Idea guardada 14 veces
La valoración media de 18 personas es: Muy buena

Vagina: lo que es normal y lo que no tanto

La salud vaginal es una parte muy importante en la salud general femenina. Los problemas vaginales pueden afectar la fertilidad, el deseo sexual y la capacidad de alcanzar el orgasmo; pueden causar estrés y conflictos entre la pareja, provocando una pérdida de confianza en sí misma. Sigue leyendo este artículo y conoce algunos de los signos que indican problemas vaginales, así como lo que puedes hacer para proteger tu salud vaginal.

Comencemos diciendo que la vagina es un canal muscular cerrado, que se extiende desde la vulva (exterior de la zona genital femenina), hasta el cuello uterino en el interior. Varios factores pueden afectar la salud vaginal, incluyendo:

Relaciones sexuales de riesgo. Las relaciones sexuales desprotegidas puede resultar en una infección de transmisión sexual, y el coito brusco y agresivo puede provocar una lesión en el área pélvica o un trauma vaginal.

Ciertas condiciones de salud y tratamientos. Condiciones como la endometriosis y la enfermedad inflamatoria pélvica, pueden resultar en una dificultad o imposibilidad de mantener relaciones sexuales vaginales sin sentir dolor. La cicatrización tras una cirugía pélvica y ciertos tratamientos contra el cáncer también puede causar dolor sexual. El uso de algunos antibióticos aumenta el riesgo de desarrollar infección vaginal por levaduras.

Control de la natalidad y productos de higiene femenina. Los anticonceptivos de barrera, como los condones, diafragmas y sus espermicidas asociados, pueden causar irritación vaginal. Las infecciones después del parto o el uso de un tampón durante más de 8 horas pueden aumentar el riesgo de síndrome de choque tóxico (infección bacteriana grave que puede poner en peligro la vida).

Embarazo y parto. Durante el embarazo, la secreción vaginal aumenta significativamente. Esto causa malestar por el incremento de la humedad genital. En esta etapa también se es más propensa a padecer infección por levaduras debido a los cambios hormonales. El parto puede dejar secuelas en la vagina, por ejemplo en algunos casos se realiza la episiotomía (incisión en el tejido entre la abertura vaginal y el ano) para facilitar la salida del bebé. Un parto vaginal también puede disminuir el tono muscular de la vagina.

Cuestiones psicológicas. La ansiedad y la depresión pueden contribuir a un bajo nivel de excitación y por tanto a las molestias o dolor durante las relaciones sexuales. Un trauma del pasado, como el abuso sexual o una primera experiencia sexual dolorosa, pueden conducir al dolor asociado con el sexo.

Niveles hormonales. Los cambios en los niveles hormonales pueden afectar la vagina. Por ejemplo la producción de estrógenos disminuye después de la menopausia y durante la lactancia. Esa pérdida de estrógenos hace que el revestimiento vaginal adelgace (atrofia vaginal), haciendo del coito una experiencia dolorosa.
¿Cuáles son los problemas vaginales más comunes?

Las condiciones que suelen afectar a la vagina con más frecuencia son:

Problemas sexuales. Estos pueden incluir dolor persistente o recurrente justo antes, durante y después del sexo (dispareunia). El dolor durante la penetración puede ser causado por espasmos involuntarios en los músculos de la pared vaginal (vaginismo).

Infecciones de transmisión sexual. Varias infecciones de transmisión sexual pueden afectar la vagina, incluyendo la clamidia, gonorrea, verrugas genitales, sífilis y herpes genital. Los signos pueden incluir flujo vaginal anormal, picor, ardor y lesiones genitales.

Vaginitis. Una infección o cambio en el equilibrio normal de levaduras vaginales y bacterias puede causar inflamación de la vagina (vaginitis). Los síntomas incluyen flujo vaginal anormal, mal olor, picazón y dolor. Los tipos de vaginitis más comunes incluyen a la vaginosis bacteriana, las infecciones por levaduras y la tricomoniasis.

Relajación del suelo pélvico. Si los ligamentos y tejidos conectivos que mantienen al útero en su lugar se vuelven débiles, el útero, la vejiga y el recto pueden deslizarse hacia abajo en la vagina (prolapso). Como resultado, la vagina también se desplaza hacia abajo, pudiendo sobresalir por la abertura vaginal y causando fugas ocasionales de orina.

Otras condiciones. Los quistes vaginales pueden causar dolor durante las relaciones sexuales o dificultar la inserción de un tampón. El cáncer vaginal, que es una posibilidad poco común, puede provocar signos tempranos como el sangrado vaginal después de la menopausia y durante el sexo.
.

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

Hernia durante el embarazo

Muchas mujeres desarrollan hernia durante el embarazo debido al aumento de la presión en la región abdominal causada por el crecimiento del bebé. La hernia ocurre cuando en la capa muscular de la pare ...

Moco cervical amarillo: 9 causas y tratamientos

Las mujeres son conscientes de la presencia del moco cervical, desde sus años de adolescencia hasta la edad de la menopausia. Este moco es producido por las glándulas de la vagina y por el cuello uter ...

Enfermedad inflamatoria pélvica

Recibir el diagnóstico de enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) puede resultar un poco confuso y frustrante. En este artículo vamos a resumir todo lo que necesitas saber sobre dicha condición, sus cau ...

Recomendamos