Autorrealizarte Idea guardada 46 veces
La valoración media de 129 personas es: Excelente

El desapego, la clave de una vida plena y sin sufrimiento

En esta ocasión tengo el gusto de publicar un excepcional post sobre el desapego de un invitado de excepción: Ubay Serra del blog Viaje a la Esencia.

Te recomiendo leerlo con atención porque es sin duda un extraordinario viaje hacia tu propio autoconocimiento.

Todos buscamos la felicidad y tener una vida plena, libre de sufrimiento. Y todos empleamos cada uno de nuestros recursos para lograrlo.

Esto es aplicable a cada una de las facetas de nuestra vida, desde la sentimental hasta la profesional. Todas ellas son importantes para nuestra felicidad. Dime, si no, ¿cómo es posible ser feliz si estás sufriendo emocionalmente? O ¿cómo es posible ser feliz si no te sientes pleno y realizado en tu trabajo?

Sin embargo, hasta que no comprendas y apliques en tu vida el desapego, nada va a cambiar.

De hecho, puede que la propia búsqueda de la felicidad te esté impidiendo llegar a ella.

“La felicidad es como una mariposa, si la persigues se aleja de ti, pero si te sientas y te relajas, se acaba posando en tu hombro”. (Dicho budista)

Empecemos por el principio.

¿Qué es el apego?

El apego ‒del verbo apegarse‒ es sinónimo de aferrarse, de atarse e incluso de establecer dependencia u obsesión hacia algo o alguien.

Cuando te apegas a un objeto, idea, actividad o persona, acabas generando con ellos fuertes vínculos. Tan fuertes que puedes volverte adicto a ellos.

Y, cuando eres adicto a algo, tu vida acaba por girar entorno a esa adicción. Estás dispuesto a todo para no dejar ir ese objeto, actividad o persona. Haces todo lo que esté en tu mano para seguir a su lado y alimentar los vínculos que os unen.

No tiene nada de malo tejer y alimentar vínculos con personas, ideas, actividades e incluso objetos. El problema de las adicciones es que suelen acabar por limitar tu vida, e incluso por dominarla. Y toda limitación acaba por causarte ciertos daños o, si lo prefieres, efectos colaterales.

Uno de estos efectos colaterales es la ansiedad, amiga íntima del estrés. Otro efecto colateral es el miedo, que suele ser primo-hermano de la ira y la violencia. También podríamos añadir la frustración, la decepción o la depresión. Y, finalmente, nos encontramos con la enfermedad, consecuencia última de todas las formas de sufrimiento.

Lógicamente, todo ello te aparta de tu camino y hace que te sientas infeliz y perdido en la vida, ¿no es así?

El desapego. En la vida, nos apegamos muchas cosas


¿A qué nos apegamos a lo largo de nuestras vidas?

A lo largo de nuestras vidas nos apegamos a muchísimas cosas, tantas que resulta fácil encontrar ejemplos con los que, casi con toda seguridad, te sentirás identificado.

Nos apegamos a ciertas amistades cuando somos niños. Tanto, que el miedo a separarnos de ellos puede condicionar nuestras decisiones,  desde nuestros estudios a nuestro futuro lugar de residencia.

Nos apegamos a un amor platónico. Tanto, que pasamos horas pensando en ella (o él), en cómo la conquistaremos y en cómo será una futura vida conjunta. Finalmente, si no somos correspondidos, acabamos por sentirnos tristes, frustrados y decepcionados.

Nos apegamos a un trabajo estable que nos permite sobrevivir haciendo algo que no nos gusta. Tanto, que somos capaces de pasar una vida entera realizándolo mientras dejamos escapar nuestra felicidad, nuestros sueños y nuestras aspiraciones.

Nos apegamos a una pareja. Tanto, que a veces, incluso cuando sentimos que la relación es tóxica para nosotros, seguimos con ella por miedo a la soledad y por temor a no encontrar nunca a alguien que nos quiera.

