comunidades

¿Se puede ser feliz después de una infidelidad?

Terapia de pareja


¿Se puede ser feliz después de una infidelidad?

Es la típica pregunta después de haber sido víctimas de una traición. Sí, la infidelidad es una de las pruebas más duras que una pareja pueda sufrir. Muchos son los terapeutas de parejas que están convencidos de que se puede fortalecer una relación y ser feliz después de una infidelidad, "siempre y cuando ambos quieran recoger los pedazos", asegura François St Padre, psicólogo y terapeuta de parejas y Gérard Leleu, sexóloga médico.

| Ver: Cómo Recuperar Mi Matrimonio |

A continuación, te dejo algunos puntos que debes tener en cuenta para que tu relación vuelva a funcionar después de una infidelidad.

Pasos para volver a empezar y ser feliz después de una infidelidad

Mantén la ira lejos

Los primeros momentos después del descubrimiento de la infidelidad suelen ser decisivos para el resultado", explica Gerard Leleu. El sufrimiento es a menudo tal que sólo puede ser expresado por la ira, a veces incluso por la violencia. Pero algunas palabras, algunos gestos, son difíciles de borrar después. "Incluso si se requiere una gran cantidad de alma y coraje, debemos tratar de no ceder a estos impulsos."

| Ver: Los Matrimonios Felices Por Siempre Si Existen Y Así Se Logran |

Sobre todo porque, dice Gérard Leleu, el dolor que se experimenta se refiere a menudo a una herida más antigua. "Tenemos que ser capaces de reconocer que el sufrimiento no viene de la otra persona, a menudo es una derivación en el drama de nuestra existencia. El inconsciente no tiene edad y la traición del otro despierta generalmente la que hemos experimentado una noche porque nuestra madre no estaba lo suficientemente disponible, o porque nuestro padre llegó a casa demasiado tarde, etc. Ten en cuenta que todo lo que sientes, el otro no es 100% responsable. Asúmelo, avanza y sal de una postura de víctima".

No tomes decisiones en tiempos de crisis

"La infidelidad a menudo se descubre, rara vez se revela", dice François St Padre. El estado en el que uno se encuentra es traumático. No es capaz de evaluar la situación o actuar racionalmente. “A menudo aconsejo a mis pacientes no decir nada antes de seis meses. El tiempo para ver hasta qué punto uno u otro quiere seguir una relación”.

Seis meses es más o menos el proceso que dura una reconciliación en la mayoría de los casos. En ese tiempo por ejemplo la pareja infiel puede dormir en el sofá tratando de entender y de pensar el por qué llego a cometer ese acto tan bajo. La victima por ejemplo puede considerar las posibles situaciones que pueden haber hecho que su pareja le fue infiel o bien puede recordar todos los momentos bellos que pasaron juntos antes de casarse. 

Elige a tus confidentes

"Cuanto más informas al mundo, más complicado es", advierte Francois St Père, que aconseja que es contraproducente a hablar con los niños o a los padres. "este es un asunto para la pareja, no para tu entorno." " La mirada de los demás puede ser difícil de llevar,” explica. Una opinión que comparte Gérard Leleu, este último añade que a menudo, "los buenos amigos dan consejos basados en su experiencia, a veces buscando incluso la venganza por lo que han sufrido ellos mismos".

No busques saber todo

Incluso si se trata de una tentación compartida por muchas personas engañadas, presionar con preguntas sobre cómo sucedió, pedir detalles sobre la morfología del otro o el lugar de sus infidelidades "sólo pueden hacerlos sufrir aún más", asegura Gerard Leleu.

Peor, para Francois St Père, esto puede estimular la aparición de obsesiones. "saber que han ido a tal restaurante puede llevar a pensar en ello cada vez que pasas por ahí, incluso, cada vez que oyes la palabra restaurante ." "y esto no ayuda con la reconciliación."

Cuestiona las razones

"No engañamos por casualidad", explica François St Père. Para el psicólogo de Quebec, "la pareja no puede recuperarse de tal episodio a menos que ambas partes acepten investigar lo que ya no funciona, lo que ha permitido que uno u otro llegue allí". Sin disculpar o minimizar el adulterio, también hay que "reconocer que pueda haber un dolor del lado del infiel".

Para Gérard Leleu, "contrariamente a lo que se podría pensar, a menos de un verdadero mal funcionamiento, las razones de la infidelidad son raramente un problema sexual". "Lo que está en cuestión, la mayoría de las veces, se trata de una falta de comunicación. De ahí la necesidad de este tipo de prueba, para encontrar una manera de hablar. A menudo, la infidelidad es una mala respuesta a una buena pregunta".

Ve a ver a un terapeuta

Para Gérard Leleu y François St Père, es muy difícil hacerlo solo. "Un tercero, que no está involucrado emocionalmente en la relación puede ayudar a restaurar el diálogo", dice Gérard Leleu. "El dolor suele ser demasiado fuerte para afrontarlo por sí solo. Y hacer el movimiento para ver a un terapeuta es ya un signo de la voluntad de encontrar una salida.

Puedes empezar a dar este paso solo (a). Pero más adelante tendrían que hacerlo en pareja. Tal vez incluso ya estando en terapia de pareja pienses que no se puede ser feliz después de una infidelidad, pero tienes que entender que esto es un proceso que toma su tiempo y aunque es imposible olvidar la infidelidad, puedes decidir perdonar y seguir adelante con tu matrimonio.

 

Fuente: este post proviene de Cómo Superar Una Infidelidad, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos