comunidades

Señales de que tu entrenamiento fitness no está funcionando

Entrenas y entrenas ¿y sientes que todo sigue igual? Reconoce estas señales de que tu entrenamiento fitness no está funcionando.

Esta mañana, se suponía que debía levantarme temprano y salir a correr por mi vecindario para comenzar mi día. Sin embargo, tan pronto como se disparó la alarma, me di la vuelta y decidí rápidamente que mi entrenamiento tendría que esperar hasta la noche, porque estaba demasiado cansada para hacer algo extenuante.

De vez en cuando, es normal que no te guste tu entrenamiento, pero ¿qué pasa si odias cada segundo de tu rutina? No son unos signos que significan que tu entrenamiento no está funcionando para ti, así que si has estado sintiéndote meh sobre el ejercicio últimamente, no significa necesariamente que has perdido su motivación. Tal vez la rutina con la que estás rodando simplemente no te conviene.

Mientras que el día de descanso de vez en cuando es una parte normal de cualquier rutina de ejercicios saludables, si recientemente comenzaste un nuevo régimen es posible que desees ser un poco paciente como tu cuerpo se adapta.

La regla básica es que necesitarías de dos a tres meses para ver los cambios en tu cuerpo cuando sigues un plan de entrenamiento particular. Pero si has dedicado ese tiempo a tu rutina y aún sientes que algo está mal, se sugiere cambiar los recuentos o los pesos de la repetición antes de abandonar por completo el ejercicio. No te desanimes si crees que tu rutina actual no está funcionando para ti. En su lugar, intenta verlo como una oportunidad para explorar los innumerables métodos y regímenes de acondicionamiento físico que aún no has probado.

Señales de que tu entrenamiento fitness no está funcionando

Si no estás segura de si tu entrenamiento actual es el adecuado para ti, aquí hay algunas señales que debes tener en cuenta a medida que sudas.



No te sientes diferente

Según, la señal más obvia de que es posible que necesites cambiar tu rutina de ejercicios es cuando ha sido bastante diligente en seguir el régimen, pero aún no está notando los cambios que deseas. Si no sientes que te estás volviendo más fuerte o que tus niveles de energía no están mejorando, si no estás viendo o sintiendo los resultados deseados después de un par de meses, es probable que esa rutina no haga bien por ti.

El entrenamiento resulta extremadamente doloroso

Un poco de dolor casi viene con el territorio si estás desafiando a tu cuerpo. Pero, si estás haciendo un ejercicio que causa dolor anormal o similar al de una lesión, tal vez quieras consultar a tu entrenador para ejercicios o rutinas alternativas, en lugar de seguir con el régimen.

Y si eres un deportista autodirigido, es mejor dejar de hacer lo que sea que te esté lastimando durante el entrenamiento para que no te lastimes accidentalmente.



Estás lejos de tus metas

Cualquier entrenamiento que hagas con regularidad te ayudará a alcanzar ciertos objetivos, por lo que si tu entrenamiento no es específico, probablemente no sea tan efectivo como quisieras.

Si, por ejemplo, solo has estado dando vueltas, pero tu objetivo es poder levantar pesos más pesados, no verás crecer tu fuerza de la manera que deseas, por lo que probablemente te desanimes con bastante rapidez.

No te sientes desafiado

Si bien un entrenamiento que es demasiado duro para tu cuerpo no es bueno, también es una mala señal si tu entrenamiento no está desafiando a tu cuerpo y a tu mente lo suficiente.

Si estás temiendo a tu entrenamiento porque no está alineado con un objetivo mayor o si has perdido la pasión y el impulso debido a un régimen de entrenamiento obsoleto y estancado, entonces puede valer la pena considerar un cambio.

Tienes miedo del entrenamiento

Todos tenemos esos días en los que preferirías cambiar tu rutina de gimnasia por una buena noche de cine en el sofá con tu bae y algo de comida para llevar, y eso es totalmente normal.

Si temes ir a tu clase de ejercicios o al gimnasio todos los días , por otra parte, esa es la principal señal de que no has encontrado un entrenamiento que te desafíe de la manera correcta.



Te duele TODO

Es completamente normal sentir dolor (dolor muscular de aparición tardía) después de un buen entrenamiento. Sin embargo, si te sientes como si te hubieras tirado o lastimado una parte de tu cuerpo después del sudor, es probable que el ejercicio no te funcione.

Esto puede deberse a que la intensidad y tu nivel actual de fuerza no coinciden, lo que puede llevar a la compensación y al uso excesivo de ciertos grupos musculares sobre otros.

Si haces ejercicio solo o en casa, intenta reducir las repeticiones, o incluso el peso de cualquier entrenamiento es realmente un desafío para cierto grupo muscular, hasta que acumules fuerza.

Fuente: este post proviene de acuatrolados, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Cómo lavar frutas y verduras

Saber cómo lavar frutas y verduras correctamente es algo esencial. Las frutas y verduras frescas son una forma saludable de incorporar vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes en tu dieta. Antes de ...

6 Tips para tener una piel saludable

Para tener una piel saludable, no necesitas sacarte un ojo de la cara. Con estos seis consejos de dieta y estila de vida, puedes obtener una piel tersa, suave, brillante y, sobre todo, sana. Antes de ...

Recomendamos