Nos apegamos a una idea o punto de vista. Tanto, que cuando alguien nos lleva la contraria, acabamos montando en cólera. Y nos apegamos a nuestros planes. Tanto, que cuando las cosas no salen como esperábamos, maldecimos al mundo entero y a cualquiera que se cruce en nuestro camino.

Nos apegamos a nuestro smartphone o a nuestro ordenador. Tanto, que acabamos construyendo una vida alrededor de estos objetos. Y un día, cuando nos los tenemos, actuamos como drogadictos sin su dosis. O peor, hemos olvidado lo que es salir a dar paseo o relacionarnos con personas de carne y hueso.

Nos apegamos a nuestra familia. Tanto, que para no separarnos de ellos somos capaces de dejar pasar una oportunidad laboral en el extranjero. O de ejercer un trabajo que les gusta más a ellos que a nosotros mismos. O incluso de elegir a una pareja buscando su beneplácito.
¿Te suena de algo alguno de estos ejemplos?

¿Hasta cuando vas a apegarte?

Por suerte, un día, el desapego llama a tu puerta. De hecho, siempre está llamando, pero no siempre escuchas.

Pero entonces tu ego se resiste. Se resiste con todas sus fuerzas, porque no quiere cambiar, no quiere que cambies. Y es que cambiar lo mataría, y el ego, como cualquier ser vivo, tiene su propio instinto de supervivencia.

El ego hace que te apegues a todo aquello que te mantiene dentro de tu zona de confort. Y, para lograrlo, utiliza a todos sus secuaces: el miedo, la dependencia, la pereza, la inseguridad

Pero, como bien sabes, la zona de confort es un lugar donde no hay progreso, crecimiento personal o evolución de cualquier tipo (más bien involución). Es un lugar que ‒como la misma palabra indica‒ es cómodo. Y ese lugar te va bien para descansar, para tomar una pausa o para digerir experiencias pasadas. Pero no para pasar la vida entera ahí metido.

Por ello, cuando llevas demasiado tiempo en esa zona de confort, empiezas a sufrir, a degradarte y a sentir el daño y los efectos colaterales de los que te he hablado al principio.

Sal de la zona de confort

Por tanto, la pregunta es, ¿cuánto vas a esperar a salir de zona de confort? ¿Cuánto tiempo vas a desapegarte de lo que te ata a ella?

¿Cuánto vas a tardar en renunciar a esa persona que no te hace caso para empezar a buscar a alguien que realmente te ame? ¿Cuanta incertidumbre y frustración vas a aguantar?

¿Cuánto tiempo vas a tardar en dejar ese trabajo en el que te explotan y que apenas te da para vivir? ¿Cuántos sueños e ilusiones eres capaz de enterrar?

¿Cuánto tiempo pretendes vivir con una pareja que no te ama y que hace que tu vida sea un suplicio? ¿Cuántos días felices en los que podrías estar con tu amor verdadero vas a malgastar?

¿Cuánto tiempo vas a insistir en defender tu punto de vista sólo para tener razón (aun sabiendo que no la tienes)? ¿Cuántas buenas ideas dejarás escapar por culpa de tu orgullo?

¿Cuántas decisiones eres capaz de tomar para contentar a tu familia en lugar de a ti mismo? ¿Cuántas veces eres capaz de traicionar a tu persona?

Espero que no muchas

Cuando el desapego entra en acción

El desapego y la sensación de liberación que sentimos al practicarlo


El desapego es la antítesis del apego.

Es la capacidad de dejar ir. De rendirse. De dejar que la vida y el universo sigan su curso libremente. Es la capacidad de fluir con la realidad en lugar de ir contracorriente. Es saber aceptar las cosas que no puedes cambiar y dejarlas marchar.

No te estoy diciendo, ni mucho menos, que dejes de luchar. Al contrario, tienes que seguir dándolo todo, en todo momento. Tienes que continuar persiguiendo tus objetivos y tus sueños. Tienes trabajar duro por lo que quieres, y jamás debes renunciar a tus proyectos e ilusiones.

Pero debes poder hacerlo sin apegarte, sin aferrarte, sin obsesionarte, sin volverte adicto y, por supuesto, sin sufrir.

Elimina el desapego y acaba con el sufrimiento

Porque cuando logras desapegarte, dejas, automáticamente de sufrir. Y entonces te das cuenta de que tu cuerpo recupera toda su energía, que tu mente elimina de un plumazo sus miedos y limitaciones, y que tu alma vuelve a estar en armonía con tu Esencia.


Cuando logras desapegarte, dejas, automáticamente, de sufrir
Clic para tuitear

En ese momento, dejas de sentir miedo, estrés, preocupación, ansiedad, frustración, tristezaY todo ello deja paso a sensaciones de alegría, tranquilidad, armonía y plenitud.

¿Cómo es eso posible?

Porque te importa todo un carajo

Sí, tal y como lo has leído, pues para entender y aplicar el desapego en tu vida tienes que llegar a un punto en el que te importa todo un carajo.

Y cuando digo todo me refiero a todo lo que tiene relación con lo material y con el ego.

Sonará muy radical, pero así es, porque el desapego es un concepto espiritual, muy espiritual. Por tanto, para comprenderlo y llevarlo a cabo, tienes que haber comprendido antes ciertas cosas.

Los 5 principios espirituales del desapego

El desapego. Conoce los principios espirituales para desapegarte


Para comprender y aplicar el desapego en tu vida tienes que saber, tienes que sentir que:

Tu ego o carácter no eres tú.  Ni tampoco tu cuerpo.

Tú no eres tu ego o tu carácter. Tu carácter es la manifestación mental (innata o adquirida) que utilizas por defecto para interactuar con el mundo cuando estás desconectado de tu Esencia.

Tu cuerpo tampoco eres tú, es un medio material que usa tu alma para interactuar en un mundo físico tridimensional.

Tu ego y tu cuerpo se preocupan por lo mental y por lo material. Es decir, por el trabajo, por comer, por no ser humillado, por sobrevivir, por la búsqueda de placer, para evitar el conflicto (o provocarlo), para encontrar soluciones racionales a problemas

Tu naturaleza es espiritual

Tú, en Esencia, eres espíritu, eres alma.

Tu cuerpo y, especialmente, tu carácter se transforman cuando están conectados a tu alma o Esencia. Cuando logramos esa conexión nos comportamos, nos movemos e incluso cambiamos físicamente al conectar con nuestros propósitos más profundos.

Tu Esencia se preocupa por lo espiritual. Ello incluye las acciones altruistas, la mejora de tus habilidades y capacidades, la colaboración, la cooperación, el hecho de mejorar el mundo y ayudar al prójimo

Tu propósito también es espiritual

Si tu verdadera naturaleza es espiritual, es decir, si te identificas más con tu alma que con tu cuerpo o tu mente, sabrás que tu propósito en la vida también es espiritual.

Has venido a este mundo a aprender, a evolucionar, a mejorar y a ayudar a los demás y al mundo que nos rodea. Para ello, utilizarás, por supuesto, medios físicos, pues estás en un mundo físico y tienes un cuerpo físico. Pero tu naturaleza y tu propósito siguen siendo espirituales.

El mundo no es más que un juego

El mundo o la realidad en la que vivimos no es más que un gran teatro. Una especie de realidad virtual en el que nuestra alma viene a cumplir un propósito espiritual.

Pero existe mucho más que aquello que nuestros sentidos pueden ver, oír y tocar. Y, por supuesto, muchísimo más que lo que nuestra mente racional es capaz de entender.

En el universo todo está en equilibrio

El universo es un sistema complejo que requiere una precisión inverosímil para estar en equilibrio. (Para más información, te recomiendo el libro La fórmula de Dios)

Por tanto, aunque a veces no comprendamos el porqué de las cosas a nivel racional, debemos aceptar que son así por algún motivo.

Y ese motivo permite que todo siga en equilibrio y, por tanto, es para nuestro bien. Y para el bien de todos, pues todos somos parte de una misma familia, de un mismo todo. Por tanto, intentemos ver el lado positivo de las cosas, y sigamos luchando sin desfallecer.

El tiempo suele mostrarnos los porqués.

¿Cómo empezar a vivir desde el desapego?

Si has llegado hasta aquí, te preguntarás qué más puedes hacer para empezar a vivir desde el desapego.

Ello es simple si has comprendido y estás de acuerdo con los principios espirituales del desapego que he explicado anteriormente. Sólo se trata de ser coherente con ellos.

Para lograrlo debes intentar conectar con tu Esencia espiritual y empezar a actuar según sus dictados. Para ello te puedo dar algunos consejos

Dale menos importancia a lo material

Prioriza siempre lo espiritual y las nuevas experiencias

Tu cuerpo y tu mente siempre buscan seguridad y supervivencia. Ello hará que tiendas a acumular dinero, a tener una vida ordenada y rutinaria, a buscar un trabajo estable, un coche cómodo, una relación conveniente

Tu alma, sin embargo, siempre busca evolución, aprendizaje y nuevas experiencias. Si la escuchas, siempre te pedirá que hagas ese gran viaje, que corras el riesgo de cambiar de trabajo o crear tu propia empresa, que comiences nuevos estudios, que vayas a vivir al extranjero, que cometas una locura por amor, que ayudes al prójimo, que ames sin límites ni excusas

Comprométete a conectar y potenciar tu parte espiritual

Aquí te dejo algunas formas para lograrlo:

Aprende a cultivar la intuición y fíate de ella por encima de la razón

Aprende a escuchar y entender tus emociones profundas, son el lenguaje del alma.

Medita, es una gran forma de calmar la mente y conectar con tu alma.

Relativiza las cosas y aprende a verlas desde la distancia y desde el alma

Aprende a ver las cosas desde otro punto de vista.

Tu cuerpo reacciona mediante la ira, la rabia, la tristeza, la frustración, la alegríaen función de los estímulos externos.

Tu mente, a través de un análisis racional, valora dichos estímulos externos, analiza datos y genera diferentes conclusiones.

Pero esa forma de vivir es primitiva, limitada y grotesca. Y, además, produce, como ya dije, sufrimiento. Si amplias tu visión y adoptas una postura más espiritual basado en los puntos del apartado anterior, tu visión del mundo cambia.

¿De qué forma? Ahora te lo cuento.

Lo que ocurre cuando vives desde el desapego

El desapego. Lo que ocurre al vivir desde el desapego


Cuando vives desde el desapego, acabas gestionando y sintiendo tu vida de otra forma.

¿Quieres algún ejemplo? Recuerda los casos anteriores:

Si la chica que te interesa no te hace caso, ya no te entristeces. Cuando has luchado lo suficiente, la dejarás ir sin rencor. Puede que entiendas que no era la persona adecuada. Y, en lugar de sentirte frustrado o deprimido, te lanzarás con entusiasmo a buscar a alguien más afín a ti.

Si tu trabajo no te hace feliz (esté o no bien remunerado), en lugar de seguir en él indefinidamente y quejarte, lo usas como una oportunidad para costearte tus formaciones. Y, cuando llega el momento adecuado, darás el paso de dejar la empresa (o crear la tuya propia).

Cuando has sufrido un accidente o percance, como cuando te fracturaste el fémur, o entraron a robar en tu casa, no pierdes el tiempo en lamentarte y blasfemar contra el mundo o contra Dios. Simplemente, te adaptas a la situación, luchas por salir adelante y aprendes las lecciones necesarias para que no vuelva a ocurrir. Incluso, dedicas tu tiempo y energía en ayudar a otros a que no les pase lo mismo.

Cuando te encuentras en una relación tóxica que no te hace ser feliz, no pasas demasiado tiempo en ella, pues no sientes miedo a la soledad, sino ilusión por volver a estar solo y tener la posibilidad de encontrar alguien más compatible. Y en lugar de mostrar agresividad, resentimiento o venganza hacia la otra persona, te nace mostrar cariño, respeto y comprensión.

Si tu familia no está de acuerdo con tu estilo de vida, tu trabajo o la pareja que tienes, eres suficientemente fuerte para mantenerte fiel a tus principios. Sabes que, con el tiempo, acabarán aceptándote y, en caso contrario, sabes que tu verdadera familia (las personas que verdaderamente te entienden y te aceptan) está esperándote en algún lugar del mundo.
Como iba diciendo, cuando vives desde el desapego, tu visión del mundo cambia.

Cambian tus emociones, tus reacciones corporales y tus  análisis racionales.

Cambia tu forma de percibir la realidad y tus prioridades en la vida.

Tal y como te comenté, es como si te importara todo un carajo. Es como si hubieras estado al borde de la muerte y, al volver, muchas de las cosas que te parecían importantísimas, se vuelven secundarias para ti. Es como si volvieras a nacer.


Cuando vives desde el desapego, tu visión del mundo cambia, es como si volvieras a nacer
Clic para tuitear

Eres una persona diferente. Ya no sientes con el cuerpo ni piensas con la mente, lo haces desde el corazón y desde tu alma. Y entonces nada es lo mismo.

Curiosamente, ese “pasotismo” no se traduce en apatía, tristeza, fatalismo o depresión. Al contrario, acaba transformándose en liberación, libertad, optimismo, alegría, entusiasmo y plenitud.

Y, en ese momento, dejas de sufrir; te sientes libre, liberado. Ya no te sientes perdido o confuso. Te sientes centrado y realizado. Y tienes la certeza de estar recorriendo el camino correcto. Tu camino.

¿Y tú? ¿Logras vivir desde el desapego?

Sobre el autor

Ubay Serra. Fisioterapeuta y osteópata de profesión, viajero empedernido y apasionado del desarrollo personal. Actualmente llevo a cabo una vida nómada en la que combino a partes iguales mi trabajo y mis viajes por los 5 continentes. En mi proyecto online https://viajealaesencia.com comparto aventuras, técnicas y herramientas que te permitirán descubrir tu potencial y vivir tus sueños. Clica aquí y ¡descárgate gratis mi ebook!

.

Fuente: este post proviene de Autorrealizarte, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: DESARROLLO PERSONAL

Recomendamos

Relacionado

Educación Vida Saludable Aplicaciones ...

Una vida larga y plena

La mayoría de personas tenemos el deseo de vivir una vida larga y plena. Si bien la cantidad de años es importante, la calidad de vida en todos los aspectos: físico, emocional, mental y espiritual; lo es mucho más. Asistimos a contradicciones como el gran avance de la medicina por un lado y el aumento de enfermedades y de enfermos por otro.  La Sociedad Española de Oncología anunciaba que los caso ...

general educación

Educar para una vida plena

Educar para una vida plena debería ser el principal objetivo de cualquier sociedad. Recientemente he leído una interesante entrevista con el gran maestro Claudio Naranjo, "Los educadores no reconocen que los trastornos de la atención son una respuesta sana a una educación insana", donde se cuestiona el papel de la educación actual, y la relevancia en este mundo cambiante de un curriculum ...

el arte de vivir consejos de salud

15 SECRETOS PARA LOGRAR UNA VIDA PLENA

15 SECRETOS PARA LOGRAR UNA VIDA PLENA 1 - Haz el bien. Más allá del valor intrínseco de tenderle una mano al prójimo, hoy se sabe que ayudar a otro es la mejor forma de ayudarse a sí mismo. Esto incluye a familiares, amigos y también a extraños. Hoy por ti, mañana por mí , la solidaridad es horizontal, de intercambio, de beneficio mutuo. Ser solidario es encontrarse con otro y es una experiencia ...

lifestile

Trucos para tener un verano (y una vida) plena

En verano me gusta disfrutar de la luz, del sol, de la temperatura... estos días tan largos me ayudan a reconectarme conmigo misma, a sentir más. Me da la sensación de que los días tienen más horas y puedo hacer muchas más cosas. Y dado que estoy mucho más receptiva, creo que es el momento adecuado para realizar esos pequeños cambios en mi vida, que bien llevados, me están llevando a sentirme mejo ...

felicidad lifestyle ocio ...

EL SUFRIMIENTO Y LA FELICIDAD

EL SUFRIMIENTO Y LA FELICIDAD Teresa de Calcuta «Las personas más felices no siempre tienen lo mejor de todo. Solo sacan lo mejor de todo lo que encuentran en su camino. La felicidad espera por aquellos que lloran, aquellos que han sido lastimados, aquellos que buscan, aquellos que tratan». «Porque solo ellos pueden apreciar la importancia de las personas que han tocado sus vidas. No puedes ir ...

general mindtextos bailar con mindfulness ...

Cómo meditar en casa para conseguir una vida plena

Si quieres aprender cómo meditar en casa, has llegado al lugar correcto. Desde Plenacción, como Consultoría en Desarrollo Personal y Profesional basado en Mindfulness o Atención Plena, puedo ayudarte y acompañarte en todo el proceso sin que te tengas que mover de casa y, sobre todo, sin que te tengas que mover de ti mismo. Es decir, que a la hora de saber cómo meditar en casa, como corresponde al ...

lifestyle

Cómo ser feliz y llevar una vida plena

Como ser feliz es algo que absolutamente todos nos hemos preguntado en algún momento de nuestras vidas, o incluso con demasiada frecuencia. Y es que en el mundo en el que vivimos, nos hemos acostumbrado demasiado a seguir los estereotipos de la sociedad para conseguir cosas que creemos que nos van a satisfacer. Tener más dinero, una pareja o acumular cosas no siempre es la respuesta para sentirse ...

MindTextos dolor y mindfulness dolor y sufrimiento ...

Diferencia entre dolor y sufrimiento para vivir con serenidad

Antes de hablar de la diferencia entre dolor y sufrimiento desde el punto de vista de la práctica de mindfulness, te invito a leer este párrafo “El remordimiento, y en ello coinciden todos los moralistas, es un sentimiento sumamente indeseable. Si has obrado mal, arrepiéntete, enmienda tus yerros en lo posible y esfuérzate por comportarte mejor la próxima vez. Pero en ningún caso debes llevar a ca ...

general remedios naturales salud en casa ...

Una vida sana y activa en plena forma

Consejos saludables para una mayor calidad de vida Cada día son mas las personas que apuestan por cuidar el cuerpo y la mente, ya que el trabajo diario, a veces sedentario, va cambiando casi sin darnos cuenta hasta la forma de poder ver la vida en su plenitud y máximo aprovechamiento físico y psíquico. Los consejos son múltiples y nos llegan de todos los ambientes, tanto próximos, como pueden ser ...

compasión relaciones siente ...

Cómo gestionar el sufrimiento

“Aquello que no eres capaz de aceptar es la única causa de tu sufrimiento”, Gerardo Schmedlig El sufrimiento es un estado por el que todos en algún momento pasamos. Lo que es preocupante es sentir que vivimos en una sociedad en la que vivir sufriendo y llenos de miedo, es algo natural. De hecho, puedes hacer la prueba: si te encuentras a un conocido por la calle y te pregunta qué tal e ...