comunidades

Flujo vaginal claro: ¿es normal?

El flujo vaginal es un líquido producido por las glándulas dentro de la vagina y el cuello uterino, que tiene como función principal mantener la limpieza de la zona, expulsando células muertas y bacterias. El color y la consistencia del flujo vaginal normal depende estrictamente del momento en tu ciclo menstrual: es blanco y grumoso después del período, más acuoso antes de la ovulación, claro y resbaladizo durante la ovulación, cremoso antes del período.
Entonces, ¿qué significa el flujo vaginal de aspecto claro?
La mayor parte del tiempo, la secreción vaginal clara es una señal de que la mujer está ovulando. Los primeros días después del período son los menos fértiles, cuando el flujo tiende a ser extremadamente blanco y grumoso para impedir el paso de los espermatozoides. Son los llamados “días secos”. Entre los días secos y la ovulación, el flujo se convierte en más cremoso y menos denso. Este tipo de descarga ayuda a filtrar los espermatozoides débiles, permitiendo que sólo los más viables viajen hacia el útero y potencialmente, se unan con el óvulo.
malestar ovulacion flujo
Cuando la ovulación es inminente, la descarga se vuelve clara y acuosa, con una consistencia muy similar a la clara de huevo cruda. Este flujo es muy fértil, las células de esperma pueden viajar fácilmente a través de él hasta llegar al útero. El día que el óvulo es liberado o el día anterior, la consistencia se vuelve muy húmeda y resbaladiza. Este es el tipo de flujo más fértil, lo que significa que puedes quedar embarazada si tienes relaciones sexuales sin protección.
Ten en cuenta que la mayoría de las mujeres experimentan hasta 30 veces más flujo claro durante la ovulación, en comparación con el resto de tu ciclo menstrual. Esto es perfectamente normal y no debe ser un motivo de preocupación. Recuerda que sin importar la cantidad de flujo que tengas, este nunca debe tener mal olor. Si lo tiene, entonces puede estar padeciendo una infección vaginal.
Flujo vaginal claro durante el embarazo: ¿Es normal?
Casi todas las mujeres embarazadas reportan un aumento repentino en la cantidad de flujo vaginal. Esta descarga generalmente es de color blanco o claro, y su consistencia es muy acuosa, similar a los días de ovulación. Dicho flujo abundante es conocido típicamente como “leucorrea” o “flujo blanco,” y se produce como consecuencia del aumento en los niveles de estrógeno durante esta etapa.
La cantidad de leucorrea tiende a ser muy abundante, a veces se siente como si acabaras de orinar. Muchas embarazadas tienen que cambiar su ropa interior con frecuencia porque simplemente se han empapado. Como resultado de este aumento puede notarse un ligero olor a almizcle, pero no debe ser muy desagradable.
¿Cómo puedo lidiar con mi flujo vaginal claro?
Si actualmente estás ovulando o embarazada, no hay nada que puedas hacer para evitar tal descarga. Ten en cuenta que su función es ayudar a mantener tu vagina limpia y saludable, así que no trates de deshacerse de ella. Estos son algunos consejos de higiene para mantenerte fresca, incluso cuando tienes mucho flujo:
1. Usar ropa interior de algodón. El algodón es el tejido más transpirable y ayuda a ventilar tu piel, lo que garantiza que las bacterias no puedan viajar hacia el útero. Asegúrate de usar ropa interior holgada, en lugar de muy apretada.
2. Evitar los productos de higiene femenina, tales como jabones perfumados, desodorantes y duchas vaginales. Estos contienen productos químicos que irritan la vulva y cambian el entorno de la vagina, dando lugar a la vaginosis bacteriana o infecciones por hongos. Lo mejor es utilizar agua solamente para asear el área vaginal, evitando el jabón siempre que sea posible. Si aún deseas usar jabón, elije un producto suave, sin perfume para evitar irritaciones, hinchazón y secreción anormal.
3. Limpiarse de adelante hacia atrás para evitar la introducción de materia fecal en el interior de la vagina. Hacer lo contrario puede llevar a infecciones vaginales, con síntomas como flujo blanco espeso con mal olor, picazón, hinchazón, enrojecimiento y dolor al orinar. Utiliza papel higiénico y toallitas húmedas para bebés sin perfume para mantenerte limpia, y siempre lávate las manos antes y después de usar el inodoro.
4. Ser consciente de la dieta. Es importante comer alimentos saludables específicamente si quieres evitar las infecciones y el flujo anormal. Come más yogur natural, ya que contiene cultivos vivos que regulan el crecimiento de organismos Candida y previenen la infección por levaduras. Evita los alimentos azucarados, ya que pueden alterar el pH de tu vagina y perturbar el equilibrio entre bacterias buenas y malas. Bebe por lo menos ocho vasos de agua todos los días para eliminar las toxinas y come más frutas y verduras como manzanas, peras, cerezas y sandía.

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Hernia durante el embarazo

Muchas mujeres desarrollan hernia durante el embarazo debido al aumento de la presión en la región abdominal causada por el crecimiento del bebé. La hernia ocurre cuando en la capa muscular de la pare ...

Moco cervical amarillo: 9 causas y tratamientos

Las mujeres son conscientes de la presencia del moco cervical, desde sus años de adolescencia hasta la edad de la menopausia. Este moco es producido por las glándulas de la vagina y por el cuello uter ...

Enfermedad inflamatoria pélvica

Recibir el diagnóstico de enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) puede resultar un poco confuso y frustrante. En este artículo vamos a resumir todo lo que necesitas saber sobre dicha condición, sus cau ...

Etiquetas: Flujo vaginal claro

Recomendamos