comunidades

Dieta mediterránea, algo de lo que sentirnos orgullosos

Continuamente estamos leyendo información sobre dietas, nuevas modas de alimentos y famosos que comen o dejan de comer esto o aquello. Sin embargo, nuestra dieta mediterránea sigue una de las mejores dietas y un valioso tesoro del que estar orgullosos.

Pues hoy la doctora Sandra O. nos viene a recordar por qué deberíamos estar orgullosos de nuestra dieta mediterránea.

Dieta mediterránea, algo de lo que sentirnos orgullosos

dieta mediterránea


Desde los últimos años del siglo XX estamos experimentando cambios en nuestra dieta tradicional a consecuencia de los cambios derivados de la industrialización. La dieta Mediterránea se define como el patrón tradicional de alimentación de los países de la cuenca mediterránea. Es considerado uno de los modelos dietéticos más saludables. 

Numerosos estudios epidemiológicos han demostrado que tiene un efecto protector frente a enfermedades cardiovasculares,obesidad, diabetes, alzheimer, diabetes y otras enfermedades asociadas el estrés oxidativo

Es tanta su validez que en Noviembre de 2010, el Comité Intergubernamental de la UNESCO acordó inscribir la dieta mediterránea como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Seguir un patrón de dieta mediterráneo es muy recomendable ya que, además de proporcionarnos una dieta apetitosa y adaptada a nuestras costumbres, nos ayuda a mantenernos sanos y a prevenir el desarrollo de numerosas enfermedades crónicas típicas de nuestro tiempo. Por todo ello hemos de sentirnos orgullosos de nuestra tradición culinaria, así como gozar y beneficiarnos de ella. Para reavivar esa sabiduría ancestral que nos pertenece os traigo la siguiente información.

pirámide dieta mediterránea


1. Utiliza el aceite de oliva como principal grasa de adición

Es el aceite más utilizado en la cocina mediterránea. Es un alimento rico en vitamina E, beta-carotenos y ácidos grasos monoinsaturados que le confieren propiedades cardioprotectoras. Este alimento representa un tesoro dentro de la dieta mediterránea, y ha perdurado a través de siglos entre las costumbres gastronómicas regionales, otorgando a los platos un sabor y aroma únicos.

aceite de oliva


2. Consume alimentos de origen vegetal en abundancia

Tus mejores aliados son frutas, verduras, legumbres y frutos secos. Las verduras, hortalizas y frutas son la principal fuente de vitaminas, minerales y fibra de nuestra dieta y nos aportan al mismo tiempo, una gran cantidad de agua. Es fundamental consumir 5 raciones de fruta y verdura a diario. Gracias a su contenido elevado en antioxidantes y fibra pueden contribuir a prevenir, entre otras, algunas enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

3. Consume diariamente alimentos procedentes de cereales

Pasta, arroz y especialmente sus productos integrales deberían formar parte de la alimentación diaria El consumo diario de pasta, arroz y cereales es indispensable por su composición rica en carbohidratos. Nos aportan una parte importante de energía necesaria para nuestras actividades diarias. Hay que tener en cuenta que sus productos integrales nos aportan más fibra, minerales y vitaminas. 

4. Los alimentos poco procesados, frescos y de temporada son los más adecuados

Es importante aprovechar los productos de temporada ya que, sobre todo en el caso de las frutas y verduras, nos permite consumirlas en su mejor momento, tanto a nivel de aportación de nutrientes como por su aroma y sabor.

5. Consume diariamente productos lácteos, principalmente yogurt y quesos

Nutricionalmente hay que destacar que los productos lácteos son excelentes fuentes de proteínas de alto valor biológico, minerales (calcio, fósforo, etc.) y vitaminas. El consumo de leches fermentadas (yogurt, kefir etc.) se asocia a una serie de beneficios para la salud porque estos productos contienen microorganismos vivos capaces de mejorar el equilibrio de la microflora intestinal. 

6. La carne roja con moderación y si puede ser como parte de guisos y otras recetas

Y las carnes procesadas en cantidades pequeñas y como ingredientes de bocadillos y platos. Las carnes contienen proteínas, hierro y grasa animal en cantidades variables. El consumo excesivo de grasas animales no es bueno para la salud. Por lo tanto, se recomienda el consumo en cantidades pequeñas, preferentemente carnes magras, y formando parte de platos a base de verduras y cereales. 

7. Consume pescado en abundancia y huevos con moderación

Se recomienda el consumo de pescado azul como mínimo una o dos veces a la semana ya que sus grasas (aunque de origen animal) tienen propiedades muy parecidas a las grasas de origen vegetal a las que se les atribuyen propiedades protectoras frente enfermedades cardiovasculares.
Los huevos contienen proteínas de muy buena calidad, grasas y muchas vitaminas y minerales que los convierten en un alimento muy rico. El consumo de tres o cuatro huevos a la semana es una buena alternativa a la carne y el pescado. 

8. Fruta fresca a diario

Los dulces y pasteles deberían consumirse ocasionalmente. Las frutas son alimentos muy nutritivos que aportan color y sabor a nuestra alimentación diaria y son también una buena alternativa a media mañana y como merienda. 

9. El agua es la bebida por excelencia en el Mediterráneo

El vino debe tomarse con moderación y durante las comidas. El agua es fundamental en nuestra dieta. El vino es un alimento tradicional en la dieta mediterránea que puede tener efectos beneficiosos para la salud consumiéndolo con moderación y en el contexto de una dieta equilibrada.

10. Realizar actividad física todos los días, ya que es tan importante como comer adecuadamente 

Mantenerse físicamente activo y realizar cada día un ejercicio físico adaptado a nuestras capacidades es muy importante para conservar una buena salud.Como podéis comprobar la dieta mediterránea tiene muchas similitudes con la dieta equilibrada. Es una dieta que pertenece a nuestra cultura y nos enriquece en múltiples aspectos por lo que sintámonos orgullosos de ella. Desde aquí os animo a tomarla como guía y transmitirla a futuras generaciones para que esta tradición no caiga en el olvido.

Os veo pronto otra vez. 

Sandra O.



Pues como nos ha contado Sandra, nuestra dieta mediterránea es todo un tesoro y aunque sea bueno tener en cuenta otras posibilidades, no debemos olvidarla. Yo no pienso hacerlo, ¿y tú?

Te mando un abrazo y te recuerdo que esta semana llega el calendario de julio y una cosita que tengo que contarte. 

Un besazo!

Ana

Nos vemos en FacebookTwitterGoogle+Pinterest e Instagram
Fuente de la imagen: Dieta Mediterránea

Fuente: este post proviene de La Sana Motivación, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
Modificado:
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Recomendamos