comunidades

¿Cómo aumentar tus defensas frente al COVID-19?

¿Cómo aumentar tus defensas frente al COVID-19?

Pones la tele. COVID-19. Enchufas la radio. Y COVID-19. Lees un periódico. Y COVID-19. Vas al trabajo. Y COVID-19. Charlas con tus amigos. Y COVID-19 ¡pero qué empacho de bicho!

Estamos hartos de oír hablar de él. Todo el mundo opina. Hay que hacer esto. O esto otro. La verdad es que hasta el presente, lo que realmente funciona con este dichoso virus, es la PREVENCIÓN.

Seguro que has oído decir “más vale prevenir que curar”. Pues en este  caso, se hace más importante, si cabe, esta prevención.

Tienes que reforzar tus defensas, para que tu sistema inmunológico, de una respuesta como toca. Tiene que ser una respuesta inmunológica, adecuada, si tienes la mala suerte de contagiarte con la COVID-19.

Cuando un antígeno (virus, bacteria, hongo o sustancia tóxica), penetra en tu organismo, se desencadena una respuesta inmunitaria, por parte de tu cuerpo. Esto se produce a nivel intestinal. Aquí se da la primera respuesta, por parte de tu cuerpo. Si tienes dañada tu microbiota intestinal, estos antígenos, alcanzarán tu pared intestinal. Y la podrán atravesar sin problema.

Debes de saber, que tu intestino actúa como una barrera. Si está bien, te produce una permeabilidad selectiva. Debe de permitir la entrada y salida de sustancias que llegan por vía oral, de manera selectiva. Si tu permeabilidad intestinal, está comprometida empezarán los problemas.

Detrás de la pared intestinal, hay unas estructuras llamadas placas de Peyer. Son tu cuartel armamentístico, donde está tu arsenal destructor de antígenos. Allí tienes células como son los macrófagos, linfocitos B y T. Estas detectan lo que hay en el exterior y lo presentan a tu sistema inmunitario. Si son nutrientes no los atacaran. Pero si son virus, bacterias, xenobióticos saldrán tus células inmunitarias con sus tanques de combate, rifles, misiles de corto y medio alcance, con las AK-47 para defenderte.

Por tanto, tu intestino está diseñado para tolerar antígenos exógenos dañinos (virus, bacterias, xenobióticos). No sólo tiene la habilidad de romper la comida en trocitos. Si no que preparar a tu sistema inmunitario, para que cuando “algo” llegue, tu sistema inmunológico reaccione de una manera tolerogénica. Si es comida, da una respuesta “amigable”. Si es un antígeno, saca toda la artillería de la que dispone.

Se sabe que para que esto suceda, es necesaria la presencia de vitamina A. También se ha visto que para que maduren las distintas células del sistema inmunológico, como los linfocitos T reguladores, es necesario tener unos niveles adecuados de vitamina D.

Por tanto si un virus entra en tu organismo aparecen los linfocitos Th1, que desencadenan una inflamación fortísima, produciendo su muerte. En este momento se crea una memoria inmunológica, para que si en un futuro vuelve a entrar en nuestro cuerpo ese virus te acuerdes, cómo hay que reaccionar. Y crees una respuesta inmunológica adecuada. Es decir, ni te pases, ni no llegues.

En los pacientes con COVID-19 con un desarrollo de la enfermedad desfavorable, esto es lo que les sucede. Se hiperinflaman.

Por ello es de vital importancia que conozcas estos suplementos, que pueden ayudarte en tu lucha con la COVID-19. Los altamente recomendables son.

- Vitamina D3, se ha visto que personas infectadas con la COVID-19, con un desarrollo de la enfermedad desfavorable, tenían valores menores a 30 nmol/L. Los niveles de esta vitamina D está involucrada en la maduración y expresión de ciertas células inmunitarias, necesarias para que tu sistema inmunológico plante cara de una forma efectiva a este virus. Te recomiendo que tomes 1000 – 3000 UI/ día de vitamina D. Tienes que hacer descansos con esta vitamina, pues es liposoluble y se acumula cuando hay una sobredosis.

- Zinc, es fundamental para la maduración de las células T. Está regulado por hormonas tiroideas, las cuales usan el Zinc como cofactor. Mi recomendación es que tomes entre 15 – 30 mg/día.

- Vitamina C, es uno de los antioxidantes más potentes que existen. La COVID-19 desarrolla el síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA). Se produce un aumento en la producción de radicales libres, debido al estrés oxidativo que en tu cuerpo se produce. Todo esto estropea las células y por ende, se desarrolla esta disfunción pulmonar. Se lleva estudiando, qué niveles óptimos de vitamina C ayudan a tu sistema inmunológico a estar activo. Y que recuperes antes. Se ha constatado, que los pacientes de COVID gravemente enfermos, tenían niveles de vitamina C muy disminuidos. Te recomiendo que tomes  de 1000 – 2000 mg/día de esta vitamina C para prevenir.

- Ácidos grasos EPA y DHA, impiden que después de esta inflamación tan grande que produce el COVID-19.

- Selenio ayuda a que los linfocitos T, se transformen en linfocitos TH1, que son las que le plantan cara a los virus. En el hígado el selenio, se transforma en selenol/metilselenol. Esta nueva sustancia hace que se activen unos receptores en el exterior de las células infectadas de virus. Estas son fácilmente detectadas y eliminadas, por tu sistema inmunológico. Hoy en día el selenio, es ampliamente usado, para tratar infecciones virales. Te recomiendo de 100 – 200 microgramos/día de selenio. Busca un suplemento de selenio en forma quelada (va unido a una proteína y su biodisponibilidad dentro de tu cuerpo aumenta exponencialmente).

Para ir terminando, unos consejos para el COVID-19, que seguro tu buen sentido común los pone ya en práctica:

- Haz ejercicio al sol. Aumentará tus niveles de vitamina D. Tu autoestima. Se sabe que con el ejercicio produces lactoferrina. Es antibacteriana, antimicótica, antiviral. Además de producir endorfinas, iridinas que son hormonas que te ayudarán a llevar con alegría, estos momentos tan angustiosos, tan estresantes.

- Evita la ansiedad. Sé que es difícil. Pero hay que dejar de estar hablando todo el día de esta maldito bicho. Tienes que dejar de pensar en él. Haz meditación. Usa aceites esenciales de Lavanda, Yuzu, Ylang-Ylang, Mandarina, Incienso, Azahar. Utilízalos en difusión o haz un baño aromático con ellas. Notarás la mejoría.

- Si por culpa de esta situación, estás muy muy estresado, toma adaptógenos. Ya te he hablado muchas veces de ellos. Soy muy fan. Estas plantas de forma inespecífica, re equilibran tu cuerpo, cuando tu cuerpo está estresado. Ya sea por un estrés mental (esta situación, no deja indiferente a nadie), por un estrés físico (padecer la enfermedad, no es chica cosa) o por un estrés medioambiental (ahora con el invierno está siendo tremendo). Pues los adaptógenos, aumentan tu resistencia. Tu rendimiento físico. Y el mental también. Te calman. Te recomiendo que busques: – la raíz de Rodiola Rhodiola rosea

– la raíz de Ginseng Ginseng panax

Ashwagandha Withania somnifera.

- Evita tomar azúcar y gluten. Evita los alimentos procesados. Son pobres en vitaminas, minerales y micronutrientes. Producen alteraciones en la permeabilidad intestinal. Y ya te he contado sus consecuencias.

- Toma probióticos, para ayudar a tu microbiota a estar fuerte y combatir eficazmente cualquier tipo de tóxico (virus, bacterias, hongos, xenobióticos)

Duerme. Durante la noche, mientras estás durmiendo tu sistema inmunológico, está trabajando para ti. Para restablecer tu estado saludable. Manteniendo a raya a virus, bacterias, sustancias tóxicas.

No fumes. Recuerda que la COVID-19, es una enfermedad que cursa con una inflamación pulmonar. No le ayudes tú al puñetero virus.

No bebas alcohol en exceso.

Y por supuesto SUPLEMÉNTATE, ahora es de vital importancia, que ciertos niveles de vitaminas y minerales, estén en niveles más que ÓPTIMOS. Nunca la prevención fue tan importante como lo es ahora. Cuídate naturalmente. Piensa diferente. Piensa en verde.

Referencias:
Naturafundation.es
Zhang, Association between regional selenium status and reported outcome of COVID-19 cases in China | The American Journal of Clinical Nutrition | Oxford Academic. Geraadpleegd 1 september 2020. https://academic.oup.com/ajcn/article/111/6/1297/5826147.

Boretti, Alberto, en Bimal Krishna Banik. Intravenous vitamin C for reduction of cytokines storm in acute respiratory distress syndrome. Pharmanutrition 12 (juni 2020): 100190. https://doi.org/10.1016/j.phanu.2020.100190.

Pugach, Isaac Z., en Sofya Pugach. Strong Correlation Between Prevalence of Severe Vitamin D Deficiency and Population Mortality Rate from COVID-19 in Europe. MedRxiv, 1 juli 2020, 2020.06.24.20138644. https://doi.org/10.1101/2020.06.24.20138644.

Stefan N, Birkenfeld AL, Schulze MB, Ludwig DS. Obesity and impaired metabolic health in patients with COVID-19. Nat Rev Endocrinol. 2020;1-2

Noakes TD, Windt JEvidence that supports the prescription of low-carbohydrate high-fat diets: a narrative reviewBritish Journal of Sports Medicine 2017;51:133-139.

DiNicolantonio JJ, OKeefe JHImportance of maintaining a low omega–6/omega–3 ratio for reducing inflammationOpen Heart 2018;5:e000946. doi: 10.1136/openhrt-2018-000946

Rink, L., en P. Gabriel. Zinc and the Immune System. The Proceedings of the Nutrition Society 59, nr. 4 (november 2000): 541–52. https://doi.org/10.1017/s0029665100000781.

Fumagalli, Marta, Davide Lecca, en Maria P. Abbracchio. Role of Purinergic Signalling in Neuro-Immune Cells and Adult Neural Progenitors. Frontiers in Bioscience (Landmark Edition) 16 (1 juni 2011): 2326–41. https://doi.org/10.2741/3856.

Read SA, Obeid S, Ahlenstiel C, Ahlenstiel G., The Role of Zinc in Antiviral Immunity.; Adv Nutr. 2019 Jul 1;10(4):696-710

Guillin OM, Vindry C, Ohlmann T, Chavatte L., Selenium, Selenoproteins and Viral Infection.; Nutrients. 2019 Sep 4;11(9):2101

Hagemann-Jensen, Michael, Franziska Uhlenbrock, Stephanie Kehlet, Lars Andresen, Charlotte Gabel-Jensen, Lars Ellgaard, Bente Gammelgaard, en Søren Skov. The Selenium Metabolite Methylselenol Regulates the Expression of Ligands That Trigger Immune Activation through the Lymphocyte Receptor NKG2D. Journal of Biological Chemistry 289, nr. 45 (11 juli 2014): 31576–90. https://doi.org/10.1074/jbc.M114.591537.

Nesse, Randolph M. Maladaptation and Natural Selection. The Quarterly Review of Biology 80, nr. 1 (maart 2005): 62–70. https://doi.org/10.1086/431026.

Guan WJ, Ni ZY, Hu Y, et al., Clinical Characteristics of Coronavirus Disease 2019 in China N Engl J Med. 2020;10.1056

Martin SA, Pence BD, Woods JA. Exercise and respiratory tract viral infections. Exerc Sport Sci Rev. 2009;37(4):157–164

Djernis D, Lerstrup I, Poulsen D, Stigsdotter U, Dahlgaard J, O’Toole M. A Systematic Review and Meta-Analysis of Nature-Based Mindfulness: Effects of Moving Mindfulness Training into an Outdoor Natural Setting. Int J Environ Res Public Health. 2019;16(17):3202. Published 2019 Sep 2. doi:10.3390/ijerph16173202

Michal Šmotek, Eva Fárková, Denisa Manková, Jana Koprivová, Evening and night exposure to screens of media devices and its association with subjectively perceived sleep: Should “light hygiene” be given more attention?, Sleep Health, 2020

Fang L, Karakiulakis G, Roth M., Are patients with hypertension and diabetes mellitus at increased risk for COVID-19 infection?; Lancet Respir Med. 2020;S2213

So Yeon Kwon, Karen Massey, Mark A Watson, Tayab Hussain, Giacomo Volpe, Christopher D Buckley, Anna Nicolaou, Paul Badenhorst, Life Science Alliance Jan 2020, 3 (2) e201900356; DOI: 10.26508/lsa.201900356

de Cabo R, Mattson MP., Effects of Intermittent Fasting on Health, Aging, and Disease. N Engl J Med. 2020 Jan 16;382(3):298

Kuda O, Martin Rossmeisl, Jan Kopecky, Omega-3 fatty acids and adipose tissue biology, Molecular Aspects of Medicine,Volume 64, 2018, 147-160

Besedovsky L, Lange T, Haack M. The Sleep-Immune Crosstalk in Health and Disease. Physiol Rev. 2019;99(3):1325–1380

Morey JN, Boggero IA, Scott AB, Segerstrom SC. Current Directions in Stress and Human Immune Function. Curr Opin Psychol. 2015;5:13–17

Gouin, Jean-Philippe. Chronic Stress, Immune Dysregulation, and Health. American Journal of Lifestyle Medicine 5, nr. 6 (1 november 2011): 476–85

Goyal M, Singh S, Sibinga EMS, Gould NF, Rowland-Seymour A, Sharma R, et al. Meditation programs for psychological stress and well-being: A systematic review and meta-analysis. JAMA Intern Med. 2014 Mar 1;174(3):357

Black DS, Slavich GM. Mindfulness meditation and the immune system: a systematic review of randomized controlled trials. Ann N Y Acad Sci. 2016;1373(1):13-24. doi:10.1111/nyas.12998

Carr AC, Maggini S., Vitamin C and Immune Function.; Nutrients. 2017 Nov 3;9(11):1211

Martineau Adrian R, Richard L Hooper, Peter Bergman, Davaasambuu Ganmaa, Emma C Goodall, Christopher J Griffiths, lkka Laaksi, David Mauge, Rachel Neale, Iwona Stelmach, Mitsuyoshi Urashima, Carlos A Camargo Jr., Vitamin D supplementation to prevent acute respiratory tract infections: systematic review and meta-analysis of individual participant data; 2017. British medical Journal. 356

Hunt C et al., The clinical effects of Vitamin C supplementation in elderly hospitalised patients with acute respiratory infections, Int J Vitam Nutr Res 1994:64:212-19. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/7814237

Wiegant, F. A. C., S. Surinova, E. Ytsma, M. Langelaar-Makkinje, G. Wikman, en J. A. Post. “Plant

Adaptogens Increase Lifespan and Stress Resistance in C. Elegans”. Biogerontology 10, nr. 1 (1 februari 2009): 27–42. https://doi.org/10.1007/s10522-008-9151-9.

Fuente: este post proviene de Blog Apoteca Verde, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos