Autorrealizarte Idea guardada 0 veces
Sé la primera persona en valorar esta idea Valorar

La única razón que te impide dejar el trabajo (y no es lo que piensas)

En este post no te voy a explicar cómo dejar un trabajo que odias.

Ya he hablado de ello en otros posts, y hay mucha literatura con métodos y fórmulas para conseguir escapar de un trabajo que odias.

Muchos leen esos contenidos y se ilusionan, porque ven que hay una salida. Pero a la hora de la verdad, no acaban de dar el paso.

¿Por qué ocurre esto tan a menudo?

Pues porque para dejar tu trabajo necesitas entender qué te está impidiendo hacerlo, más allá de causas superficiales.

Tras analizar la cuestión en profundidad a través de mi experiencia con muchos de mis clientes, he hallado la principal razón por la cual la mayoría, a pesar de desearlo enormemente, nunca termina de dejar su trabajo.

Si de verdad quieres dejar tu trabajo, te animo a leer este post al completo con detenimiento. Es algo largo, pero la interiorización de lo que hay aquí escrito te ayudará sin duda a salir de tu trabajo de una vez por todas.

El sueño de la mayoría para conseguir dejar su trabajo

Imagina que viendo la tele te enteras de que has ganado 100 millones en la lotería.

Visualízalo.

Ahora responde: ¿dejarías tu trabajo?

¡Joder! he podido oír desde aquí ese SIIII bigsmile

Bromas aparte, seguramente hayas soñado más de una vez que algo así sucede.

Y es muy probable porque según varias estadísticas, alrededor del 80% manifiesta que están insatisfechos en sus trabajos.

Esta estadística demuestra que pocos están dedicando su vida a su verdadera vocación. Eso, y que somos bastante quejicas por naturaleza ¿no crees? wink

No obstante, el resultado de una encuesta anónima de Gallup International indica que el 20% odia su trabajo.

Las causas son diversas:

Ausencia de reconocimiento por parte de jefes poco considerados

Estrés por la necesidad de trabajar demasiado y con plazos muy exigentes

Falta de significado en la actividad que se realiza
Y un largo etc..

Si eres una de esas personas que odian su trabajo, estoy seguro de que con 100 millones en el bolsillo incluso fantaseas con alguna manera original de despedirte de tus jefes, ¿verdad?

Muchas personas desearían cerrar la puerta al salir y no volver nunca más a sus trabajos.

Pero lamentablemente esto no es posible en la mayoría de los casos.

Esclavos del siglo XXI que no pueden dejar su trabajo

Esclavos del siglo XXI que no pueden dejar su trabajo


Vivimos una de las épocas más abundantes de la historia. Una época de oportunidades que no se habrían atrevido a soñar nuestros antepasados.

Sin embargo, según Yuval Noah Harari, autor de Sapiens, en cuanto a ser feliz se refiere, en este siglo XXI la mayoría de las personas experimentan una vida mucho menos plena que hace 20.000 años.

Tiene narices: tantos años de evolución, y ahora estamos más jodidos que nuestros antepasados…

Hoy en día, muchas personas viven (o más bien, sobreviven) sometidos a un sistema cargado de obligaciones que les permite consumir las recompensas efímeras en las que se fundamenta el éxito social.

Frustrados porque al asomarse a las “ventanas” de las redes sociales descubren otras formas de vivir que se aproximan mucho más a lo que ellos sueñan.

Y así, demasiados viven cada día como una lacra tener que ir a un trabajo sin sentido en el que no se sienten suficientemente valorados. Un trabajo que no les permite disfrutar de tiempo de calidad con sus familias, amigos o haciendo aquello que desean. Un trabajo que les roba energía y que, en definitiva, les impide realizarse.

Demasiados pasan la mayor parte de su vida vendiendo su tiempo a precio de saldo.

Dejar tu trabajo por la vía rápida

Dejar tu trabajo es tan simple como presentar tu carta de baja voluntaria. De hecho, esa baja muchas veces se produce de forma involuntaria porque es tu jefe quien decide prescindir de tus servicios.

Lamentablemente, para la inmensa mayoría la primera opción es inviable y la segunda, sin un importante finiquito, sería un auténtico drama.

Las obligaciones económicas hacen sentir a la mayoría que están atrapados en una prisión de la que no pueden salir.

¿Realmente es imposible escapar de un trabajo que detestas?

Mohamed Ali dijo hace muchos años aquella famosa frase de “Imposible is nothing”

Bueno, yo tengo mis dudas de que me vuelva a crecer pelo de forma natural. mrgreen Pero en lo que se refiere a poder salir de un trabajo que odias estoy convencido de que es completamente posible.


Aquí vas a averiguar lo que te impide dejar ese trabajo que detestas
Clic para tuitear

Lo que necesitas para dejar un trabajo que odias

Con determinación y claridad se puede escapar prácticamente de cualquier sitio.

Si no que se lo digan a los tres internos que lograron fugarse en 1962 de la famosa cárcel de Alcatraz cavando con cucharas un túnel.

La mayoría sólo se plantea una salida posible: encontrar otro trabajo mejor.

Pero a no ser que adores tu trabajo y que la circunstancia por la que lo quieres dejar sea ajena a la actividad en sí misma, es muy probable que no resuelvas tu problema.

En mi experiencia, aquellos que no sienten conexión con su trabajo y cambian de empresa lo único que hacen es trasladar su insatisfacción de un lugar a otro.

Al principio la novedad les hace sentir una sensación ficticia de mejoría, pero a la larga acaban sintiéndose tan frustrados como en su trabajo previo.

Sería algo así como escapar de una cárcel para acabar en otra.

¿Te parece un buen plan? Estoy seguro de que no…

Otros sueñan con encontrar una idea de oro que les permita ganar el suficiente dinero para poder despedir a sus jefes.

Pero en la práctica no hacen nada más allá de fantasear sobre algunas ideas que nunca llegan a nada.

Diseña un plan de escape

Si te sientes identificad@ con alguna de estas situaciones, en lugar de buscar soluciones rápidas te propongo que trabajes en analizar tu situación actual, de modo que puedas identificar las barreras que te están impidiendo dejar tu trabajo.

Esas barreras no siempre son evidentes, y generalmente van mucho más allá de las que a priori puedas estar pensando.

Sólo si identificas lo que obstaculiza la salida podrás diseñar un plan de escape que te permita dejar tu trabajo y disfrutar de la vida que deseas.

¡Vamos a ello!

¿Qué te impide dejar tu trabajo?

La respuesta a esta pregunta suele ser simple: tener que pagar facturas.

Hipoteca, alquiler, el colegio de los niños,… ¿Quién no tiene obligaciones económicas?

Como decíamos al principio, el dinero es sin duda la principal razón por la que la mayoría pueden escapar de sus trabajos.

El dinero nos proporciona seguridad, de tal manera que a nivel subconsciente se conecta con nuestro instinto de supervivencia.

Es decir, lo que impide a la mayoría dejar en este momento su trabajo es el miedo a no poder sustentar la vida que tienen en la actualidad.

Esa es la razón por la que casi nadie se atrevería a dejar un trabajo sin disponer de:

un importante colchón financiero

una fuente de ingresos alternativa que cubra sus gastos
Y aquí es donde tendrías que trabajar para conseguir ese objetivo de despedir a tu jefe.

Estoy seguro de que no acabo de contarte nada que no supieras ya. No obstante reflexionar detenidamente te llevará a ver las cosas de un modo más claro.

Por eso vamos a analizar distintas posibilidades que te puedan dar seguridad económica para dejar tu trabajo.

Estrategias para dejar un trabajo

#1. Crear un colchón financiero para dejar tu trabajo

Como hemos visto al principio la mayoría no tendría la más mínima duda en dejar su trabajo si dispusiera de una cantidad de dinero que le hiciera sentir que tiene la vida resuelta.

Pero, ¿realmente necesitas tanto dinero para dejar tu trabajo?

Obviamente el resto de tu vida necesitarás pagar facturas, y sin duda será importante que produzcas ingresos que te permitan vivir del mejor modo posible.

Pero la realidad es que, si tienes ahorros suficientes para sufragar tu vida actual durante un par de años, deberías sentirte con confianza para dejar tu trabajo.

Dos años es un tiempo más que razonable para encontrar o crear una alternativa que te permita vivir con el mismo nivel de vida que vives actualmente.

No todos los colchones ofrecen una buena garantía

Sin embargo, incluso aquellos que disponen de ahorros suficientes no se sienten con la seguridad de dejar sus trabajos.

¿Qué te garantiza que ese colchón será suficiente?

Ya puedes tener dinero para costearte varios años, que si no tienes claridad de qué hacer para obtener ingresos de forma recurrente, es difícil que des el paso.

Esa era exactamente mi situación antes de dejar mi trabajo. Disponía de ahorros suficientes para costear mi nivel de vida durante al menos 5 años, pero ¿cómo iba a dejar mi trabajo de Gerente para no hacer nada?

A pesar de estar viviendo una situación realmente angustiante, esa incertidumbre me impedía dar el paso.

Por eso, aunque disponer de un colchón financiero es importante, muy pocos son los que se atreven a dejar su trabajo sin tener una ocupación clara. Especialmente aquellos que tienen obligaciones familiares.

No obstante ahorrar siempre te va a ayudar a sentir seguridad cuando tengas que dar el paso, por lo que sin duda es algo que puedes (y debes) empezar a hacer desde este momento.

Vamos a la opción 2.

#2. Fuente de ingresos alternativa a tu trabajo actual

Tener una fuente de ingresos nos da seguridad y nos permite sentir confianza en el futuro.

Las distintas opciones en este sentido serían las siguientes.

Conseguir otro empleo antes de dejar un trabajo

Déjame que te cuente una historia.

Özlem es una amiga de mi mujer que no hace mucho nos contó que su jefa le había pedido que despidiera a una de las personas que tuviera a su cargo.

A ella le parecía totalmente injusto porque las dos personas sobre las que tenía que elegir eran muy competentes y valiosas. Además ella conocía bien los resultados de la empresa y no veía la necesidad de realizar ese “recorte”.

Así se lo contó a su jefa, y esta se puso seria y le dijo: “Son órdenes de tus superiores, así que simplemente acátalas. De aquí al próximo lunes espero que me des un nombre”

Aquello le hizo sentir fatal. Tenía que tomar una decisión en la que no creía y que estaba en contra de sus valores. Tras unos días de mucho discurso interno lo vio claro: no quería seguir trabajando para una empresa como esa.

Así pues, llegado el día buscó a su jefa y le dijo: “Me habías pedido un nombre ¿verdad?, Pues aquí lo tienes” y le presentó su carta de dimisión irrevocable.

¡Qué ovarios! ¿verdad?

Sin duda tiene mucho valor lo que hizo, pero hay que contar que antes de ese momento Özlem había movido los hilos de su red de contactos y entonces tenía hasta 18 ofertas de trabajo en su bandeja de correo. Es decir, tenía las espaldas bien cubiertas.

Cuando le pregunté si se planteaba emprender un proyecto propio me dijo que no, que a ella le encantaba su trabajo. Tiene muy claro que quiere seguir dedicándose a su profesión y para ella no es ningún inconveniente trabajar para un tercero.

Pues bien, desde mi punto de vista, cambiar de trabajo sólo debería ser una opción si sientes la misma claridad que Özlem y sientes verdadera vocación por tu profesión. Si es así, es muy probable que, como ella seas un/a profesional valorad@ y te será más fácil encontrar una buena alternativa.


Si no amas tu profesión podrás cambiar de empresa, pero jamás llegarás a sentirte realizado.
Clic para tuitear

Apalancar tus ahorros para la generación de ingresos pasivos

Asegurar ciertas fuentes de ingresos pasivos mientras trabajas es una gran opción.

Desde que aprendí este concepto no he dejado de trabajar para crear cada vez más ingresos de este tipo. Sin duda es la mejor manera de alcanzar la tan ansiada libertad financiera.

La forma más rápida es apalancar tus ahorros en fórmulas que te permitan ganar plusvalías mensuales o recurrentes de algún modo.

Un ejemplo sería comprar una vivienda y alquilarla. Esto te daría unos ingresos sin tener que trabajar para obtenerlos.

Esto fue exactamente lo que yo hice. Actualmente tengo 2 viviendas que alquilo por AIRBNB y que son una importante fuente de ingresos (aunque he de confesar que no son demasiado pasivos..).

Existen formas más simples pero menos rentables. Por ejemplo a través de productos financieros. Sin embargo, para conseguir el suficiente dinero para cubrir tus ingresos mensuales has de disponer de grandes cantidades de dinero.

Es decir, para apalancar tu dinero para que te genere suficientes ingresos pasivos recurrentes has de tener muchos ahorros. Y si los tienes significa que dispones de un colchón considerable y podrías permitirte dejar tu trabajo sin necesidad de crear un Plan B de forma inmediata.

Pero no te preocupes, crear una fuente de ingresos alternativa a tu trabajo actual es posible. Te lo cuento en el siguiente apartado. wink

Crear un negocio en paralelo a tu trabajo actual

Si bien esto hace unos años era realmente difícil, hoy gracias a internet esta opción está al alcance prácticamente de cualquiera.

Las posibilidades son infinitas.

Puedes vender productos físicos ya sean tuyos o de terceros a través de una tienda online. O puedes vender infoproductos y servicios relacionados con tus habilidades y conocimientos.

Para empezar, esta última suele ser mejor alternativa porque la aportación de valor no requiere de soporte físico.

Además, todo el mundo tiene talentos que puede compartir con otros. Sin duda, es una opción inmejorable para todos aquellos que cuentan con gran experiencia y quieren dejar su trabajo.


Todo el mundo tiene talentos que debería compartir con los demás.
Clic para tuitear

Crear un proyecto en torno a tus talentos es sin lugar a dudas la mejor fórmula para dejar tu trabajo y empezar a reinventarte en una profesión distinta a la tuya. Y es la mejor porque podrás desarrollar esa actividad y probar si te proporciona ingresos suficientes antes de dejar tu trabajo.

Además, el coste de implementación de un negocio online es infinitamente menor que cualquier negocio convencional.

Por eso esta es la opción que más trabajo con mis clientes de mis programas de mentoring y es la que casi siempre recomiendo.


Bien, pues ya te he dejado varias alternativas para resolver tus problemas de dinero. El reto está en ponerse en marcha y crear uno de estos sistemas.

Sin embargo, a pesar de estar muy quemad@, es muy probable que aún sientas resistencias a dar este.

Vamos a ver las razones que realmente te impiden dejar tu trabajo.

Las “razones” por las cuales la mayoría nunca dejan su trabajo

Cualquiera de opciones anteriores te ayudará sin duda a construir un sistema que te permita dejar tu trabajo.

Seguramente ninguna te ha sorprendido excesivamente ya que todo se resume a ahorrar o crear ingresos.

Si la mayoría sabe cuál es la salida ¿entonces por qué no lo ponen en marcha?

Te diré yo las respuestas de la inmensa mayoría:

Primera excusa para no dejar un trabajo: “No sé cómo hacerlo”

Para alguien que realmente desea algo esta respuesta me parece totalmente inadmisible.

Más que un argumento lo percibo como una excusa.

Hoy en día desde tu ordenador puedes acceder a más información de la que podía acceder hace 30 años un estudiante de la mejor Universidad del mundo.

¡¡Con un puñetero clic!!

¿Me vas a decir que “no saber cómo hacer algo” te detiene?

Hace unos años si no sabías cómo hacer una tortilla de patatas podías alegar tu falta de competencia. Pero hoy en día tan sólo tiene que escribir en YouTube o Google “Cómo hacer una tortilla de patatas” para obtener miles de resultados y recursos.

No hacerlo sólo refleja pereza o una falta inmensa de espabilismo.

En relación a montar un negocio digital existen hoy en día millones contenidos a lo largo y ancho de internet. Sin ir más lejos aquí puedes descargar mi guía gratuita.

Si no sabes hacer algo tan sólo tienes una tarea en la que enfocarse: aprender a hacerlo.

Y si estás tan quemad@ en tu trabajo, ¿me vas a decir que no estás dispuest@ a aprender lo necesario para poder salir de esa situación?

La respuesta a esta pregunta habitualmente es: “Sí que quiero pero… no tengo tiempo”

Segunda excusa para no dejar un trabajo “No tengo tiempo”

Otra de esas respuestas que me ponen nervioso.

Sin duda este es uno de los “mantras” más repetidos en este siglo XXI.

No tengo tiempo para dejar mi trabajo


Seguramente, como la mayoría tienes un montón de obligaciones diarias que no puedes eludir.

Todos tenemos obligaciones. Pero también a todos se nos concede un cheque de 24 horas cada día.

Un cheque que nosotros decidimos en qué emplear.

A pesar de tu sensación de estar siempre ocupad@, si tu trabajo te está costando la salud deberías priorizar tus acciones para salir de esa situación.

¿Cuánto tiempo pasas mirando la tele? ¿Cuánto empleas en redes sociales o haciendo cosas que realmente no aportan valor a tu vida?

Si respondes con honestidad seguro que más del que te sientes orgullos@.

Con cierta organización y eliminando actividades improductivas en tu vida, estoy seguro de que podrías dedicar entre una y dos horas al día a crear una fuente de ingresos alternativa que te permitiera dejar tu trabajo.

El problema es que la razón por la que no lo haces no es falta de tiempo.

Lo que te falta realmente es energía.

Después de un largo día de trabajo, de lidiar con las obligaciones del hogar, niños, etc.. ¿a quién le queda fuerzas para ponerse a montar un proyecto?

Es totalmente comprensible que lo único que quieras sea tumbarte en el sillón a ver la tele o salir a tomar algo.

Así pues, habría que buscar una forma para combatir este problema…

Una buena razón que te impide dejar tu trabajo: Falta de energía


Sin energía no hay movimiento, y sin movimiento no hay transformación.
Clic para tuitear

La mayoría de la gente fracasa intentando gestionar su tiempo de forma más eficiente. Y lo hace porque no tiene en cuenta algo básico: no somos máquinas. Nuestro rendimiento no es estándar y para ponernos en marcha necesitamos motivación.

Por eso te haré la misma propuesta que le hago a mis clientes:

¿Quieres dejar tu trabajo? Levántate una o dos horas antes de lo que lo haces habitualmente y ponte a trabajar en tu plan de escape.

Puedo leer desde aquí tu mente: “¿Levantarme a las 5:00 de la mañana? ¡Tú estás de coña!”

No, no estoy bromeando.

Las personas que consigue lo que desean lo hacen priorizando lo importante en su vida. Y si tú tienes claro que quieres dejar tu trabajo deberías ponerlo lo primero ¿no?

A primera hora del día lo normal es haber recargado pilas y por tanto sueles ser más productivo.

Obviamente para levantarte a las 5:00 de la mañana tienes que haberte acostado a una hora razonable. Es cuestión de determinación y de hábitos.

Hay otras personas que funcionan mejor de noche. Si eres de ellas programa ese tiempo antes de acostarte, aunque normalmente es más difícil respetarlo.

Sé que estas propuestas te molestan, pero piensa lo siguiente:


Las personas que son consecuentes con sus prioridades son las realmente exitosas
Clic para tuitear

Pon primero lo primero

Cuando te dejas de excusas y le das prioridad a las cosas importantes en tu vida empiezas a transformarte de un modo importante.

Juan José lleva levantándose a las 5:00 desde hace más de un año para poder compatibilizar su proyecto Reinventa tu Dinero con su trabajo actual y sus labores de padre (tiene 3 niñas pequeñas).

Tiene claro que quiere salir de su trabajo, y está poniendo toda la carne en el asador para conseguirlo.

Cambiar hábitos que te proporcionen la energía necesaria para poner en marcha tu proyecto es esencial. Ya sea levantarse temprano u otra cosa.

Para hacer algo así, sin duda necesitarás grandes dosis de motivación y fuerza de voluntad.

Por eso, aunque lo intentes, es fácil que fracases en el intento…

La verdadera causa que te impide dejar tu trabajo

Después de todo lo que llevamos vamos viendo la complejidad y la realidad que te está impidiendo dejar tu trabajo.

Para..

..dejar tu trabajo necesitas dinero.

..generar el suficiente dinero, necesitas un sistema.

..crear un sistema necesitas tiempo energía.

..tener energía es importante diseñar buenos hábitos.

..conseguir buenos hábitos necesitas fuerza de voluntad y motivación.
Estoy convencido de que estás de acuerdo conmigo en la importancia de cambiar ciertos hábitos para poder conseguir dejar tu trabajo. Sin embargo parte de ti vivirá esos cambios como una enorme obligación y generará una gran resistencia.

Y es que para conseguir grandes cambios has de perseverar y para ello necesitas vencer la verdadera y única causa que te impide escapar de tu trabajo:

La falta de claridad

Sin claridad todo son miedos

Incertidumbre al dejar un trabajo


¿Has visto alguna vez un niño temeroso de la oscuridad? El miedo a lo que no conoce le hace crear ideas de monstruos que puedan venir a hacerle daño.

Eso mismo es lo que te ocurre al no tener claridad de lo que quieres hacer.

La falta de claridad te hace dudar y te llena la cabeza de pensamientos negativos que te desalientan a la hora de crear una alternativa a tu trabajo actual.

Pensamientos del tipo: ¿Y si invierto tiempo y dinero y luego no obtengo los resultados esperados?

¿A quién no le preocupa que las cosas salgan bien?

El miedo al fracaso es sin duda uno de los más paralizantes. Y esto se debe a que se interpreta el éxito como la consecución de un resultado que más allá de tener un resultado satisfactorio para nosotros, goza de aceptación, y admiración social.

De hecho la opinión familiar a la hora de dejar el trabajo es algo que preocupa muchísimo. Es la crítica más cercana la que más paraliza, porque la manifestación de decepción y de preocupación de esas personas puede ser muy considerable.

Otro miedo habitual es el de perder la posibilidad de estar en el mercado laboral en la profesión que has venido realizando.

En definitiva nadie quiere arriesgar para no obtener resultados y a nadie quiere ser señalado como un perdedor.

Ya estás perdiendo la partida de la vida

Pierdes la partida cuando no puedes dejar el trabajo



Si no estás satisfech@ con tu vida, ya estás perdiendo la partida.
Clic para tuitear

Por mucho que tengas un buen trabajo, un buen coche y una buena casa, si vives en la desazón no estás teniendo éxito real en tu vida.

Piénsalo bien: ¿acaso importa que alguien te admire si eres un auténtico amargado de la vida?

Ni la falta de dinero, ni la falta de conocimientos, ni la falta de tiempo son tus problemas.

Todas esas cuestiones son retos sorteables en el camino siempre que tengas claridad de qué quieres hacer con tu vida.

Las personas que tienen claridad en sus vidas no dudan lo más mínimo en poner todos sus recursos en marcha para dejar su trabajo.

Aquellos que conocen su vocación y sienten que han de dedicar sus vidas a ello hacen lo imposible para lograrlo.

La falta de claridad se alimenta de todas las excusas posibles para procrastinar el camino hacia la vida que te mereces.

Piénsalo. ¿Tenías alguna vez que levantarte a las 5:00 de la mañana para emprender un viaje que te ilusionaba? Al acostarte tu mente seguro que estaba visualizando cómo lo ibas a pasar y casi seguro que te levantaste sin necesidad de que sonara el despertador ¿verdad?

Sin embargo, si te levantas a esa misma hora y no sabes bien para qué, no le verás sentido a tal madrugón y parte de ti te dirá: ¿Para qué narices me levantas a estas horas con lo bien que se está en la cama?

Y con toda la razón del mundo wink

Tu enemigo público número 1: la incertidumbre

Si algo lleva mal el ser humano es la incertidumbre.

Necesitamos sentir qué va a acontecer a continuación para avanzar con seguridad.

De hecho, según algunos estudios, el ser humano prefiere experimentar infelicidad a incertidumbre.

Si lo pensamos bien, estamos viviendo permanentemente en la incertidumbre, porque nada predecible al 100%.

Lo desconocido nos da cierto respeto y ese miedo es el que sentimos al transitar por caminos desconocidos que no sabemos a dónde nos llevarán. Especialmente cuando están cosas importantes en juego.

Es por eso que seguimos prefiriendo lo “malo conocido”. Porque conocemos el resultado.

Por eso, es difícil que logres salir de la situación en la que te encuentras si no ves claridad entre las opciones que se te presentan.

Eliminar tus “pajas mentales” lo cambia todo

Imagina que vienen a cenar a tu casa invitados y no sabes qué preparar. Por muchos y buenos ingredientes que tengas en tu casa la incertidumbre se apoderará de ti, y te pondrás a dar vueltas hasta que encuentres algo que cocinar.

Cuando tengas esa claridad te pondrás en marcha. Comprarás los ingredientes necesarios, mirarás la receta en internet o algún vídeo de youtube para asegurarte de hacerlo bien y te pondrás en marcha.

Sin claridad aún estarías dándole vueltas a si hacer patatas fritas o patatas a lo pobre. bigsmile


Eliminar tus pajas mentales lo cambia todo
Clic para tuitear

¿Conoces el caso de alguna persona que tenía claro que lograría algo que a priori a ojos de los demás era imposible?

A mí me gusta especialmente la historia de Philippe Petitt, el funambulista que tras ver el proyecto de las torres gemelas en Nueva York visualizó que un día las cruzaría andando por un cable.

Esa claridad de lo que quería hacer le permitió ponerse en marcha para superar todos los obstáculos en su camino y lograrlo.

La misma claridad que tenían los presos de Alcatraz cuando desarrollaron su plan de fuga.

Sin duda es también esencial disponer de fe en que lo vas a lograr. Pero sin claridad no alcanzarás ese nivel de confianza.

Es la claridad la que te dota del coraje suficiente para tomar decisiones difíciles.

Conocer tu vocación le da claridad a tu vida

Encontrar tu vocación te ayudará a dejar el trabajo


Imagina que tuvieras clara tu vocación. ¿Tendrías dudas de a qué dedicar tu vida si la conocieras?

Estoy seguro de que no.

¿Te detendrías por lo que los demás pensaran al respecto? Es muy improbable si lo tienes claro.

Quizás no sabrías cómo crear un proyecto online, pero aprenderías a hacerlo.

Probablemente tendrías las mismas obligaciones que tienes en este momento, pero la falta de tiempo no sería una excusa para lograrlo.

Cuando conoces tu vocación conectas con el deseo de dedicarte a ella y eso te llena de la energía necesaria para crear hábitos y perseverar para lograrlo.

Por mucho que cambies de un trabajo a otro no vas a alcanzar la realización personal hasta que no dediques tu vida a aquello que has venido a hacer.

Y ¿sabes qué? si no dedicas el poco tiempo y energía que tienes a descubrirlo, es probable que te arrepientas el resto de tu vida.

Yo sólo puedo decirte que aún estás a tiempo de lograrlo. Al igual que lo han hecho Antonio, Marta, Beatriz, Francisco, Amaia

Todos ellos decidieron un día priorizar su desarrollo personal para descubrir qué hacer con sus vida.

No seas tú quien se resigne a vivir una vida incompleta.

Si deseas que yo te ayude a alcanzar esa claridad en tu vida, te invito a participar el próximo miércoles a las 19:30 hora española en el seminario online gratuito

7 claves para descubrir tu vocación y reinventarte con éxito

Sólo tienes que hacer clic en este botón para apuntarte ahora mismo:

QUIERO SALIR DE LA INCERTIDUMBRE Y ENCONTRAR CLARIDAD EN MI VIDA PARA PODER DEJAR MI TRABAJO 

Yo estaré encantado de ayudarte para que de una vez por todas puedas dejar tu trabajo.

¡Nos vemos dentro!

Fuente: este post proviene de Autorrealizarte, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Etiquetas: Uncategorized

Recomendamos

Relacionado

general

Es hora de dejar el trabajo

Nada más pensar en el trabajo y el estómago se te revuelve, te pones irritable y los ánimos caen por el piso. Si esto te sucede, algo anda mal. La situación económica que estamos viviendo ha afectado a mucha gente, y tener un trabajo estable es casi un privilegio. Pero el hecho de que necesitemos tener trabajo para cumplir con nuestras obligaciones financieras no debe ser más importante que nuestr ...

Equipo de Trabajo

10 señales de que es hora de dejar tu trabajo

Una de las decisiones más difíciles en el ámbito laboral es dejar un trabajo. Todos nosotros experimentamos tiempos duros en el trabajo, y soñamos despiertos con sólo caminar fuera y nunca regresar. Esto es por lo general sólo en esos tiempos muertos. En otros casos, el trabajo no es tan bueno, pero seguimos adelante simplemente porque no tenemos alternativas o necesitamos el dinero y la seguridad ...

psicología blog coaching ...

7 excusas que no te permiten cambiar de trabajo

Siguiendo la línea del anterior artículo en el que enumeraba los 8 indicios de que es hora de dejar tu trabajo, hoy me gustaría tratar otro tema relevante en relación a un trabajo que no nos satisface. Es posible que tras leer aquel artículo, hayas identificado alguno o varios de los factores por los cuales no estás a gusto en tu trabajo, sin embargo es probable que a pesar de ello no te sientes p ...

psicología rompe las reglas autoconocimiento ...

Tu trabajo no te define

Hace un tiempo encontré un post en el blog tinybuddha.com donde una mujer explicaba su experiencia sobre en cambio de trabajo. Esta mujer había pasado de ser una directora de una gran empresa a ser una mujer de la limpieza. Uno puede pensar que la han despedido y ha tenido que encontrar un trabajo de otra cosa pero la realidad no es así. Esta mujer dejó una vida llena de comodidades, donde se podí ...

Autoayuda consejos vocación profesional

¿Renunciar a tu vocación por un trabajo que no te gusta?

¿Crees que renuncias a tu vocación profesional por hacer un trabajo que no te gusta? La respuesta es no. Descubre por qué en este post. Qué hacer cuando haces un trabajo que no te gusta Esta es una de las cuestiones más presentes en la crisis. La contradicción de haber estudiado para trabajar en un sector determinado y, sin embargo, no encontrar un empleo en ese campo. Esto lleva a que muchas pers ...

ejercicios en casa estar saludable aprender un idioma ...

Cómo no dejar botado lo que empiezas?

Muchas veces comenzamos con mucho entusiasmo una actividad, como aprender otro idioma, una manualidad, ejercicios para estar saludables, pero al poco tiempo lo dejamos, sea porque no estamos obteniendo los resultados que esperamos y porque el método que estamos utilizando no es el adecuado. Pongamos atención al siguiente vídeo, que te aportará consejos de cómo no dejar botado lo que empiezas. Recu ...

Autoayuda coaching laboral consejos ...

Cómo ser feliz en un trabajo que no te gusta

Consejos prácticos para ser feliz en un trabajo que no te gusta y así disfrutar de la experiencia de un empleo que te ofrece muchas posibilidades. Esta situación es muy posible, de hecho, cada vez es más frecuente en la sociedad actual dado que estudiar una carrera no es garantía de estudiar en ese campo. De hecho, incluso trabajando en un sector que te gusta, puede que en algún momento tus prefer ...

Cambio Laboral autorrealización buscando trabajo ...

Cuando no encontrar trabajo es lo mejor que puede pasarte

El otro día aparecía en mi página de inicio de Facebook la siguiente oferta de trabajo en Amsterdam: Para una gran compañía internacional ubicada en Amsterdam buscamos españoles nativos para ejercer el puesto de Customer Service. Se busca persona dinámica y entusiasta para atender pedidos y gestionar incidencias. Imprescindible buenas dotes comunicativas y orientación al cliente. Imprescindible bu ...

general dejar de fumar salud ...

El Año Entrante Quiero DEJAR De FUMAR

Si realmente estas convencido, y quieres dejar de fumar hay varios recursos a los que puedes echar mano. Lo primordial es tu voluntad, el deseo y el convencimiento de que quieres dejar de fumar. Una vez que tienes eso muy en claro, tus amigos, familia y compañeros de trabajo pueden ser de muchísima ayuda en esta importante empresa que es dejar ese desagradable e insalubre habito. Que debes hacer u ...

psicología organizacion en la oficina tips y consejos ...

Cómo desconectar del trabajo

No siempre es fácil desconectar del trabajo y seguro que en alguna situación tuviste que terminar informes importantes desde casa, fuera de tu horario de trabajo. Llevarse trabajo a casa puede ser  consecuencia de una excesiva carga laboral o también el fruto de una mala gestión de nuestro propio tiempo. El primer paso que podemos dar es planear bien nuestra rutina de trabajo, en artículos anterio ...