comunidades

Beneficios del Yoga

El Yoga tiene enormes beneficios para tu cuerpo, y ahora que ya ha empezado el buen tiempo, incluso puedes practicarlo al aire libre, sobre una esterilla o en el suelo. El Yoga es mucho más que una serie de ejercicios y estiramientos, supone escuchar a tu propio cuerpo y ser capaz de despejar y observar los procesos de la mente de forma clara.

Beneficios del Yoga

Aumentar los niveles de concentración

El Yoga aumenta la claridad mental, cuanto más vamos practicando, somos más conscientes del mundo que nos rodea y de nosotros mismos. Además mejoramos nuestra paz interior y quietud.

Mejora de la flexibilidad

El Yoga aumenta la elasticidad. Gracias a las diferentes posiciones los músculos incrementan su rango de movimiento. También aumenta nuestra agilidad y previene dolencias derivadas de una vida sedentaria.

Influye en la respiración

El Yoga te enseña a respirar mejor. A veces  tendemos a respirar por la boca en lugar de por la nariz y nos olvidamos de la importancia que tiene respirar correctamente. Respirar ayuda a limpiar los pulmones, a controlar el estrés y las propias emociones. Lo primero que se aprende en Yoga es la respiración, que tiene repercusiones positivas inmediatas en el día a día.

Mejora la posición

Las posturas que se practican en Yoga, llamadas Asanas, tienen la capacidad de mejorar tu postura corporal e incluso pueden aliviar de forma considerable los dolores causados por esas malas posturas.

Ayuda a eliminar el estrés

La práctica del Yoga sirve para eliminar el estrés, ya que actúa en los niveles producidos de cortisol, una hormona que se libera cuando el organismo contesta con una respuesta de huida o lucha. Si realizas Yoga, estos niveles de producción se reducen.

yoga


¿Cómo se práctica el Yoga?

Las sesiones de Yoga suelen ser de una hora o hora y media, se practican en un lugar tranquilo, con los pies descalzos sobre una esterilla, manta o el propio suelo. Los ejercicios o asanas realizados se tienen que armonizar con la respiración.

Se recomienda usar ropa cómoda. Deberemos adaptar la dificultad de los asanas a nuestros conocimientos y experiencia con la disciplina. Normalmente se empieza de pie y después se baja al suelo para empezar a calentar. Se van introduciendo las diferentes posiciones estáticas, trabajando los músculos de forma equilibrada. La dificultad de las posturas puede ir aumentando a lo largo de la sesión y finalmente se termina con unos minutos de relajación.

Se recomienda aprender en un buen centro, en donde el profesor esté pendiente de cómo realizas los ejercicios. Cuando hayas conseguido un nivel adecuado puedes practicarlo en casa.

.

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

El impacto de una dieta equilibrada en la salud

A lo largo del año, sobre todo al comienzo, son muchas las personas que deciden seguir una dieta. Generando una industria millonaria. ¿Pero cómo funciona de verdad? La inmensa mayoría de las dietas es ...

Recomendamos