comunidades

Gel de baño casero

Habiendo alcanzado una cierta base para conseguir una alimentación más sana y natural, me empezaba a faltar algo importante. ¿Cómo podía ser tan exigente con la alimentación y tener el baño aún repleto de productos a base de ingredientes extraños, desconocidos prácticamente en su totalidad y probablemente con una cierta toxicidad?

Primero pasé a la típica pastilla de jabón pensando erróneamente que contendría productos más naturales y aliviando con eso mi conciencia por una temporada. Pero cuando miraba los ingredientes seguían pareciendo como de otra dimensión. Iban pasando los días y cada vez me resultaba más incómodo.

Temiendo el tiempo que me podría llevar la elaboración de pastillas de jabón caseras, me decidí por un gel de baño con una receta sencilla y eficaz.



Se necesitan los siguientes ingredientes:

- 16 cl de gel de base neutra
- 90 g de miel
- 2 cucharaditas de aceite vegetal (aceite de jojoba, aceite de pepita de uva, aceite de oliva o aceite de coco)
- 1 cucharadita de aceite de vitamina E
- 20-25 gotas de tu aceite esencial de preferencia

Para la preparación, sólo hay que añadir los ingredientes en un recipiente adaptado y agitar. Os recomiendo que no sea un recipiente demasiado rígido para facilitar su uso. Podéis ayudaros de un embudo para añadir los ingredientes, es mucho más práctico.

Podréis encontrar algunos de los ingredientes en algún establecimiento especializado en productos ecológicos. También podéis encontrarlo en alguna tienda online o en algunas de las cadenas comerciales que están empezando a proponer cada vez más este tipo de productos.

El gel de base neutro existe en versión perfumada o sin perfumar. Yo prefiero que no sea perfumado y añadir las gotas esenciales a mi gusto.

La miel ya sabéis que tiene muchísimas propiedades. Ayuda a prevenir y combatir el envejecimiento de la piel y a cuidar las pieles secas o irritadas. También le va a dar al gel una textura untuosa. Si la miel está demasiado dura, pensad en calentarla un poco antes de mezclarla con el resto de ingredientes.

El aceite vegetal tendrá una acción hidratante, al igual que la vitamina E, que además posee propiedades reparadoras y antioxidantes y que ayuda a una mejor conservación de los productos de higiene y belleza caseros.

Existen muchos aceites esenciales con propiedades distintas. Es conveniente elegir uno que se adapte a nuestra piel y a los resultados que deseamos obtener. A mi me gustan los que se adaptan a pieles delicadas como el geranio rosa o el ylang ylang.

Estoy de acuerdo en que es mucho más fácil comprarlo ya hecho en cualquier comercio, pero está claro que al menos sabemos lo que contiene y controlamos lo que le damos a nuestro cuerpo.

 

Fuente: este post proviene de El blog de la alimentación y cuidados naturales, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos