comunidades

La realidad del suicidio

Al profundizar el tema del suicidio que se ha convertido para los países de Latinoamérica en un grave problema de salud pública, conlleva a un trasfondo de tragedia y crisis no solo a nivel familiar sino también al entorno que lo rodea. Según la Organización Mundial de la Salud en la actualidad cerca de 800.000 personas se suicidan cada año y por cada caso un intento no consumado que lo hacer ser un factor de alto riesgo.

Con este articulo quiero exponerles los factores de riesgo, la edad de la población y la prevención como aporte a la disminución de casos.                                                     

Fuente: Shutterstock


FACTORES DE RIESGO

Disfunción familiar: El no ser un hijo deseado y los padres lo hagan saber con el rechazo, inmadurez psicosocial de los progenitores para proporcionar seguridad emocional al niño, sobreprotección excesiva, maltrato físico, psicológico, abuso sexual constante hacia el menor, imitación por aprendizaje de conductas suicidas de los familiares o cuidadores y presenciar actos dolorosos sin acompañamiento.

Desórdenes Mentales: Tener padres con antecedentes psiquiátricos, depresión, falta de tolerancia a la frustración, trastornos del sueño, ansiedad, esquizofrenia, impulsividad, agresividad, trastornos de la alimentación, rigidez cognitiva y perfeccionismo, en fin, por nombrar algunos.

Vulnerabilidad: Esta lleva a que la persona no sea capaz de superar su problemática, a que no pueda percibir su comportamiento autodestructivo, se observe como víctima, se desvalore, se sienta desprotegido a nivel personal y mental.

Abuso de sustancias psicoactivas: El abuso de este tipo de sustancias son precipitantes para que se emita la conducta suicida, ya que la calidad de vida de un consumidor de droga o alcohol se deteriora llevándolo a romper sus relaciones sociales y laborales además existe conexión con el ingerir alcohol con los trastornos afectivos que son los facilitadores para exacerbar dicha conducta.

Déficit del Autoestima: La autoestima es el aceptarse y quererse tal como es en todos los componentes que la conforman, cuando no se posee esa aceptación empieza la autodestrucción de la propia imagen y es cuando la persona se ocasiona daño autolesionándose.

Intentos de suicidios previos: El tener la idea constante del suicidio y planear como se llevaría a cabo hace que la persona haga varios intentos tomando como intervalo de tiempo entre seis meses a un año aumentando el riesgo de 20 a 30 veces después de este.

Eventos vitales estresantes: Las situaciones que disparan la conducta suicida son las pérdidas personales, financieras, laborales, legales y los acontecimientos negativos.

Edad de la Población.

Según la Organización Mundial de la Salud el suicidio se presenta a cualquier edad, pero a nivel mundial oscila entre 15 a los 29 años.  En Colombia según Medicina Legal la información arrojada hasta el año 2016 es que se reportaron 2.310 Suicidios, 242 casos (10,4 %) más que en el año inmediatamente anterior. El decenio 2007-2016 acumulo 19.177 casos, con una media de 1.918 eventos por año, lo que indica 193 suicidios al mes, y seis suicidios por día. La tasa de lesiones fatales autoinflingidas en 2016 fue de 5,20 eventos por cada 100.000 habitantes. Se observó en el año 2016 un comportamiento alto en el grupo de edad entre los 20-24 años y entre los 25-29 años (270 y 228 casos respectivamente) para los hombres; mientras que en las mujeres entre los 15-17 y 20-24 años (71 y 57 casos respectivamente).

Prevención del suicidio.

Lo primero a tener en cuenta es definir el problema en este caso la conducta suicida, identificando los factores de riesgo, de protección donde se valoraría las causas del origen y la población, porque no todos los suicidios consumados son por las mismas razones ni se da en los mismos contextos.  Luego implementar su ejecución que se tendría en cuenta los programas o proyectos en este caso lo que se haría sería capacitar al personal de centros educativos, hospitalarios, judiciales en si a todos los entes gubernamentales y los que no pertenecen al estado.

Es importante aclarar que estos programas deben ser evaluados observando su efectividad y por último desarrollar el programa o proyecto que consistiría en la intervención y en la población a implementar.

Quiero añadir como apoyo a la prevención las pautas a tener en cuenta:

Buscar un lugar dónde se pueda mantener una conversación razonable y tranquila.

Se asigna un tiempo necesario para que el suicida pueda desahogarse.

Saber escuchar y a la vez con nuestras expresiones reducir la angustia que sienten.

Generar empatía en la comunicación ya que para los que desean darle fin a su vida es importante que sientan que los comprende.

Elaborado por: Gloria Inés Gómez Pacheco, Psicóloga Profesional.

Fuente: este post proviene de psicología online, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Creado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Al profundizar el tema del suicidio que se ha convertido para los países de Latinoamérica en un grave problema de salud pública, conlleva a un trasfondo de tragedia y crisis no solo a nivel familiar s ...

Etiquetas: sin categoría

Recomendamos