Idea guardada 6 veces
La valoración media de 9 personas es: Excelente

Siempre positivo, nunca negativo

  

Que las cosas nos salgan bien en la vida, a menudo depende de nosotros mismos, y no sólo porque seamos más o menos tenaces, más o menos trabajadores, más o menos eficaces?

A menudo lo determinante es pensar en positivo.

Pero ¿qué es el pensamiento positivo?

El pensamiento positivo es una actitud. Es el optimismo por bandera.

Pensar en positivo no es nada más, ni nada menos, que el propósito de ver las cosas con alegría.

Pensar en positivo es utilizar la risa como energía liberadora.

Aprender a reírnos primero que nada de nosotros mismos.

¿Quién no ha sentido alguna vez cómo se le deshace ese nudo en el pecho que nos oprime, simplemente pasando unos minutos escuchando chistes?

Pensar en positivo es buscar la parte divertida de la vida, de cualquier momento de nuestra rutina diaria.

Y es que aquello de que "si las cosas pueden salir mal, saldrán mal" no es cierto. 

Lo que ocurre es que estamos demasiado atentos a las cosas malas que nos ocurren y dejamos que pasen desapercibidas todas las cosas buenas.

Es más, ya no es sólo que estamos demasiado atentos a las cosas malas que nos pasan a nosotros 

¡es que encima estamos demasiado pendientes de las cosas buenas que les ocurren a los demás!

Se dice que la envidia es nuestro pecado nacional? y pecado no sé si será, pero desde luego la envidia es una emoción muy tóxica, que nos envenena a nosotros mismos; que no nos permite avanzar, seguir nuestro propio rumbo.

¿Cómo ser más positivos?

Primero, simplificando nuestras vidas.

En general, lo positivo es simple, sencillo; como si fluyera por sí mismo. En cambio, lo negativo suele ser consecuencia de actos más enrevesados: envidias, rencores, celos, ambiciones personales desmedidas, mentiras, egoísmo?

Segundo, comunicándonos con los demás.

Ampliando nuestro círculo de amistades. Siendo extravertidos, dialogantes, empáticos, sinceros, asertivos?

Tercero, aceptando nuestros errores.

Asumiendo nuestras derrotas con deportividad. Aprendiendo de nuestros fracasos con naturalidad aunque sin resignación, para volver a levantarnos y empezar de nuevo.

Olvidándonos de nuestro orgullo, de las ansias de ser siempre los mejores, de ser "los más".

Para ganar hay que arriesgar, pero si aceptamos el riesgo hemos de aceptar las dos posibilidades: ganar y perder.

Cuarto, buscando siempre un motivo, una ilusión.

La palabra "motivación" proviene del latín "muovere", mover.

Y es que la motivación es precisamente eso, lo que nos pone en marcha. Esa voz interior que nos espolea y nos dice "¡venga, vamos!"

Lo que nos levanta del suelo tras cada caída.

Lo que nos dice que 

hasta lo negativo tiene su parte positiva: aprender

póster creado por AdarvePhotocollage, retoque fotográfico

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *
No te pierdas ninguna de nuestras publicaciones.
Suscríbete y recíbelas en tu eMail
haciendo "clic" aquí

Fuente: este post proviene de este blog, donde puedes consultar el contenido original.
¿Vulnera este post tus derechos? Pincha aquí.
¿Qué te ha parecido esta idea?
Esta información nunca debe sustituir a la opinión de un médico. Ante cualquier duda, consulta con profesionales.

Esta idea proviene de:

Y estas son sus últimas ideas publicadas:

La agresividad y la mujer

En los post anteriores hemos hablado de la agresividad, de lo qué es, de cómo se gesta, de cómo actuar ante las personas agresivas - o mejor dicho ante las personas con comportamiento agresivo - y ta ...

¿Cómo actuar ante una persona agresiva?

En el post anterior, además de ver las múltiples formas que adopta la agresividad, veíamos cómo ante una frustración lo normal es experimentar una emoción (rabia, ira, decepción) y cómo esta emoción e ...

¿Ira? ¿Agresividad? ¿Violencia?

En general, definimos "agresividad" como la propensión a atacar, a destruir, a provocar, a hacer daño a los otros. Es la respuesta a la "ira", una emoción que a su vez es la respue ...

Cómo tomar una decisión en 7 pasos

Día a día, a lo largo de nuestra vida, nos enfrentamos a dilemas ante los cuales se impone tomar una decisión. Incluso cuando esos dilemas no nos vienen dados por las circunstancias, somos nosotros qu ...

Recomendamos