comunidades

Señales de que estás dejando atrás una amistad y qué hacer al respecto

No creo que sea la única: Todos nos enfrentamos a amistades que toman un rumbo diferente al esperado, y puede ser difícil de sobrellevar. Perder el hilo de conexión con un amigo cercano a veces se siente más desgarrador que el final de cualquier relación romántica. Hay señales de que estás dejando atrás una amistad y es importante estar al tanto de cuáles son.

Señales de que estás dejando atrás una amistad

Para ayudarte, hemos recopilado las señales de que estás dejando atrás una amistad y algunas sugerencias sobre qué hacer al respecto.

Señales de que estás dejando atrás una amistad


Tu amigo está demasiado ocupado todo el tiempo

¿Conoces a ese amigo que nunca te contesta los mensajes de texto? ¿O tal vez no responde a tus correos electrónicos, no te devuelve las llamadas o siempre está ocupado cuando intentas hacer planes? Teniendo en cuenta que uno de los principios más básicos de la amistad es (por supuesto) hablar con los demás de vez en cuando, tener ese amigo con el que no puedes contactar es, en el mejor de los casos, problemático y, en el peor, molesto. Pero es importante saber la diferencia entre los horarios realmente desajustados y una completa falta de interés. En otras palabras, ¿la desconexión es temporal o permanente?

Si esa persona está atravesando un gran cambio (por ejemplo, una nueva relación, un bebé, un divorcio, un nuevo trabajo o una gran mudanza), podría ser simplemente que está ocupada. Si está pasando por un momento difícil, puede que necesite algo de espacio, o si está demasiado estresada en el trabajo, puede que se sienta demasiado abrumada. Si se trata de una circunstancia de la vida, un amigo suele hacértelo saber. Puede que te responda: Oye, esta semana estoy desbordado con un proyecto, no te estoy ignorando o Últimamente no me apetece charlar debido a mi agotamiento/depresión/ansiedad, pero me pondré en contacto pronto. Si sigues contactando y estás obteniendo cero retorno de la inversión, deja de invertir en alguien que no te prioriza nunca.

No te interesa realmente conectar

Por el contrario, ¿qué pasa si tú eres la persona que está desaparecida con tus amigos porque simplemente no te apetece quedar? Sé sincera contiga misma y averigua por qué te alejas en primer lugar. ¿Te gusta esa persona? ¿Te entusiasma poner planes en tu calendario o dices que no cada vez que te piden que salgan? Suena duro, pero las amistades son a menudo una simple cuestión de tener que frente a querer. Si una amistad ya no te parece divertida o satisfactoria, no finjas que lo es.

Ahora, esta es la parte complicada: decidir entre una conversación incómoda, una franqueza que podría herir los sentimientos o un abandono. Mi consejo es que hagas lo que te parezca correcto de forma reflexiva. No hay razón para quemar los puentes, y la solución podría ser tan simple como indicar que no tienes la capacidad extra para una amistad en ese momento. Sé honesta pero amable, y luego sigue adelante para poder dedicar tiempo y energía a las personas que realmente te importan.

Anhelas nuevas amistades

Haz nuevos amigos, pero conserva los viejos. Uno es de plata y el otro de oro. Necesitas ambas cosas. Sin embargo, a veces no vale la pena conservar a los viejos amigos porque, sencillamente, has crecido en direcciones diferentes. Lo más bonito de superar una amistad es que abre espacio para otras conexiones mejores.

Tal vez estés recién soltera y quieras más noches en la ciudad o tus amigos casados no entienden por lo que estás pasando. Tal vez estés cuidando a un familiar enfermo y necesites a gente que haya estado en tu lugar. Tal vez te acaban de despedir y tus amigos con éxito no acaban de entenderlo. Sea lo que sea, atiende a lo que necesitas y busca amistades que aporten a tu vida en lugar de restarla. Cuida esas viejas amistades que vale la pena conservar, independientemente de las diferentes circunstancias de la vida, pero si simplemente ya no tienes nada en común… No pasa nada por dejar esas amistades y encontrar otras mejores.

Lo único que tienen en común es el pasado

Una vez conocí a un grupo de mujeres que, cuando estaban juntas, parecían hablar sólo de una cosa: el pasado. Eso no es necesariamente malo, por supuesto (yo vivo para una buena sesión de reminiscencias), pero se estanca si no tienes también nuevos recuerdos.

Cuando nos reunimos, podemos sacar a relucir aquella vez que cómo sea que se llame coqueteó con mi novio después del entrenamiento de las animadoras o nos dedicamos a cotillear sobre la gente que conocíamos entonces. Pero también hemos evolucionado; podemos hablar de todo, desde la política sanitaria hasta las citas nocturnas o los libros favoritos. También nos hemos apoyado mutuamente al convertirnos en las personas que somos ahora. Rememorar el pasado puede ser divertido, pero tus amistades también deben apoyar tu presente y tu futuro. Céntrate en las amistades que pueden cambiar contigo en lugar de las que te retienen en un lugar y tiempo determinados.



Te quejas constantemente de ellos

Todos somos culpables de juzgar o criticar a los buenos amigos en un momento u otro. Tal vez te desahogas sobre un desacuerdo con tu madre o eres sincero con ellos cuando crees que están cometiendo un error. Pero cuando una amistad deja de funcionar, puedes notar que te quejas de ellos las 24 horas del día.

No tienes que ser amigo de gente que no te gusta. Aléjate de las relaciones tóxicas que sacan lo peor de ti porque no les hace ningún favor (ni a ti). Cuando sientas, pienses o digas constantemente una avalancha de comentarios sarcásticos, pregúntate por qué quieres ser amigo de esa persona en general.

No puedes superar una pelea

Las discusiones y los desacuerdos son inevitables en algún momento, pero ¿qué sucede cuando no puedes superar una pelea con un amigo? O encuentras una forma de resolver el problema o la relación se acaba. En realidad, los conflictos pueden fortalecer la amistad si ambas partes están dispuestas a hacer el trabajo porque se están comunicando y resolviendo juntos el problema. Pero, por supuesto, depende de la naturaleza del problema. Por ejemplo, es más fácil arreglar un malentendido sobre los planes de la cena que salvar la división entre puntos de vista políticos opuestos. Si quieres solucionarlo, inténtalo, pero si no te sientes inclinado (o no puedes), sigue adelante.

LEER MÁS: Características de una amistad tóxica

No te sientes apoyada

Los buenos amigos están a tu lado en los altibajos de la vida. Claro que es divertido celebrar las victorias de los demás, pero es fundamental estar ahí también en las partes difíciles. Peor aún es cuando te esfuerzas por apoyar a tus amigos y éstos no te devuelven el favor (que levante la mano quien haya asistido a un millón de bodas y luego no haya conseguido que todos esos amigos casados aparezcan en un almuerzo). Los amigos se apoyan mutuamente y se comunican lo que necesitan para sentirse apoyados. Esta última parte es vital; lo que es suficiente para una persona puede no serlo para otra. Pero lo fundamental es que se sienta como una calle de doble sentido, en la que ambos se esfuerzan por cuidar de una manera que resuene. Si no es así, ya sabes lo que tienes que hacer: Seguir adelante.

Fuente: este post proviene de acuatrolados, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Todas sabemos ya que el cambio de estación puede afectar a nuestra piel a lo grand. ¿Estás lidiando de repente con una piel más seca de lo normal este otoño y buscas una solución rápida (y quizás tamb ...

Etiquetas: Estilo de Vida

Recomendamos