comunidades

4 Remedios Caseros Para Calmar El Prurito o Picazón



 

 

La picazón es una sensación que emana de la piel y despierta la necesidad de rascarse. Desde el punto de vista médico es denominada prurito y se sabe, que es transferida desde las fibras nerviosas periféricas al sistema nervioso central. Existen muchos medicamentos empleados actualmente para su alivio, sin embargo, suelen producir efectos adversos que incluyen debilidad y somnolencia.

De allí la importancia de proteger nuestra salud tratando el prurito con remedios caseros.

De este tema que afecta a muchas personas hablaré a solicitud de Layla, una seguidora de Arizona. Ella es una joven universitaria muy entusiasta que le encanta realizar ejercicio con mucha frecuencia. No obstante, me comentaba que debido a ciertas labores pendientes, estuvo muy atareada y se alejó un tiempo del ejercicio.

Layla me informó, que cuando los retomó nuevamente sintió una picazón inusual en brazos y piernas. Al llegar a su casa se aplicó una pomada con calamina y sintió un alivio temporal. Ella me dijo, que esto le continuó ocurriendo esporádicamente y a fin de evitar emplear este medicamento que solo le produjo alivio parcial, decidió comunicarse conmigo.

Su solicitud, básicamente consistió en que le sugiriera algunas alternativas naturales para aliviar la picazón que experimentaba luego del ejercicio. Dada la premura del caso, rápidamente le envié información acerca de algunas alternativas empleadas de forma generalizada.

Dado que el prurito es una afección común, estimé necesario compartir la información en mi página.

 

Conociendo algunas generalidades acerca del prurito

El prurito es descrito como una sensación irritante, que induce a rascarse la piel. El mismo es provocado por una serie de mediadores químicos y de ciertos estímulos sobre los receptores neuronales.

prurito


Se sabe, que el rascado puede calmar el prurito solo de forma temporal, ello se debe a que la irritación mecánica que produce el rascado induce la liberación de mediadores proinflamatorios, ampliando de esta forma el ciclo de prurito-rascado.

El alivio del prurito a través del rascado podría deberse a la activación de ciertas fibras neuronales. Las mismas se caracterizan por ser de conducción rápida, generalmente asociadas con procesos de dolor agudo. Realmente lo que sucede es el cambio de la sensación de prurito a dolor, solo de forma temporal.

De acuerdo a la Biblioteca Nacional de Medicina la picazón ocasionalmente puede parecerse al dolor, pero difiere del mismo. En un momento dado puede sentirse como si pica una parte del cuerpo y en ocasiones se siente una comezón de forma generalizada.

Además de ello, el prurito puede estar acompañado de urticaria o de sarpullido. Algunos trastornos primarios de la piel como la sequedad cutánea, eccema atópico o la psoriasis suelen inducir la picazón. Sin embargo, diversas enfermedades sistémicas pueden también producir prurito crónico.

De acuerdo a los expertos, por lo general el prurito se origina en la piel o en el sistema nervioso. Se han logrado establecer una serie de mecanismos que condicionan la presencia del prurito. En función de ello, los expertos han propuesto una clasificación.

 

Clasificación del prurito considerando los mecanismos implicados

Al considerar los mecanismos sistémicos nerviosos periféricos y centrales se logran establecer ciertas categorías del prurito. Entre ellas destacan:

Derivado de la piel o pruritoceptivo: se produce a nivel de la piel y es ocasionado principalmente por procesos inflamatorios, sequedad o daños cutáneos. Ciertas afecciones comunes como la sarna, dermatitis causada por picadura de insectos y la urticaria, pertenecen a esta categoría.

Neuropático: este se produce a causa de alteraciones anatómicas en cualquier punto a lo largo de la vía aferente responsable de transmitir la sensación de prurito, incluyendo el sistema nervioso central y periférico. Por lo general se produce en puntos determinados, un ejemplo de ello es la neuralgia postherpética (posterior a la presencia del herpes zoster)

Neurogénico: se origina a nivel del sistema nervioso central y el picor se produce por alteraciones funcionales o bioquímicas, sin que se produzca una lesión a nivel de los nervios. Un ejemplo de ello es la colestasis, que consiste en la disminución o interrupción del flujo biliar. Se ha determinado, que este efecto promueve la liberación de enzimas inflamatorias que desencadenan el prurito

Psicógeno: se asocia a ciertas alteraciones emocionales, inadecuado manejo de las tendencias agresivas, ansiedad, limpieza exagerada y miedo a la enfermedad. Se incluyen también algunas anomalías psiquiátricas como la fobia a los parásitos

Mixto: puede estar mediado por dos o más mecanismos. Por ejemplo, la dermatitis atópica (incluye prurito derivado de la piel y prurito neurogénico).

Causas más comunes del prurito

El prurito es consecuencia de diversas afecciones de salud. Entre ellas destacan:

Enfermedades de la piel: eccema(dermatitis), psoriasis, quemaduras, cicatrices, piel seca (xerosis), urticaria, picaduras de insectos y parásitos (por ejemplo, causantes de la sarna y escabiosis)
causas-del-prurito


Enfermedades metabólicas y a nivel de los órganos internos: diabetes, algunos tipos de cáncer (mieloma múltiple y linfoma), además de enfermedades hepáticas, tiroideas y renales. Puede también presentarse durante el embarazo

Trastornos a nivel del sistema nervioso: culebrilla (herpes zóster), esclerosis múltiple y nervios pinzados o comprimidos

Enfermedades psiquiátricas: dentro de ellas destacan el estrés psicosocial, trastorno obsesivo compulsivo, ansiedad y depresión

Reacciones alérgicas: incluye una serie de desencadenantes de procesos alérgicos. Entre ellos destacan productos cosméticos, químicos irritantes, ciertos alimentos, polen, jabones, lana, ortiga, hiedra venenosa y ciertos medicamentos empleados en el tratamiento del cáncer (radioterapia, inmunoterapia y quimioterapia).

Síntomas ocasionados por el prurito

De acuerdo a los expertos de la Clínica Mayo, la picazón a nivel de la piel puede afectar zonas de tamaño reducido. Entre ellas manos, parte del brazo, piernas y cuero cabelludo. Pero también puede manifestarse en grandes superficies del cuerpo como el pecho, espalda o todo el cuerpo en general.

En ocasiones la picazón puede durar un largo tiempo, pudiendo manifestarse de forma intensa. De hecho suele suceder, que mientras la persona más se rasca se incrementa la picazón. Esto como dijimos está asociado a la formación de sustancias proinflamatorias. Muchas veces, evitar este ciclo de picazón-rascado no es tan sencillo.

De forma general el prurito puede presentarse sin producir ningún cambio notable o bien manifestarse de la siguiente forma:

Eritema o zonas enrojecidas

Marcas o lesiones producidas por el rascado

Ampollas

Manchas de apariencia escamosa y áspera

Sequedad y agrietamiento de la piel.

Tratamientos naturales para el prurito

1. Aloe

El gel de aloe es un destacado hidratante, considerado además como uno de los agentes más eficaces para suavizar la piel. Posee asimismo propiedades refrescantes y antiinflamatorias, lo cual permite combatir el picor y las erupciones.

remedios-naturales-para-el-prurito


Los efectos del gel se deben principalmente a ciertos compuestos activos. Dentro de ellos resaltan alantoína, ácido salicílico, acemanano, glucomanano y ciertas enzimas como amilasa, lipasa y fosfatasa alcalina.

 

¿Cómo realizarlo?

Existen muchas formas de aprovechar las propiedades del gel, algunas de ellas son:

Aplicar directamente el gel extraído de la hoja sobre la zona afectada: se aplica en capa fina y se deja sobre la piel

Congelar el gel en una bandeja para fabricar cubitos de hielo: frotar suavemente el gel congelado directamente sobre la zona afectada hasta que se derrita por completo sobre la piel

Realizar este procedimiento varias veces al día hasta obtener alivio.

Nota

Es importante realizar una prueba de parche antes de iniciar este tratamiento. No es recomendable utilizarlo en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. Tampoco debe emplearse en niños menores de doce años.

 

2. Menta

De acuerdo a ciertos estudios se logró comprobar, que el aceite de menta diluido al 0,5% en aceite de sésamo fue efectivo en el control de prurito asociado al embarazo. Las mujeres participantes se aplicaron esta mezcla dos veces al día durante catorce días, obteniendo resultados muy favorables. La planta de menta contiene aceite esencial, cuyo compuesto más relevante es el mentol.

De acuerdo a los expertos, el mentol posee la propiedad de enfriar la piel y disminuir el picor de la misma. Además de ello, el ácido rosmarínico permite eliminar las erupciones.

 

¿Cómo realizarlo?


Verter medio litro de agua filtrada en un recipiente mediano

Llevar a la estufa y cuando comience a hervir agrega seis cucharaditas de hojas frescas de menta

Hervir a fuego lento durante veinte minutos

Separar del fuego hasta que se enfríe y cuela

Aplicar esta decocción sobre la zona afectada empapando una toalla pequeña de algodón completamente limpia

Dejar actuar unos tres minutos

Repetir este proceso unas cinco veces unas dos veces al día.

3. Albahaca

Esta planta ha sido empleada ancestralmente en la medicina tradicional Ayurvédica de la India.

Gracias a su elevado contenido de cierto compuesto denominado eugenol, es capaz de adormecer las terminaciones nerviosas que ocasionan el prurito. Además de ello, las hojas de albahaca poseen altos niveles de alcanfor y timol. Estos compuestos tienen la capacidad de producir efectos refrescantes, que alivian la sensación de picor y disminuyen la irritación.

 

¿Cómo realizarlo?


Verter medio litro de agua filtrada en un recipiente mediano

Agregar una cucharada de hojas deshidratadas de albahaca

Llevar a la estufa y hervir a fuego lento durante cinco minutos

Separar del fuego y colocar una tapa hasta que la decocción esté tibia

Reservar en un tarro de vidrio con tapa

Empapar un disco de algodón estéril y aplicar sobre el área afectada

Repetir este procedimiento tres veces al día si es necesario.

4. Avena

Desde hace mucho tiempo la avena se ha empleado en ciertas medicinas tradicionales para aliviar diversas dolencias de la piel, ello incluye también la picazón. Ella contiene betaglucanos, avenantramidas y sílice, reconocidos componentes con efecto antiprurítico.

Un estudio publicado el 2020 en Clinical, Cosmetic and Investigational Dermatology confirmó el efecto positivo, que posee la avena como coadyuvante en el tratamiento de la psoriasis eritrodérmica. Esta enfermedad no es tan común, pero impacta en todo el cuerpo generando enrojecimiento, escamosidad y mucha picazón.

Un efecto importante observado por los investigadores, es la alta tolerabilidad y seguridad de la avena a largo plazo. Ello en comparación con los medicamentos convencionales empleados de forma terapéutica para manejar esta enfermedad.

Muchas investigaciones se han realizado sobre la avena y sus componentes. Por ello podemos afirmar, que este cereal es una opción viable para controlar la inflamación y el picor, sobre todo, en el caso de enfermedades que afectan la piel.

Actualmente existen diversos productos de uso tópico contentivos de avena coloidal, que han sido debidamente investigados. Hasta ahora, se han empleado con éxito en pacientes de todas las edades, logrando excelentes niveles de hidratación y disminución del prurito.

 

¿Cómo realizarlo?


Moler dos tazas de harina de avena

Utilizar un colador de malla pequeña para separar el polvillo más fino

Añadir este polvillo en una bañera con agua tibia o en un recipiente de baño que permita sumergir la zona afectada

Mantener la zona con prurito completamente sumergida durante unos quince minutos

Lavar con un jabón neutro y seca con una toalla gruesa de algodón sin restregar

Realizar este procedimiento a diario.

Concluyendo

Tal como se observó, el prurito o picazón es considerado un síntoma angustioso que posee diversos elementos disparadores. Dentro de ellos destacan, diversas patologías de origen dermatológico, sistémico, psiquiátrico y neurológico. Así, se sabe que un alto porcentaje del origen del prurito se encuentra a nivel del sistema nervioso o dérmico.

De acuerdo a la Asociación Nacional de Eczema (NEA, por sus siglas en inglés), el prurito acarrea serias dificultades para conciliar el sueño en quienes lo padecen. Esto genera muchas veces procesos de ansiedad, angustia y depresión. En adultos mayores esta condición suele ser riesgosa porque el ciclo de rascado-picazón puede conllevar a la producción de desgarros de la piel propensos a infectarse.

Las investigaciones elaboradas sobre alternativas que provienen de la medicina tradicional han permitido corroborar las propiedades de ciertos remedios naturales. Ellos posen en general, efectos antiinflamatorios, antipruriginosos (anti picazón), antioxidantes, hidratantes, antimicrobianos y refrescantes.

Dentro de los mismos se mencionaron la avena, aloe, menta y albahaca. La mayoría de ellos han sido empleados para fabricar diversos productos, que permiten incorporar estos ingredientes como componente principal.

Para Layla el material recibido, que también comparto en el post, fue muy ilustrativo. Ella me comentaba, que cuando retomó nuevamente sus ejercicios rutinarios en el gimnasio la picazón fue disminuyendo. Sin embargo, haber tomado baños de avena y menta favorecieron el alivio de forma inmediata.

Incluso me comenta, que notó que las áreas tratadas de la piel donde los empleó lucen actualmente muy tersas y suaves.

Este resultado, es un pequeño pero significativo aporte para el bienestar y la salud de muchas personas. Se ve sencillo, pero conlleva miles de horas de investigación de diversos colegas científicos, que como yo, buscan mejorar la calidad de vida de muchas personas alrededor del mundo.

 

“En Irán, la menta se utiliza en la medicina tradicional como carminativo, espasmolítico, anti-náuseas y como tratamiento local puede incluir efectos refrescantes y analgésicos suaves. Las investigaciones han demostrado que el mentol inhibe el picor. No se ha comunicado ningún dato sobre los efectos tóxicos del uso de la menta durante el embarazo y la lactancia”

Marjan Akhavan Amjadi, PhD

Universidad Islámica Azad, Rasht, Irán

Si te ha gustado este artículo y tienes un interés sincero en aprender cómo puedes vivir más sano, me gustaría regalarte una copia de mi último libro #Yo Puedo con la Dra. Cocó.

Sí la página te da un mensaje de error es porque no has entrado la dirección bien. Vuélvelo a intentar, asegurando no haber dejado ningún espacio antes, después o entre las letras de tu dirección.

   

   

   

   

 

Referencias:

   

 

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5925168/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7795219/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC8382527/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5066694/

https://www.jacionline.org/article/S0091-6749(19)30521-4/fulltext

https://medlineplus.gov/itching.html

https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/itchy-skin/diagnosis-treatment/drc-20355010

https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/itchy-skin/symptoms-causes/syc-20355006

https://health.clevelandclinic.org/home-remedies-for-itchy-skin/

https://www.medicalnewstoday.com/articles/323491

   

   

   

 

 

Fuente: este post proviene de ✅ Salud, Nutrición y Remedios Naturales | Coco Mar, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos