar en la vida debes tener una alta Inteligencia Emocional, que Fulanito no tiene Inteligencia Emocional y por eso nadie le habla… Pero, ¿Estamos siendo críticos? ¿Sabemos exactamente qué es e ...

autoestima

Puedes aplicar hábitos en tu día a día para que te ayuden a complementar las técnicas que te voy enseñando en el blog. Estos hábitos te ayudarán a sentir más bienestar en general, a prevenir una mala gestión emocional y sobre todo, a cuidar tu autoestima. Hay muchos que pueden ayudarte, pero hoy quiero hablarte del yoga. ¿Has practicado yoga alguna vez hasta el punto de que se haya convertido en u ...

general alimentacion

Hambre Emocional ¿Qué tipo de hambre tienes cuando comes? ¿Comes cuando estás nervios@, aburrid@, no sabes qué hacer? ¿Qué relación tienes con la comida? He leido un interesante artículo donde se expone qué pasa cuándo comemos sin hambre, cuando el apetito que sentimos es emocional. "El Apetito Emocional es, literalmente, comer cuando no tienes hambre físico, sino hambre de una emoción o una ...

Aceptación Siente aceptación ...

La inteligencia emocional es un término muy popularizado en la actualidad. Este concepto estudia la faceta emocional de las personas como un elemento primordial en la inteligencia de las mismas. Aunque pueda resultarte confuso al principio, no es más que la forma en la cual gestionas tanto tus emociones como las de los demás, lo cual puede ser realmente determinante en cualquier aspecto de tu vida ...

alimentacion saludable cambio personal estres ...

Esta fórmula de “sanación emocional en 7 pasos” la hemos encontrado en la corriente taoísta de sabiduría ancestral China. Y de alguna manera está presente en muchas tradiciones ancestrales de distintas partes del mundo. Con esta se pretende trabajar sobre el cuerpo energético, que es donde se guardan las emociones. Se parte de la concepción de que el cuerpo emocional se compone de 7 ce ...

Lograr la paz interna, en la cotidianidad, pareciera una fábula en un mundo que camina rumbo a destinos inciertos. Recuerdos de una época de abundancia y libertad, paisajes que alguna vez han surcado la imaginación, deseos que se persiguen a diario, todos son instantes de momentos inexistentes. Traen ansiedad, tristeza, enojo, depresión. Vivir en esos momentos, los de la imaginación, alejados del ...