Blog de frida Idea guardada 16 veces
La valoración media de 29 personas es: Excelente

Amigdalitis: qué es y tratamientos

Las amígdalas son dos masas de tejido linfoide situadas en la parte de atrás de la garganta. Su función es la de ayudar a eliminar bacterias que pueden causar enfermedades en el resto del cuerpo. ¿Cuándo se produce la amigdalitis? Pues cuando estos tejidos son infectados por un virus y se inflaman.

Foto: Miguel Vaca/Flickr (CC BY 2.0)

Los síntomas de esta enfermedad son muy fastidiosos, por lo que si la sufrimos la detectaremos con rapidez. Al principio nos molestará la garganta al tragar la comida, nos dará fiebre, dolor de oído y de cabeza e incluso tendremos problemas para respirar. No todos estos síntomas aparecerán necesariamente, pero si se combina el dolor de garganta con alguno de ellos es probable que suframos amigdalitis.

Tratamientos a seguir

Si tras el examen sanitario, el médico determina que tenemos amigdalitis comenzará el tratamiento, que variará dependiendo de la gravedad. En el caso de que la infección sea muy leve es posible que ni necesitemos medicación, solo con reposo nos acabaremos recuperando. En este supuesto, con algún remedio casero como tomar muchos líquido (calientes no), hacer gárgaras o tomar antiinflamatorios como el ibuprofeno (aspirinas no) puede aliviarse la molestia.

El segundo caso, cuando la amigdalitis causa dolor y en el examen médico se nos detectan estreptococos nos recetarán antibióticos. Es muy importante que los tomemos durante el tiempo recomendado. Es decir, aunque deje de causarnos molestias la garganta, no tenemos que abandonar la medicación porque la infección puede reaparecer.

En estos dos primeros supuestos, las amígdalas dejarán de causarnos problemas y mejorarán al cabo de dos o tres días si el proceso va con normalidad. En este periodo, si el que sufre la enfermedad es un niño debe guardar reposo en casa para no propagar la enfermedad.

Por último, si nuestras amígdalas son muy tendentes a la infección podrían precisar de cirugía. Este procedimiento se conoce como amigdalectomía y consiste en la extirpación de estas masas de tejido linfoide.



Normalmente, se practica en niños y la recuperación oscila entre una o dos semanas. Durante ese tiempo el niño estará mas expuesto a los virus, por lo que debe evitar el contacto con personas enfermas. Después de la recuperación el promedio de infecciones contraídas bajará de forma notable, pero esto no garantiza que no vaya a volver a sufrir alguna.

¡Síguenos en Facebook y no te pierdas toda nuestra información sobre salud!

Fuente: MedlinePlus
 
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Recomendamos