comunidades

Prácticas de autocuidado en las que no has pensado (y que son completamente gratis)

La palabra de moda autocuidado está en pleno apogeo, pero el concepto de cuidar la mente y el cuerpo no va a ninguna parte. Es fácil dejarse llevar por el trabajo, los amigos, las relaciones y las listas de tareas. A menudo, nuestro propio bienestar queda relegado a un segundo plano. La mayoría de nosotros nos sentimos más cómodos dando prioridad a los demás que a nosotros mismos. Olvidamos prácticas de autocuidado que nos ayuda a estar en mejores condiciones para atender a las demás personas de nuestra vida. No podemos ser la mejor versión de nosotras mismas si no practicamos regularmente el autocuidado y atendemos nuestras propias necesidades.

Pero el autocuidado es diferente para cada persona. Lo que a mí me hace sentir bien puede no ser tan relajante para ti, y viceversa. Lo bueno de la creciente popularidad de los distintos métodos de autocuidado es que realmente no faltan opciones. La desventaja potencial es que muchas de estas opciones tienen un precio elevado.

Prácticas de autocuidado gratis

Sigue leyendo para conocer prácticas de autocuidado que puedes empezar hoy mismo (y ninguna de ellas requiere tu tarjeta de crédito).



Comenzar a escribir un diario

Hay muchas opciones para llevar un diario con indicaciones, afirmaciones y citas. Reserva unos minutos al principio o al final de tu día para hacer un lluvia de ideas y liberar esas emociones reprimidas que de otro modo podrían quedarse encerradas en tu cabeza.

Haz una lista de agradecimiento diaria

Practicar la gratitud es muy importante cuando se trata de manifestar más cosas buenas en tu vida y es un método extremadamente beneficioso de autocuidado que no cuesta absolutamente nada. Empieza con una lista de tres a cinco cosas diferentes por las que estás agradecido cada día. Pero no te limites a garabatear lo básico: tómate el tiempo necesario para apreciar cada cosa de tu lista y el motivo por el que estás agradecido. Cuanta más gratitud practiques, más cosas encontrarás para agradecer.

Sal a pasear (sin auriculares)

Para mí, los paseos son cruciales. Me encanta salir a la calle sin destino. Me tomo este tiempo a propósito para mí, sin música ni distracciones, para poder sintonizar realmente con mis pensamientos y cómo me siento.

Te sorprenderás tanto con las increíbles ideas que tienes y la claridad que obtienes cuando sólo te tomas 5-10 minutos para desconectar, salir al exterior y mover el cuerpo.

Llama a un amigo que siempre le levante el ánimo

¿Hay alguien en tu vida que siempre parece saber qué decir? ¿O quizás siempre te hace reír, incluso cuando estás de mal humor? A veces, la mejor forma de autocuidado es saber que necesitas un amigo. No des por sentadas esas amistades y no dudes en apoyarte en las personas de tu vida cuando las necesites. Reserva un tiempo en tu ajetreada semana para conectar con un amigo, familiar o compañero de trabajo que te levante el ánimo.

Escribe una lista de tus logros y objetivos

¿Por qué no hacemos esto más a menudo? Establecer objetivos es muy importante para mí, pero también lo es reconocer lo que he conseguido. Si alguna vez te sientes mal por algo en tu vida o te comparas con otras personas, tómate un momento para hacer una lista de todo lo que has conseguido (tanto lo grande como lo pequeño) y consérvala para volver a ella la próxima vez que te cuestiones. Celebremos todos nuestros triunfos un poco más.

Dona 10 objetos que ya no necesites

Tanto si se trata de un top de Zara que compraste hace tres años y nunca te pusiste como de una vieja pila de libros que acumulan polvo bajo tu cama, nunca subestimes el poder de liberarte de las cosas que no necesitas en tu vida, y puntos extra si se las das a alguien que sí las necesita.



Disfruta de un libro, una película o un programa de televisión que te haga sentir bien

¿Te has pasado el domingo tumbado frente al televisor viendo viejas comedias románticas y luego te has sentido culpable por tu falta de productividad? Deja de sentirte culpable. Ver la televisión cuenta como autocuidado, y perderse en un programa o una película que te haga sentir bien puede ser una buena manera de desconectar un poco y recargar energías.

Estira las piernas contra la pared

Yo hago esto durante al menos diez minutos al día, todos los días, sin falta. Las piernas en la pared es una de las posturas de yoga más sencillas y se considera una postura de yoga restaurativa que ofrece muchos beneficios, como ayudar al cuerpo a relajarse y reducir el estrés. Para intentarlo por ti misma, túmbate boca arriba con las piernas estiradas hacia la pared, programa el temporizador para 10-20 minutos y simplemente relájate. Prueba una meditación guiada, escucha un podcast o incluso lee tu libro favorito mientras dejas que el cuerpo se quede quieto.

Escucha una lista de reproducción o un podcast favorito

Personalmente, me encanta crear listas de reproducción en Spotify, sabiendo qué canción necesito escuchar para mi estado de ánimo actual. No importa cuál sea tu estado de ánimo, la música puede proporcionarte esa liberación tan necesaria.

¿Te gustan más los podcasts? Elige uno en función de tu estado de ánimo, tanto si necesitas algo desenfadado y divertido como si necesitas motivación.

Medita

Esta es una de esas prácticas de autocuidado que son diferentes para cada persona. Personalmente, prefiero una meditación guiada a pie, pero muchas personas prefieren hacer sus meditaciones sentadas o tumbadas, leyendo o escribiendo en un diario, o sin ningún tipo de música o indicaciones. No importa la forma de meditación que elijas, hay muchas aplicaciones y rastreadores gratuitos que puedes descargar para comenzar tu práctica de meditación, e incluso solo unos minutos al día pueden ser extremadamente beneficiosos para aliviar el estrés.

Limpia tu espacio

Recientemente, en cuanto mi horario se volvió más ajetreado y dejé mi habitación desordenada cada noche, empecé a tener problemas para dormir. Una vez que ordené las cosas, mis patrones de sueño volvieron a la normalidad. ¿Coincidencia? Tal vez, pero el desorden en tu espacio se correlaciona directamente con el desorden en la mente. La limpieza de tu casa tiene un impacto real en tu mente, y siempre deberías intentar mantener tu casa con el mismo aspecto que te gustaría tener para las visitas (porque si las visitas pueden disfrutar de ella en perfecto estado, ¿por qué no ibas a poder hacerlo tú?) Tómate 15 minutos antes de acostarte para guardar la ropa, limpiar las encimeras y fregar los platos.

Desintoxica tus redes sociales

Sí, las redes sociales pueden ser un gran lugar para descubrir nuevas personas, marcas y productos o para ponerse al día con amigos y familiares. Pero también podemos absorber contenido negativo o caer en las trampas de la comparación y sentirnos mal con nosotros mismos a partir de un scroll en las redes sociales. Tómate el tiempo de revisar regularmente tus cuentas y silenciar o dejar de seguir a cualquiera cuya energía no te sirva. Tu objetivo debe ser hacer de las redes sociales un lugar que te proporcione nada más que alegría e inspiración en lugar de comparación y negatividad.

Fuente: este post proviene de acuatrolados, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Ya sea que tu familia lo haya practicado toda tu vida o que hayas incursionado en un poco de yoga por aquí y por allá, la mayoría de nosotros al menos hemos oído hablar del Ayurveda. Este antiguo sist ...

Etiquetas: Estilo de Vida

Recomendamos