Salud

Crear Salud Idea guardada 4 veces
La valoración media de 1 personas es: Excelente

¿Por qué huímos del dolor emocional?

El dolor forma parte de nuestra naturaleza humana. Todos, independientemente de las experiencias a las que nos hayamos enfrentado, hemos experimentado dolor en algún momento de nuestra existencia. Ese dolor generalmente está asociado a una pérdida en nuestras vidas, a un cambio, a una renuncia o un desengaño. El dolor es una emoción y aunque a veces nos cueste, podemos ponerle nombre a través de la palabra.

Desde pequeños nos han educado para buscar la felicidad, para evitar el dolor, no nos han enseñado a vivirlo, a sentirlo y a aprender de él como de un sentimiento más. Nos han inculcado que no es bueno mostrar nuestras emociones, que es mejor que de cara a los demás tengamos una actitud de equilibrio, que no mostremos nuestra parte débil ni dolida. Por eso, cuando nos enfrentamos a una situación que nos produce sufrimiento y dolor no sabemos cómo gestionarla. Intentamos huir y pasar por ella lo más rápido posible, para después intentar olvidarla.

Conectar con el dolor interior
Fuente: PIxabay / winner01

Nadie puede escapar de las situaciones dolorosas salvo que viva fuera de la realidad. Aceptar que el dolor nos acompaña y que somos vulnerables es lo que nos hace reconocer que somos humanos. La manera en la que afrontamos el dolor depende de la educación que hayamos recibido, la cultura en la que nos hemos desarrollado y las experiencias que hemos vivido.

Los seres humanos buscamos permanencia en nuestras vidas, continuidad, estabilidad y sensación de seguridad, cuando algo falla y no tenemos equilibrio sufrimos y tratamos de huir de esa emoción. Es paradójico, pero cuando tenemos un exceso de seguridad en la vida también experimentamos dolor porque esa seguridad probablemente la hayamos conseguido a través del aislamiento. Me explico: hay personas que gozan de una falsa seguridad porque no se permiten realizar sueños o abrir su círculo social por miedo a perder el equilibrio, eso, también produce sufrimiento. Cuando nos encerramos para no sufrir, cerramos la puerta a la felicidad y a muchas experiencias gratificantes.

Cuando huimos de la tristeza, el miedo, la pena o la rabia estamos renunciando a sentir amor, alegría, felicidad, compasión. La vida se compone de diferentes emociones, tanto de las que hemos tachado de negativas, que son necesarias, como de las positivas. El conjunto de todas estas emociones es lo que da sentido a nuestra existencia.

Huimos del dolor por miedo, por la educación que hemos recibido o por las creencias que nos han inculcado en el medio en el que nos hemos desarrollado.

En ocasiones, no somos conscientes de que el dolor es el motor que permite que crezcamos emocionalmente, el que hace posible nuestra transformación interior. Si renunciamos a ese dolor por miedo, y nos mantenemos en nuestra zona de confort, perdemos grandes oportunidades de transformación. Los problemas y las dificultades, junto con el dolor que conllevan son los que hacen que nos movilicemos y superemos esos obstáculos que nos impiden cambiar y crecer como seres humanos.

¿Existe relación entre el dolor emocional y nuestra salud?

Numerosos estudios confirman que según canalicemos nuestras emociones así será nuestro estado de salud. La emoción del dolor no superado se refleja en diferentes partes de nuestro organismo. Podemos ver ese dolor localizado como un síntoma al que prestar atención, más que como una consecuencia.

Seguro que más de una vez has escuchado, “me puse tan nervioso que se hizo un nudo en el estómago”, o “me di un susto tan grande que parecía que el corazón se me iba a salir del pecho”, o “cuando le dieron la noticia, sufrió tal impacto que se quedó blanco”. Este tipo de frases demuestran que las emociones repercuten de manera directa en nuestro organismo.

Gracias a técnicas como la meditación, podemos aprender a gestionar de una manera adecuada el dolor emocional. La meditación nos ayuda a conectar con el aquí y el ahora, y las fuentes de preocupación, dolor y angustia se diluyen cuando conectamos con el presente. Simplemente con unos minutos al día conectando con nuestro interior podemos llegar a detectar qué emoción mal gestionada está causándonos determinado malestar físico.

Persona meditando en laberinto de emociones
Fuente: Pixabay / ev3177

A continuación, vamos a detallar algunas molestias corporales que pueden estar relacionadas con dolor emocional no gestionado adecuadamente:

Dolor de espalda. A veces surge cuando cargamos con mucha responsabilidad sobre nosotros mismos y no sabemos delegar. Esa tensión hace que se contraigan los músculos de la espalda y suframos diferentes lesiones en ella. Tal vez ha llegado el momento de tratar de liberarnos de cargas que no nos corresponden o de pedir ayuda.

Dolores de cabeza. En ocasiones se producen por no poder gestionar el estrés y luchar contra pensamientos repetitivos. Nuestra mente está en constante ebullición y no tiene espacio de descanso. Tal vez ha llegado la hora de comenzar a entrenar nuestra atención a través del mindfulness. Centrarnos en lo que realmente está sucediendo que no es otra cosa que el momento presente.

Molestias de estómago. El estómago es un músculo y cuando estamos nerviosos puede llegar a contraerse produciéndonos mucho dolor. Este es otro de los síntomas que podemos aliviar a través de la meditación, si conseguimos calmar nuestra mente, automáticamente todos nuestros músculos se relajarán y notaremos mejoría digestiva.
A veces cuesta más superar el dolor emocional que el físico. Para aliviar o calmar el dolor físico suelen existir medicinas, sin embargo, para el dolor emocional tenemos que recurrir a nuestras propias herramientas de aceptación y comenzar a ser menos duros con nosotros mismos. Ser más flexibles y tomarnos la vida de una manera menos rígida, aceptando la dualidad nos ayudará a crecer interiormente. En este artículo puedes ampliar información sobre cómo influye el sufrimiento y la mala gestión del dolor emocional en nuestro crecimiento interior.

El dolor emocional necesita ser vivido. No hay que esconderlo, ni intentar ocultarlo, no por eso dejará de existir. Merece la pena ponerse manos a la obra para poder reconocerlo y podernos permitir dejar aflorar nuestros sentimientos, llorar, gritar, patalear o acompañarlo de  la manera que sintamos según la situación, pero hay que dejarlo ir para poder sentirnos mejor.

La entrada se publicó primero en Crear Salud.

Fuente: este post proviene de Crear Salud, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

El mindfulness en las empresas

El ámbito de la empresa pone una atención especial en la productividad de los resultados. Es evidente que la viabilidad de una idea de negocio también depende de los ingresos obtenidos a través del tr ...

Recomendamos

Relacionado

liberación emocional Sanación Tratamiento del dolor

Dolor físico es dolor emocional

TRATAMIENTO DEL DOLOR Dolor físico es dolor emocional, en dos sentidos: 1) Como antecedente: La emoción con la que nos provocamos dolor físico, un trastorno, una incomodidad concreta, o una enfermedad efectiva. 2) Como consecuente: Padecer un dolor físico incide en nuestra emoción. No es agradable sentirse mal, privado de vivir plenamente, condicionado físicamente. En consecuencia habrá tensi ...

Compasión Relaciones Siente ...

Qué entendemos por dolor emocional

El dolor emocional es esa herida interior que no se observa de modo visible, pero que se siente. El dolor emocional es una experiencia inmaterial y se percibe en forma de un peso anímico. Quien está pasando por un periodo de dolor interno, siente el tedio de este sufrimiento marcado por el compás de la tristeza. Es imposible comprender este dolor sin la experiencia de vivir inmerso en días grises. ...

aceptación compasión siente ...

Las etapas del dolor emocional

El dolor emocional es, sin duda, el dolor más fuerte que se puede experimentar, puesto que es más difícil de enfrentar que el dolor físico. Nuestras vidas pueden derrumbarse ante un dolor de este tipo. Habitualmente utilizamos mecanismos para evitar y reprimir este tipo de situaciones que nos generan tanta confusión. Y este es realmente el alimento del dolor emocional… El dolor emocional, a ...

Siente consciencia heridas de infancia ...

Qué se entiende por inseguridad emocional

La inseguridad emocional es una sensación bastante desagradable que se desarrolla desde nuestra más tierna infancia. Las experiencias que hemos vivido influyen mucho en cómo nos hemos desarrollado y cómo hemos aprendido a relacionarnos. Los traumas y las heridas del pasado son causantes de nuestra falta de confianza y del poco valor que nos damos. Sin embargo, esto no es excusa; como veremos a con ...

Varios dependencia emocional pareja

Dependencia Emocional

Dependencia emocional ¿Cómo reconocerla? En esta ocasión, a través de una consulta anónima responde nuestra psicologa, ya que es muy común que aparezca sobre todo en personas que tienen baja autoestima. “Hola.. he leído en vuestra pagina por casualidad los testimonios y  quizás he encontrado una pequeña respuesta a mis preguntas. Me  explico… Soy una chica que tiene 21 años.. de normal ...

aceptación siente confianza ...

Cómo aliviar el dolor emocional

El dolor emocional es la carga psicológica de una persona que siente en su interior el peso de heridas no resueltas, decepciones no curadas, rupturas personales, tristezas y estrés. El dolor emocional es la suma de los sueños rotos, la oposición entre la idealidad del vivir, es decir, entre el horizonte de los sueños, y la realidad de los hechos. Cuando en tu interior tienes sentimientos contradic ...

Confianza Siente aceptación ...

Por qué debemos perseguir la estabilidad emocional

La estabilidad emocional es un factor de la personalidad que tiene una influencia muy estrecha con la felicidad. El mundo de las emociones es algo muy complejo, sobre todo en nuestra sociedad actual en la que cada vez reflexionamos y nos atendemos menos. El vaivén de las emociones requiere de una buena gestión, la cual nadie nos ha enseñado. No se trata de no experimentar las emociones que nos res ...

dolor muscular emociones físicas dolor crónico ...

La clave emocional de algunos dolores musculares crónicos

¿Quién no ha experimentado un dolor muscular en algún momento de su vida? Tras un esfuerzo brusco o prolongado, o tras permanecer en posturas incorrectas durante excesivo tiempo, puede aparecer tensión o dolor muscular en alguna zona de nuestro cuerpo. No suele tener mayor importancia si desaparece poco después, pero, si las molestias se vuelven persistentes, nuestra calidad de vida se puede resen ...

general mindclaves como superar el dolor ...

Superar el dolor emocional para crecer

Me infunde un enorme respeto hablar del dolor y del sufrimiento, pero superar el dolor emocional para crecer y ser mejores personas y más felices es un reto demasiado importante como para dejarlo a un lado. Nos es necesario superar el dolor emocional y, a través de la práctica de mindfulness, es posible; eso sí con esfuerzo y constancia. Atravesamos hoy tiempos de profundos cambios en todos los ór ...

compasión relaciones siente ...

Técnicas para mejorar y controlar el dolor emocional

El dolor forma parte de la vida. Sin embargo, la manera en la que lo manejamos tiene mucho que ver con la intensidad con la que lo experimentamos. Controlar y mejorar el dolor emocional es posible. De manera habitual, utilizamos los términos dolor emocional y sufrimiento como si se tuvieran el mismo significado. Sin embargo, podemos ver que existen algunas diferencias. El dolor es una emoción nega ...